Península itálica

La península itálica o apenena es una de las tres grandes penínsulas del sur de Europa, junto a la balcánica y la ibérica. Situada en el centro del Mediterráneo, entre los mares Tirreno y Adriático, limita al norte con los Alpes, al este el mar Adriático la separa del resto de Europa y de la península balcánica, al sur el mar Jónico la separa de la isla de Sicilia (en especial el estrecho de Mesina de apenas 2,0 km) y al oeste las aguas del mar Tirreno y del mar de Liguria la separan de las islas de Córcega y Cerdeña.

Los límites geográficos de la península itálica no están claros, aceptándose unas veces el curso del río Po, otras una línea que une el golfo de Génova con Venecia y otras la propia cordillera de los Alpes. Toda la península, administrativamente, pertenece a Italia, aunque una parte muy pequeña depende de los pequeños países de Ciudad del Vaticano y San Marino. No forman parte de la península los territorios italianos de la parte norte, la zona de los Alpes y la llanura del Po, además de las islas de Sicilia y Cerdeña.

Se caracteriza por su forma de «bota», por lo que es llamada en italiano Lo stivale, «La bota». Es una de las penínsulas más grandes de Europa, extendiéndose unos 1000 km de noroeste a sudeste. Entre sus accidentes geográficos más significativos, se encuentra la cadena montañosa de los Apeninos, que se extiende a lo largo de la península desde los Alpes. Uno de sus más importantes montes, el Vesubio, situado cerca del golfo de Nápoles, ha mostrado actividad volcánica desde hace milenios, con algunas erupciones célebres como la que afectó a Pompeya, Estabia y Herculano en el año 79 d.C.

La península itálica fue durante siglos la zona central del Imperio romano, pieza clave en la configuración de la cultura occidental. De esta manera, el legado arqueológico y cultural de tipo clásico es notable en esta zona.

Península itálica
(Penisola italiana / Pæninsula Italica)
Península
Satellite image of Italy in March 2003

Vista de satélite
Localización administrativa
País(es) Italia, San Marino, El Vaticano
Localización geográfica
Continente Europa

Mar (océano) Liguria, Tirreno, Jónico y Adriático (mares interiores del Mediterráneo)
Estrecho Estrecho de Mesina

Superficie 149 000 km²
Longitud aprox. 1000 km
Anchura 150-230 km
Coordenadas 42°N 14°E / 42, 14Coordenadas: 42°N 14°E / 42, 14

Toponimia

La palabra Italia designaba en el siglo V a. C., según el historiador griego Antíoco de Siracusa, la parte meridional de la actual región italiana de Calabria —el antiguo Brucio—, habitada por los ítalos. Dos escritores griegos algo más recientes, Helánico y Timeo, relacionan el mismo nombre con la palabra indígena vitulus ('ternero'), cuyo significado explicaron por el hecho de ser Italia un país rico en ganado bovino.

En el siglo I a. C., el toro, símbolo de los pueblos sublevados contra Roma, es representado en la monedas emitidas por los insurrectos abatiendo a una loba, símbolo de Roma: la leyenda viteliú (de los ítalos) confirma que vinculaban el nombre de Italia con el ternero-toro. Por otra parte también es posible que los ítalos tomaran su nombre de un animal-totem, el ternero, que, en una primavera sagrada, los había guiado hasta los lugares en los que se asentaron definitivamente.

Con el tiempo, el nombre se extendió por toda la Italia meridional para abarcar después toda la península. En el siglo II a. C., el historiógrafo griego Polibio llama Italia al territorio comprendido entre el estrecho de Mesina y los Apeninos septentrionales, aunque su contemporáneo Catón el Viejo extendió el concepto territorial de Italia hasta el arco alpino. Sicilia, Cerdeña y Córcega no pasarán a formar parte de Italia hasta el siglo III d. C., como consecuencia de las reformas administrativas de Diocleciano.

Otra teoría sostiene que la denominación Italia derivaría casi con toda seguridad de una colonia griega en el Brucio (actual Calabria), la de los ítalos (referible a los italiotas). Por su parte la palabra ítalos en griego antiguo aludía al toro joven; cuando concluyó la hegemonía de los rasena («etruscos») en Italia y comenzó la romana, los pueblos peninsulares que se coaligaron contra la incipiente potencia romana adoptaron como emblema al toro.

Panorama general

Italy topographic map-blank
Mapa físico de la península itálica

Comprender el mapa étnico de la península itálica al principio de su historia significa tomar conciencia de la movilidad que en ella tiene lugar, por lo menos, a lo largo de las diferentes fases de la Edad del Hierro, para lo que también es preciso tener en cuenta el carácter específico de las fuentes.[1]​ La arqueología reseña los cambios en los materiales, sus transformaciones, difusiones, superposiciones, no siempre resultado de cambios étnicos.[1]

Italy 1853
Ilustración donde se representa una vista de la península desde los Alpes

Las fuentes literarias pertenecen a una época en que el mapa sufre nuevas alteraciones, o bien por la presencia de colonias griegas, o bien por la conquista romana.[1]​ Por fin, son precisamente estos fenómenos los mismos que provocan la alteración total del mapa etnográfico primitivo, los que promueven, de otra parte, la auténtica identificación de los grupos étnicos como realidades históricas con conciencia de tener una personalidad colectiva propia.[1]

Sólo con la Edad del Hierro, como primer fenómeno histórico en el sentido de iniciar el desarrollo de los elementos suficientes para crear las imágenes que favorecen la identificación étnica, comienzan a darse las circunstancias que permiten el reconocimiento de los pueblos.[1]​ Cada vez está más admitido que el mismo proceso de identificación de los grupos lingüísticos, el establecimiento de límites diferenciadores tanto como las mutuas influencias, se produce en la Italia protohistórica a consecuencia de las migraciones, pero también de los distintos modos de contacto que se operan como resultado del encuentro de colectividades en que los rasgos comunes se alternan con rasgos desiguales, que afectan tanto a los niveles culturales como a los sociales y económicos.[1]

Cales nell'Italia di Tolomeo
Mapa antiguo de la península

Si los estudios arqueológicos han aportado resultados capaces de configurar una secuencia cultural de la península Itálica desde la Prehistoria a la Historia, si los estudios de lingüística comparada, principalmente del área indoeuropea, han proporcionado además un mapa donde se diferencian las ramificaciones de la lengua común, si las tradiciones antiguas han transmitido también las imágenes de un mosaico de pueblos en que no siempre es fácil hacer coincidir las distintas fuentes, todos los conocimientos adquiridos en cada campo anduvieron durante mucho tiempo por caminos separados y las versiones procedentes de la arqueología, de la lingüística o de la interpretación de las fuentes se mantuvieron sin comunicaciones entre ellas.[1]

Afortunadamente, desde hace ya bastante tiempo, se están realizando nuevos esfuerzos desde cada campo para llegar a una coordinación de los resultados.[1]​ El esfuerzo es evidentemente digno de alabanza y los progresos aparecen favorables.[1]​ Sin embargo, también se han manifestado diversos problemas procedentes de la misma metodología utilizada para el estudio, problemas que, desde luego, sólo se han hecho a la luz gracias a la aplicación misma, rigurosa y sistemática de dicha metodología.[1]​ La identificación estricta de cada fenómeno arqueológico con cada variante lingüística o con cada mención de la nomenclatura étnica en las fuentes antiguas no responde a la realidad histórica.[1]

Lenguas

Con respecto al panorama lingüístico de Italia, su estudio lleva a conclusiones similares.[1]​ La comunidad de los ligures son los predominantes en la Italia primitiva, así como constituyen el núcleo que, a través del latín, se impondría en época histórica por medio de la expansión romana.[1]​ Queda, de momento, al margen el pueblo etrusco que, con una implantación problemática y un evidente protagonismo a mediados del I milenio a. C., resulta por fin también absorbido en el proceso de expansión romana.[1]

Referencias

  1. a b c d e f g h i j k l m n Plácido Suárez, Domingo; Alvar Ezquerra, Jaime; González Wagner, Carlos (1991). «Roma y la península itálica». La formación de los estados en el Mediterráneo occidental. Vallehermoso: Síntesis. pp. 9 y 10. ISBN 8477381046.
275 a. C.

El año 275 a. C. fue un año del calendario romano prejuliano. En el Imperio romano se conocía como el año 479 ab urbe condita.

Batalla de Casilino (214 a. C.)

La batalla de Casilino fue un enfrentamiento militar entre Cartago y la República romana en el año 214 a. C. durante el transcurso de la segunda guerra púnica.

Batalla de Grumento

La batalla de Grumento se libró en el 207 a. C. entre el ejército romano dirigido por Cayo Claudio Nerón y el ejército cartaginés de Aníbal. La batalla fue indecisa, y Nerón marchó al norte, donde derrotó y acabó con el hermano de Aníbal, Asdrúbal, en el río Metauro. La batalla es descrita por Tito Livio en XXVII, 41-42.​

Batalla de Nola (214 a. C.)

La batalla de Nola o tercera batalla de Nola se libró en el año 214 a. C. entre el ejército cartaginés de Aníbal y el ejército romano dirigido por Marco Claudio Marcelo en el marco de las guerras púnicas. Fue el tercer intento de Aníbal de tomar la ciudad de Nola. Una vez más, Marco Claudio Marcelo impidió con éxito la captura de la ciudad.

Batalla del Lago Trasimeno

La batalla del Lago Trasimeno (c. 21 de junio del 217 a. C.​) enfrentó al cónsul romano Cayo Flaminio Nepote con el general cartaginés Aníbal, resultando en una gran derrota del ejército romano en la que pereció el propio Flaminio.

Ducado de Milán

El Ducado de Milán, también llamado Milanesado o Estado de Milán, fue durante la Edad Media la principal potencia del norte de Italia.

El ducado fue creado en 1395 por Gian Galeazzo Visconti, señor de Milán. Cuando la dinastía Visconti se extinguió en 1447, Milán fue declarado una República, a pesar de las pretensiones del duque de Orleans, legítimo heredero. Orleans fue incapaz de tomar posesión de su herencia, pero la República fue corta. El aventurero Francesco Sforza, casado con la hija bastarda del último Visconti,​ tomó Milán en 1450 y se proclamó duque.

Ducado de Módena

El ducado de Módena y Reggio fue un estado italiano que comprendía en su período de máxima expansión también el ducado de Massa y Carrara y el ducado de Guastalla y que existió, salvo un breve intervalo entre 1798 y 1814, de 1452 a 1859, bajo el dominio de la Casa de Este y después de los Habsburgo-Lorena.

Ducado de Parma

El ducado de Parma y Plasencia fue un antiguo estado italiano existente entre 1545 y 1860, a excepción de un corto periodo (1802-1814) en el que pasó a formar parte de Francia. Su historia está ligada a la del vecino ducado de Plasencia, con el que mantuvo siempre un gobierno común.

Ducado de Saboya

El Ducado de Saboya (en latín: Ducatus Sabaudiae; en francés: Duché de Savoie, en italiano: Ducato di Savoia) fue un Estado integrante del Sacro Imperio Romano Germánico situado en la parte septentrional de la península Itálica, así como en zonas de la actual Francia.

Este Estado fue el sucesor del Condado de Saboya y el predecesor del Reino de Cerdeña, a su vez embrión del Reino de Italia.

Etruria

Etruria, también llamada frecuentemente en textos griegos y latinos Tyrrhenia o Tirrenia, fue una antigua región histórica situada en el centro de Italia, en las regiones de Toscana, Lacio y Umbría. El topónimo deriva de los etruscos o tirrenos, los pobladores que se asentaron allí creando una poderosa confederación o anfictionía, la llamada Dodecápolis etrusca.

Tal confederación lo fue de las ciudades-estado independientes más importantes de Italia central y septentrional, hasta su caída ante Roma, en el siglo III a. C.

Etruria fue dominante en la península itálica desde el año 650 a. C. Su expansión incluyó el valle del río Po, y se extendía hasta las colonias griegas situadas al sur de Italia.

Liga Lombarda

La Liga Lombarda fue una alianza de ciudades italianas establecida el 1 de diciembre de 1167. Entre las 26 ciudades italianas destacan: Milán, Cremona, Mantua, Bérgamo, Brescia, Plasencia, Bolonia, Padua, Treviso, Vicenza, Verona, Lodi, Parma y Venecia. Posteriormente se unieron otras cuatro ciudades más, hasta formar un total de 30.

El propósito inicial de la Liga era combatir la política de Federico I, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, que en aquel momento reclamaba el control total sobre el norte de Italia. Tras dejar claras sus premisas en la Dieta de Roncaglia, Federico I invadió Italia en 1158 y luego otra vez en 1166. La Liga recibió el apoyo incondicional del Papa Alejandro III y sus sucesores, deseosos tanto de verse libres de la influencia imperial como de aumentar su poder en la Península Itálica. En la Batalla de Legnano (29 de mayo de 1176), las tropas imperiales fueron derrotadas y Federico se vio forzado a firmar una tregua de seis años (1177-1183). La situación se resolvió al finalizar ésta, cuando ambas partes firmaron la Paz de Constanza, según el cual las ciudades italianas reconocían la soberanía del emperador de Alemania, pero a su vez éste se veía obligado a reconocer la jurisdicción propia de cada ciudad sobre sí misma y su territorio circundante.

La Liga Lombarda se proclamó de nuevo en 1198 y 1208. En 1226, la Liga sostuvo una cruenta guerra con el emperador Federico II, al que logró frenar en sus intentos por poner Italia bajo su completa autoridad. Éste se ganó su reputación de hábil estratega tras la toma de Vicenza y su victoria en la Batalla de Cortenuova, y se rechazó cualquier iniciativa de la Liga que no fuera la rendición incondicional. A resultas de ello, Milán (que había ofrecido una fuerte suma de oro a cambio de la paz, que Federico rechazó), Brescia, Bolonia y Piacenza ofrecieron una tenaz resistencia. En 1238, la Liga Lombarda consiguió levantar el asedio imperial a Brescia, pero falló en su intento de rodear al emperador y capturarle. No obstante, logró una pequeña ventaja al ganar el apoyo, una vez más, del Papado, lo que le permitió bloquear las acciones de Federico II en Italia hasta la muerte de éste en 1250. Tras este hecho, la Liga se volvió a disolver, esta vez de forma definitiva.

Un partido político italiano adoptó el nombre de Liga Lombarda en 1984. Esta denominación se mantuvo hasta 1991, cuando el nombre fue cambiado por el de Liga Norte y en el 2017 se quitó la palabra norte quedando Liga.

Marquesado de Montferrato

El Marquesado de Monferrado fue un estado del noroeste de Italia. Durante toda la Edad Media fue un Marquesado del Sacro Imperio, y solo con la dominación española adquirió el título de Ducado, cuando el emperador Maximiliano II ascendió al Marquesado a la categoría de Ducado al entregárselo al duque de Mantua en 1574.

Optimates

Los optimates (del latín optimātes, 'los hombres excelentes')​ constituyeron la facción aristocrática de la República romana tardía. Deseaban limitar el poder de los populares (nucleados en las asambleas populares romanas) y aumentar el del Senado romano, al que consideraban como más estable y mejor a la hora de buscar el bienestar de Roma. Los optimates favorecieron los nobiles (familias nobles) y se opusieron a la ascensión de los «hombres nuevos» (plebeyos, romanos normalmente nacidos en las provincias, cuyas familias no tenían ancestros ilustres) dentro de la política romana y a los popularii «patronos de la plebe».

Además de perseguir los objetivos políticos anteriormente descritos, los optimates se opusieron a la extensión de la ciudadanía romana a territorios situados fuera de la península itálica e incluso a nacidos en la misma. Favorecieron tipos de interés altos, se opusieron a la expansión de la cultura helenística dentro de la sociedad romana y trataron de proveer de tierras a los soldados licenciados, creyendo que así, era menos probable que apoyasen a sectores rebeldes.

Los optimates alcanzaron su hegemonía durante la dictadura de Lucio Cornelio Sila Felix (81 a. C.-79 a. C.). Este volvía desde Oriente tras derrotar al rey Mitrídates VI, obligándole a firmar la Paz de Dárdanos en 86 a. C. Su vuelta a Italia precipitó la primera guerra civil (88-81 a. C.), en la que derrotó a los líderes populares Cneo Papirio Carbón y Cayo Mario el Joven.

Durante su mandato, las asambleas populares fueron despojadas de casi todo su poder, el Senado pasó de 300 a 600 miembros, miles de soldados colonizaron el norte de la península itálica y miembros de la facción popular fueron ejecutados mediante las listas de proscritos. No obstante, tras la renuncia y muerte de Sila, muchas de sus políticas fueron congeladas.

Primera batalla de Capua

La primera batalla de Capua fue un conflicto bélico que enfrentó en el 212 a. C. al general cartaginés Aníbal y a dos ejércitos consulares romanos en las inmediaciones de Capua. La fuerza romana estaba dirigida por dos cónsules, Quinto Fulvio Flaco y Apio Claudio Pulcro. El ejército romano fue derrotado pero consiguió escapar. A pesar de que la victoria fue cartaginesa, a la larga, no serviría de nada a Capua.

Reino de Italia (1805-1814)

En 1805 Napoleón Bonaparte transforma su República Italiana (llamada "República Cisalpina") en Reino de Italia, autoproclamándose rey y nombrando virrey a su hijastro, Eugène de Beauharnais. Este reino fue disuelto tras la abdicación de Napoleón en 1814 como consecuencia de las derrotas sufridas en las Guerras Napoleónicas.

República de Pisa

La República de Pisa (en italiano: Repubblica di Pisa) fue un estado independiente de facto creado por la ciudad costera de Pisa a finales del siglo XI, situado en la desembocadura del río Arno en la Toscana, Italia. Existió como tal hasta 1406. Junto a Amalfi, Venecia y Génova era una de las cuatro repúblicas marítimas.

La República de Pisa llegó a convertirse en una potencia económica y sus comerciantes llegaron a controlar gran parte del Mediterráneo, antes de ser superados por los genoveses en el siglo XIII. La época de máximo poderío pisano está comprendida entre los siglos XII y XIII.

Segunda batalla de Capua

La segunda batalla de Capua fue un combate que tuvo lugar en el año 211 a. C. durante la segunda guerra púnica entre Cartago y la República romana.

Segunda batalla de Petelia

La segunda batalla de Petelia fue un enfrentamiento militar entre Cartago y la República romana en el año 208 a. C. durante el transcurso de la segunda guerra púnica.

Sitio de Siracusa

El sitio de Siracusa, llevado a cabo por la República romana, tuvo lugar en 214-212 a. C., al final del cual cayó Siracusa, polis griega situada en la costa oriental de Sicilia. Los romanos asolaron la ciudad y como consecuencia de ello, obtuvieron el control del este de Sicilia. Durante el asedio, la ciudad fue defendida con las armas que desarrolló Arquímedes, en respuesta al requerimiento de Epícides, tirano de Siracusa. Arquímedes fue asesinado al final del asedio por un soldado romano, contraviniendo las órdenes del general romano, Marco Claudio Marcelo, de respetar la vida del gran matemático griego.​

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.