Trece Colonias

Las Trece Colonias eran un grupo de colonias británicas en la costa este de América del Norte, fundadas en los siglos XVII y XVIII que declararon su independencia en 1776 y formaron los Estados Unidos. Eran (de norte a sur): Massachusetts, Nuevo Hampshire, Rhode Island, Connecticut, Nueva York, Pensilvania, Nueva Jersey, Delaware, Maryland, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia.

Las trece colonias tenían sistemas políticos, constitucionales y legales muy similares, y fueron establecidas por colonos procedentes de Gran Bretaña, en su mayoría protestantes, y de habla inglesa. Formaban una parte de las posesiones de Gran Bretaña en el Nuevo Mundo, que también incluían colonias en la actual Canadá y el Caribe, así como en el este y en el oeste de la Florida. En el siglo XVIII, el gobierno británico operaba sus colonias bajo una economía basada en el mercantilismo, en la que el gobierno central administraba sus posesiones para el beneficio económico de la metrópoli. Sin embargo, las trece colonias tenían un alto grado de autonomía y con elecciones locales, y progresivamente comenzaban a resistir con mayor fuerza las demandas del gobierno británico. En la década de 1750, comenzaron a colaborar entre sí, en lugar de tratar directamente con Gran Bretaña. Estas actividades inter-coloniales cultivaron un sentido de identidad americana compartida y condujeron a las peticiones de protección de los derechos como ingleses (Rights of Englishman) de los colonos, especialmente el principio de «no hay impuestos sin representación». Las quejas contra el gobierno británico llevaron a la revolución estadounidense, en la que las colonias reunidas en un Congreso Continental declararon la independencia el 4 de julio de 1776, desapareciendo para siempre como colonias y dando lugar tras la correspondiente victoria militar a los Estados Unidos de América.

Las Trece Colonias

La guerra de los Siete Años que finalizó en 1763 dejó a los 3 reinos europeos obligándolos a rendirse, lo que produjo malestar en sus súbditos americanos, y que, gracias al pensamiento desarrollado en el siglo de las luces, provocaría en ellos un sentimiento independentista.

Las Trece colonias británicas de Norteamérica habían gozado de cierta autonomía, por ser menos productivas que las islas caribeñas. Cada una de estas colonias desarrolló su propio sistema de gobierno, basado en gran medida en los agricultores independientes que eran dueños de su propia tierra, votaron a favor de su gobierno local y provincial.

Al reorganizar Gran Bretaña su nuevo imperio, los colonos resintieron el control que ahora se les imponía, el cual, según percibían, vulneraba sus derechos y libertades. En algunas colonias, especialmente Virginia, las Carolinas y Georgia hubo importantes poblaciones de esclavos africanos. Tras una serie de protestas por impuestos en los años 1760 y 1770, estas colonias unidas política y militarmente en la oposición al gobierno británico lucharon en la guerra revolucionaria americana, desde 1775 hasta 1783.[1]

En julio de 1776, se formó una nueva nación llamada “Estados Unidos de América “, y declararon su independencia. La nueva nación logró esta meta con una lucha independentista corta y poco sangrienta, por que no solo contaron con aliados -Francia, España y los Países Bajos- sino que se enfrentaron a una metrópoli con un gobierno débil, en bancarrota y aislado diplomáticamente, que terminó por reconocer la independencia en 1783.[1]

Estados Unidos se vio beneficiado en 1789 por el desencadenamiento de los franceses, que habían mantenido a Europa en guerra por casi un cuarto de siglo. Así la nueva nación tuvo ocasión de experimentar su gobierno sin interferencia europea, absorber emigrantes expulsados por las guerras europeas, población como país neutral con colonias españolas y en 1803,. Al acrecentar su territorio y población, Estados Unidos se convirtió en un país dinámico.[1]

Otras colonias

Además de estas trece colonias, Gran Bretaña tenía otra docena en el Nuevo Mundo. Los de la Indias Occidentales Británicas, Terranova, la provincia de Quebec, Nueva Escocia, Isla del Príncipe Eduardo, Bermuda, y el este y el oeste de Florida con eso permanecieron leales a la corona durante la guerra (aunque España reconquistó la Florida antes de que la guerra hubiese terminado). Aunque hubo un cierto grado de simpatía con la causa patriota en varios de ellos, su aislamiento geográfico y el predominio del poder naval británico impidió cualquier participación efectiva.[2]​ Especialmente en el caso de Quebec y la Florida, la corona británica había adquirido recientemente esas tierras, y muchos de los problemas que enfrentan las Trece Colonias no se aplican a ellos.[3]

Crecimiento

British Colonies in North America c1750 v2

Colonias británicas en América del Norte, alrededor de 1750. 1: Isla de Terranova; 2: Nueva Escocia; 3: las Trece Colonias; 4: Bermuda; 5: Bahamas; 6: Honduras Británica; 7: Jamaica; 8: Islas de Sotavento Británicas y Barbados.

British colonies 1763-76 shepherd1923

Colonias de América del Norte en el año 1763-76.

Map Thirteen Colonies 1775-es

En 1775, los británicos alegaron autoridad sobre las zonas moradas del mapa y España reclamó los territorios coloreados de amarillo. La zona en morado oscuro es la zona de asentamiento; la mayoría de la población vivía como máximo a 80 kilómetros del océano.

United States land claims and cessions 1782-1802

Tierras estatales reclamadas, basadas en cartas coloniales, y más tarde cesiones al gobierno de los Estados Unidos, 1782-1802.

Documentos contemporáneos generalmente listan las trece colonias de Norteamérica Británica en orden geográfico, desde el norte hasta el sur.

Colonias de Nueva Inglaterra
Colonias medias 
Colonias del Sur
(Virginia y Maryland comprendieron el Colonias de Chesapeake)

Otras divisiones antes de 1730

Dominion De Nueva Inglaterra
Creado en 1685 por un decreto del rey Jacobo II que consolidó Maine, New Hampshire, Bay Colony de Massachusetts, Colonia de Plymouth, Rhode Island, Connecticut, Provincia de Nueva York, East Jersey y West Jersey en una sola colonia más grande. El experimento se derrumbó después de la Revolución Gloriosa de 1688 a 1689, y las nueve ex colonias restablecieron sus identidades separadas en 1689.
Colonia de la Bahía de Massachusetts
Se estableció en 1630 por puritanos de Inglaterra. La carta colonial fue revocada en 1684, y una nueva carta que se crea una Provincia ampliada de la bahía de Massachusetts se publicó en 1691.
Provincia de Maine 
Instalado en 1622 (Un intento anterior para resolver la Colonia Popham en Sagadahoc, Maine (cerca de la actual Phippsburg y Popham Beach State Park) en 1607 se abandonó después de solo un año). La Bahía de Massachusetts afirmó el territorio de Maine (entonces limitado a la actual situada más al sur de Maine) en la década de 1650. Partes de Maine al este del río Kennebec también fueron parte de Nueva York en la segunda mitad del siglo 17. Estas áreas se hicieron formalmente parte de la Provincia de la Bahía de Massachusetts en la Carta de 1691.
Colonia de Plymouth
Se estableció en 1620 por los peregrinos. Plymouth fue combinado en la Provincia de la Bahía de Massachusetts en la Carta de 1691.
Colonia de Saybrook
Fundado en 1635 y fusionado con la Colonia de Connecticut en 1644.
Colonia de New Haven
Se establecieron a finales de 1637. New Haven Connecticut fue absorbida por la colonia con la emisión de la Carta de Connecticut en 1662, en parte como castigo real por el rey Carlos II para albergar a los jueces que condenaron regicidio rey Carlos I hasta la muerte.
Jersey del este y Jersey Del oeste 
Se establecieron como parte de Nueva Holanda en la década de 1610, Nueva Jersey fue capturado (junto con Nueva York) por las fuerzas inglesas en 1664. Nueva Jersey se dividió en dos colonias separadas en 1674, que fueron reunidos en 1702.
Provincia de Carolina 
Fundado en 1663. Carolina colonia estuvo dividida en dos colonias, Carolina del Norte y Carolina del Sur, en 1712. Ambas colonias devenían colonias reales en 1729.

Población

Nota: las cifras de población son estimaciones de los historiadores; que no incluyen las tribus nativas fuera de la jurisdicción de las colonias. Hacen incluir nativos que viven bajo control colonial, así como los esclavos y sirvientes.

Población de las colonias americanas
Año Población
1625 1980
1641 50 000
1688 200 000
1702 270 000
1715 435 000
1749 1 000 000
1754 1 500 000
1765 2 200 000
1775 2 400 000

Por 1776 alrededor del 85 % de la población blanca era de origen inglés, irlandés, escocés o galés, con un 9 % alemán y un 4 % neerlandés. Estas poblaciones continuaron creciendo a un ritmo rápido en todo el siglo XVIII, principalmente debido a las altas tasas de natalidad y relativamente bajas tasas de mortalidad. La inmigración es un factor de menor importancia desde 1774 hasta 1830. Más del 90 % eran agricultores, con varias ciudades pequeñas que también eran puertos marítimos que unen la economía colonial a la más grande Imperio Británico.[5][6]

Esclavos

Los esclavos importados a América Colonial
Años Número[7]
1620-1700  21 000
1701-1760 189 000
1761-1770  63 000
1771-1780  15 000
Total 287 000

La esclavitud era legal en aquellos tiempos y se practicaba en cada una de las Trece Colonias. En la mayoría de los lugares se trataba de sirvientes de la casa o los trabajadores agrícolas. Era de importancia económica en las plantaciones de tabaco orientadas a la exportación de Virginia y Maryland, y las plantaciones de arroz y añil de Carolina del Sur.[8]​ Cerca de 287 000 esclavos fueron importados en las Trece Colonias, o el 2 % de los 12 millones de esclavos traídos a través de África. La gran mayoría fue a colonias de azúcar en el Caribe y en Brasil, donde la esperanza de vida era corta y los números tuvieron que ser repuestos continuamente. La esperanza de vida era mucho mayor en los EE. UU. combinado con una muy alta tasa de natalidad, los números crecieron rápidamente por los excesos de nacimientos sobre defunciones, llegando a casi 4 millones por el censo 1860. Desde 1770 hasta 1860, la tasa de crecimiento natural de los esclavos estadounidenses era mucho mayor que para la población de cualquier país de Europa, y era casi el doble de rápida que la de Inglaterra. Sin embargo, Tadman atribuye esto a muy altas tasas de natalidad: «esclavos de Estados Unidos, entonces, alcanzaron tasas similares de crecimiento natural a los blancos no porque de ningún privilegio especial, pero a través de un proceso de gran sufrimiento y privación material».[9]

Religión y educación

Las colonias eran religiosamente diversas. La religión era fuerte en Nueva Inglaterra y en otros puntos, pero antes del primer Gran Despertar de la década de 1740 la mayoría de los colonos eran religiosamente inactivos. La Iglesia Anglicana de Inglaterra fue establecida oficialmente en la mayor parte del Sur, pero no hubo obispos y las iglesias tuvieron papeles solamente locales.[10]​ La educación fue generalizada en las colonias del norte, que habían establecido los colegios dirigidos por la Universidad de Harvard, Universidad de Nueva Jersey (Princeton), y la Universidad de Yale, mientras que el Colegio de William y Mary formó la élite en Virginia. La enseñanza pública era rara fuera de Nueva Inglaterra.[11]

Gobierno

Rol británico

El Gobierno Real de Londres después de 1680 tomó un interés cada vez mayor en los asuntos de las colonias, que estaban creciendo rápidamente en la población y la riqueza a fin de competir con la patria. En 1680, sólo Virginia era una colonia real; los gobernadores eran nombrados y estaban estrechamente ligados al gobierno de Londres. Los historiadores antes de la década de 1880 hicieron hincapié en el nacionalismo estadounidense. Sin embargo, Herbert L. Osgood, George Louis Beer, Charles McLean Andrews, y Lawrence H. Gipson dominaron la historiografía colonial en la década de 1940, e hicieron hincapié, y a menudo elogiado, la atención que Londres dio a todas las colonias; nunca hubo una amenaza (antes de la década de 1770) por la que cualquier colonia quisiera rebelarse o buscar la independencia. [12]

Gobierno autónomo

Lo 1689–1776 (1977)</ref>  La legitimidad de un votante significaba tener un "interés" en la sociedad - como la legislatura de Carolina del Sur, dijo en 1716, "es necesario y razonable, que ninguno, pero dichas personas tendrá un interés en la Provincia debería ser capaz de elegir a los miembros de los Comunes Cámara de la Asamblea ".[13]​ Mujeres, niños, sirvientes y esclavos fueron subsumidos bajo el interés del jefe de familia. El principal criterio legal para tener un "interés" era propiedad de los bienes, que se basa estrictamente en Gran Bretaña, y diecinueve de veinte hombres fueron controlados políticamente por sus propietarios. Londres insistió en que para las colonias, diciendo a los gobernadores de excluir a los hombres que no eran propietarios libres (es decir, no poseer tierras) de la boleta electoral. Sin embargo, la tierra fue tan ampliamente propiedad que el 50% y el 80% de los hombres blancos eran elegibles para votar.[14]

La cultura política colonial enfatizó deferencia, de modo que los notables locales eran los hombres que corrieron y fueron elegidos. Pero a veces competían entre sí, y tuvo que apelar al hombre común de votos. No hubo partidos políticos y aspirantes a legisladores formaron coaliciones ad hoc de sus familias, amigos y vecinos. Fuera puritana Nueva Inglaterra, día de las elecciones llevó en todos los hombres de campo a la cabecera municipal para hacer fiesta, politick, estrechar la mano de los grandes, y encontrarse con viejos amigos, escuchar los discursos y todo el tostado, mientras que, de comer, el tratamiento, Tippling , juegos y apuestas. Votaron por gritar su elección a la secretaria, como partidarios aplaudieron o abuchearon. Candidato George Washington pasó 39 £ para los convites para sus partidarios. Los candidatos sabían que tenían que "swill los plantadores con bumbo (ron)." Las elecciones eran carnavales donde todos los hombres eran iguales por un día y las restricciones tradicionales relajados.[15]

La tasa real de la votación varió de 20% a 40% de todos los varones blancos adultos. Las tasas fueron más altas en Pensilvania y Nueva York, donde las facciones de larga data, basado en los grupos étnicos y religiosos, partidarios movilizados a un ritmo mayor. Nueva York y Rhode Island desarrollaron sistemas de dos facciones de larga duración que celebran juntos por años a nivel colonia, pero no llegaron en los asuntos locales. Las facciones se basaron en las personalidades de unos pocos líderes y una gran variedad de conexiones de la familia, sin embargo, tuvo poca base en la política o la ideología. En otras partes de la escena política estaba en un torbellino constante, y sobre la base de la personalidad en lugar de las facciones de larga vida o serias disputas sobre cuestiones.[16]

Las colonias eran independientes entre sí antes de 1774 como los esfuerzos dirigidos por Benjamin Franklin para formar una unión colonial a través del Congreso de Albany de 1754 habían fracasado. Todos los trece había sistemas de autogobierno y las elecciones sobre la base de los derechos de los ingleses, que estaban decididos a proteger contra la interferencia imperial bien establecida. La gran mayoría de los hombres blancos eran elegibles para votar.[17]

Política económica

El naciente Imperio Británico seguía una política económica mercantilista, en la cual el objetivo era enriquecer a Gran Bretaña, en especial a su ya poderosa burguesía que ejercía el poder desde la Gloriosa Revolución. Esta política era vista con recelo por los colonos ya que los perjudicaba directamente al considerar a las colonias como meras productoras de materia prima y mercado para las producciones de la metrópoli.[18]

La primera reacción de los productores y comerciantes americanos fue el contrabando, que se convirtió en la táctica más difundida para eludir las restricciones al comercio con los franceses, español u holandés.[19]​ El mercantilismo pretendía lograr superávit comerciales, para que el oro y la plata se concentrara en Londres, las colonias, por su parte, eran mercados cautivos para la industria británica.El gobierno participaba a través de los derechos e impuestos, y el resto iba a los comerciantes ingleses. El rubro de la administración pública que más se beneficiaba era el militar, en especial la Armada Británica. [20]

La legislación anterior a 1763

Bretaña implementó el mercantilismo, tratando de bloquear el comercio estadounidense con los imperios francés, español u holandés utilizando las Actas de Navegación, que los estadounidenses evitarse tan a menudo como podía. Los funcionarios reales respondieron al contrabando con órdenes de registro abiertas (Orden de asistencia). En 1761, el abogado de Boston James Otis argumentó que los autos violan los derechos constitucionales de los colonos. Perdió el caso, pero John Adams escribió más tarde: "Entonces, y no el niño Independencia nació."[21]

Sin embargo, los colonos tomaron la molestia de argumentar que no se oponen a la regulación británica de su comercio exterior, solo se opusieron a la legislación que se pensó para impactar internamente.

El 1 de diciembre de 1763, en Hanover Courthouse,[22]​ Patrick Henry argumentó Causa de la Parson en la Colonia de Virginia, donde la legislatura aprobó una ley y que fue vetada por el rey. Henry argumentó, "que un rey, al no permitir actos de esta naturaleza saludable, de ser el padre de su pueblo, degeneró en un tirano y pierde todo derecho a la obediencia de sus súbditos".[23]

Después de su victoria en la Guerra franco-india en 1763, Gran Bretaña tomó el control de las posesiones francesas en América del Norte, fuera del Caribe. El británico trató de mantener relaciones pacíficas con esas tribus indias que se habían aliado con los franceses, y mantenerlos separados de los hombres de la frontera de Estados Unidos. Con este fin, la Real Proclamación de 1763 restringe asentamiento al oeste de los Montes Apalaches, ya que fue designado Reserva India.[24]​.[25]​Haciendo caso omiso de la proclamación, algunos grupos de colonos continuaron moviéndose al oeste y establecer granjas.[26]​ La proclamación fue rápidamente modificado y ya no era un obstáculo para el acuerdo, pero el hecho de que había sido promulgado sin su consulta previa enfureció a los colonos.[27]

Comienzo de la revolución americana

Benjamin Franklin - Join or Die
Únase, o muera, por Benjamin Franklin, fue reciclada para animar a las antiguas colonias a unirse contra el dominio británico.

A partir de las intensas protestas por la Ley del Sello de 1765 (o Stamp Act), los estadounidenses insistieron en el principio de "no hay impuestos sin representación", la representación se entiende en el contexto del Parlamento gravar directamente el impuesto del deber o de los impuestos especiales, y por lo tanto sin pasar por las legislaturas coloniales , que había recaudado los impuestos a las colonias en lugar del monarca antes de 1763.[28]​ Argumentaron que, como las colonias no tenían representación en el Parlamento británico, que era una violación de sus derechos como ingleses por los impuestos que se impongan sobre ellos. Esas otras colonias británicas que tenían asambleas coincidieron en gran medida con los de las Trece Colonias, pero fueron controlados totalmente por el imperio británico y la Royal Navy, por lo que las protestas estaban sin esperanza.[29]

El parlamento rechazó las protestas coloniales y afirmó su autoridad al aprobar nuevos impuestos. Trouble intensificó sobre el impuesto del té, como americanos en cada colonia boicotearon el té y en Boston tiró el té en el puerto durante el Motín del té de Boston en 1773. Las tensiones se intensificaron en 1774 como el Parlamento aprobó las leyes conocidas como las Leyes Intolerables, que, entre otras cosas, limita en gran medida la autonomía en la colonia de Massachusetts.

En respuesta, las colonias formaron cuerpos extralegales de los representantes elegidos, generalmente conocidos como los Congresos Provinciales. Los colonos hicieron hincapié en su determinación por boicotear las importaciones de mercancía británica.[30]​ Más tarde, en 1774 de doce colonias enviado representantes al Primer Congreso Continental en Filadelfia. Durante el Segundo Congreso Continental de la colonia XIII, Georgia, envió delegados. En la primavera de 1775 todos los funcionarios reales habían sido expulsados de las trece colonias. El Congreso Continental fue el gobierno nacional. Se levantó un ejército para luchar contra los británicos y llamado George Washington su comandante, hizo tratados, declaró su independencia, y recomendó que las colonias escribieran constituciones y se convirtieran en estados.[31]

Otras colonias británicas

En el momento de la guerra, Gran Bretaña tenía otras siete colonias en la costa atlántica de América del Norte: Terranova, Tierra de Rupert (el área alrededor de la bahía de Hudson), Nueva Escocia, Isla del Príncipe Eduardo, Florida Oriental, Florida Occidental y la provincia de Quebec. Había otras colonias en las Américas, así, en gran medida en las Indias Occidentales Británicas. Estas colonias se mantuvieron leales a la corona.[32]

Terranova se mantuvo leal a Gran Bretaña sin duda. Fue exentos de las Leyes de Navegación y ninguno de los agravios de las colonias continentales compartida. Fue fuertemente unida a Gran Bretaña y controlada por la Marina Real y no tenía ninguna asamblea que pudiera expresar quejas.

Nueva Escocia tenía un elemento Yankee grande que había llegado recientemente de Nueva Inglaterra, y compartió los sentimientos de los estadounidenses acerca de exigir los derechos de los hombres británicos. El gobierno real en Halifax, permitió a regañadientes a los Yankees de Nueva Escocia una especie de "neutralidad". En cualquier caso, la geografía de la isla, como y la presencia de la base naval británica importante en Halifax hicieron pensar en la resistencia armada imposible.[33]

Quebec fue habitada por colonos católicos franceses que vinieron bajo control británico en la década anterior. La Ley de Quebec de 1774 les dio autonomía cultural formal dentro del imperio, y muchos sacerdotes temían el intenso protestantismo en Nueva Inglaterra. Las quejas estadounidenses sobre los impuestos tenían poca relevancia, y no había ninguna asamblea ni elecciones de cualquier tipo que pudieran haber movilizado cualquier queja. Aun así, los estadounidenses ofrecieron membresía en la nueva nación y enviaron una expedición militar que no pudo capturar Canadá en 1775. La mayoría de los canadienses se mantuvieron neutrales, pero algunos se unieron a la causa americana.[34]

En las Antillas las asambleas electas de Jamaica, Granada y Barbados declararon formalmente sus simpatías por la causa americana y pidieron la mediación, pero los demás eran muy leales. Gran Bretaña evitó cuidadosamente antagonizar los ricos propietarios de plantaciones de azúcar (muchos de los cuales vivían en Londres); a su vez, una mayor dependencia de los hacendados sobre la esclavitud hizo a reconocer la necesidad de protección militar británico de posibles revueltas de esclavos. Las posibilidades de acción abierta fueron fuertemente limitadas por el abrumador poder de la Royal Navy en las islas. Durante la guerra hubo algún comercio oportunista con barcos americanos.[35]

En las Bermudas y las Bahamas líderes locales estaban enojados con la escasez de alimentos causada por el bloqueo británico de los puertos estadounidenses. Hubo creciente simpatía por la causa americana, como el contrabando, y las dos colonias fueron considerados "aliados pasivos" de los Estados Unidos a lo largo de la guerra. Cuando un escuadrón naval estadounidense llegó a las Bahamas para apoderarse de la pólvora, la colonia dio ninguna resistencia en absoluto.[36]

Florida del Este y el Oeste de la Florida eran territorios transferidos desde España a Gran Bretaña después de la Guerra Franco-India por un tratado. Los pocos colonos británicos no necesitan protección contra los ataques de los indios y corsarios españoles. Después de 1775, este de Florida se convirtió en una base importante para el esfuerzo de guerra británico en el sur, sobre todo en las invasiones de Georgia y Carolina del Sur.[37]​ Sin embargo, España se apoderó de Pensacola en Florida Occidental en 1781, luego se recuperó ambos territorios en el Tratado de París que puso fin a la guerra en 1783. España transfiere en última instancia las provincias de Florida a los Estados Unidos en 1819.[38]

Historia

El primer imperio británico centrado en las trece colonias americanas, que atrajo a un gran número de colonos de toda Gran Bretaña. En la década de 1900 - periodo de 1930 la "Escuela Imperial", entre ellos Herbert L. Osgood, George Louis Beer, Charles M. Andrews y Lawrence Gipson[39]​ tenía una opinión favorable de los beneficios del imperio, haciendo hincapié en su integración económica exitosa.[40]

El mercantilismo fue la política básica impuesta por Gran Bretaña en sus colonias.[41]​  El mercantilismo significaba que el gobierno y los comerciantes se convirtieron en socios con el objetivo de aumentar el poder político y la riqueza privada, con exclusión de otros imperios. El gobierno protegió sus comerciantes y mantuvo otros fuera por las barreras comerciales, regulaciones y subsidios a las industrias nacionales a fin de maximizar las exportaciones y minimizar las importaciones con el reino. El gobierno tuvo que luchar contra el contrabando, que se convirtió en la técnica norteamericana favorita en el siglo XVIII para eludir las restricciones en el comercio con los franceses, españoles u holandeses. El objetivo del mercantilismo era correr superávit comerciales, por lo que el oro y la plata se vierta en Londres. El gobierno tomó su participación a través de los derechos e impuestos, y el resto va a los comerciantes en Gran Bretaña. El gobierno pasó la mayor parte de sus ingresos en un magnífico Royal Navy, que no solo protege las colonias británicas, pero amenazó las colonias de los otros imperios, ya veces se apoderó de ellos. Así, la Marina británica capturó Nueva Ámsterdam (Nueva York) en 1664. Las colonias eran mercados cautivos para la industria británica, y el objetivo era enriquecer la madre patria.[42][43]

La conmoción de la derrota sufrida por el Reino Unido en 1783 provocó una revisión radical de sus políticas sobre el colonialismo, produciendo de esta manera lo que los historiadores llaman el final del Primer Imperio Británico; por supuesto Gran Bretaña aun poseía Canadá y algunas islas de las Indias Occidentales.[44]​ Ashley Jackson escribe:

El primer imperio británico fue destruida en gran parte por la pérdida de las colonias americanas, seguido de un "giro hacia el este" y la fundación de un segundo Imperio británico basado en la expansión comercial y territorial en el sur de Asia.[45]

Gran parte de la historiografía se refiere a las razones que los estadounidenses se sublevó en la década de 1770 y rompió con éxito de distancia. Desde la década de 1960 la corriente principal de la historiografía enfatiza el crecimiento de la conciencia y el nacionalismo estadounidense, y su sistema de valores republicanos, pero se quedó en la oposición al punto de vista aristocrático de los líderes británicos.[46]​ En el análisis de la llegada de la Revolución, los historiadores de las últimas décadas se han utilizado sobre todo uno de los tres enfoques.[47]​ La vista historia atlántica coloca la historia de Estados Unidos en un contexto más amplio, incluyendo las revoluciones en Francia y Haití. Tendía a reintegrar a las historiografías de la Revolución Americana y el Imperio Británico.[48][49]​ En segundo lugar el enfoque de "nueva historia social" mira a la estructura social de la comunidad para encontrar divisiones que fueron magnificados en las divisiones coloniales. Tercero es el enfoque ideológico que se centra en el republicanismo en los Estados Unidos.<[50]​ El Republicanismo dictaba que no hubiera realeza o aristocracia o iglesia nacional. Se permitió la continuación del derecho consuetudinario británico, que americanos abogados y juristas entienden y aprobados y utilizados en su práctica cotidiana. Los historiadores han examinado cómo el aumento de la profesión legal estadounidense adaptó el derecho consuetudinario británico para incorporar el republicanismo por la revisión selectiva de las costumbres jurídicas y mediante la introducción de más opciones para los tribunales.[51][52]

Véase también

Referencias

  1. a b c Vázquez, Josefina Zoraida (1997). «1». La intervención norteamericana 1846 1848. México.: SRIA DE RELACIONES EXTERIORES. p. 11.
  2. Jack P. Greene and J. R. Pole, eds. '"A Companion to the American Revolution (2004) ch. 63
  3. Lawrence Gipson, The British Empire Before the American Revolution (15 volumes, 1936 a 1970), highly detailed discussion of every British colony in the New World in the 1750s and 1760s
  4. El actual estado de Vermont fue disputado entre las colonias de Nueva York y Nuevo Hampshire. Desde 1777 hasta 1791, existió con el nombre de República de Vermont.
  5. Greene (1905) is basic
  6. Smith, Daniel Scott (1972). «The Demographic History of Colonial New England». The Journal of Economic History 32 (1): 165-83. JSTOR 2117183. PMID 11632252. doi:10.1017/S0022050700075458.
  7. Source: Miller and Smith, eds. Dictionary of American Slavery (1988) p . 678
  8. Betty Wood, Slavery in Colonial America, 1619–1776 (2013) com/Slavery-Colonial-1619-1776-American-ebook/dp/B00C0WEEUS/ excerpt and text search
  9. Tadman, Michael (2000). «The Demographic Cost of Sugar: Debates on Slave Societies and Natural Increase in the Americas». The American Historical Review 105 (5): 1534-75. JSTOR 2652029. doi:10.2307/2652029.
  10. Patricia U. Bonomi, Under the cope of heaven: Religion, society, and politics in Colonial America (2003).
  11. Wayne J. Urban and Jennings L. Wagoner Jr., American Education: A History (5ª ed. 2013) pp 11-54.
  12. Max Savelle, "The Imperial School of American Colonial Historians." Indiana Magazine of History (1949): 123-134 in JSTOR also online
  13. Thomas Cooper and David James McCord, eds. The Statutes at Large of South Carolina: Acts, 1685–1716 (1837) p 688
  14. Alexander Keyssar, The Right to Vote (2000) pp 5–8
  15. Daniel Vickers, A Companion to Colonial America (2006) p. 300
  16. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Robert
  17. Greene and Pole, eds. '"A Companion to the American Revolution (2004) quote p. 665
  18. Max Savelle, Seeds of Liberty: The Genesis of the American Mind (2005) pp. 204–211
  19. George Otto Trevelyan, The American revolution: Volume 1 (1899) p. 128 online
  20. William R. Nester, The Great Frontier War: Britain, France, and the Imperial Struggle for North America, 1607–1755 (Praeger, 2000) p, 54.
  21. Stephens, Unreasonable Searches and Seizures (2006) p. 306
  22. «Copia archivada». Archivado desde el original el 2 de abril de 2016. Consultado el 25 de febrero de 2016.
  23. John C. Miller, Origins of the American Revolution (1943)
  24. Colin G. Calloway, The Scratch of a Pen: 1763 and the Transformation of North America (2006), pp 92–98
  25. W.J Rorabaugh, Donald T. Critchlow, Paula C.Baker (2004) "America's promise: a concise history of the United States" Rowman & Littlefield. p.92. ISBN 0-7425-1189-8
  26. "La promesa de América: una historia concisa de los Estados Unidos".
  27. Woody Holton, "The Ohio Indians and the coming of the American revolution in Virginia," Journal of Southern History, (1994) 60#3 pp 453–78
  28. J. R. Pole, Political Representation in England and the Origins of the American Republic (London; Melbourne: Macmillan, 1966), 31, http://www.questia.com/read/89805613.
  29. Donald William Meinig, The Shaping of America: Atlantic America, 1492–1800 (1986) p. 315; Greene and Pole, Companion ch. 63
  30. T.H. Breen, American Insurgents, American Patriots: The Revolution of the People (2010) pp 81–82
  31. Robert Middlekauff, The Glorious Cause: The American Revolution, 1763–1789 (Oxford History of the United States) (2007)
  32. Lawrence Gipson, The British Empire Before the American Revolution (15 volúmenes, 1936–1970).
  33. Meinig pp. 313–14; Greene and Pole (2004) ch. 61
  34. Meinig pp 314–15; Greene and Pole (2004) ch 61
  35. Andrew Jackson O'Shaughnessy, An Empire Divided: The American Revolution and the British Caribbean (2000) ch 6
  36. Meinig pp 315–16; Greene and Pole (2004) ch 63
  37. Meinig p 316
  38. P. J. Marshall, ed. The Oxford History of the British Empire: Volume II: The Eighteenth Century (2001)
  39. William G. Shade, "Lawrence Henry Gipson's Empire: The Critics." Pennsylvania History (1969): 49-69 online.
  40. Robert L. Middlekauff, "The American Continental Colonies in the Empire," in Robin Winks, ed., The Historiography of the British Empire-Commonwealth: Trends, Interpretations and Resources (1966) pp 23-45.
  41. Max Savelle, Seeds of Liberty: The Genesis of the American Mind (1048) pp. 204-211 online
  42. William R. Nester, The Great Frontier War: Britain, France, and the Imperial Struggle for North America, 1607-1755 (Praeger, 2000) p, 54.
  43. Tim McNeese, Colonial America, 1543-1763 (2009)
  44. Brendan Simms, Three victories and a defeat: the rise and fall of the first British Empire 2008)
  45. Ashley Jackson (2013). The British Empire: A Very Short Introduction. Oxford UP. p. 72.
  46. Ian Tyrrell, "Making Nations/Making States: American Historians in the Context of Empire," Journal of American History, (1999) 86#3 pp:. 1015-1044 in JSTOR
  47. Winks, Historiography 5:95
  48. Francis D. Cogliano, "Revisiting the American Revolution," History Compass (2010) 8#8 pp 951-963.
  49. Eliga H. Gould, Peter S. Onuf, eds. Empire and Nation: The American Revolution in the Atlantic World (2005)
  50. David Kennedy; Lizabeth Cohen (2015). American Pageant. Cengage Learning. p. 156.
  51. Ellen Holmes Pearson. "Revising Custom, Embracing Choice: Early American Legal Scholars and the Republicanization of the Common Law," in Gould and Onuf, eds. Empire and Nation: The American Revolution in the Atlantic World (2005) pp 93-113
  52. Anton-Hermann Chroust, Rise of the Legal Profession in America (1965) vol 2.

Otras lecturas

  • Adams, James Truslow (1922). The founding of New England. Atlantic Monthly Press; full text online.
  • Adams, James Truslow. Revolutionary New England, 1691–1776 (1923)
  • Andrews, Charles M. The Colonial Period of American History (4 vol. 1934–38), the standard political overview to 1700
  • Chitwood, Oliver. A history of colonial America (1961), older textbook
  • Cooke, Jacob Ernest et al., ed. Encyclopedia of the North American Colonies. (3 vol. 1993); 2397 pp.; comprehensive coverage; compares British, French, Spanish & Dutch colonies
  • Foster, Stephen, ed. British North America in the Seventeenth and Eighteenth Centuries (2014)
  • Gipson, Lawrence. The British Empire Before the American Revolution (15 volumes, 1936–1970), Pulitzer Prize; highly detailed discussion of every British colony in the New World
  • Greene, Evarts Boutelle et al., American Population before the Federal Census of 1790, 1993, ISBN 0-8063-1377-3
  • Greene, Evarts Boutell (1905). Provincial America, 1690-1740. Harper & brothers; full text online.
  • Hawke, David F.; The Colonial Experience; 1966, ISBN 0-02-351830-8. older textbook
  • Hawke, David F. Everyday Life in Early America (1989) com/dp/0060912510/ excerpt and text search
  • Middleton, Richard, and Anne Lombard. Colonial America: A History to 1763 (4th ed. 2011), the newest textbook com/dp/0631221417/ excerpt and text search
  • Taylor, Alan. American colonies (2002), 526 pages; recent survey by leading scholar
  • Vickers, Daniel, ed. A Companion to Colonial America. (Blackwell, 2003) 576 pp.; topical essays by experts com/Companion-Colonial-America-Daniel-Vickers/dp/140514985X/ excerpt

Gubernamentales

  • Andrews, Charles M.Colonial Self-Government, 1652–1689 (1904) full text online
  • Dinkin, Robert J. Voting in Provincial America: A Study of Elections in the Thirteen Colonies, 1689–1776 (1977)
  • Miller, John C. Origins of the American Revolution (1943)
  • Osgood, Herbert L. The American colonies in the seventeenth century, (3 vol 1904-07)' vol. 1 online; vol 2 online; vol 3 online
  • Osgood, Herbert L. The American colonies in the eighteenth century (4 vols, 1924–25)

Fuentes primarias

  • Kavenagh, W. Keith, ed. Foundations of Colonial America: a Documentary History (6 vol. 1974)
  • Sarson, Steven, and Jack P. Greene, eds. The American Colonies and the British Empire, 1607–1783 (8 vol, 2010); primary sources

Fuentes primarias on-line

Asiento (economía)

Un asiento era un documento, que se incluía en algunos tratados de paz, por el cual un conjunto de comerciantes recibía el monopolio sobre una ruta comercial o producto.​

Un ejemplo de acuerdo internacional fue el "Asiento de Negros", un monopolio sobre el comercio de esclavos desde África y la América hispana y que se otorgó a Inglaterra por medio del Tratado de Utrecht al terminar la Guerra de Sucesión Española (1713) como compensación por la victoria del candidato francés Felipe V de España. Con este tratado se fijaba que, anualmente, Inglaterra tenía el derecho de traficar con 4800 esclavos negros, y todo esto, durante un periodo de treinta años.​

En muchos casos, de forma intranacional, un asiento en forma de financiación en el caso de economías de escala daba como fruto una compañía privilegiada (del italiano compagnia), que era una compañía comercial cuyas actividades gozaban de la protección del Estado mediante un privilegio especial, que aunque no siempre conformaba un monopolio total, sí establecía en la mayoría un monopolio natural a manos del Estado. Su existencia se remonta al siglo XIV en Italia, destacando la Compañía Británica de las Indias Orientales, la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales o la Casa de Contratación de Indias en Sevilla.

En España destacan los asientos de los genoveses (enemigos de la Corona de Aragón) y más tarde de los llamados marranos o judíos portugueses.

Colonia de Plymouth

La colonia de Plymouth (también llamada New Plymouth o La Vieja Colonia) fue una colonia inglesa en Norteamérica desde 1620 hasta 1691. El primer asentamiento se instaló en New Plymouth, un lugar que había sido reconocido y nombrado por el capitán John Smith. El asentamiento, que sirvió de capital de la colonia, es la actual ciudad de Plymouth, Massachusetts. En el momento de mayor extensión, la Colonia de Plymouth ocupaba la mayor parte del sudeste del actual estado de Massachusetts.

Fue fundada por un grupo de separatistas que, posteriormente, fueron conocidos como Peregrinos (Pilgrims en inglés). Junto con Jamestown, en Virginia, fue una de las primeras colonias fundada por los ingleses en Norteamérica y el primer asentamiento permanente en la región de Nueva Inglaterra. Ayudados por Squanto, un nativo, la colonia pudo establecer un tratado con el Jefe Massasoit que ayudó a asegurar la supervivencia del asentamiento. La colonia jugó un papel principal en la Guerra del Rey Felipe, una de las más sangrientas de las Guerras Indias. Finalmente la colonia fue anexionada por la Colonia de la Bahía de Massachusetts en 1691.

Plymouth tiene un papel especial en la historia de Estados Unidos. Más que ser unos emprendedores como lo pudieron ser los colonos de Jamestown, los ciudadanos de Plymouth llegaron allí huyendo de la persecución religiosa y buscando libertad para adorar a Dios según sus creencias. La mayor parte del sistema legal estaba basado en sus creencias religiosas. Mucha gente y sucesos de Plymouth han pasado a formar parte de la mitología estadounidense, incluidos la conocida tradición del Día de Acción de Gracias y el monumento Plymouth Rock. Pese a la relativamente corta historia de la colonia, se ha convertido en un importante símbolo de los Estados Unidos.

Colonización de los Estados Unidos

El periodo de colonización de los Estados Unidos fue una etapa histórica en la que se produjeron muchos cambios y que comprende desde la llegada de los primeros europeos al continente americano, a finales del siglo XV; hasta finales del siglo XVIII, cuando las trece colonias proclamaron su independencia de la corona británica y así nacieron los Estados Unidos de América.

Colonización europea de América

La colonización europea de América comenzó a finales del siglo XV después de que Cristóbal Colón llegara en 1492 con el apoyo de la Corona de Castilla. A partir de ahí, el Imperio español, el Imperio portugués, y desde comienzos del siglo XVII el Imperio británico (1608), Francia (1609) y los Países Bajos (1625), conquistaron y colonizaron una gran parte del territorio americano.

El Imperio español y el Imperio portugués fueron los primeros en realizar la conquista, y se asentaron principalmente en el sur de Norteamérica, Centroamérica y en el área andina de Sudamérica (Imperios azteca, Maya, Muisca y inca, respectivamente). España fue la potencia que mayor presencia colonial logró en América. En el Caribe, dominó sobre todo Cuba, La Española, Puerto Rico, Jamaica, incluyendo la península de Florida dentro de sus posesiones caribeñas. Desde los asentamientos antillanos, logró extenderse por todo el continente americano: en América del Norte llegó a derrotar al Imperio azteca, ubicado en una pequeña parte del actual México, donde fundó ciudades, además de formar una sociedad mestiza con tlaxcaltecas, tarascos, mixtecas, zapotecas y cientos de otras tribus indígenas. A partir de ahí se expandió por América Central, incorporando a la tribu de habla maya, así como a los pipiles, a los niquiranos y a los pueblos de habla ngäbe de Veragua (Panamá). Desde Panamá se emprendió la conquista de la zona andina de América del Sur hasta la zona central del actual Chile. Al mismo tiempo, en busca de la Sierra de la Plata y las tierras del Rey Blanco, se fundaron ciudades en el estuario del Plata y sobre las márgenes de los ríos Paraná y Paraguay, siendo Asunción la más importante de ellas.

Portugal se apropió de la mayor parte de la franja costera atlántica de la parte norte de América del Sur, que más tarde originaría el Estado de Brasil.

Inglaterra estableció trece colonias en la franja costera atlántica norteamericana, además de en algunas islas caribeñas.

Francia ocupó la actual Guayana Francesa en Sudamérica (aún bajo su dominio), Luisiana en el Golfo de México, algunas islas del Caribe, y la región canadiense de Quebec.

Holanda estableció colonias en Norteamérica (Nueva Ámsterdam que luego sería Nueva York), norte de América del Sur (Guyana holandesa hoy Surinam) y algunos asentamientos en islas caribeñas (Antillas Neerlandesas y Aruba).

Congreso Continental

El Congreso Continental fue una asamblea de delegados de las Trece Colonias inglesas del este de Norteamérica, las cuales formarían los Estados Unidos, durante su guerra de Independencia de Inglaterra.

El Congreso se reunió en tres ocasiones: La primera fue para discutir el bloqueo de paso a barcos al puerto de Massachusetts, que implementó el Gobierno británico, además de una discusión en cuanto a las Leyes Intolerables, las cuales habían ayudado a Benjamin Franklin a convencer a las colonias a unirse.

Aunque al principio los representantes de cada colonia no estaban de acuerdo en cuanto a romper lazos con el rey, para la segunda junta, que tuvo lugar el 2 de julio de 1776, todos quedaron de acuerdo en cuanto a declarar una independencia estadounidense y votaron unanimamente por ella. Dos días después firmaron la declaración de independencia y se establecieron así como un país nuevo por el nombre de los Estados Unidos de América. La declaración también establecía el Ejército Continental y comandaba a George Washington a dirigir las tropas. También declaraba amistad con Francia, declaraba la guerra en contra de Inglaterra, y fundaba la guerra con dinero en papel.

La tercera junta llegó a conocerse como el Congreso de la Confederación.

Edmund Andros

Edmund Andros (6 de diciembre de 1637, Londres - 24 de febrero de 1714, Londres) fue un intendente colonial inglés que gobernó en Norteamérica.

Fue designado gobernador de Nueva York y Nueva Jersey en 1674, siendo revocado del mando en 1681 después de las quejas de algunos colonizadores. Volvió a gobernar en 1686 pero ahora en la jurisdicción territorial de Nueva Inglaterra, un tipo de supercolonia impuesta por Gran Bretaña.

Su intromisión en el gobierno local suscitó un resentimiento muy marcado entre los colonos y en 1688 se le rebelaron y lo encarcelaron. Se le obligó a volver a Inglaterra pero regresó después para gobernar en Virginia (1692) y en Maryland entre 1693 y 1694.

Ejército Continental

El Ejército Continental fue el Ejército formado tras el estallido de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos por las 13 colonias que más tarde se convirtieron en los Estados Unidos de América. Establecido por una resolución del Congreso Continental el 14 de junio de 1775 como un servicio paramilitar, creado para coordinar los actos militares de las Trece Colonias en su lucha contra Gran Bretaña. El general George Washington fue el Comandante en Jefe del Ejército Continental durante la Guerra.

La mayor parte del Ejército Continental fue disuelto en 1783 después del Tratado de París con el que la guerra terminó. Las unidades de soldados restantes, posiblemente, formaron el núcleo de lo que se convertiría luego en el Ejército de los Estados Unidos.

Guerra de Independencia de los Estados Unidos

La guerra de Independencia de los Estados Unidos fue un conflicto bélico que enfrentó a las Trece Colonias británicas originales en América del Norte contra el Reino de Gran Bretaña. Ocurrió entre 1775 y 1783, finalizando con la derrota británica en la batalla de Yorktown y la firma del Tratado de París.

Durante la guerra, Francia ayudó a los revolucionarios estadounidenses con tropas terrestres comandadas por Rochambeau y por el Marqués de La Fayette y por flotas bajo el comando de marinos como Guichen, de Grasse y d'Estaing. España, por su parte, lo hizo inicialmente y de forma clandestina gracias a Bernardo de Gálvez y de forma abierta a partir de la batalla de Saratoga, mediante las armas y los suministros proporcionados por los navíos del comerciante Diego María de Gardoqui y abriendo un frente en el flanco sur.

Las colonias británicas que se independizaron de Gran Bretaña edificaron el primer sistema político liberal y democrático, alumbrando una nueva nación, los Estados Unidos de América, incorporando las nuevas ideas revolucionarias que propugnaban la igualdad y la libertad. Esta sociedad colonial se formó a partir de oleadas de colonos inmigrados y no existían en ella los rasgos característicos del rígido sistema estamental europeo.

En las colonias del sur (Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia) se había organizado un sistema esclavista (con unos 500 000 esclavos negros) que explotaban plantaciones de tabaco, algodón y azúcar. De este modo, la población estaba compuesta por grandes y pequeños propietarios y esclavos.

Los antecedentes a la guerra de la Independencia de los Estados Unidos se remontan a la confrontación franco-británica en Norteamérica y a las consecuencias de la guerra de los Siete Años.

La guerra de los Siete Años terminó en 1763. El 10 de febrero, el Tratado de París ponía fin al imperio colonial francés en América del Norte y consolidaba a Inglaterra como la potencia hegemónica. En oposición solo tenía a España, que controlaba Nueva Orleans, la ciudad más importante, con unos 10 000 habitantes. Respecto a Francia, la pérdida territorial no fue sentida como algo catastrófico. Se conservaban los derechos pesqueros en Terranova y la población católica francófona recibiría un trato de respeto. Por otro lado, en el Caribe las pérdidas podían ser compensadas, pues la colonia principal francesa del Caribe, Saint-Domingue (La Española) con capital en Puerto Príncipe, producía la mitad del azúcar consumido en todo el mundo, y su comercio con África y las Antillas estaba en pleno apogeo.

Respecto a los colonos estadounidenses, la guerra modificó radicalmente el panorama anterior. Los francófonos católicos de Quebec, tradicionales enemigos de los colonos estadounidenses de las Trece colonias, recibieron un trato respetuoso por parte de las autoridades británicas. Trato que se confirmó en 1774 cuando se dotó a Canadá de un estatuto particular dentro de las colonias estadounidenses, llevándose sus fronteras hasta la confluencia del Ohio y el Misisipi. Asimismo su población conserva un derecho civil propio y la Iglesia católica es reconocida. Todos estos movimientos fueron mal aceptados por la población de las Trece colonias.

La causa inmediata de este conflicto fue el injusto trato que Gran Bretaña infligía a los colonos, pues estos aportaban riquezas e impuestos a la metrópoli pero no tenían los medios para decidir sobre dichos impuestos, por lo que se sentían marginados y no representados.

Jamestown (Virginia)

Jamestown o Fuerte de Jamestown, fue el primer asentamiento permanente inglés en el actual territorio de los Estados Unidos. Fue fundada en el 1607 a orillas del río James sobre una península (hoy la isla Jamestown), en el actual condado de James City, Virginia.

Las Carolinas

Las Carolinas (en inglés The Carolinas) es el nombre genérico para referirse en conjunto a los estados de Carolina del Norte y de Carolina del Sur en los Estados Unidos. El uso principal de este término suele encontrarse en referencias hechas a estos estados en descripciones, relatos y estudios respecto a la Guerra Civil Estadounidense, donde ambos estados abrazaron la causa confederada.

Las Carolinas fueron conocidas como la Provincia de Carolina durante el periodo colonial estadounidense, de 1663 a 1710. Con anterioridad estas tierras estaban consideradas parte de la Colonia de Virginia, entre 1609 y 1663. La Provincia de Carolina recibió su nombre en honor de Carlos I de Inglaterra.

Mayflower

Mayflower (en español traducido como Flor de mayo) es el nombre del barco que, en 1620, transportó a los llamados Peregrinos desde Inglaterra, en el Reino Unido, hasta un punto de la costa este de América del norte, hoy ubicado en los Estados Unidos de América.

Debido a una serie de problemas en la nave, se vieron obligados a regresar en dos ocasiones para repararla, poco después de zarpar. En un tercer intento, salieron por fin de Plymouth el 6 de septiembre y consiguieron llegar el 11 de noviembre.

La nave transportó a 102 personas, sin contar la tripulación. Fueron los primeros colonos anglosajones que se establecieron en la costa de Massachusetts, formando la colonia de Plymouth.

Motín del té

El 16 de diciembre de 1773 tuvo lugar en Boston, Massachusetts, el denominado motín del té (en inglés: Boston Tea Party)?, en el que se lanzó al mar todo un cargamento de té.

Un grupo de colonos disfrazados de indios arrojó al mar la carga de té de tres buques británicos. Fue un acto de protesta de los colonos americanos contra Gran Bretaña y es considerado un precedente de la guerra de Independencia de los Estados Unidos.

La rebelión de los colonos en el puerto de Boston nació como consecuencia de la aprobación por Gran Bretaña en 1773 del Acta del Té, que gravaba la importación proveniente de la metrópoli de distintos productos, incluido el té, para beneficiar a la Compañía Británica de las Indias Orientales a quien los colonos boicoteaban comprando el té de los Países Bajos.

Padres peregrinos

Los Padres Peregrinos (en inglés, Pilgrim Fathers o solamente Pilgrims) era un grupo religioso inglés formado a finales del siglo XVI que, estando descontento con el ambiente político-religioso en su país, decidieron emigrar, primero a Leiden (Holanda) en 1609 y luego al Nuevo Mundo en 1620.

Los Padres Peregrinos partieron del puerto de Plymouth (Inglaterra) en el barco Mayflower el 15 de agosto de 1620 y, surcando el océano Atlántico, pretendían llegar a la colonia de Jamestown —fundada en 1607—, pero fuertes tormentas se lo impidieron, empujándoles unos 800 km más al norte, hasta el cabo Cod, donde arribaron el 9 de noviembre del mismo año. Poco después fundaron Plymouth, que sería la capital de la colonia homónima, la cual existió hasta 1691, año en que se unió con la Colonia de la bahia de Massachusetts formando la Provincia de la bahía de Massachusetts.

Los Padres Peregrinos se encontraban reunidos por la iglesia puritana de cuño calvinista y se refugiaban de las persecuciones religiosas —por ejemplo, las de la oficial anglicana— y de la inestabilidad política que se vivía en Europa. La denominación Pilgrim Fathers para designar a estos colonos surgió en el siglo XIX, asociándoseles con un pasaje bíblico.

Los peregrinos comenzaron su viaje el 5 de agosto de 1620 al zarpar del puerto de Southampton a bordo del navío Mayflower. Luego de atravesar el Atlántico Norte arribaron a las costas americanas de Nueva Inglaterra en noviembre de ese mismo año en la zona donde se emplaza la actual ciudad de Provincetown prácticamente en el Cabo Cod de Massachusetts. Estos viajeros deseaban establecerse en la colonia inglesa de Jamestown (Virginia) que había sido fundada en 1607, pero errores de navegación les llevaron a zonas más septentrionales.

El 21 de noviembre de 1620 (11 de noviembre según el calendario juliano que era entonces vigente entre los británicos), algunos días antes de desembarcar —lo que ocurrió el 26 de noviembre de 1620— el centenar de pasajeros del Mayflower juró un pacto instigados por 35 de ellos contra las persecuciones del rey Jacobo I de Inglaterra. Tal pacto es conocido como el Pacto del Mayflower (Mayflower Compact) y por este se hacía un edicto que establecía reglas para la vida en común y para los principios que regirían el futuro establecimiento a fundar en el Nuevo Mundo, establecimiento que resultó ser la Colonia de Plymouth. El Pacto del Mayflower incluía criterios democráticos y de respeto para las creencias religiosas personales. Un mes más tarde, el 21 de diciembre los peregrinos fundaron la ciudad de Plymouth (llamada entonces «Nueva Plymouth»).

El primer año en la colonia les resultó muy aciago debido a un clima bastante más frío del esperado que les ocasionó hambruna y epidemias. Lograron sobrevivir en gran medida merced a las ayudas que les dieron los indígenas Wampanoag. Una de las máximas de los Padres Peregrinos era: "el único indio bueno es el indio muerto".

La historiografía tradicional estadounidense ha presentado a los peregrinos como el embrión de los Estados Unidos aunque los orígenes del país resultan mucho más complejos.

Paul Revere

Paul Revere (Boston, Massachussets, Trece Colonias; 1 de enero de 1735 - Boston, Massachusetts, Estados Unidos; 10 de mayo de 1818) fue un orfebre y patriota estadounidense, recordado por su rol como mensajero en las batallas de Lexington y Concord durante la guerra de independencia de los Estados Unidos.

Su nombre y su célebre Cabalgada de Medianoche son reverenciadas en Estados Unidos como un símbolo de patriotismo. Revere fue además un próspero y prominente platero en su ciudad natal, y ayudó a organizar un sistema de espionaje y alarma para vigilar los movimientos de las tropas británicas.

Es considerado por algunos historiadores como el prototipo de un estadounidense industrial, por haber reconocido el potencial de los productos metalíferos para la producción en masa.

Pueblos nativos de los Estados Unidos

Los nativos de los Estados Unidos, también conocidos popularmente como Native American (Americano Nativo), son las etnias amerindias que viven en los Estados Unidos y que hablan lenguas amerindias, caracterizadas , estilo de vida y número socioeconómico

Revolución de las Trece Colonias

Revolución de las Trece Colonias, estadounidense o de Estados Unidos, son expresiones utilizadas en la bibliografía en castellano​ para traducir la expresión anglosajona American Revolution, cuya traducción por Revolución americana, admitida por el DRAE, no está recomendada en cuanto al uso de la palabra "americano".​

Al ser al mismo tiempo un proceso revolucionario (el primero de la llamada "era de las revoluciones" que abre la Edad Contemporánea) y un proceso de descolonización (la primera "independencia"), Esta revolución significó transformaciones y conflictos internos y un conflicto exterior, entre las "Trece Colonias" británicas de América del Norte y su metrópoli (el Reino Unido).​ De este proceso surgiría una nueva nación (los Estados Unidos de América) que se estableció jurídicamente en textos de gran trascendencia, como la Declaración de Independencia (4 de julio de 1776) y la Constitución (17 de septiembre de 1787).

Desde la década de 1760 la opinión pública de las trece colonias fue tomando conciencia de su identidad y unidad de intereses en una oposición cada vez mayor contra el gobierno británico, que no atendió los llamamientos a la moderación; hasta que la dinámica de desafíos mutuos condujo a un conflicto armado, la guerra de Independencia (1775-1783, aunque las victorias decisivas en el campo de batalla se dieron en octubre de 1781).

El ejemplo estadounidense fue decisivo para que en 1789 el protagonismo revolucionario pasara a Francia, y posteriormente a España y a Hispanoamérica, dentro de lo que se ha denominado el "ciclo atlántico" de las revoluciones burguesas o revoluciones liberales.​

Segundo Congreso Continental

Se denomina al Segundo Congreso Continental a la convención de delegados de las Trece Colonias, que comenzó sus reuniones, el 10 de mayo de 1775, poco después del estallido de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Supuso una continuación del Primer Congreso Continental, que se reunió durante el año anterior, 1774. El segundo Congreso se hizo cargo del esfuerzo militar y se fue desplazando lentamente hacia la independencia, adoptando finalmente la Declaración de Independencia de los Estados Unidos el 4 de julio de 1776. Con la formación del ejército, la dirección de sus estrategias, el nombramiento de diplomáticos y suscribiendo tratados oficiales, el Congreso actuó de facto como Gobierno de lo que se convertiría en los Estados Unidos. Con la ratificación de los artículos de la Confederación en 1781, el Congreso pasó a denominarse el Congreso de la Confederación.

Este congreso nombró a un militar de carrera y gran propietario de tierras en Virginia, el Coronel George Washington, comandante en jefe de las fuerzas norteamericanas. También autorizó el envío de una expedición a Quebec para dominar Canadá y forzar su unión a las trece colonias.

Wampum

Wampum o sewan es un cordel o cinturón de abalorios, tradicionalmente utilizado como moneda por algunos pueblos amerindios, que lo consideran como un objeto sagrado.

También servía como reflejo de tratados o pactos: en 1923, Deskaheh líder de la Confederación Iroquesa fue a la sede de la Sociedad de Naciones en Ginebra, viajando con pasaporte iroqués, y presentando en el memorial The red man’s appeal for Justice, aportando el Wampum de dos hileras, el pacto más antiguo firmado con europeos.

Yamasi

Los yamasi (en inglés: Yamasee) eran una tribu amerindia que habitó en el territorio que hoy son los estados de Georgia y Florida en Estados Unidos.

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.