Musteriense

El Musteriense es un complejo tecnológico y estilístico englobado dentro del Paleolítico medio y relacionado con el Homo neanderthalensis. Surgió hace unos 125.000 años y pervivió hasta hace unos 40.000 años (30.000 en algunos lugares del sur de Europa como la península ibérica y la península itálica).[1]​ Su nombre procede del abrigo rocoso de Le Moustier (Francia), donde Gabriel de Mortillet descubrió en 1860 una industria lítica prehistórica, que se asocia con los fósiles de Homo neanderthalensis encontrados en 1907. Esta industria usa como materias primas principales el sílex y la cuarcita. Las herramientas más características son raederas, puntas, hendedores, cuchillos de dorso, etc.

Cultura Musteriense
Range of Homo neanderthalensis
Su distribución corresponde con la del hombre de Neandertal que se muestra en azul.
Datos
Cronología: 125.000-40.000/30.000 A.P.
Localización: Europa, Asia Occidental y Asia Central.

Características

Aunque algunos autores consideran que en este momento aparecieron las primeras cabañas al aire libre en los lugares de clima más cálido, mientras que en los que mantenían un clima más frío (o en momentos de clima frío) el hombre se refugiaba al abrigo de cuevas, otros investigadores opinan que las primeras cabañas aparecieron en el Paleolítico Superior.

Núcleo Atapuerca TD11
Un útil de comienzos de Musteriense: núcleo de sílex procedente del nivel TD-11 del yacimiento de "Gran Dolina" en Atapuerca.

Aparecen los primeros enterramientos relacionados con tres tipos de ritos básicamente:

La industria lítica se realiza básicamente sobre lascas y se caracteriza por el uso de la técnica de talla Levallois, que permite realizar útiles más especializados.

El método de la técnica de talla Levallois consiste en obtener una o varias lascas de forma predeterminada a partir de una preparación particular del núcleo, en forma facetada. Se producen lascas de formas más o menos triangulares o de tortuga, de las que pueden surgir, con retoques marginales, raederas, o con un retoque mayor, puntas de proyectil.

Útiles

Industria lítica destacada:

  • Puntas Musterienses, hechas sobre lascas, triangulares robustas, ligeramente curvadas en la base (estilo "horma de zapato") y con retoques fuertes en los bordes (tipo "escaleriforme").
  • Hendedores, realizados sobre lascas, normalmente grandes, que se caracteriza por su filo transversal.
  • Cuchillos de dorso, lascas u hojas anchas, en las cuales se ha trabajado un borde con retoque abrupto.
  • Denticulados, realizados sobre lascas, donde el filo está trabajado con una serie de muescas.
  • Raspadores, útiles en los que la parte activa está constituida por un frente moderadamente redondeado.
  • Perforadores, tienen una punta fina y acerada.
  • Raederas, son instrumentos realizados sobre lascas o sobre hoja, por retoque continuo.
  • Buriles, tienen en su parte activa un filo recto o en bisel.

Son característicos los instrumentos con mangos.

Clasificación

El Musteriense suele dividirse en varios grupos. La siguiente división sistematizada fue realizada por F.Bordes, basándose en las industrias que hay en abrigos y cuevas del sudoeste francés y algunas de los loess y terrazas del norte de Francia. Los tipos de musteriense establecidos son los siguientes:

  • Musteriense de tradición Achelense, subdividido en tipos A y B:
    • Musteriense de tradición Achelense tipo A, caracterizado por la existencia de un determinado tipo de bifaces.
    • Musteriense de tradición Achelense tipo B, se caracteriza por el gran desarrollo de los Cuchillos de dorso y la persistencia escasa de bifaces.
  • Musteriense típico, carece de subdivisiones claras y se caracteriza por el bajo porcentaje de Cuchillos de dorso y la ausencia de bifaces.
  • Musteriense de tipo Quina-Ferrassie, se divide en dos grupos:
    • El tipo Quina se caracteriza por la práctica ausencia de técnica Levallois con lascas cortas.
    • El tipo Ferrassie se caracteriza por la aparición de la técnica Levallois en conjuntos donde hay fuerte proporción de raederas.
  • Musteriense de denticulados, hay una proporción muy elevada de denticulados y muescas.
  • Vasconiense o Musteriense de tipo Olha, aislado como un tipo regional por el propio F.Bordes, para explicar las industrias con hendedores en el País Vasco Francés.

Expansión

En Europa occidental abundan los restos de la cultura musteriense, cuyo conocimiento se ha profundizado con los hallazgos de la Sierra de Atapuerca. El nivel TD10 de Gran Dolina señala la transición entre el Achelense y el Musteriense, hace unos 350.000 años, transición tecnológica del Modo 2 al Modo 3. Más arriba, en el nivel TD11, con cerca de 300.000 años de antigüedad, aparecen utensilios sobre lasca de tamaño pequeño y mediano, y núcleos de extracciones centrípetas bastante estandarizados. Del mismo volumen de piedra se sacaba mayor cantidad de filo. Esta técnica de transición del Paleolítico Inferior final o Paleolítico Medio antiguo se asocia en Atapuerca al Homo heidelbergensis, mientras que el Musteriense clásico en sus distintas variantes o Modo 3 del Paleolítico Medio se asocia en la península ibérica y el resto de Europa a los Neandertales (Homo neanderthalensis).

Se han hallado en Navarra algunos utensilios en la Sierra de Urbasa, destacando los de Coscobilo, en el término de Olazagutía, que presenta a menudo el sílex en placas. En Granada han aparecido restos en la cueva de Carigüela. Francia muestra el mayor número de vestigios musterienses. En Italia se registran varios hallazgos y en Croacia, el de Krapina.

La prolongación hacia el oriente es clara: entre 1925 y 1932, en el Monte Carmelo, Dorothy Garrod descubrió restos óseos neanderthales y modernos y abundante material cultural, incluidas piezas musterienses, en las cuevas de Tabun, Wad, Tabun y Skhul; otros hallazgos musterienses se han producido en Kiik Koba (Crimea); en la Cueva de Shanidar de los montes Zagros (Irak) y en Teshik Tash, cerca de Baisum (Uzbekistán).

Bibliografía

  • Anderson-Gerfaud, P. et Helmer, D. (1987) "L'emmanchement au Moustérien"; La main et l'outil: manches et emmanchement préhistoriques: 37-54; Stordeur, D., (Éd.), Travaux de la Maison de l'Orient 15.
  • Arsuaga Ferreras, Juan Luis (1999) El collar del Neandertal. Madrid: Ediciones Temas de Hoy. ISBN 84-7880-763-4)
  • Bordes, F. et Bourgon, M. (1951) "Le complexe moustérien: Moustériens, Levalloisien et Tayacien" L'Anthropologie 55: 1-23.
  • Bordes, F. (1953) "Essai de classification des industries 'moustériennes'"; Bulletin de la Société Préhistorique Française, t. L, pp. 457-466.
  • Boëda, E. (1994) Le concept Levallois : variabilité des méthodes. Paris: CNRS, monographie du CRA n° 9, 280 p.
  • Carbonell, Eudald; S. Giralt,; B. Márquez y otros (1992) "El conjunto lito-técnico de la Sierra de Atapuerca en el marco del Pleistoceno Medio europeo". Evolución humana en Europa y los yacimientos de la sierra de Atapuerca: 445-533. Jornadas Científicas, Castillo de La Mota, Medina del Campo. Valladolid: Consejería de Cultura y Turismo, 1995. ISBN 84-7846-386-0
  • Farizy, C., David, F. et Jaubert, J. (1994) Hommes et bisons du Paléolithique moyen à Mauran (Haute-Garonne). Paris, CNRS, XXXème supplément à Gallia Préhistoire.
  • Féblot-Augustins, J. (1997) La circulation des matières premières au Paléolithique. Liège: ERAUL.
  • Jaubert, Jacques (1999) Chasseurs et artisans du Moustérien, Paris: La Maison des Roches ISBN 2-912691-05-2
  • Maureille, B. (2004) Les premières sépultures. Paris: Le Pommier.

Véase también

Enlaces externos

Notas y referencias

  1. Arsuaga, Juan Luis (2004). «El collar del Neandertal. En busca de los primeros pensadores.». Barcelona (tercera edición) (Random House Mondadori). pp. 97-100. ISBN 84-9759-298-0.
Predecesor:
Achelense
Culturas de Europa
Paleolítico Medio
300000 a. C.-35000 a. C.
Sucesor:
Perigordiense Auriñaciense
Auriñaciense

La cultura Auriñaciense sustituyó a partir del 38 000 antes del presente aproximadamente, a la cultura Musteriense y en otros lugares al Châtelperroniense, en el inicio del Paleolítico Superior. Se desarrolló a lo largo del final del Estadio Isotópico 3 (O.I.S. 3), alrededor de hace 40 000 años.​

El Auriñaciense llegó a la zona de desarrollo desde el exterior, posiblemente extendiéndose de Este a Oeste por Europa, si bien los especialistas no se ponen de acuerdo en su origen último.

Su nombre procede de la localidad occitana de Aurignac, pudiendo ser su nombre de origen eusquérico, ya que Aurignac se pronuncia en francés 'oriñak', palabra que se asemeja a la voz vasca 'oreinak' (oreiñak): ciervos.

Châtelperroniense

El Châtelperroniense es una fase de la cultura Perigordiense, dentro del Paleolítico Medio. Es una industria de transición entre el Musteriense y el Paleolítico Superior. Se desarrolló hace entre 36 000 y 32 000 años, aproximadamente, al final de un interestadial templado, en la zona del sur de Francia y norte de la península ibérica. El nombre de este período procede del yacimiento epónimo de la Grotte des Fées, en Châtelperron (Francia).

Se subdivide en:

Châtelperroniense arcaico, con características del Paleolítico Medio.

Châtelperroniense inicial o típico.

Châtelperroniense evolucionado, tiene una fuerte influencia del Paleolítico Superior.

Châtelperroniense regresivo, en el que las industrias presentan una alta degradación.Hay controversia, desde el punto de vista arqueológico, sobre la asociación de esta cultura con los Neandertales.​​

Cosgaya (Camaleño)

Cosgaya es una localidad española del municipio de Camaleño, se encuentra en la comarca de Liébana, localizada en el extremo más occidental de Cantabria. Se encuentra en el margen derecho del río Deva. En 2017 tenía 50 habitantes (INE). Está formado por tres núcleos de población, cuyos nombres son Areños, Treviño y Cosgaya.

Cueva de Las Grajas

La cueva de Las Grajas es una formación cárstica española situada en los alrededores de Archidona (Málaga), en la falda del monte del mismo nombre, uno de los que conforman la sierra de El Conjuro. La altitud de la cueva es de 775 msnm y está formada por una enorme boca que, aunque tiene una profundidad considerable, disfruta de luz natural en todo su interior y una pequeña cueva al fondo, de escasa entidad.

Las excavaciones arqueológicas fueron efectuadas por el profesor Luis Benito del Rey, de la Universidad de Salamanca, entre 1972 y 1976, siendo interrumpidas por falta de presupuesto, a pesar de la prometedora riqueza del yacimiento.​ Actualmente no hay publicada ninguna monografía completa sobre los resultados de las mismas, tan solo se conocen algunos artículos sobre temas muy concretos.

La estratigrafía arqueológica ha sido estudiada por los profesores Santos Frances y Mesa Morillo, ambos, también, de la universidad de Salamanca.​ Se han establecido nueve niveles arqueológicos, siendo el de base estéril y los demás más o menos fértiles; el nivel más potente y más rico es el denominado nivel 6, formado por una brecha de compactación relativamente baja con numerosos cantos angulosos de material calizo-dolomítico dentro de una matriz arcillosa, carbonatada de textura franco-arcillosa y edafizada, al haber sido parte del suelo de habitación de la cueva en época prehistórica.La industria lítica pertenece al Musteriense, teniendo particularidades especialmente importantes para el conocimiento de esta cultura en la península ibérica. Desde el punto de vista técnico y tipológico, las piezas de Las Grajas se inscriben dentro de la idea que encierra el Museriense tipo Quina. Aunque no hay dataciones absolutas, la microfauna ha permitido establecer que la secuencia de esta cueva es muy amplia, siendo el primer lugar de la península y, probablemente, de Europa, donde se planteó la idea de un Musteriense muy antiguo, que se desarrolló desde la glaciación de Riss (es decir, más de 200 000 años de antigüedad) hasta la primera mitad de la glaciación de Würm.

A pesar de carecer de una monografía detallada, este yacimiento arqueológico debe ser considerado de suma importancia dentro del Paleolítico ibérico por diversas razones, entre ellas proponemos algunos ejemplos:

Fue el primero en el que se planteó, a mediados de los años 70 la posibilidad de que el Musteriense europeo fuera mucho más antiguo de lo que se venía defendiendo en círculos académicos, proponiéndose una datación Riss según los estudios sobre la mircrofauna de a capa 6 por J. Michaux (de la universidad de Montpellier) y de Nieves López (del CSIC). De este modo se atrasaba la presencia de neandertales en España más allá de los 200 000 años de antigüedad.​ Propuesta que el tiempo y los descubrimientos han ido consolidándose, de modo que lo que en aquella época se consideraba algo insólito, ya es aceptado por la mayoría de los especialistas.​

Fue uno de los primeros yacimientos españoles en los que se dan a conocer trabajos en hueso pertenecientes «a un Musteriense muy antiguo, probablemente Riss, época en la que las manifestaciones artísticas y los útiles de hueso son muy escasos».​ En la fecha de su publicación, al margen de las piezas de Torralba (Soria), el panorama se reducía a la presencia de lápices de ocre o colorantes aplicados a algunos utensilios. Afortunadamente, ya existen numerosos hallazgos que acompañan complementan a estos de Las Grajas (v.g.: La Solana del Zamborino, Pinilla del Valle, Cau del Duc de Torroella...).

La profundización del conocimiento de los utensilios como elementos dinámicos dentro de la cadena operativa, que sufrían cambios de forma a lo largo de su vida activa, reavivados y retoques que hacen que la concepción estática del tipo lítico se quede obsoleta frente a una idea de pieza cambiante a lo largo de su cadena operativa.​

François Bordes

François Bordes nació el 30 de diciembre de 1919 en Rives (Lot y Garona) y murió el 30 de abril de 1981 en Tucson (Arizona). Se le considera el prehistoriador francés que más ha aportado al conocimiento del Paleolítico; aunque también escribió novelas de ciencia ficción con el seudónimo de «Francis Carsac».

Cursó estudios en Toulouse, en Burdeos y en París, obteniendo el doctorado den ciencias naturales con una tesis titulada: «Les limons quaternaires du Bassin de la Seine - Stratigraphie et archéologie paléolithique» (Los limos cuaternarios del valle del Sena. Estratigrafía y arqueología paleolítica), publicada en 1954 por el Instituto de Paleontología Humana de París.​

Formó parte del CNRS entre los años 1945 y 1955, antes de convertirse en profesor en las materias de Geología del Cuaternario y Prehistoria, en la Facultad de ciencias de la Universidad de Burdeos, en 1956. En esta ciudad fundó el Instituto del Cuaternario (hoy denominado Instituto de Prehistoria y Geología del Cuaternario, Unidad Mixta de Investigación número 5808 del CNRS).

Entre 1957 y 1975 fue director del organismo Antiquités Préhistoriques d’Aquitaine, actualmente equivalente a Conservador del Patrimonio del Ministerio de Cultura francés.

Ha dirigido innumerables excavaciones arqueológicas en yacimientos de primer orden, sobre todo en el suroeste de Francia, destacando Pech-de-l'Azé, Combe-Grenal o Corbiac, entre otros.

Su contribución más aplaudida ha sido la descripción de la diversidad de industrias líticas del Paleolítico inferior y medio con una metodología empírica ayudada por medio de cálculos estadísticos y matemáticos simples y accesibles.​ A pesar de su sencillez, la inclusión de las matemáticas fue una innovación tan grande en los años 50 que se llegó a hablar del «Método de Bordes».​ Realmente, su sistema creó una gran escuela de prehistoriadores (entre los que se cuenta su propia esposa, Denise de Sonneville–Bordes), con una influencia tan decisiva (por no decir, avasalladora) que ha provocado la aparición de tendencias opuestas que reaccionaban contra ella (en la misma Francia destaca la tipología analítica y estructural de G. Laplace​ y en los países anglosajones la New Archaeology o Arqueología procesual​). Incluso en España, tan seguidora siempre de los dictados franceses en Prehistoria protestaba el profesor Luis Pericot​

Los buques insignia de la escuela de François Bordes son la tipología lítica del Paleolítico inferior y medio de Europa occidental​ (luego extendida por sus discípulos al Paleolítico Superior,​ al Epipaleolítico​ y a otros periodos y culturas prehistóricas) y la determinación de diferentes variantes culturales del Musteriense, (llamadas facies de Musteriense típico, facies de Musteriense tipo Ferrassie, facies de Musteriense tipo Quina, facies de Musteriense de Deticulados y facies de Musteriense de Tradición Achelense).​ A pesar de las fuertes críticas por parte de paradigmas científicos opuestos y a pesar, también, de la continua innovación de la ciencia prehistórica, ambas aportaciones siguen siendo, hoy día, referencias obligadas en cualquier estudio sobre el tema.

Fue, igualmente, uno de los primeros en hacer experimentos de talla de rocas duras de fractura concoidea con el objeto de reconstruir las técnicas de fabricación prehistóricas.​

Hendidor

Un hendidor (o hendedor) es un utensilio prehistórico, tallado en piedra, típico del Paleolítico Inferior y Medio en el sur de Europa y en África. Morfológicamente se caracteriza por ser un instrumento alargado, de grandes o medianas dimensiones, con un filo terminal transversal al eje morfológico de la pieza, como el de un hacha.

Técnicamente se caracteriza porque su soporte siempre es una lasca, siendo el filo del hendidor una de las aristas cortantes de dicha lasca, en bruto (sin retoques). Pero el resto sí que debe tener, al menos, algunos retoques intencionales que conformen una pieza tendente a la simetría y que emboten el corte del soporte, para facilitar su aprehensión manual.

El hendidor es un útil con una personalidad muy especial, dentro del Paleolítico Inferior, pues, aunque por su tamaño, pueda ser considerado un útil de la familia de los bifaces, los picos triédricos, etc (lo que suele llamarse «útiles nucleares»), el resto de sus características (especialmente el proceso de fabricación y su concepto tipológico) lo separan netamente de este grupo, haciéndolo un tipo diferente, especial.​

Homo neanderthalensis

El hombre de Neandertal (Homo neanderthalensis, todavía reconocida por algunos investigadores como Homo sapiens neanderthalensis) es una especie extinta del género Homo que habitó en Europa, Próximo Oriente, Oriente Medio y Asia Central, hace aproximadamente entre 230 000 y 40 000 años, durante el final del Pleistoceno medio y casi todo el superior.

Cuando tuvo lugar su descubrimiento, se le nombró Homo neanderthalensis, y fue clasificado como una especie distinta del Homo sapiens. No obstante, algunos autores lo consideran como una subespecie de Homo sapiens​, y se suele referir a dicha subespecie como Homo sapiens neanderthalensis.​

Los estudios paleogenéticos indican un origen común para el hombre moderno y el hombre de Neandertal, así como hibridaciones entre ambas variedades de homínido en, al menos, dos lugares y momentos diferentes: Próximo Oriente y Europa occidental. Anatómicamente, los neandertales eran más robustos que el hombre moderno, con un tórax y cadera anchos y extremidades cortas. El cráneo se caracteriza por su doble arco superciliar, frente huidiza, la ausencia de mentón y una capacidad craneal media más grande que la de Homo sapiens sapiens. Los estudios anatómicos y genéticos señalan la posibilidad de que tuvieran un lenguaje articulado.

El tipo de herramientas líticas que se han encontrado, y a las que se les asocia, se adscriben a la denominada cultura Musteriense, característica del Paleolítico medio. En los últimos años de existencia de los neandertales, aparecen en el registro arqueológico herramientas diferentes que se incluyen en la cultura Châtelperroniense, que algunos autores atribuyen al Homo sapiens​. Los neandertales eran omnívoros y explotaban una amplia variedad de alimentos pesqueros, mariscos, vegetales, etc.

Se desconocen las causas exactas de su extinción. Las hipótesis consideradas guardan relación con la expansión del Homo sapiens en Eurasia, así como por los cambios climáticos. Además, hay una teoría sobre una erupción volcánica, concretamente de los Campos Flégreos, pues investigaciones datan sobre una erupción hace 39 000 años aproximadamente.

Industria lítica

La industria lítica o tecnología lítica es la producción de herramientas líticas, es decir, herramientas de piedra (diferentes tipos de rocas y minerales), por oposición a la metalurgia.

El hallazgo arqueológico de industria lítica, y del conjunto de utensilios que es su resultado, es una clara muestra de actividad humana, a pesar de que otros animales (chimpancés, nutrias, alimoches) utilizan ocasionalmente piedras como herramientas; dado que no llegan a fabricarlas y que el hecho de que animales no humanos hayan desarrollado algún tipo de industria lítica no pasa de ser una hipótesis.

La industria lítica en la Prehistoria comprende los siguientes estadios (la datación hace referencia a una periodización válida a grandes rasgos para el Viejo Mundo):

El Paleolítico (3 300 000 años)​ con industria lítica de cantos rodados y objetos de sílex.

El Mesolítico (10 000 – 5000), se fabrican herramientas para horadar (perforados, calados), con puntas de saeta (puntas con pedúnculo y aletas), con puntas de microlíticos geométricos (segmentos de círculo, trapecios, triángulos) y, sobre todo, la producción de láminas pequeñas que quedaban fijadas con resinas a las hoces primitivas hechas con caña, hueso o madera.

El Neolítico (5000 – 2000) con la utilización del sílex, el oro, la plata y el cobre, que iban perfeccionando a medida que su inteligencia y destreza manual mejoraban.Es la industria más antigua que se conoce, los homininos, al menos los ancestros del ser humano, han usado este tipo de herramientas desde hace por lo menos 3 300 000 años.​​ Se puede decir que las herramientas líticas constituyeron una adquisición importante para el desarrollo de nuestra estirpe, ayudando en la adaptación a nuevos ambientes al permitir modificar la dieta alimentaria (incorporando tubérculos o proteínas procedentes de grandes herbívoros).​

La capacidad de producción de herramientas se ha desarrollado desde las primeras piedras talladas por una cara, hasta los complejos ordenadores y máquinas de la actualidad, pasando por toda una serie de técnicas muy diversas, pero tratando siempre de aprovechar sus cualidades y fenómenos para la consecución de objetivos concretos: primero para adaptarse al medio y luego para adaptar el medio a nosotros.

Interglaciar Riss-Würm

El Riss-Würm es un interglaciar también conocido como Ipswichiense en Gran Bretaña y Europa atlántica en general, Sangamoniense en Norteamérica y Eemiense en el norte de Europa, siendo el nombre Riss-Würm el que corresponde a la seriación climática alpina de Centroeuropa. Esta fase de clima templado tuvo lugar hace unos 140 000 años.​

El interglaciar Riss-Würm pudo ser algo más cálido y húmedo que el clima holoceno, lo cual se sabe porque la extensión de los grandes bosques alcanzó un límite mucho más septentrional que el actual. Fue precedido por la glaciación Riss y es sucedido por el último periodo glaciar, el Würm.

En este periodo, en Europa, tuvo lugar el apogeo del Musteriense, con la ocupación del hombre de Neanderthal.

Le Moustier

Le Moustier es un yacimiento arqueológico de época paleolítica situado en el municipio de Peyzac-le-Moustier en el departamento de la Dordoña, al suroeste de Francia. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1979, formando parte del lugar «Sitios prehistóricos y grutas decoradas del valle del Vézère» con el código 85-014.

Está compuesto por un abrigo rocoso dividido en dos partes: el abrigo superior, que es el que da nombre a la industria lítica musteriense, y el inferior, que se abre una quincena de metros más abajo en el mismo acantilado, en el nivel actual del valle del Vézère.

Micoquiense

La cultura paleolítica llamada Micoquiense aparece avanzada ya la glaciación de Würm en Francia. Esta cultura fue el origen de la Tayaciense, a su vez antecedente de la Musteriense. Ninguna de estas culturas presentan grandes diferencias con el Achelense Superior, de hecho, últimamente se tiende a considerar que el Micoquiense no existe como cultura independiente del Achelense, únicamente que existe un tipo muy concreto de bifaces, llamados bifaces micoquieses, que caracterizan las fases más evolucionadas de Achelense.

El descubridor de esta cultura fue el arqueólogo y comerciante Otto Hauser.​​​

Musteriense de tipo Quina-Ferrassie

Musteriense de tipo Quina-Ferrassie, también denominado «Charentiense» (de la région histórica de las Charentes, a la que corresponde el actual departamento francés de Charente), es un tipo de industria litica del paleolítico medio, en concreto del Musteriense, suele dividirse en varios grupos. El Musteriense de tipo Quina-Ferrassie seria uno de esos tipos. Esta sistematizacion fue realizada por François Bordes, basándose en las industrias que hay en abrigos y cuevas del sudoeste francés.

Se caracteriza por un alto porcentaje de raederas (50%-80%). Dentro de las raederas, aparecen unas más especiales que no se encuentran en los otros musterienses: raederas simples macizas, bastante convexas, con retoque escamoso escalariforme, numerosas raederas transversales convexas con el mismo tipo de retoque y raederas con retoque bifaz a veces total.

Hay algunos raspadores que a menudo tienden hacia formas con muesca o prominencia, pocos bifaces. No existen cuchillos con dorso (láminas), y pocos denticulados.

No se utiliza el Método Levallois.

Paleolítico medio

El Paleolítico Medio es el segundo de los periodos en que está dividido el Paleolítico, la etapa inicial de la Edad de Piedra. Se caracteriza por el predominio de una tradición lítica denominada musteriense, que utiliza la técnica de talla llamada método Levallois o modo técnico 3,​ que consiste en obtener una o varias lascas de forma predeterminada, a partir de una preparación particular del núcleo. Es un periodo mucho menos extenso que el anterior (el Paleolítico inferior) y abarca aproximadamente entre los años 150 000​-127 000 antes del presente (AP) y 40 000-30 000 AP.​

El Paleolítico medio coincide con la mayor parte del Pleistoceno superior o Tarantiense, hasta más o menos la mitad de la última glaciación, la de Würm-Wisconsin. Es también la época del Homo neanderthalensis, que desde Europa se extendió por Oriente próximo y buena parte de Asia central.​

Perigordiense

La cultura Perigordiense marca el inicio del Paleolítico Superior. Se divide en tres fases: la primera fase (o inicial) llamada Châtelperroniense; la segunda fase o evolucionada, llamada Gravetiense; y la tercera fase o Perigordiense Superior. Tuvo su origen en la cultura Musteriense de finales del Paleolítico Medio.

Se desarrolló principalmente en Francia y la mitad norte de España y en su fase final también en Bélgica y la zona cantábrica española.

Del Perigordiense superior derivó una cultura intermedia llamada Protomagdaleniense

Período pluvial Musteriense

El período pluvial Musteriense fue una extensa etapa de clima seco y lluvioso ocurrida en la historia climática del Norte de África. Ocurrió en el transcurso del Paleolítico Superior, comenzando hacia el 50.000 a. C. y acabando, aproximadamente, sobre el 30.000 a. C.

Durante este período, las ahora desérticas regiones norafricanas estuvieron bien dotadas de agua en forma de lagos, pantanos y sistemas fluviales

Punta musteriense

La punta musteriense es un instrumento lítico prehistórico hecho sobre lasca (o sobre punta Levallois), cuya elaboración de los bordes tiene como resultado una forma triangular o romboidal. En los bordes tiene un retoque importante, regular, directo y continuo, que converge en un vértice del soporte en forma claramente aguzada. La pieza debe ser puntiaguda tanto de frente como de perfil, no ser excesivamente gruesa y no tener ningún resalte apreciable en el ápice —de lo contrario debería clasificarse como raedera convergente—; el talón de la lasca-soporte debe ocupar una posición sur respecto al eje morfológico del útil (cuando no es así, el retoque debe haberlo suprimido). Ocasionalmente, si la pieza es alargada, puede discriminarse como subtipo la «punta musteriense alargada».

Las puntas musterienses son características de la industria lítica del Paleolítico Medio, aunque ya aparecen en algunas industrias del Paleolítico Inferior.

Raedera

Una raedera es un útil lítico prehistórico fabricado sobre una lasca (en sentido amplio), con uno o varios bordes trabajados por retoques, generalmente escamosos y monofaciales (salvo excepciones), continuos y muy regulares, que suelen ocupar todo el borde de la lasca, formando un frente funcional (corte) uniforme, sin irregularidades (cóncavo, rectilíneo o convexo), que pudo servir tanto para raer (raspar: movimiento transversal), como para cortar (movimiento longitudinal).​

Generalmente el retoque no sirve para afilar el borde, pues las lascas tienen, por naturaleza, filos cortantes; sin embargo éstos son muy frágiles; es decir, el retoque es un modo de recuperar un borde dañado o de reforzarlo para una tarea costosa. En definitiva, el frente de una raedera debe ser cortante, regular y resistente.

Debido a su variedad y abundancia, las raederas constituyen uno de los grandes grupos de útiles del Paleolítico Medio sobre todo del Musteriense; de hecho a veces, junto con los denticulados, se dice que forman un grupo característico: grupo musteriense. Sin embargo, pese a que no son muy abundantes, las raederas aparecen mucho antes, durante el Paleolítico Inferior y sobreviven, aunque sean ya más escasas, hasta periodos muy recientes de la Prehistoria.

Sima de las Palomas

La sima de las Palomas (Torre Pacheco, Región de Murcia, España), situada en el Cabezo Gordo (una de las elevaciones del Campo de Cartagena), es una sima kárstica de 20 m de profundidad en la que se han encontrado numerosos restos humanos de homínidos que se remontan al Pleistoceno Medio y Superior, entre 150 000 años y 30 000 BP.

Tras el descubrimiento en 1991 de un fósil en dicha sima por parte de un naturalista, su limpieza en el laboratorio reveló que era parte de unos maxilares superiores e inferiores humanos, de tipología neandertal. Tras excavaciones científicas posteriores se han encontrado fósiles y un cráneo pertenecientes a los antepasados de los neandertales o sea, los pre-neandertales del Homo heidelbergensis, con una antigüedad de 150 000 años, así como de Homo neanderthalensis, además de su industria paleolítica musteriense y fauna del Pleistoceno Superior, con 100 000 años de antigüedad, más o menos aproximándose al final de su presencia en Europa, algo que se ha podido datar gracias la colaboración de investigadores de la Universidad de Murcia con la de Universidad de Oxford.La profusión de restos fósiles de diferentes animales así como la industria lítica del Musteriense asociada a los neandertales es abundante y en la campaña de excavaciones realizada en 2009 han aparecido evidencias de lo que parecen ser enterramientos funerarios.​

Michael Walker, profesor de Antropología de la Universidad de Murcia es el coordinador científico del proyecto de excavación de la sima de las Palomas así como el de la Cueva Negra (en Caravaca, Murcia). Ambos yacimientos son codirigidos también por la Dra. María Haber Uriarte y el arqueólogo Mariano López Martínez.

Está prevista la construcción del Museo Paleontológico y de la Evolución Humana de la Región de Murcia en las inmediaciones de la sima en el que se expondrán los hallazgos de este y otros yacimientos de fósiles de la Región de Murcia.​

Vasconiense

El Vasconiense es una variante de la industria lítica del Paleolítico Medio denominada Musteriense, el Musteriense de tipo Olha, aislado como un tipo regional por F.Bordes, para explicar las industrias con hendidores en el País Vasco Francés. Se desarrolla en la península ibérica, concretamente en la cordillera Cantábrica y el País Vasco francés. Los bifaces típicos son sustituidos por hendidores y por unos conjuntos de Musteriense de tipo Quina-Ferrassie (o Charetiense) evolucionado.

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.