Monarquía constitucional

Monarquía constitucional, por oposición a la monarquía absoluta, es una forma de gobierno en el cual existe separación de poderes, donde el monarca ostenta el Poder Ejecutivo nombrando al gobierno, mientras que el Poder Legislativo, lo ejerce una Asamblea o Parlamento, habitualmente, electo por los ciudadanos.

La ciencia política distingue entre monarquía constitucional y monarquía parlamentaria. En las monarquías constitucionales, el rey conserva el Poder Ejecutivo. En cambio, en las monarquías parlamentarias, el Poder Ejecutivo proviene del Legislativo, el cual es elegido por los ciudadanos, siendo el monarca una figura esencialmente simbólica.

Aunque las actuales monarquías son en su mayoría parlamentarias, históricamente no siempre ha sido así. Muchas de las monarquías han coexistido con constituciones fascistas (o en la práctica fascistas) como en Italia (desde 1861, una monarquía constitucional regida por el Estatuto albertino de 1848, pero que a partir de 1922 convivió con el régimen dictatorial de Benito Mussolini) o Japón (la Constitución japonesa de 1889 atribuía amplios poderes militares y políticos al emperador), o con dictaduras de Gobierno militar como en Tailandia, en 2007.

Historia

World Monarchies
     Monarquía constitucional o parlamentaria.      Monarquía de la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth)      Monarquía semi-constitucional      Monarquía absoluta      Entidad monárquica a nivel sub-estatal

La monarquía constitucional fue un paso intermedio o evolucionado ante la aparición de las primeras repúblicas modernas como Estados Unidos y Francia especialmente en el siglo XIX. Se pretendía pasar de monarquías absolutas, máximas representantes del Antiguo Régimen, a monarquías parlamentarias con un poder limitado.

La Constitución de 1791 estableció en Francia una monarquía constitucional. La autoridad real quedó supeditada a la de la ley. Confirmó la separación de poderes, el poder legislativo correspondía a una Asamblea legislativa unicameral de 745 miembros elegida por dos años e indisoluble; el Rey Luis XVI quedó encargado del Poder ejecutivo nombrando y revocando libremente a sus ministros, no tenía el poder de legislar ni poder financiero,[1]​ el rey no podía disolver la Asamblea, pero tenía derecho a veto suspensivo durante cuatro años, a las leyes que juzgara injustas o inconvenientes.[2][3]​ La monarquía constitucional terminó el 21 de septiembre de 1792 cuando la Asamblea legislativa proclamó la abolición de la monarquía, dando paso a la Primera República francesa. Posteriormente la Monarquía de Julio (1830 a 1848) también fue una monarquía constitucional, otorgándole al rey Luis Felipe I de Francia el poder ejecutivo y al parlamento bicameral el poder legislativo. El Imperio alemán (Deutsches Reich, 1871-1918) fue también una monarquía constitucional a nivel federal.

Véase también

Referencias

  1. Simpson, William; Jones, Martin Desmond (2000). Europe, 1783-1914 (en inglés). Psychology Press. p. 34. ISBN 9780415226608.
  2. Alvear, Carlos (2000). Historia Universal Contemporánea. Limusa. p. 51. ISBN 9789681861476.
  3. Fournier, Antonin-Xavier (2008). La Dynamique du Pouvoir Sous la Ve République: Cohabitation et Avenir des Institutions (en francés). Presses de l'Université de Québec. p. 10. ISBN 9782760519800.
Asamblea Consultiva Islámica

La Asamblea Consultiva Islámica de Irán (en persa, مجلس شورای اسلامی Maŷlés-e Šourâ-ye Eslâmí) es el órgano principal del poder legislativo en Irán, constituida por representantes del pueblo. En el decreto de la instauración de la monarquía constitucional (en persa, فرمان مشروطیت) se refiere a la asamblea de Irán tanto Sagrada Asamblea Consultiva Nacional como Asamblea Consultiva Islámica. En la constitución de la monarquía constitucional y también en la constitución de la república islámica antes de la reforma constitucional de 1989 esta institución se llama Asamblea Consultiva Nacional, a pesar de que en el 22 de julio de 1980 los representantes de la Asamblea nombraron a esta institución como “Asamblea Consultiva Islámica”.

Según la Constitución de la República Islámica de Irán, si las leyes aprobadas por la Asamblea están afirmadas por el Consejo de Guardianes, se comunicaran al poder ejecutivo y al poder judicial para su implementación. En asuntos de gran importancia es posible que las responsabilidades de la asamblea se sucedan por referéndum y remisión al voto directo del pueblo- en este caso la solicitud de remisión al voto público ha de ser aprobado por dos tercios de todos los miembros de la Asamblea (Principio 59 de la constitución).​ La Asamblea es independiente de otros poderes y legalmente sus decisiones no deben ser bajo de ningún tipo de influencia externa (Principio 57).​

Corrientemente en la décima Asamblea Consultiva Islámica el número de los miembros (incluido el presidente de la Asamblea) es 290, y este periodo se preside Alí Lariyaní.

Barbados

Barbados es uno de los trece países que forman la América Insular, Antillas o Islas del Caribe. Su capital y ciudad más poblada es Bridgetown.

Situada en las Antillas Menores, es la más oriental de las islas, encontrándose al este de Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas.

España conquistó la isla debido a que fue ahí donde llegó Colón en su primer viaje en el siglo XV. En el siglo XVII los ingleses convirtieron el lugar en una colonia de Reino Unido. Dicha situación se mantuvo hasta 1966, cuando su pueblo declaró la independencia el 30 de noviembre. Ese año ingresó en la ONU y en la Mancomunidad de Naciones.

Es una monarquía constitucional con parlamento, con Isabel II como jefe de Estado y la gobernadora general como su representante en la isla. Tiene una población de 284 996 personas, predominantemente de ascendencia africana. A pesar de estar clasificada como una isla atlántica, Barbados se considera parte del Caribe por razones históricas y culturales, donde se destaca como un destino turístico líder.

Consejo de Seguridad Nacional (Tailandia)

El Consejo para la Reforma Democrática (CRD) es el órgano creado por los militares de Tailandia que llevaron a término el golpe de Estado el 19 de septiembre de 2006 y que asumió todo el poder ejecutivo y legislativo en el país por un período declarado de dos semanas.

La denominación oficial desde el 19 al 28 de septiembre sufrió diversas variaciones, habiendo sido la denominación oficial más estable la de Consejo para la Reforma Democrática bajo la Monarquía Constitucional. No obstante, el 28 de septiembre, el portavoz del Consejo informó que la traducción al inglés de algunos medios llevaba a la confusión implicando al monarca, cuestión que querían evitar con la denominación de Consejo para la Reforma Democrática.​ Después de la aprobación de la Constitución interina de Tailandia el 1 de octubre de 2006 se constituyó como Consejo de Seguridad Nacional.

Hasta el 1 de octubre de 2007, el Presidente del Consejo fue el líder del golpe de Estado, Comandante General del Real Ejército Tailandés, General Sondhi Boonyaratklin, quien renunció en favor del Comandante en Jefe de la Real Fuerza Aérea de Tailandia, General Chalit Pookpasuk.​​​

En 2008, el Consejo estaba compuesto por:

Comandante en Jefe de la Real Fuerza Aérea de Tailandia, General Chalit Pookpasuk, Jefe del Consejo.

Comandante de la Armada, Almirante Sathiraphan Keyanon.

Comisario General de Policía, General Kowit Wattana, depuesto el 5 de febrero de 2007.

Secretario General del Consejo Nacional de Seguridad, General Winai Phatthiyakul, Secretario del Consejo y Secretario Permanente de Defensa.

Comandante Supremo, General Ruangroj Mahasaranon.

Comandante, General Anupong Paochinda-Tras las elecciones generales de 2007, el Consejo en su estructura, composición y funciones cesó, pasando a ser un órgano del Ministerio de Defensa.

Democracia parlamentaria

En oposición a la república presidencialista y la república semipresidencialista, el jefe del Estado no tiene normalmente poderes ejecutivos reales como un presidente ejecutivo, ya que la mayoría de estos poderes le han sido concedidos al jefe de Gobierno, normalmente llamado primer ministro. Sin embargo, en una república parlamentaria (como Sudáfrica y Botsuana), el jefe de Estado y el jefe de Gobierno deben formar una sola oficina, pero el presidente se sigue eligiendo de la misma manera que el primer ministro en los estados que siguen el Sistema de Westminster. En ciertas ocasiones el presidente ha de tener poder ejecutivo legal para llevar a cabo el día a día de las instituciones (como en Finlandia o Irlanda), pero no hace uso de estos poderes. Algunas repúblicas parlamentarias podrían, por tanto, ser vistas como repúblicas con un sistema semipresidencialista, pero funcionando de una forma parlamentaria.

Forma de gobierno

Forma de gobierno, forma política, régimen de gobierno, régimen político, sistema de gobierno, sistema político,​ sistema de gobierno, modelo de gobierno o modelo político son algunas de las diversas maneras de nombrar un concepto esencial de la ciencia política y la teoría del Estado o derecho constitucional. Hace referencia al modelo de organización del poder constitucional que adopta un Estado en función de la relación existente entre los distintos poderes. La manera en la que se estructura el poder político para ejercer su autoridad en el Estado, coordinando todas las instituciones que lo forman, hace que cada forma de gobierno precise de unos mecanismos de regulación que le son característicos. Estos modelos políticos varían de un estado a otro y de una época histórica a otra. Su formulación se suele justificar aludiendo a muy diferentes causas: estructurales o idiosincrásicas (imperativos territoriales, históricos, culturales, religiosos, etc.) o coyunturales (períodos de crisis económica, catástrofes, guerras, peligros o "emergencias" de muy distinta naturaleza, vacíos de poder, falta de consenso o de liderazgo, etc.); pero siempre como plasmación política de un proyecto ideológico.

La denominación correspondiente a la forma o modelo de gobierno (además de referencias a la forma de Estado, que indica la estructura territorial) suele incluso incorporarse al nombre o denominación oficial del estado, con términos de gran diversidad y que, aunque proporcionan cierta información sobre lo que proclaman, no responden a criterios comunes que permitan definir por sí solos su régimen político. Por ejemplo: Estados Unidos Mexicanos, República Bolivariana de Venezuela, Reino de España, Principado de Andorra, Gran Ducado de Luxemburgo, Federación Rusa, República Popular Democrática de Corea, Emiratos Árabes Unidos o República Islámica de Irán. Entre los doscientos estados, sólo hay dieciocho que no añaden ninguna palabra más a su nombre oficial, como por ejemplo: Jamaica; mientras que once sólo indican que son "estados". La forma más común es república, seguida de la monarquía.

Hay muy distintas nomenclaturas para denominar las distintas formas de gobierno, desde los teóricos de la Antigüedad hasta la Edad Contemporánea; en la actualidad suelen utilizarse de forma habitual tres tipos de clasificaciones:

El carácter electivo o no de la jefatura de Estado define una clasificación, entre repúblicas (electiva) y monarquías (no electiva).

El grado de libertad, pluralismo y participación política define otra clasificación, entre sistemas democráticos, autoritarios, y totalitarios, según permitan en mayor o menor grado el ejercicio de la discrepancia y la oposición política o bien niegan más o menos radicalmente la posibilidad de disidencia (estableciendo un régimen de partido único, o distintos tipos de regímenes excepcionales, como las dictaduras o las juntas militares); a su vez el sistema electoral por el que en los sistemas participativos se expresa la voluntad popular ha tenido muy diversas conformaciones históricas (democracia directa o asamblearia, democracia indirecta o representativa, sufragio censitario o restringido, sufragio universal masculino o de ambos sexos, diferentes determinaciones de la mayoría de edad, segregación racial, inclusión o no de los inmigrantes, y otros), así como muy distintas maneras de alterarlo o desvirtuarlo (burgo podrido, gerrymandering, fraude electoral, pucherazo).

La relación existente entre la jefatura del Estado, el gobierno y el parlamento define otra clasificación más, entre presidencialismos y parlamentarismos (con muchos grados o formas mixtas entre uno y otro).Estas tres clasificaciones no son excluyentes, sino que se complementan, de modo que una república puede ser democrática (Estados Unidos o Sudáfrica) o no democrática (China o Corea del Norte); una democracia republicana puede ser parlamentaria (Alemania o India), semipresidencialista (Francia o Rusia) o presidencialista (Argentina o Corea del Sur); y una monarquía puede ser democrática y parlamentaria (España, Reino Unido o Japón), no democrática (Arabia Saudita o Ciudad del Vaticano) o situarse en posiciones intermedias (Marruecos), muy habitualmente calificadas de forma más o menos anacrónica con términos propios de las formas históricas de la monarquía (monarquía feudal, monarquía autoritaria, monarquía absoluta).

Liberal

Liberal es un término polisémico, aunque siempre relacionado con el concepto de libertad, habitualmente utilizado en contextos políticos o económicos, pero que también puede referirse a otro:

Se aplica a la persona que es abierta y respetuosa con otras personas y sus opiniones, que tiene costumbres e ideas libres y sin prejuicios y favorece las libertades individuales.La virtud de la Liberalidad, dar generosamente sin esperar recompensa. En este sentido, liberal es sinónimo o adjetivo aplicado a persona y acto generoso, desprendido o altruista,Inclinado a dar de lo que él tiene y estima.

Inclinado a la libertad, tolerante, indulgente, que actúa con liberalidad, generoso.

El vicio de la prodigalidad, la liberalidad en exceso. En este sentido, liberal es sinónimo de pródigo.

Obrar liberal, la acepción más antigua, está caída en desuso. Se refería a hacer las cosas con prontitud; lo propio de quien está libre de obstáculos.

En el ámbito afectivo-sexual, el adjetivo liberal se aplica al comportamiento desinhibido, no condicionado por la moral sexual dominante. Puede tener muy distintas manifestaciones: el denominado amor libre (término propio de la ideología anarquista), la pareja abierta, la promiscuidad sexual, las prácticas sexuales anteriormente denominadas perversiones, etcEn la entrada correspondiente del Diccionario de Usos (M.Moliner) encontramos lo siguiente:

“Liberal (del lat. «liberälis»). (1)adj. y n. Aplicado a personas por sus ideas políticas, a las ideas, a los partidos políticos y a los regímenes, partidario de la libertad. ¤ Partidario de la tolerancia. ¤ Partidario de las libertades que disfrutan los ciudadanos en los regímenes democráticos. ¤ Partidario del respeto a la iniciativa privada, por ejemplo en cuestiones de economía. ¤ Se aplica al régimen o funcionamiento de cualquier organización en que se reducen las restricciones y cortapisas al mínimo, y a las personas que lo practican: ‘Un régimen liberal de importaciones’. (2)Se aplica al partido que se oponía al llamado «carlista» en las guerras civiles españolas llamadas «guerras carlistas», y a las personas que lo seguían. Þ Cristino, guiri. ¤ adj. También, al partido que, en el régimen de rotación de partidos propio de la monarquía constitucional, se oponía al llamado «conservador», y a las personas adictas a él. (3) Se aplica a ciertas *profesiones que pueden ejercerse en libre competencia, o sea que no son retribuidas por el Estado sino por las personas que utilizan los servicios; por ejemplo, la medicina. (4) Tolerante con las ideas y costumbres ajenas: ‘Tiene un padre muy liberal’. ¤ Muy libre en su forma de pensar o actuar; particularmente en lo relativo a las relaciones sexuales”.

Monarquismo

El monarquismo es una ideología que busca defender el establecimiento, preservación o restauración de una monarquía como forma de gobierno.

Monarquía

La monarquía (del latín monarchĭa, y este del griego μοναρχία ) es una forma de Estado (aunque en muchas ocasiones es definida como forma de gobierno) en la cual un grupo integrado en el Estado, generalmente una familia que representa una dinastía, encarna la identidad nacional del país y su cabeza, el monarca, ejerce el papel de jefe de Estado. El poder político del monarca puede variar desde lo puramente simbólico (monarquía parlamentaria), a integrarse en la forma de gobierno: con poderes ejecutivos considerables pero restringidos (monarquía constitucional), hasta lo completamente autocrático (monarquía absoluta).

En una monarquía, la jefatura del Estado o cargo supremo es:

Personal, y estrictamente unipersonal (en algunos casos históricos se han dado diarquías, triunviratos, tetrarquías, y en muchas ocasiones se establecen regencias formales en caso de minoría o incapacidad o valimientos informales por propia voluntad).

Vitalicia (en algunos casos históricos existieron magistraturas temporales con funciones similares, como la dictadura romana, y en muchos casos se produce la abdicación voluntaria o el derrocamiento o destronamiento forzoso, que puede o no ir acompañado del regicidio).

Designada según un orden hereditario (monarquía hereditaria), aunque en algunos casos se elige, bien por cooptación del propio monarca, bien por un grupo selecto (monarquía electiva).El término «monarquía» proviene del griego μονος mónos ‘uno’, y αρχειν arkhein: ‘mandar, guiar, gobernar’, interpretable como «gobierno de uno solo». A ese único gobernante se le denomina monarca o rey (del latín rex) aunque las denominaciones utilizadas para este cargo y su tratamiento protocolario varían según la tradición local, la religión o la estructura jurídica o territorial del gobierno (véase sección correspondiente).

El Estado regido por un monarca también recibe el nombre de monarquía o reino.

El primer precedente europeo de esta institución, bajo el término concreto de «reino» (regnum), se dio tras la llegada de los suevos a la provincia romana de la Gallaecia (noroeste de Hispania) en el año 409, cuando acuerdan un foedus con Roma en el 410, por el que se establecen en la provincia y se otorga a su caudillo Hermerico (409-438) el título de rey (rex), aceptando como superior la autoridad del emperador de Roma. Así, en la Gallaecia, como primer reino (regnum) de Europa con tal denominación, se consolida el primer paso hacia la estructuración del poder político en el espacio europeo medieval en reinos bajo la autoridad moral, cada vez más meramente teórica, de un emperador.

Monarquía absoluta

La monarquía absoluta es una forma de gobierno en la que el rey tiene el poder absoluto. En ella no existe división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial). Aunque la administración de la justicia pueda tener una autonomía relativa en relación al rey, o existan instituciones parlamentarias, el monarca absoluto puede cambiar las decisiones o dictámenes de los tribunales en última instancia o reformar las leyes a su voluntad (La palabra del rey es ley). Nombra y retira a sus asistentes en el gobierno a su voluntad. La unidad de todos los poderes suele considerarse justificada por estimar que la fuente del poder es Dios y que los monarcas ejercen la soberanía por derecho divino de los reyes. No hay mecanismos por los que el soberano (que no reconoce superiores) responda por sus actos, si no es ante Dios mismo.

La monarquía absoluta se desarrolla históricamente en la Europa Occidental a partir de las monarquías autoritarias que surgen al final de la Edad Media con la crisis de las monarquías feudales y el predominio que adquiere el rey en relación a todos los estamentos.

Monarquía constitucional francesa

La monarquía constitucional francesa constituye la primera etapa de la Revolución francesa. Se situó entre la monarquía absoluta del rey Luis XVI y la Primera República, y duró del 4 de septiembre de 1791 hasta el 21 de septiembre de 1792.

El 3 de septiembre de 1791, al jurar la Constitución, Luis XVI hace pasar a Francia de monarquía absolutista a monarquía constitucional.

Como símbolos nacionales se escogió la escarapela tricolor y la bandera tricolor (la actual se originaría más tarde, al invertir los colores). Estos símbolos se originaron por la unión de los colores de la bandera de París (azul y rojo) y el de la monarquía (blanco).

La monarquía constitucional terminó el 21 de septiembre de 1792 cuando la Asamblea legislativa proclamó la abolición de la monarquía, dando paso a la Primera República francesa.

Monarquía parlamentaria

La monarquía parlamentaria es una forma de gobierno con sistema representativo existente en algunos países occidentales actuales, en la que el rey ejerce la función de jefe de Estado bajo el control del poder legislativo (parlamento) y del poder ejecutivo (gobierno), es decir, el rey reina pero no gobierna (expresión debida a Adolphe Thiers).​ Las normas y decisiones emanadas del Parlamento regulan no sólo el funcionamiento del Estado sino también la actuación y funciones del propio rey.

Es muy usual, incluso en la bibliografía de las ciencias políticas, identificarla con otro tipo de monarquía, la monarquía constitucional, aunque esta tiene una característica muy distinta, y es que permite reservar una mayor capacidad y funciones al rey, que retiene gran parte del poder, por ejemplo, controlando al poder ejecutivo.

En la mayoría de las monarquías parlamentarias actuales la autonomía y poderes del monarca están muy limitados y recortados, pudiendo el Parlamento en cualquier momento tomar decisiones que obliguen a su cumplimiento por parte del Rey. Las excepciones a estas limitaciones generalizadas son puras reminiscencias históricas que se mantienen por tradición en algunas monarquías más antiguas, aunque normalmente se refieren a temas de poca trascendencia para la vida política del país. La toma efectiva de decisiones se mantiene en el Gobierno y en las distintas cámaras de representación parlamentaria, que en una monarquía parlamentaria son considerados los depositarios de la soberanía popular.

En este tipo de sistema político el monarca sanciona las leyes y decretos que le son presentados para firmar por parte del Gobierno y Parlamento.

Suele ser habitual en una monarquía parlamentaria que el monarca disfrute de privilegios en función de su papel como máximo representante del país y Jefe del Estado. Estos privilegios suelen referirse no sólo al mantenimiento económico de la familia real y su seguridad, sino también a cuestiones de inmunidad jurídica, etcétera, que por afectar a uno de los principales órganos de representación del Estado, suelen venir regulados por una Constitución o una norma similar de carácter fundamental en Derecho.

Reino de Dinamarca

El Reino de Dinamarca (en danés: Kongeriget Danmark o Danmarks Rige; en feroés: Kongsríki Danmarkar; en groenlandés: Kunngeqarfik Danmarki) es una monarquía constitucional y comunidad que se compone de tres partes autónomas: Dinamarca en el norte de Europa, las Islas Feroe en el Atlántico Norte, y Groenlandia en América del Norte, siendo Dinamarca la parte metropolitana, donde residen los poderes judicial, ejecutivo y legislativo residuales.​ La relación entre los estados miembros se denomina Rigsfællesskabet.​ De acuerdo a las actas de gobiernos locales de Feroe y Groenlandia, tanto las islas Feroe como Groenlandia constituyen una comunidad de personas dentro del reino.​

Reino de Rumania

El Reino de Rumania (en rumano: Regatul României) fue una monarquía constitucional que existió entre 1881 y 1947 en el actual territorio de Rumania. Su origen se remonta a 1859, cuando los principados de Moldavia y Valaquia se unen bajo la regencia de un único príncipe poniendo los cimientos de lo que será el Reino de Rumanía que, como entidad política, se unirá al bando vencedor de la Primera Guerra Mundial. El Reino se extenderá luego del Tratado de Trianon, pero perderá territorio en los arbitrajes de Viena durante la Segunda Guerra Mundial. Luego de ser liberada por la Unión Soviética, en 1944, en 1947 la monarquía fue reemplazada por una república socialista.

Reino de los Países Bajos

El Reino de los Países Bajos (en neerlandés, Het Koninkrijk der Nederlanden, ; en papiamento: Reino Hulandes), comúnmente llamado los Países Bajos,​ es un Estado soberano transcontinental cuya forma de gobierno es la monarquía constitucional.

Las cuatro partes del Reino —Aruba, Curazao, Sint Maarten y los Países Bajos— son países constituyentes (landen en neerlandés). En la práctica, sin embargo, la mayoría de los asuntos del Estado son administrados por los Países Bajos —que representa el 98 % de la superficie y población del reino—. Los países de Aruba, Curazao y Sint Maarten son dependientes de los Países Bajos en materias como los asuntos exteriores y la defensa, aunque son autónomos en cierto grado, con sus propios parlamentos.

La gran mayoría de la superficie de los Países Bajos —como país constituyente del Reino— está localizado en Europa, con la excepción del Caribe Neerlandés: tres municipios especiales (Bonaire, Saba y San Eustaquio) se sitúan en el Caribe. Aruba, Curazao y Sint Maarten también se encuentran en el Caribe.

República parlamentaria

En oposición a la república presidencialista y la república semipresidencialista, el jefe del estado, normalmente, no tiene poderes ejecutivos reales como un presidente ejecutivo, ya que la mayoría de estos poderes le han sido concedido al jefe de gobierno, normalmente llamado primer ministro. Sin embargo, el jefe de estado y el jefe de gobierno deben formar una sola oficina en una república parlamentaria (como Sudáfrica o Botsuana), pero el presidente se sigue eligiendo de la misma manera que el primer ministro en los estados tipo Sistema de Westminster. En ciertas ocasiones el Presidente ha de tener poder ejecutivo legal, para llevar a cabo el día a día de las instituciones (como en Finlandia o Irlanda) pero no hacen uso de estos poderes. Algunas repúblicas parlamentarias podrían, por tanto, ser vistas como repúblicas con un sistema semipresidencialista, pero funcionando de una forma parlamentaria.

Restauración borbónica en Francia

Tras la caída de Napoleón Bonaparte en 1814, los aliados restauraron a la Casa de Borbón en el trono francés. El periodo que sobrevino se llamó la Restauración, caracterizada por una aguda reacción conservadora y el restablecimiento de la Iglesia católica como poder político en Francia. Pero los gobiernos de Luis XVIII (entre 1814 y 1824) y Carlos X (1824-1830) debieron aceptar algunas realidades surgidas con la Revolución francesa, como la monarquía constitucional, el parlamentarismo, la redistribución de la tierra realizada durante las convulsiones de fin del siglo XVIII y la desaparición de los antiguos gremios artesanales.

Este período estuvo caracterizado por una profunda transformación de la vida política y social en Francia, que transcurrió más en el seno social que en la superficie del Estado. Los sectores monárquicos buscaron liquidar todo vestigio de la Revolución francesa, mientras que la burguesía trató de superar un período de 25 años de catástrofes y re elaborar un programa político y económico viable que, a la vez, recuperase algunos elementos útiles de la revolución.

Revolución francesa

La Revolución francesa (en francés, Révolution française) fue un conflicto social y político, con diversos periodos de violencia, que convulsionó Francia y, por extensión de sus implicaciones, a otras naciones de Europa que enfrentaban a partidarios y opositores del sistema conocido como el Antiguo Régimen. Se inició con la autoproclamación del Tercer Estado como Asamblea Nacional en 1789 y finalizó con el golpe de Estado de Napoleón Bonaparte en 1799.

Si bien, después de que la Primera República cayera tras el golpe de Estado de Napoleón Bonaparte, la organización política de Francia durante el siglo XIX osciló entre república, imperio y monarquía constitucional, lo cierto es que la revolución marcó el final definitivo del feudalismo y del absolutismo en ese país,​ y dio a luz a un nuevo régimen donde la burguesía, apoyada en ocasiones por las masas populares, se convirtió en la fuerza política dominante en el país. La revolución socavó las bases del sistema monárquico como tal, más allá de sus estertores, en la medida en que lo derrocó con un discurso e iniciativas capaces de volverlo ilegítimo.

Según la historiografía clásica, la Revolución francesa marca el inicio de la Edad Contemporánea al sentar las bases de la democracia moderna, lo que la sitúa en el corazón del siglo XIX. Abrió nuevos horizontes políticos basados en el principio de la soberanía popular, que será el motor de las revoluciones de 1830, de 1848 y de 1871.​

Rey de Tonga

El Monarca de Tonga es el jefe de Estado del país y el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. La dinastía Tupou es, actualmente la única monarquía constitucional de la Polinesia, está vigente desde 1875.

Servicio militar

El servicio militar o conscripción es el desarrollo de la actividad militar por una persona, de manera obligatoria en algunos países (servicio militar obligatorio o SMO) y voluntaria en otros. En algunos casos, la actividad es remunerada y en otros casos no.

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.