Nivel del mar

Se denomina nivel del mar al que sirve como referencia para ubicar la altitud de las localidades y accidentes geográficos, excepto los accidentes submarinos, que se miden por su profundidad.

La unidad en que suele medirse la altura sobre el nivel del mar es el metro. Se habla, pues, de metros sobre el nivel del mar, abreviado m s. n. m. (forma establecida por las Academias de la Lengua).[1]

Sign sea level maps
Una placa con la altura media oficial de Alicante, España. Se encuentra en una estación ferroviaria.
Israel Sea Level BW 1
Indicador del nivel del mar en Israel, en la ruta a la depresión del mar Muerto
White cliffs of dover 09 2004
Los acantilados blancos de Dover, labrados en creta, en el sureste de Gran Bretaña, una típica región donde predominan las costas de emersión debido a los movimientos eustáticos al liberarse la isla del enorme peso del glaciar que la cubría. Por otra parte, el derretimiento del gran glaciar de la Europa Occidental contribuyó, junto con los hielos de América del Norte (Canadá y Estados unidos) al aumento del nivel del mar a fines del Pleistoceno, que volvió a aislar a Inglaterra de la Europa Continental

Medición oficial

Dado que el nivel del mar no es constante debido a las mareas, ni tampoco es igual en distintos lugares de la Tierra, en cada país se toma un nivel predeterminado en un lugar concreto y para una determinada época.

Cualquier altitud que se quiera calcular en dicho país se hará en comparación con respecto a ese nivel predeterminado. Estas altitudes se denominan ortométricas.

El nivel del mar a escala global

No existe un valor uniforme del nivel del mar en lo que se refiere, tanto a las variaciones espaciales como a las fluctuaciones temporales, tanto a corto como a largo plazo. A continuación se señalan varios ejemplos:

  • Costas de emersión. Además de las costas levantadas por los movimientos eustáticos, como se ha indicado en el ejemplo de las costas meridionales se pueden señalar las costas de origen volcánico reciente donde las erupciones de lava líquida (erupciones de tipo hawaiano) llegan al mar, añadiendo, al solidificarse, una superficie que se añade al continente o, con mayor frecuencia, a una isla volcánica. Es el caso actual de la isla de Hawaii, con la erupción del volcán Kilauea. Sin embargo, en el propio archipiélago de Hawaii, hay costas de emersión, como ya se ha dicho, y costas de sumersión en casi todas las demás islas. Es la situación de lo que se conoce en Geología como puntos calientes. Dichos puntos calientes presentan gran actividad durante un tiempo pero se desplazan en una dirección determinada, surgiendo una nueva isla en la misma localización del punto caliente donde había actividad volcánica antes de desplazarse en la misma alineación que tiene el archipiélago. Y otro ejemplo de costas de emersión se produce en las costas sobre un borde continental que avanza hacia el océano como sucede en la costa californiana (al oeste de la falla de San Andrés) y en otras partes.
  • Costas de sumersión. Son costas donde existe un movimiento de subsidencia o hundimiento, bien sea por la inactividad en las zonas volcánicas o por movimientos tectónicos. La situación crítica de los atolones de los océanos Índico, Pacífico, y en algunos casos, del mar Caribe, en que el nivel del mar está aumentando porque dichos atolones se están hundiendo. Y otras costas y zonas de sumersión están motivadas por causas humanas: se trata de las zonas petrolíferas costeras en las que la extracción de petróleo durante muchas décadas ha contribuido a hundir el nivel de las tierras formando zonas inundadas y contribuyendo, en algunos casos, al aumento del nivel del mar (Costa meridional de los Estados Unidos en el Golfo de México, por ejemplo).

En España

Vista parcial del puerto de Muros en marea baja
Vista del puerto de Muros, provincia de La Coruña, en marea baja, como puede verse en el nivel bajo del agua que se muestra en las guías de los muelles flotantes y en el propio muro rompeolas

En España, por ejemplo, para las referencias geográficas no submarinas se toma como origen la altura promedio del mar en el mareógrafo de Alicante entre los años 1870 y 1882, mientras que para las submarinas el origen es la bajamar escorada (mínimo teórico del nivel del mar) del mismo lugar.

Teniendo en cuenta este origen en el mareógrafo se ha calculado de forma muy precisa la cota de los puntos que forman la red de nivelación. El primer punto (NP1) de la red española se encuentra en el primer escalón de la escalinata de acceso al Ayuntamiento de dicha ciudad y en el cálculo de 2008 se obtuvo que la cota de ese punto es 3,4095 m.[2]

La ubicación citada viene a ser una especie de promedio de las alturas respectivas del territorio peninsular español, ya que, como es lógico, los puntos ubicados al sur del paralelo de Alicante tendrán una mayor altura relativa (es decir, una mayor distancia al centro de la Tierra) mientras que los ubicados al norte de dicho paralelo tendrán menor altura relativa al encontrarse a menor distancia del centro de la Tierra (recordemos que el abombamiento ecuatorial y/o achatamiento polar constituyen un fenómeno que hay que tener en cuenta incluso en los casos en que parece ser irrelevante).

Lo que se indica con respecto al territorio de la Península Ibérica es válido también a escala planetaria, como han demostrado los datos recopilados por el satélite GOCE (Gravity field and steady-state Ocean Circulation Explorer) de la ESA (European Space Administration), al referirse a la altura relativa de las costas atlánticas de América del Norte donde se aclara que esa altura relativa (con relación al centro de la Tierra) va disminuyendo gradualmente desde la Florida hasta el Canadá y más al norte:

GOCE’s precision data have also resolved an age-old debate, showing that the height of the sea decreases along the Atlantic coast from Florida to Canada.
La precisión de los datos obtenidos con el satélite GOCE también ha solucionado un antiguo debate, mostrando que el nivel del mar decrece a lo largo de la costa atlántica desde Florida a Canadá.
([3]​).

Lo que se ha dicho con respecto al abombamiento ecuatorial de la Tierra afecta considerablemente la medición de las alturas relativas medidas con relación al nivel del mar porque también este nivel del mar varía considerablemente según la latitud, inclusive en un grado mayor que el que podemos medir en la parte terrestre de las costas: imaginemos que las costas en las zonas polares se encuentran unos 19 km más próximas al centro de la Tierra que en la zona ecuatorial. Pues bien, el nivel superficial del mar en las zonas polares estará más cerca de esos 19 km mientras que en la zona ecuatorial se encontrará mucho más arriba que esos 19 km. Ello se debe a la menor densidad de las aguas marinas con respecto a la parte sólida de la Tierra. Arthur Newell Strahler se refiere a esta idea al comparar el geoide con el esferoide de revolución en el capítulo de su obra Geografía física que trata de la forma de la Tierra y las coordenadas geográficas.[4]

El radio terrestre

La medición del radio terrestre sería la mejor forma de medir la forma de la Tierra pero esta medida varía considerablemente según la latitud debido al achatamiento polar: mientras que la distancia del radio polar es de 6357 kilómetros, el radio ecuatorial es de 6378 kilómetros. Y diversas formas de medir a la Tierra como una esfera dan un radio medio de 6371 kilómetros, medida que es tan sólo un promedio estadístico y que no tiene una existencia real, salvo en muy contados puntos o lugares de la superficie terrestre.[5][6]

Equivalencias

En el sistema anglosajón, la unidad equivalente es AMSL siglas de above mean sea level, que en español quiere decir «por encima del nivel promedio del mar». En los Países Bajos se usa el Normaal Amsterdams Peil (igualmente conocido por su abreviatura NAP, en español 'Nivel normal de Ámsterdam') es el nivel de referencia 0 del mar a marea baja medido en Ámsterdam. En Alemania el sistema equivalente es el Normalnull.

Variaciones del nivel del mar

M2 tidal constituent
Líneas cotidales ([7]​). El color indica la mayor o menor altura del nivel del mar y su movimiento giratorio en torno a puntos centrales de los océanos de color azul o puntos anfidrómicos ([8]​), donde el nivel de las aguas varía muy poco durante las mareas, lo cual se debe siempre a una compensación entre la pleamar de un lado y la bajamar del otro (y donde convergen las líneas de las mareas indicadas en color blanco). El sentido de rotación se indica en color negro, antihorario en el hemisferio norte y horario en el hemisferio sur.

Temporales

Las mareas dan origen a las modificaciones temporales de tipo cíclico más importantes del nivel de las aguas oceánicas. La atracción del Sol y, especialmente, de la Luna, dan origen a un ascenso y descenso del nivel del mar que corresponde al paso de estos astros (solos o combinados) por un lugar de la superficie terrestre. El ascenso se denomina pleamar o flujo y el descenso bajamar o reflujo.

Como las mareas pueden llegar a ocasionar una diferencia de nivel considerable (unos 16 metros en la bahía de Fundy, en Canadá, por ejemplo), es necesario considerar el nivel del mar en un punto de referencia (para cada país). Se obtiene así el promedio del nivel del mar que sirve de referencia para las altitudes terrestres en cada país.

Espaciales

Estas variaciones tienen que ver con el movimiento de rotación terrestre y la fuerza centrífuga originada por dicho movimiento que da origen, a su vez, a la curvatura de las aguas oceánicas, es decir, al abombamiento de los océanos en el ecuador y a su achatamiento en los polos, entre otras manifestaciones diferenciales del nivel del mar.

Así, el nivel del mar en la zona ecuatorial es considerablemente mayor que en las zonas templadas y, sobre todo, en las árticas o antárticas. Ello da como resultado, también, que las mareas sean bastante más débiles en la zona ecuatorial, mientras que las más intensas se produzcan en las latitudes medias de las zonas templadas, especialmente en el hemisferio norte, e incluso en las latitudes próximas al Círculo Polar Ártico como puede observarse en las islas Lofoten con el fenómeno conocido como maelstrom y el sentido giratorio de las mareas en el mar de Noruega que se explica más abajo.

También existen variaciones producidas por las corrientes de marea y la dirección obligatoria de las corrientes marinas en el caso de los mares más extensos debido al movimiento de rotación terrestre:

Corrientes de marea

Norwegian Sea’s ups and downs (20/November/2012)

An anticlockwise rotation of sea-surface height patterns has been observed near Norway’s west coast. Archived data from radar altimeters on the ERS-1, ERS-2 and Envisat satellites show the wave-like motion around the centre of the Lofoten Basin.

The Lofoten Basin is a topographic depression about 3500 m deep in the Norwegian Sea and plays an important role in sustaining global ocean circulation. It is a transit area for the warm and saline Atlantic Water on its way to the Arctic Ocean. Here, the inflowing Atlantic Water loses its heat to the atmosphere and mixes with surrounding water. This causes the water to become dense and sink, forming ‘deep water’ in adjacent regions – another important step in ocean circulation.
Una circulación antihoraria giratoria de los patrones de la altura del nivel de las aguas marinas se ha observado cerca de la costa oeste de Noruega. La información archivada de los datos obtenidos con los satélites ERS-1, ERS-2 y ENVISAT muestran un movimiento similar a un oleaje en torno a la cuenca (oceánica) de las islas Lofoten. La cuenca de las islas Lofoten constituye una depresión topográfica alrededor de 3500 m de profundidad en el mar de Noruega y juega un importante papel en el sostenimiento de la circulación oceánica global. Se trata de un área de tránsito para las aguas cálidas y saladas del océano Atlántico en su ruta hacia el océano Ártico. Aquí, el flujo de agua entrante del Atlántico pierde su calor al transmitirlo a la atmósfera y se mezcla con las aguas circundantes. Esto causa que el agua oceánica se vuelva más densa y se hunda, formando aguas profundas en las regiones adyacentes - otro importante paso de la circulación oceánica. ([9]​).
  • Nota en la que se discute la cita anterior

1. En el artículo se incluye un diagrama animado en el que se ve cómo rodean sucesivamente las aguas altas del pleamar (en rojo) y las aguas bajas del bajamar (azules) a un punto anfidrómico ubicado en el centro aproximado del mar de Noruega. La mayor intensidad del color indica la mayor altura de las mareas. Este diagrama corresponde al punto anfidrómico superior derecha visible en el mapa de las líneas cotidales a escala global y que está localizado al noroeste de Gran Bretaña y cerca de Islandia (puede verse nítidamente en el mismo mapa a mayor escala).

2. Con referencia al papel de la cuenca de las islas Lofoten en la circulación oceánica en el Atlántico Norte hay que señalar dos aspectos conflictivos: el que se refiere a que juega un importante papel en el sostenimiento de la circulación oceánica global y el que señala que el agua entrante del Atlántico pierde su calor al transmitirlo a la atmósfera y se mezcla con el agua circundante. Esto causa que el agua oceánica se vuelva más densa y se hunda, formando aguas profundas en las regiones adyacentes - otro importante paso de la circulación oceánica. Al respecto hay que señalar que por el mar de Noruega pasa la corriente del Golfo pero su impacto en la circulación oceánica global es limitado, aunque el que tiene en el clima a escala regional de Noruega y de los demás países escandinavos sea muy poderoso. Y el que el calor de las aguas de la corriente del Golfo se libere en la atmósfera y se mezclen con las aguas circundantes no significa que se hundan, aspecto que constituye un error considerable en un artículo procedente de una institución prestigiosa como es la ESA (European Space Agency): las aguas más pesadas son las que tienen 4 °C de temperatura y las que hay en la superficie del Ártico tienen, necesariamente, una temperatura mayor o menor (por eso están en la superficie). En el invierno boreal, el aire superficial sobre el mar de Noruega tiene una temperatura muy inferior a los 0°, aunque dicho mar se encuentre libre de hielos. Supongamos entonces que el agua del Atlántico viene a más de 4° y el aire muy frío le hace bajar dicha temperatura a unos 3°: seguiría estando en la superficie.

Corrientes marinas

Las corrientes oceánicas constituyen movimientos superficiales de las aguas del océano o de los mares más importantes y se deben fundamentalmente al movimiento de rotación terrestre y, en menor grado, a la configuración de las costas que puede desviar, acelerar o retrasar ese movimiento.

La circulación general de las aguas oceánicas es relativamente sencilla:

  • Una corriente ecuatorial de grandes dimensiones que cabalga sobre la línea ecuatorial en sentido este-oeste, contrario a la rotación terrestre, y que está interrumpida por África y América.
  • Varias corrientes que sirven de compensación a la corriente ecuatorial y que se dirigen desde las latitudes sub-tropicales de América y Asia hacia el este que, por lo tanto, se dirigen de oeste a este (por ejemplo, la corriente del Golfo en el Atlántico Norte, la corriente de Kuro Shivo en el Pacífico Norte y la corriente Circumpolar Antártica, que no tiene su contrapartida en el Hemisferio Norte por la interrupción de las tierras continentales de América del Norte y Eurasia.

Las corrientes marinas propiamente dichas se desarrollan en los mares más extensos, bien sean abiertos (como el Caribe o el mar del Norte) o semicerrados como el Mediterráneo, Adriático, mar Negro y otros. Todos estos mares tienen, como es natural, un movimiento circular, en sentido horario en las latitudes correspondientes a la zona intertropical (como sucede en el mar Caribe) y antihorario en las zonas templadas y frías del hemisferio Norte (como sucede con el mar Mediterráneo o el Báltico). Dicho movimiento giratorio también está originado por el movimiento de rotación terrestre. Esta idea resulta difícil de aplicar al hemisferio Sur, ya que allí no existen mares cerrados, lagos extensos y los océanos están mucho más abiertos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que también en el caso de las costas en el hemisferio sur, las corrientes litorales tienen, como resulta fácil de entender, una dirección en sentido horario que obliga a los puertos marítimos a construir su acceso por la parte derecha (mirando el puerto desde mar abierto), es decir, al contrario que sucede en el hemisferio Norte. Sin embargo, el efecto de este tipo de corrientes sobre el nivel medio del mar es insignificante porque, aunque es más consistente que el aumento del nivel del mar por efecto de las mareas, es muy poco importante en cuanto a su altura.

Relacionadas con el calentamiento global

Resulta prácticamente imposible establecer un ascenso o descenso del nivel del mar a escala global. La razón es muy sencilla: las costas no presentan una altura uniforme sobre el nivel del mar, ya que existen costas de emersión donde las tierras se encuentran a mayor altura sobre el mar a medida que pasa el tiempo y costas de sumersión en las tierras que se hunden progresivamente en el mar. A menudo las costas de emersión y las de sumersión se encuentran a muy poca distancia entre sí, sobre todo a lo largo de fallas paralelas a la línea de la costa. Es por ello que algunas investigaciones hablan de un ascenso del nivel del mar a escala global y/o regional, debido al calentamiento de los océanos, al cambio en los patrones de las corrientes marinas y al derretimiento de los grandes glaciares como se puede ver en la bibliografía incluida en el artículo sobre la subida del nivel del mar, muy especialmente un artículo del IPCC ([10]​). Sin embargo, los modelos están en desacuerdo en cuanto a la distribución probable de los cambios del nivel del mar y sus conclusiones resultan muy discutibles e incluso equivocadas desde el punto de vista científico:

  • El calentamiento de las aguas oceánicas por encima de los 4 °C se traduce automáticamente en un aumento de volumen disminuyendo, obviamente, su densidad. Pero no hay que olvidar que el descenso de la temperatura del agua por debajo de los 4 °C también da origen a un aumento de volumen disminuyendo su densidad. Por ello existe el hielo oceánico o banquise, que se forma cuando la temperatura del agua alcanza casi 1,8ºC bajo cero. Pero el paso del agua oceánica a la atmósfera siempre se compensa a corto, mediano o largo plazo, con la condensación y precipitación de esas aguas atmosféricas como nos lo enseña el continuo ciclo hidrológico del agua en la naturaleza. Así pues, ni el calentamiento ni el enfriamiento de las aguas oceánicas, ni el calentamiento y enfriamiento de la atmósfera son procesos irreversibles o permanentes a largo plazo ya que, si fuera de otra manera, no existiría ese ciclo del agua en la naturaleza. La absorción de calor por las aguas oceánicas, el hielo de los glaciares y la atmósfera son, evidentemente, procesos cíclicos que obedecen a los movimientos planetarios de nuestro planeta (rotación y traslación, principalmente) y, en consecuencia, a la desigual distribución de la insolación o radiación solar sobre la superficie terrestre, tanto en función de la latitud como de la mayor o menor nubosidad atmosférica en el lugar.[11]
Cambios en la capa de hielo de Groenlandia
Cambios en la capa de hielo de Groenlandia. En el mapa elaborado por la NASA puede verse el ascenso del nivel del hielo en la parte central de la isla y el descenso en la periferia.
  • Algo parecido se puede ver en el proceso cíclico de avance y retroceso de los grandes glaciares: a un hundimiento de estos glaciares en el centro sucede una expansión hacia la periferia, con lo que el volumen de hielo va disminuyendo en esa periferia. Pero el descenso en la parte central (Groenlandia y la Antártida) da pie a una nueva acumulación de hielo (por escarcha más que por nieve) que irá haciendo aumentar el espesor del hielo hasta que alcance una especie de techo a partir del cual, la humedad es demasiado escasa como para que se produzca dicha escarcha. Así, el nivel superior de los glaciares de Groenlandia y de la Antártida permanece estable a largo plazo en algo más de los 3000 m s. n. m., aunque presenta ciclos sucesivos de aumento o descenso del nivel máximo que coinciden con ciclos inversos de descenso y aumento de ese nivel en la periferia de dichos glaciares.
Bikini Atoll
El atolón Bikini, en el océano Pacífico, claro ejemplo de isla coralina que se va hundiendo por el lento colapso del edificio volcánico donde el arrecife coralino se había desarrollado. Un caso típico de costas de sumersión.
  • En muchas islas o archipiélagos del Índico, Pacífico y del Atlántico el nivel del mar está aumentando considerablemente hasta el punto de que llegarán a desaparecer en un futuro más bien cercano. Pero ello no se debe al aumento del nivel del océano a escala global, sino al hecho de que se trata de atolones que se hunden en el océano al ir colapsando poco a poco el antiguo edificio de origen volcánico sobre el cual se fueron construyendo las islas coralinas actuales. La historia geológica del archipiélago de Hawái demuestra esta idea palpablemente, ya que la isla de Hawái, ubicada al sureste, es la más grande, la más nueva (todavía se está elevando por la continua actividad volcánica), mientras que a medida que viajamos hacia el noroeste nos encontraremos islas del archipiélago cada vez más viejas, más pequeñas, con una actividad volcánica cada vez menor que termina por desaparecer y con algunas completamente hundidas en el océano Pacífico formando relieves sumergidos, más antiguos y hundidos cuando más alejados se encuentren del punto caliente donde ahora se encuentra la isla grande de Hawái.
  • En algunos casos en los que se trata de islas no coralinas también se viene notando un hundimiento, como es el caso de las islas donde se encuentra la ciudad de Venecia, en el mar Adriático: la planta baja de algunas casas que se construyeron en la Baja Edad Media se encuentran ahora varios pisos por debajo del nivel del mar, lo que ha motivado a que se haya seguido construyendo sobre los escombros de las mismas. Pero, como todo el mundo sabe, no es que el mar Adriático (y por ende el nivel de los océanos y mares de todo el planeta) haya subido sino que el suelo veneciano se ha ido hundiendo al encontrarse sobre una isla arenosa formada por los sedimentos fluviales procedentes de la cuenca del río Po y de los Alpes, especialmente.

Véase también

Referencias

  1. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2010), Ortografía de la lengua española, Madrid: Espasa Calpe, p. 709, ISBN 978-6-070-70653-0.
  2. Reseña de Señal de Nivelación NP1: [1]
  3. ESA’S GRAVITY MISSION
  4. STRAHLER, Arthur N. Geografía física. Barcelona: Ediciones Omega, tercera edición, 2005, séptima reimpresión, 2007
  5. William F. Riley; Leroy D. Sturges (1996). Ingeniería mecánica: Estática. Reverte. pp. 7-. ISBN 978-84-291-4255-6. Consultado el 12 de agosto de 2012.
  6. Radio de la tierra. (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  7. Las líneas cotidales (del inglés tide: marea), son las líneas que unen los puntos en los cuales la pleamar es simultánea
  8. Los puntos anfidrómicos o puntos de anfidronomía son zonas hacia las cuales convergen las líneas cotidales y en las que la amplitud de la marea es cero.
  9. Tomado del artículo Norwegian up's and down's
  10. «Climate Change 2001: The Scientific Basis». Consultado el 19 de diciembre de 2005.
  11. Monkhouse, F. J. Diccionario de Términos geográficos. Barcelona: Oikos-Tau Editores, pp. 244-245.

Bibliografía

Aire

Se denomina aire a la mezcla homogénea de gases que constituye la atmósfera terrestre, que permanecen alrededor del planeta Tierra por acción de la fuerza de gravedad. El aire es esencial para la vida en el planeta y transparente a simple vista

Es una mezcla de gases en proporciones ligeramente variables, compuesto por 78.09 % de nitrógeno, 20.95 % de oxígeno, 0.93 % de argón, 0.04 % de dióxido de carbono y pequeñas cantidades de otros gases. El aire también contiene una cantidad variable de vapor de agua, en promedio alrededor del 1 % al nivel del mar y del 0.4 % en toda la atmósfera.​

Altitud

Se denomina altitud a la distancia vertical que existe entre cualquier punto de la Tierra en relación al nivel del mar. Para calcular la altitud, se toma como referencia el nivel del mar, y es por ello que la altitud se expresa con una cifra en metros seguida de la abreviatura s. n. m., es decir, m s. n. m. (‘metros sobre el nivel del mar’).​​

En geografía, la altitud es la distancia vertical de un punto de la Tierra respecto al nivel del mar, llamada elevación sobre el nivel medio del mar, en contraste con la altura, que indica la distancia vertical existente entre dos puntos de la superficie terrestre; y el nivel de vuelo, que es la altitud según la presión estándar mediante un altímetro, que se encuentra a más de 20 000 pies sobre el nivel medio del mar.

En la Europa continental, casi toda Iberoamérica y en otras partes del mundo, la altitud se mide en metros. En Estados Unidos se mide generalmente en pies, pero este país ha convenido en ir reemplazando ese sistema de medición por el Sistema Internacional de Unidades (SI)​. En aviación, generalmente, se utilizan los pies en todo el mundo excepto en los países del antiguo bloque del Este, ya que los aviones de la antigua Unión Soviética llevan los indicadores de altitud en metros.

En meteorología, la altitud es un factor de cambios de temperatura, puesto que esta disminuye, como media, 0,65 °C cada cien metros de altitud en las latitudes medias (en las zonas templadas y subtropicales del mundo).

En España normalmente se mide la altitud desde el nivel del mar en Alicante, Comunidad Valenciana.

Atmósfera (unidad)

La unidad de presión denominada atmósfera equivale a la presión que ejerce la atmósfera terrestre al nivel del mar. Se ha utilizado para medir presiones elevadas como, por ejemplo, la de los gases comprimidos. Esta unidad no pertenece al Sistema Internacional de Unidades y no tiene símbolo reconocido, pero suele abreviarse como atm.

En la X Conferencia General de Pesas y Medidas, de 1954 fue definida como igual a 1 013 250 dinas por cm² (es decir 101 325 Pa).​ Corresponde a la presión de una columna de mercurio de 760 mm de altura a 0 °C, bajo la aceleración de la gravedad normal (9,80665 m/s²).

La atmósfera técnica (símbolo at) también es una medida antigua de presión definida como la presión ejercida por una columna de agua de 10 metros de altura: 1 at = 98 066,5 Pa (Valor exacto).

Atolón

Un atolón es una isla coralina oceánica, por lo general con forma de anillo más o menos circular, o también se entiende como el conjunto de varias islas pequeñas que forman parte de un arrecife de coral, con una laguna interior que comunica generalmente con el mar. Los atolones se forman cuando un arrecife de coral crece alrededor de una isla volcánica, a medida que la isla se va hundiendo en el océano. Debido a que es una isla mayormente formada por coral, que forma un habitat favorable para la vida oceánica, la diversidad de peces que la habitan es considerablemente grande.

Berkshire

Berkshire /ˈbɑːkˌʃə/ es uno de los cuarenta y siete condados de Inglaterra, Reino Unido, con capital en Reading. Ubicado en la región Sudeste limita al norte con Oxfordshire y Buckinghamshire, al este con Gran Londres y Surrey, al sur con Hampshire y al oeste con Wiltshire. Ocupa un área de 1262 km² y tiene una población (2016) de 896 800 habitantes, de los que un 88,7 % son de raza blanca, un 6,8 % de origen asiático y un 2 % de origen afro-caribeño. Se lo conoce también como Berkshire real, título que se hizo oficial en 1930.

El punto más alto se sitúa en la colina Walbury, a 297 metros sobre el nivel del mar. Esta colina es el punto más elevado de la llanura de Salisbury y de todo el sureste de Inglaterra.

Camellia

El género Camellia agrupa entre 100 y 250 especies (hay cierta controversia sobre el número exacto) originarias de las regiones tropicales y subtropicales de Asia sudoriental, China y Japón. Se las encuentra en los bosques situados a media altura sobre el nivel del mar. Un botánico y misionero jesuita del siglo XVII, Georg Josephus Kamel (también conocido como Camellus), las describió y dibujo después de un viaje a Filipinas a bordo de un galeón español, Carlos Linneo nombró a este género en su honor.

Holoceno

El Holoceno (del griego holos, todo, y kainos, reciente), Flandriense o periodo posglacial, es una división de la escala temporal geológica, la última y actual época del período Cuaternario. Comenzó 11 700 años antes del año 2000 (con un error entre + y - 99 años), cuando termina el episodio frío conocido como Dryas Reciente, perteneciente a la última glaciación.​​​

Es un período interglacial, es decir en un futuro no determinado es factible que sea sucedido por una nueva glaciación, en el que la temperatura se hizo más suave y distintos casquetes glaciares desaparecieron o perdieron volumen, lo que provocó un ascenso en el nivel del mar. Esto hizo que Indonesia, Japón y Taiwán se separaran de Asia; Gran Bretaña, de la Europa continental, y Nueva Guinea y Tasmania, de Australia. Además, produjo la formación del estrecho de Bering, que comunica el océano Ártico con el océano Pacífico, donde antes había tierra firme. En África el episodio más importante es la desecación paulatina de la región que ahora ocupa el desierto del Sáhara.

La única especie humana que ha vivido en esta época ha sido Homo sapiens, que durante estos últimos milenios desarrolló la agricultura y la civilización, ocasionando importantes cambios en el medio ambiente. Por este hecho, algunos científicos proponen sustituir el nombre por Antropoceno.

Isla

Una isla es una zona de masa terrestre estable, más o menos extensa, rodeada completamente por una masa de agua. Toda su superficie, tomada a la misma altura sobre el nivel del mar, está sometida a un clima similar. Existen islas en los ríos, lagos, mares y océanos. El tamaño de las islas es variable, pudiendo tener de superficie hasta más de dos millones de kilómetros cuadrados, como es el caso de Groenlandia.

Islas Nicobar

Las islas Nicobar (en hindi: निकोबार द्वीप समूह; en tamil: நக்காவரம்) forman un archipiélago situado en la parte oriental del océano Índico, perteneciente administrativamente al territorio indio de las Islas Andamán y Nicobar. Son 22 islas, siendo la mayor Gran Nicobar. El área total del archipiélago es de 1 841 km². El punto más alto es monte Thullier de 642 m. La población de las islas era de 42.026 personas en 2001, aproximadamente el 65% eran indígenas de Nicobar y el resto inmigrantes de la India y Sri Lanka.

Las Nicobar están reconocidas con una ecorregión propia, el «bosque lluvioso de las islas Nicobar», con muchas especies endémicas. Como resultado de la bajada del nivel del mar durante la edad de hielo, las islas Andamán estuvieron conectadas con el sureste de Asia, pero parece que las islas Nicobar nunca estuvieron conectadas a tierra, aunque la bajada del nivel del mar hizo que varias islas se unieran entre sí.

Llanura

En geografía, una llanura es una gran extensión de tierra plana o con ligeras ondulaciones. Las llanuras se pueden encontrar en tierras bajas, generalmente por debajo de los 200 metros o menos sobre el nivel del mar o en el fondo de valles. También se encuentran mesetas, en altitudes superiores a los 500 m y a elevaciones superiores, en altiplanos.

En un valle, las llanuras pueden estar delimitadas por dos lados, o en otros casos estar rodeadas, total o parcialmente, por un anillo de colinas, montañas o acantilados. En las regiones donde hay más de una llanura, estas suelen estar conectadas por un paso o una brecha. Su formación pudo deberse a lava, agua o hielo depositados que fueron fluyendo desde colinas y montañas, o por erosión del viento.

En muchas zonas, las llanuras son económicamente importantes para el ser humano. Los sedimentos depositados en el

suelo las convierten en lugares fértiles para el desarrollo de los cultivos y los pastos y su planicie facilita la mecanización de las cosechas.

Línea de costa

La línea de costa es la línea en la superficie de la Tierra que define el límite entre el mar y la tierra firme. Históricamente ha sido uno de los principales elementos registrados por la Cartografía, debido al límite que la línea de costa ha representado para el desarrollo de las actividades humanas.

La línea de costa es a menudo un concepto ambiguo, existiendo varias causas de incertidumbre a la hora de definirla:

Mareas: el mar cubre extensiones variables dependiendo de la altura de la marea.

Límite incierto entre el mar y los ríos en las desembocaduras: el límite entre un río y el mar es incierto, por ejemplo, en estuarios o en deltas, donde tanto la profundidad del lecho del río como la composición de sus aguas son muy variables y se mezclan gradualmente en una región muy amplia.

La precisión utilizada en su determinación: dependiendo de la resolución que se quiera alcanzar en la determinación de la línea de costa, ésta puede ser más o menos abrupta. Este concepto determina diferencias importantes en la medida de la longitud de la línea de costa: si se mide la longitud de una costa con una resolución de 1 km se obtendrá un valor considerablemente menor que si se utiliza un mapa más detallado, con un resolución de unas decenas de metros. Esta propiedad de la línea de costa le confiere un carácter fractal.

Variaciones eustáticas del nivel del mar en escalas de tiempo geológicas.

Mar Caspio

Mar Caspio (en ruso, Каспи́йское мо́ре) es un lago de agua salobre que se extiende entre Europa y Asia. Su superficie es de 371 000 km², su profundidad media es de 170 m, la máxima es de 995 m y es el lago más extenso del mundo. Sus dimensiones son 1210 km en dirección norte-sur y de 210 km a 436 km en dirección este-oeste.​

Ocupa la parte occidental de la depresión uralocáspica, que forma parte de la mayor cuenca endorreica de la Tierra, estando su superficie 28 m bajo el nivel del mar.

Está fundamentalmente alimentado por el río Volga y por otros menos caudalosos como el Ural, el Emba y el Kurá.​

Marea

La marea es el cambio periódico del nivel del mar producido principalmente por las fuerzas de atracción gravitatoria que ejercen el Sol y la Luna sobre la Tierra. Aunque dicha atracción se ejerce sobre todo el planeta, tanto en su parte sólida como líquida y gaseosa, nos referiremos en este artículo a la atracción de la Luna y el Sol, juntos o por separado, sobre las aguas de los mares y océanos. Sin embargo, hay que indicar que las mareas de la litosfera son prácticamente insignificantes, con respecto a las que ocurren en el mar u océano (que pueden modificar su nivel en varios metros) y, sobre todo, en la atmósfera, donde puede variar en varios km de altura, aunque en este caso, es mucho mayor el aumento del espesor de la atmósfera producido por la fuerza centrífuga del movimiento de rotación en la zona ecuatorial (donde el espesor de la atmósfera es mucho mayor) que la modificación introducida por las mareas en dicha zona ecuatorial.

Otros fenómenos ocasionales, como los vientos, las lluvias, el desborde de ríos y los tsunamis provocan pequeñas variaciones locales del nivel del mar, también ocasionales, pero que no pueden ser calificados de mareas, porque no están causados por la fuerza gravitatoria ni tienen periodicidad.

Metros sobre el nivel del mar

Los metros sobre el nivel del mar (m s. n. m.) son una unidad de medida estándar del sistema métrico decimal para describir la elevación de un lugar del planeta Tierra respecto del nivel medio del mar en ese lugar.

Número entero

Un número entero es un elemento del conjunto numérico que contiene los números naturales , sus opuestos y el cero.[1]​ Los enteros negativos, como −1 o −3 (se leen «menos uno», «menos tres», etc.), son menores que cero y todos los enteros positivos. Para resaltar la diferencia entre positivos y negativos, se puede escribir un signo «más» delante de los positivos: +1, +5, etc. Y si no se escribe signo al número se asume que es positivo.

El conjunto de todos los números enteros se representa por la letra letra inicial del vocablo alemán Zahlen («números», pronunciado [ˈtsaːlən]).

En la recta numérica los números negativos se encuentran a la izquierda del cero y los positivos a su derecha.

Los números enteros pueden sumarse, restarse, multiplicarse y dividirse, siguiendo el modelo de los números naturales añadiendo unas normas para el uso del signo.

Los números enteros extienden la utilidad de los números naturales para contar cosas. Pueden utilizarse para contabilizar pérdidas: si en un colegio entran 80 alumnos nuevos de primer curso un cierto año, pero hay 100 alumnos de último curso que pasaron a educación secundaria, en total habrá 100 − 80 = 20 alumnos menos; pero también puede decirse que dicho número ha aumentado en 80 − 100 = −20 alumnos.

Ciertas magnitudes como la temperatura o la altura usan valores por debajo del cero. La altura del Everest es 8848 metros por encima del nivel del mar, y por el contrario, la orilla del mar Muerto está 423 metros por debajo del nivel del mar; es decir, su altura se puede expresar como −423 m.

Observatorio de Siding Spring

El Observatorio de Siding Spring, (en inglés: Siding Spring Observatory), es un observatorio astronómico situado en la montaña de Siding Spring en el Parque nacional Warrumbungle en las cercanías de la localidad de Coonabarabran, Nueva Gales del Sur, Australia, a 1.165 metros sobre el nivel del mar.

Está gestionado por la Escuela de Investigación en Astronomía y Astrofísica, (en inglés: Research School of Astronomy & Astrophysics o RSAA) perteneciente a la Universidad Nacional Australiana.

Figura en la Lista de Códigos de Observatorios del Minor Planet Center con el código 413.​

Siding Spring Survey

Siding Spring Survey, o SSS, es un proyecto de búsqueda y seguimiento sistemáticos de Objetos próximos a la Tierra, conocidos por su acrónimo en inglés: NEOs, y más específicamente los denominados asteroides potencialmente peligrosos, o PHAs, de nuevo por su acrónimo en inglés, que puedan tener órbitas tales que puedan colisionar con la Tierra.

El proyecto se desarrolla en el Observatorio de Siding Spring, cercano a la localidad de Coonabarabran, Nueva Gales del Sur, Australia y situado a 1.150 metros sobre el nivel del mar. Está afiliado al proyecto homólogo estadounidense Catalina Sky Survey, (CSS), con el fin de cubrir el hemisferio sur. Ambos proyectos están gestionados conjuntamente por la Universidad de Arizona, de Estados Unidos, y la Universidad Nacional Australiana, de Australia, y cuentan con financiación de la NASA.

Para el proyecto se utiliza el Telescopio Schmidt Uppsala, un telescopio reflector con un espejo de 0,5 metros de diámetro y disposición newtoniana reformado y modernizado para el proyecto en 2003. Los astrónomos Robert H. McNaught y Gordon J. Garradd son los encargados de este proyecto.

Figura en la Lista de Códigos de Observatorios del Minor Planet Center con el código E12.​

Suur Munamägi

Suur Munamägi es el punto más alto de Estonia y de los países Bálticos, a pesar de tener una altitud de 318 metros sobre el nivel del mar. Está situado en el sudeste del país, al sur del municipio de Haanja en el condado de Võru. Su nombre significa 'la gran colina del huevo'. El paisaje alrededor del pico está compuesto por colinas. Cerca de la cumbre la roca inferior se vuelve impermeable dando lugar a pequeños lagos.

Sobre el pico ha sido construido una torre de observación de 29 m. al que se puede subir pagando un importe. La primera torre de observación fue construida alrededor de 1816 por Friedrich Georg Wilhelm von Struve como un vértice geodésico. Desde su cumbre se pueden observar panorámicas de regiones rusas y letonas.

Tuvalu

Tuvalu (en tuvaluano: Tuvalu, en inglés: Tuvalu y hasta 1974 llamadas Islas Ellice) es uno de los cuatro países que forman la Polinesia, o uno de los catorce que conforman Oceanía. Su capital es Funafuti.

Es un país insular localizado en el océano Pacífico, aproximadamente a mitad de camino entre Hawái y Australia. Los países más cercanos a Tuvalu son Kiribati, Samoa y Fiyi. Consta de 4 arrecifes de coral y 5 atolones, con un área total de 26 km².​ Después de la Ciudad del Vaticano (932 hab.) y antes de la República de Nauru (13 048 hab.) es la nación independiente con menor número de habitantes. También es el miembro de las Naciones Unidas con menor número de habitantes, ya que dispone solamente de 11 810.​

Tiene una altitud máxima de 5 metros sobre el nivel del mar, siendo, después de Maldivas (2 metros sobre el nivel del mar),​ el país con la menor altitud máxima. Tiene clima tropical marítimo, moderado por los vientos alisios del este de marzo a noviembre, los meses restantes con abundantes lluvias y la vegetación típica está compuesta de palmeras (cocoteros).

Debido al cambio climático y a la progresiva subida del nivel del mar, su terreno va decreciendo, las playas de estas islas tienden a su desaparición y debido a los continuos tifones, las aguas marinas salinizan progresivamente los cultivos, parece irremediable que el aumento del nivel del mar anegue el archipiélago.

Todos estos cambios climáticos han sido confirmados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), quienes asumen que lo peor todavía no ha llegado.

Tuvalu como miembro de las Naciones Unidas solicita ayuda para que el país pueda sobrevivir a la catástrofe que parece irreparable. Se esta intentando reubicar su población, aunque trasladar a todos sus habitantes es realmente complicado.​

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.