Reina Lupa

La Reina Lupa, en gallego Raíña Lupa (también conocida como Reina Lopa, Reina Luparia, Reina Luca y Reina Loba), es un personaje de la mitología gallega.

Leyenda

Fonte da Ponte do Carme - Padrón - Galiza - PA38
Bautismo de la reina Lupa por Santiago Apóstol. Fuente del Carmen

Aparece en el Códice Calixtino, en el que se cuenta como una vez llegados los restos del apóstol Santiago a Iria Flavia, son depositados en la propiedad de una señora llamada Lupa. Esta los manda donde el gobernador de Duio, con la intención de que se deshaga de ellos. Pero el gobernador no sólo no consigue echarlos de allí, sino que muere en el intento. Tiempo después vuelven los discípulos con el cuerpo junto Lupa y esta, (con malicia, ya que quiere engañarlos por segunda vez), los manda al Monte Ilicino (el actual Pico Sacro), para que que cojan dos bueyes que les acarreen el material necesario para el sepulcro. En el Monte Ilicino, que tiene una cueva que es la entrada del Infierno, hay un dragón. Pero la presencia de una cruz lo fulmina, y los toros bravos que llevaban los discípulos se hacen dóciles milagrosamente. Lupa, al conocer que su plan había fracasado, se convierte al cristianismo y ayuda en la construcción del sepulcro del apóstol. Se piensa que Lupa podría ser la representación de una diosa precristiana, probablemente la versión femenina de Lug.[1]

Referencias

  1. Xoán Ramiro CUBA, Xosé MIRANDA e Antonio REIGOSA. Dicionario dos seres míticos galegos (Xerais edición). Vigo. ISBN 84-8302-363-6.

Bibliografía

  • Xoán Ramiro CUBA, Xosé MIRANDA e Antonio REIGOSA. Dicionario dos seres míticos galegos (Edicións Xerais de Galicia edición). Vigo. ISBN 84-8302-363-6., (1999).   
Camino de Santiago

Camino de Santiago es la denominación que tienen una serie de rutas de peregrinación cristiana de origen medieval que se dirigen a la tumba de Santiago el Mayor, situada en la catedral de Santiago de Compostela (Galicia, España).​ En un sentido más estricto, se ha conocido históricamente como «Camino de Santiago» (hoy denominado «Camino de Santiago francés») a un itinerario que, partiendo de los Pirineos occidentales, recorre el norte de España hasta llegar a la ciudad gallega y sobre el que acaban confluyendo casi todas las demás rutas jacobeas existentes.​ Se trata de un «camino sembrado de numerosas manifestaciones de fervor, de arrepentimiento, de hospitalidad, de arte y de cultura, que nos habla de manera elocuente de las raíces espirituales del Viejo Continente».​

Santiago el Mayor fue uno de los principales apóstoles de Jesucristo y el primero de ellos en morir martirizado.​ La tradición cristiana indica que su cadáver fue trasladado a Hispania y depositado en una tumba situada en Gallaecia.​ Esta fue descubierta sobre el año 820 entre los restos de un asentamiento romano abandonado y sobre ella se construyó un templo que fue ampliado en los siglos siguientes hasta convertirse en la actual catedral.​

El culto al apóstol se extendió pronto entre los cristianos peninsulares y fue proclamado por Alfonso II como patrón del reino de Asturias, consideración que mantuvo en las entidades políticas que le sucedieron.​ Igualmente, surgió la costumbre entre sus ejércitos de invocar su nombre antes de entrar en batalla.​

La jacobea fue la última en aparecer dentro de las tres grandes peregrinaciones cristianas.​​ Un número creciente de personas la realizó durante la Edad Media, por motivos de fe, al considerar que los restos del apóstol tenían una capacidad de intercesión ante Dios.​ Su popularidad se extendió entre los reinos europeos occidentales y gozó del apoyo tanto de las autoridades eclesiásticas y civiles como de personas particulares quienes se implicaron en la creación de una infraestructura que ofreciese a los peregrinos alojamiento y asistencia.​ Las autoridades, además, dictaron normas jurídicas para protegerlos mientras hacían su viaje.​ Durante su historia, ha experimentado dos grandes crisis: la primera fue en el siglo XVI debido a la tipología de quienes recorrían las rutas jacobeas y a la aparición de la teología protestante;​ la segunda la causó el proceso de secularización europeo iniciado tras la Revolución francesa y la pérdida de la infraestructura de alojamiento por las desamortizaciones del siglo XIX.​ Esta crisis fue la más grave y llevó a su práctica desaparición en las décadas centrales del siglo XX aunque durante la segunda mitad de esa centuria experimentó una notable recuperación tanto en popularidad como de infraestructura. Fruto de ella, el número de peregrinos que llegan a Santiago no ha parado de aumentar desde la década de 1990 y en 2018 alcanzó la cifra más alta desde que se tienen registros: 327 000 personas.​

En esta segunda década del siglo XXI la peregrinación jacobea atrae a hombres y mujeres por igual.​ Los extranjeros superan ligeramente a los nacionales y la mayoría emprende el viaje dentro de España siendo un porcentaje pequeño aquellos que comienzan su camino más allá de los Pirineos.​ La motivación para el mayor número de ellos sigue siendo de tipo espiritual aunque es importante la cifra de los que la realizan por motivos lúdico-deportivos.​ Dentro del cristianismo, es aceptada por parte de la teología protestante que la había rechazado desde el siglo XVI y la amplia extensión de rutas jacobeas a lo largo de Europa ha hecho aparecer un nuevo tipo de peregrinación consistente en recorrer unos días el camino sin el objetivo final de llegar a Compostela (algo al alcance de pocos en áreas muy lejanas).​

La primera ruta que siguieron los peregrinos fue la que partía de la capital de Asturias y que, a través de la montaña, llegaba a Lugo y continuaba hasta el Locus Sancti Iacobi.​ Con la expansión de los reinos cristianos hacia el sur, quedó bajo su control la antigua ruta romana que unía Burdeos con Astorga a través de Pamplona, Burgos y León.​ Esta fue la base sobre la que se desarrolló el trazado clásico del Camino de Santiago tras realizarse algunos cambios en su recorrido, principalmente para hacerlo pasar por zonas más pobladas.​

Sobre esta ruta principal desembocaban otras que partían de diversas áreas dentro de la península y que, conforme avanzó la Reconquista, fueron las que usaron los habitantes de los nuevos territorios bajo control cristiano. En la vecina Francia, por su parte, se desarrollaron cuatro itinerarios para llegar al Camino de Santiago. Estos partían respectivamente de la capital París, de la desembocadura del Ródano así como de las localidades de Vézelay y Le Puy.​ Las dos primeras serían las más utilizadas por quienes iniciaban su viaje más allá del reino francés durante su tránsito por el mismo.​ En estos países alejados, los peregrinos usaron las principales vías comerciales que conducían a Francia debido a que tenían la mejor infraestructura.​

Con la crisis de la peregrinación jacobea en los siglos XIX y XX se fue olvidando el uso de las antiguas rutas como vías para llegar a Santiago.​ Buena parte de ellas quedaron asfaltadas para su utilización por los vehículos aunque algunos tramos conservaron su estado original al crearse otros alternativos más ventajosos.​ En la segunda mitad del siglo XX se comenzó a estudiar cual había sido el itinerario original del camino y se determinó las poblaciones por las que pasaba de tal manera que —en 1965— se pudo editar una guía para hacer el viaje en coche desde los Pirineos hasta Compostela.​ Ya en los años 1980 se buscó adecuarlo para poder ser recorrido a pie y para ello se buscaron senderos que evitasen el peligroso uso de la carretera; labor esta realizada por voluntarios desinteresados entre los que destacó el párroco Elías Valiña.​ Igualmente, se habilitó una infraestructura de albergues para proporcionar alojamiento a los peregrinos durante su viaje.​

El éxito experimentado desde los años 1990 ha llevado, también, a que se recuperen un gran número de rutas históricas por asociaciones de voluntarios, tanto en España como los demás países europeos.​ De esta manera, para finales de la década de 2010 una extensa red de 286 caminos se encuentran catalogados y recorren un total de 80 000 km en 28 países.​

El Camino de Santiago y la peregrinación jacobea que se realiza sobre él han sido, desde su surgimiento en la Edad Media, un notable lugar de encuentro e intercambio cultural entre la población de Europa.​ Se estima, también, que han ayudado a generar lo que se podría denominar como «conciencia común europea».​ Estos aspectos inmateriales junto al conjunto de construcciones históricas relacionado con él —iglesias, albergues, monasterios, puentes, etc— que se ha conseguido conservar,​ han hecho que reciba importantes reconocimientos internacionales desde su recuperación en los años 1980.

Castro Lupario

El castro Lupario, también conocido como castro de Beca, es un castro galaico que se localiza entre las parroquias de San Julián de Bastavales (Brión) y Ribasar (Rois). Fue declarado Bien de Interés Cultural en diciembre de 2009. Es de fácil acceso y pueden verse restos de las murallas.​

Esta acrópolis castreña quizás fue la capital de los Amaecos y llegó a conseguir mucha importancia. Como aconteció en otras acrópolis, aquí también existió durante siglos una parroquia: Santo Antonini de Castro, suprimida a comienzos del siglo XVII.

La leyenda jacobea sitúa en este castro la residencia de la Reina Lupa.​

López (apellido)

López es un apellido patronímico derivado del nombre de pila Lope,​ y por tanto, sin parentesco unos con otros. Según datos del INE, de 2016, es el quinto apellido más extendido en España, tras García, Fernández, González y Rodríguez. 871.146 personas lo llevaban como primer apellido, lo que equivale al 1,87% de la población empadronada en España.​

Su variante en portugués es Lopes, en francés es Loup, en italiano es Lupo, en rumano es Lupu o Lupescu, en catalán es Llopis.

Los apellidos patronímicos están muy difundidos y son aquellos que han sido originados por un nombre propio. En el antiguo Reino de Castilla principalmente se utilizaba la desinencia "-ez" que equivale a "hijo de". El apellido López es un ejemplo claro de esto: del nombre de pila Lope deriva López, equivalente a "hijo de Lope". Lope, a su vez, parece provenir del latín lupus ("lobo").

Manuel Vidal Rodríguez

Manuel Carlos Vidal Rodríguez, (Maceda, 1871 - Santiago de Compostela, 3 de mayo de 1941) fue un sacerdote, docente, escritor e investigador español.

María Solar

María del Carmen Solar Núñez (Santiago de Compostela, 25 de diciembre de 1970)​ es una periodista, presentadora y escritora española.​​​

Mitología gallega

La mitología de Galicia es el conjunto de los mitos más o menos relacionados (o incluso sin conexiones entre ellos), relatos que forman parte de la cultura gallega. Se puede obtener a través de discursos, narraciones o expresiones culturales de origen sagrado, que posteriormente fueron secularizados, y discursos relacionados con esta cultura en un momento determinado o una serie de creencias de carácter imaginario.

Los mitos son relatos basados en la tradición y la leyenda creados para explicar el universo, el origen del mundo, los fenómenos naturales y cualquier otra cosa para la que no hay una explicación simple.

Sin embargo, no todos los mitos tienen que tener este propósito explicativo. La mayoría de ellos están relacionados con una fuerza natural o deidad, pero muchos son simplemente historias y leyendas que se han transmitido oralmente de generación en generación.

Pazo del Faramello

El Pazo del Faramello (Pazo do Faramello en gallego) está situado sobre el cañón del río Tinto, afluente del Rio Sar, en el lugar del Faramello en el ayuntamiento de Rois, provincia de La Coruña. En sus jardines se encuentra uno de los acebos más antiguo del país, símbolo que se incluye en el escudo del ayuntamiento de Rois.

Este Pazo se encuentra a 12 km de Padrón o de Santiago de Compostela.

Un pazo es una construcción civil palaciega típica de Galicia que en este caso se integra de forma espectacular en el entorno natural que le rodea y por ello mereció ser mencionado en la obra de la poetisa Rosalía de Castro, Camilo José Cela o alabado por Emilia Pardo Bazán

Pepa a Loba

Pepa a Loba es una figura mítica de Galicia, una legendaria bandolera gallega de finales del siglo XIX,​que según la leyenda consiguió su fama asaltando caminos y robando a los caciques y a los curas.​

Puentecaldelas

Puentecaldelas​ o Puente-Caldelas (en gallego y oficialmente Ponte Caldelas)​ es un municipio de la provincia de Pontevedra, en la comunidad autónoma de Galicia (España).

Santiago de Compostela

Santiago de Compostela es un municipio de España, en la provincia de La Coruña. Es la capital de la comunidad autónoma de Galicia, y en ella tienen su sede el gobierno autonómico gallego (Junta de Galicia) y el Parlamento.

La ciudad antigua de Santiago es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1985. Destaca por ser uno de los tres grandes núcleos de peregrinación del cristianismo, junto con Jerusalén y Roma, al señalar la tradición que allí se dio sepultura al apóstol Santiago el Mayor. De especial importancia artística es su catedral, dedicada precisamente al apóstol Santiago, y que es el destino de los cientos de miles de peregrinos de todo el mundo que cada año realizan el Camino de Santiago.

En las inmediaciones de la ciudad se encuentra el aeropuerto de Santiago de Compostela, el más transitado de Galicia y el segundo del norte de España, solo por detrás de Bilbao. Es también de gran relevancia su quincentenaria Universidad, situada entre las 10 mejores de España​​ y que cuenta con cerca de 30 000 alumnos matriculados cada curso, lo que contribuye a elevar la población de hecho de Santiago y su área metropolitana por encima de los 200 000 habitantes.

El municipio limita al norte con los ayuntamientos de Valle del Dubra, Trazo y Oroso; al sur con Teo, Vedra y Boqueijón; al este con El Pino; y al oeste con Ames.

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.