Enrique II de Castilla

Enrique II de Castilla, también conocido como Enrique de Trastámara, llamado «el Fratricida» o «el de las Mercedes» (Sevilla, 13 de enero de 1334 - Santo Domingo de la Calzada, 29 de mayo de 1379), fue rey de Castilla, el primero de la Casa de Trastámara.

Enrique II de Castilla
Rey de Castilla[a]
Enrique II de Castilla
Rey de Castilla
1366-1367
Predecesor Pedro I
Sucesor Pedro I
1367-1379
Predecesor Pedro I
Sucesor Juan I
Información personal
Nacimiento 13 de enero de 1334
Sevilla, España
Fallecimiento 29 de mayo de 1379 (45 años)
Santo Domingo de la Calzada, España
Entierro Catedral de Toledo, España
Religión Católico
Familia
Casa real Casa de Borgoña (Castilla) y Casa de Trastámara
Padre Alfonso XI de Castilla
Madre Leonor de Guzmán
Cónyuge Juana Manuel de Villena
Descendencia Véase Matrimonio y descendencia
Arms of the Crown Castile with the Old Royal Crest

Escudo de Enrique II de Castilla

Biografía

Fue el cuarto de los diez hijos extramatrimoniales de Alfonso XI y de Leonor de Guzmán (tataranieta de Alfonso IX de León). Producto de un embarazo gemelar, fue el primero de los hijos de la pareja en llegar a la vida adulta al igual que su hermano, al que sobrevivió. Enrique y su hermano mellizo o gemelo Fadrique Alfonso de Castilla, nacieron en el Alcázar de Sevilla.[1]​ Prohijado en su nacimiento por Rodrigo Álvarez de las Asturias heredó al año siguiente, a la muerte de este, su señorío del condado de Noreña. Su padre le concedió más tarde el condado de Trastámara y los señoríos sobre Lemos y Sarria, en Galicia, y las villas de Cabrera y Ribera, con lo que le constituyó un grandísimo e importante patrimonio en el noroeste de la Península. Es la cabeza de la nueva dinastía que surge de la rama principal de la de Borgoña-Ivrea, la dinastía Trastámara.

Mientras vivió Alfonso XI, su amante Leonor consiguió títulos y privilegios en número exagerado para sus hijos tenidos con el rey. Ello fue la causa del descontento de numerosos nobles, y sobre todo de la reina legítima, María de Portugal, y del infante heredero, Pedro, más conocido como Pedro I el Cruel o el Justiciero. Estos tuvieron ocasión para la revancha cuando Alfonso XI murió inesperadamente de peste en el asedio de Gibraltar, en marzo de 1350. Ni siquiera habían enterrado al rey y ya muchos seguidores de Leonor y de sus hijos les dieron de lado, y Enrique y sus hermanos huyeron y se desperdigaron, temerosos de las medidas que pudiera tomar su hermanastro, el nuevo rey.

Tras la muerte de Alfonso XI

Arms of Henry II of Castile before his accession
Escudo de Enrique de Trastámara antes de ser rey

Aunque Leonor y sus hijos llegaron a un acuerdo con Pedro I para integrarse pacíficamente en su corte, la situación siguió siendo inestable. Enrique y sus hermanos Fadrique, Tello y Sancho protagonizaron numerosas rebeliones desde el inicio del reinado. Además, para afianzar su posición y conseguir aliados, Enrique contrajo matrimonio con Juana Manuel de Villena, hija de Don Juan Manuel, adelantado mayor de Murcia y Señor de Villena, el noble más poderoso del reinado anterior. En 1351 el monarca (o su consejero Juan Alfonso de Alburquerque, hombre de confianza de María de Portugal), convencido de que la amante de su padre era la instigadora de las sublevaciones, ordenó que Leonor fuera encarcelada y finalmente ejecutada en Talavera de la Reina.

Después de esto Enrique huyó a Portugal. Perdonado por Pedro I y vuelto a Castilla, se sublevó en Asturias (1352). Se reconcilió con su hermano solo para rebelarse contra él en una guerra larga e intermitente que terminó con la huida del conde de Trastámara a Francia, donde entró al servicio de Juan II de Francia.

Poco después Enrique y sus hombres pasaron a militar en las filas de Pedro IV de Aragón, en la guerra que este mantuvo contra Castilla (1358). Durante este conflicto fue vencido y apresado en Nájera (1360), pero fue liberado (con la ayuda de Juan Ramírez de Arellano, entre otros) y se exilió en Francia.

Atacado Aragón de nuevo, Enrique acudió en su ayuda, pero a cambio de que se le apoyara para destronar a su hermano Pedro. El ataque combinado de Enrique y de sus aliados castellanos, aragoneses y franceses (las compañías de mercenarios de Bertrand Du Guesclin) consiguió expulsar a Pedro, que se refugió en Guyena. Enrique fue proclamado rey en Calahorra (1366), pero a cambio tuvo que conceder a sus aliados títulos y riquezas sin medida, como pago por la ayuda recibida. Ello le valió el sobrenombre de el de las Mercedes.

Mientras tanto, Pedro I organizó una invasión de Castilla desde los dominios ingleses al norte de los Pirineos. Eduardo, príncipe de Gales (conocido como el Príncipe Negro), puso a su disposición un gran ejército de caballeros y de arqueros.

Pedro I derrotó a Enrique en la batalla de Nájera, librada el 3 de abril de 1367. Enrique retornó a Francia, protegido por Carlos V. Desde el castillo de Peyrepertuse reorganizó sus ejércitos, y ayudado por los sublevados de numerosas ciudades castellanas y por los franceses de Bertrand Du Guesclin venció a Pedro en la batalla de Montiel el 14 de marzo de 1369. Pedro I, ya prisionero, fue asesinado a manos de Enrique, que subió definitivamente al trono de Castilla con el nombre de Enrique II.

Reinado

Enrique II de Castilla (Ayuntamiento de León)
Retrato imaginario de Enrique II de Castilla. José María Rodríguez de Losada. (Ayuntamiento de León).

Antes de verse consolidado en su trono y poder transmitírselo a su hijo Juan, Enrique tuvo que derrotar a Fernando I de Portugal, al que hubo de derrotar en dos de las llamadas Guerras Fernandinas, y después a Juan de Gante, I duque de Lancaster, casado con la infanta Constanza de Castilla, hija de Pedro I. En su conflicto con los ingleses de Eduardo III de Inglaterra, Enrique II fue aliado de Carlos V de Francia, a cuya disposición puso la flota castellana, pieza fundamental en el asedio de la Rochelle, en cuya primera fase el almirante Ambrosio Bocanegra derrotó completamente a la escuadra inglesa.

Cornado Enrique II (tipo 2) ceca de Toledo
Cornado de Enrique II de la ceca de Toledo.

Enrique II recompensó a sus aliados, enajenando grandes extensiones de territorio de realengo, pero supo también defender los intereses del reino de León y Castilla. Así, negó al rey de Aragón todas las cesiones territoriales que le había prometido en los tiempos difíciles. Para pagar a las Compañías Blancas y a los otros mercenarios que le habían ayudado adulteró la moneda, hecho que hizo perder en el resto de reinos la confianza en el dinero castellano.

En política interior, inició la reconstrucción del reino, protegió a los judíos tras haberlos perseguido en la guerra civil, aceleró la transformación de la administración real y convocó numerosas Cortes. Asimismo, incorporó definitivamente al patrimonio real el señorío de Vizcaya tras la muerte de su hermano Tello de Castilla. En política exterior, fue favorable a Francia frente a Inglaterra.

Enrique II de Castilla falleció el 29 de mayo de 1379 en Santo Domingo de la Calzada. Fue sucedido en el trono castellano por su hijo, Juan I de Castilla.

Sepultura

Después de su defunción, el cadáver de Enrique II de Castilla fue trasladado a Burgos, después a Valladolid, y posteriormente a la ciudad de Toledo, donde sería sepultado en la Capilla de los Reyes Nuevos de la Catedral de Toledo,[2]​ donde sus restos mortales reposan en la actualidad. El sepulcro del rey está colocado sobre la sillería del coro, en el lado de la Epístola, y es un sepulcro adosado de estilo plateresco. La caja del sepulcro está adornada con los escudos de Castilla y León, y en la parte baja del interior del lucillo de enterramiento están colocados tres paneles decorados con trofeos, y sobre los tres paneles dos niños que aparecen sujetando la cartela que contiene el epitafio del monarca:[3]

Sepulcro de Enrique II, rey de Castilla y León. Capilla de los Reyes Nuevos de la Catedral de Toledo
Sepulcro de Enrique II de Castilla en la Catedral de Toledo.
AQUI YAZE EL MUY AVENTURADO E NOBLE CAVALLERO REI DON ENRRIQUE DE DULCE MEMORIA, HIJO DEL MUI NOBLE REI DON ALFONSO, QUE VENCIO LA DE BENAMARIN E FINO EN SANTO DOMINGO DE LA CALÇADA, E ACABO MUI GLORIOSAMENTE A XXX DIAS DE MAYO, AÑO DEL NACIMIENTO DE NUESTRO SALVADOR JESUCRISTO DE MCCCLXXIX AÑOS.

Sobre el sepulcro está colocada la estatua yacente que representa a Enrique II, realizada en alabastro policromado. El monarca, vestido con los atributos reales, sujeta con su mano izquierda la espada y el talabarte adornado con leones y castillos. En la mano derecha el monarca empuña el cetro, cuyo extremo superior reposa en los tres almohadones que sostienen la cabeza del monarca. El rey calza chapines y sus pies reposan sobre un león acostado.

En la Catedral de Santo Domingo de la Calzada están sepultadas las entrañas del monarca.

Matrimonio y descendencia

Enrique II contrajo matrimonio el 27 de julio de 1350 con Juana Manuel de Villena, señora de Villena, Escalona y Peñafiel e hija del célebre magnate y escritor Don Juan Manuel y de Blanca Núñez de Lara, con quien tuvo tres hijos:

  • Juan (1358-1390), sucesor de su padre con el nombre de Juan I.
  • Leonor (1362-1415), casada con Carlos III de Navarra
  • Juana (1367-1374), fallecida en la infancia.

Tuvo varios hijos fuera de matrimonio, algunos de los cuales menciona en el testamento que otorgó el 29 de mayo de 1374:[b]

Títulos

Al final de su reinado ostentaba los títulos de rey de Castilla, Toledo, León, Galicia, Sevilla, Córdoba, Murcia, Jaén, el Algarve y señor de Molina.

Predecesor:
Pedro I
Coat of Arms of the Heir of the Crown of Castile (1284-1390).svg
Rey de Castilla

1366-1367
Sucesor:
Pedro I
Predecesor:
Pedro I
Coat of Arms of the Heir of the Crown of Castile (1284-1390).svg
Rey de Castilla

1367-1379
Disputado (1367-1369) con Pedro I de Castilla
Sucesor:
Juan I

Véase también

Notas

  1. La titulación completa era: Rey de Castilla, de Toledo, de León, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba, de Murcia, de Jaén, del Algarve, de Algeciras y Señor de Molina
  2. Véase Crónicas de los reyes de Castilla D. Pedro I, D. Enrique II, D. Juan I, D. Enrique III, Tomo II, pp. 106-121 de Pedro López de Ayala
  3. a b En algunas genealogías antiguas la llaman Inés Díaz de la Vega aunque el rey Enrique en su testamento la menciona varias veces siempre llamándola Elvira Íñíguez. O bien es un error transmitido en esas genealogías, o bien pudo ser otra de las amantes del rey y madre de alguno de los hijos.
  4. a b En algunas genealogías antiguas la llaman Beatriz Fernández de Angulo, señora de Villafranca, aunque el rey Enrique en su testamento la menciona varias veces siempre llamándola Beatriz Fernández. O bien es un error transmitido en esas genealogías, o bien pudo ser otra de las amantes del rey y madre de alguno de los hijos.
  5. El matrimonio llegó a celebrarse en 1378 y fueron padres, entre otros, de Enrique de Villena el Nigromántico, maestre de la Orden de Calatrava, I conde de Cangas y Tineo que casó con María de Albornoz, señora del Infantado.
  6. Ambas hermanas figuran en la documentación de dicho monasterio, recibiendo varias mercedes de su tío el rey Juan I de Castilla, así como del rey Enrique III de Castilla.
  7. No está mencionada en el testamento de su padre.
  8. Su padre no lo menciona en su testamento otorgado en 1374.

Referencias

  1. «Conferencia del Catedrático Manuel García Fernández». 24 de enero de 2013.
  2. Elorza et al., 1990, pp. 63-64.
  3. Elorza et al., 1990, p. 64.
  4. a b c d Braamcamp Freire, 1930, p. 153.
  5. Braamcamp Freire, 1930, pp. 153-154.
  6. Sousa, 196, p. 181.
  7. Arco y Garay, 1954, p. 310.
  8. Nieto Cumplido, 1979, p. 208.

Bibliografía

  • Arco y Garay, Ricardo del (1954). Sepulcros de la Casa Real de Castilla. Madrid: Instituto Jerónimo Zurita. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. OCLC 11366237.
  • Braamcamp Freire, Anselmo (1930). Brasões da Sala de Sintra, Livro Terceiro (en portugués). Coimbra: Imprenta da Universidade. OCLC 794223590.
  • Elorza, Juan C.; Vaquero, Lourdes; Castillo, Belén; Negro, Marta (1990). Junta de Castilla y León. Consejería de Cultura y Bienestar Social, ed. El Panteón Real de las Huelgas de Burgos. Los enterramientos de los reyes de León y de Castilla (2ª edición). Valladolid: Editorial Evergráficas S.A. ISBN 84-241-9999-5.
  • Garijo Pérez, Ignacio (2004). «Una nueva aproximación a las armas presuntas de don Enrique de Castilla, primer Duque de Medina Sidonia». Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía (Homenaje a Don Faustino Menéndez Pidal) (Madrid: Ediciones de la Real Academia Matritense De Heráldica y Genealogía) (VIII/1): 275-292. ISSN 1133-1240. Consultado el 15 de abril de 2014.
  • López de Ayala, Pedro (1994-1997). Crónica del rey don Pedro y del rey don Enrique, su hermano, hijos del rey don Alfonso Onceno (edición crítica y notas de Germán Orduna; estudio preliminar de Germán Orduna Y José Luis Moure). Buenos Aires. OCLC 489686613.
  • Menéndez Pidal de Navascués, Faustino (2011). Heráldica de la Casa Real de León y de Castilla (siglos XII-XVI). Con la colaboración de la Real Asociación de Hidalgos de España (1ª edición). Navarra: Ediciones Hidalguía. ISBN 978-84-939313-0-8.
  • Nieto Cumplido, Manuel (1979). «Aportación histórica al Cancionero de Baena». Historia. Instituciones. Documentos (Sevilla: Universidad de Sevilla: Departamento de Historia Medieval y Ciencias y Técnicas Historiográficas) (6): 197-218. ISSN 0210-7716. Consultado el 8 de abril de 2014.
  • Sousa, António Caetano de (1946). História Genealógica da Casa Real Portuguesa (en portugués) I. Coimbra: Atlântida-Livraria Editora, Lda. OCLC 829426236.
  • Valdeón Baruque, Julio (1996). Enrique II. Palencia: Diputación Provincial de Palencia. ISBN 84-8173-051-3.

Enlaces externos

1333

1333 (MCCCXXXIII) fue un año común comenzado en viernes según el calendario juliano, en vigor en aquella fecha.

1369

1369 (MCCCLXIX) fue un año común comenzado en lunes según el calendario juliano, en vigor en aquella fecha.

1377

1377 (MCCCLXXVII) fue un año común comenzado en jueves según el calendario juliano, en vigor en aquella fecha.

Capilla de los Reyes Nuevos (Catedral de Toledo)

La capilla de los Reyes Nuevos de Toledo es una capilla de la catedral de Toledo, la segunda capilla real que construyeron los reyes de Castilla en dicha catedral.

Fue iniciada por Enrique II de Castilla, primer rey de la casa de Trastámara, que buscó el marco legitimador que ofrecía la catedral toledana al albergar la capilla de los Reyes Viejos, donde estaban enterrados los reyes Sancho IV, Alfonso VII el Emperador y Sancho III el Deseado.

Casa de Enríquez

La Casa de Enríquez​ es un linaje nobiliario español de origen real, originario de la Corona de Castilla, iniciado en la persona del infante Fadrique de Castilla, XXVII Maestre de la Orden de Santiago, hijo natural del rey Alfonso XI de Castilla y de Leonor de Guzmán y hermano gemelo de Enrique II de Castilla, quien dio nombre al linaje.

Es uno de los cuatro linajes que se originaron directamente del tronco regio castellano.

Desde el punto de vista político, la familia llegó a ser de las más poderosas de Castilla, ostentando la dignidad de Almirantes de Castilla durante cerca de 200 años y obteniendo el ducado de Medina de Rioseco. Formaron parte de la élite del poder nobiliario en Castilla durante la Baja Edad Media y junto con otros 19 linajes españoles fueron reconocidos por Carlos V en 1520 como uno de los primeros Grandes de España. Jurisdiccionalmente, detentaron los señoríos de Mansilla, Medina de Rioseco, Melgar, Palenzuela, Peñafiel, Rueda, Torrelobatón y Tarifa.

Juana Enríquez, bisnieta del fundador del linaje, casó con Juan II de Aragón y fue la madre de Fernando el Católico.

Anteriormente, los descendientes del infante Enrique de Castilla el Senador, hijo del rey Fernando III de Castilla, también recibieron el apellido Enríquez.

Casa de Lara

La Casa de Lara es un linaje de la nobleza española, originario del Reino de Castilla medieval, que debe su nombre a la localidad burgalesa de Lara de los Infantes. Dos de sus ramas, la casa de Manrique de Lara (duques de Nájera y marqueses de Aguilar de Campoo), tiene rango de Grandes de España de la primera antigüedad.

Los Lara dispusieron de numerosas posesiones en Castilla, León, Andalucía​ y Galicia. Participaron activamente en el devenir político de los reinos de Castilla y de León entre fines del siglo XI y mediados del siglo XIV, apoyando al monarca reinante, caso de Álvaro Núñez de Lara que llegó a ser regente de Enrique I de Castilla, o en su contra, participando en varias rebeliones de la nobleza. Pedro I de Castilla les desposeyó, siendo rehabilitados por Enrique II de Castilla. Posteriormente los miembros la casa de Manrique de Lara, una rama secundaria de la casa de Lara, ocuparon puestos de relevancia en la administración y en diversas instituciones. Los literatos Diego Gómez Manrique y Jorge Manrique pertenecieron a este linaje.

En el siglo XVII el genealogista e historiador Luis de Salazar y Castro dedicó al linaje de los Lara un extenso estudio en cuatro volúmenes, obra de referencia en el campo de la genealogía nobiliaria.

Condado de Villalobos

El Condado de Villalobos es un título nobiliario español concedido el 5 de marzo de 1369 por el rey, Enrique II de Castilla, y como título hereditario, a Álvar Pérez Osorio I Conde de Trastámara. Desde 1659 el título está asociado al estado, por lo que se considera un título histórico. Está asociado a la localidad zamorana de Villalobos.​

Ducado de Santisteban del Puerto

El ducado de Santisteban del Puerto es un título nobiliario español. Su nombre se refiere al municipio andaluz de Santisteban del Puerto, en la provincia de Jaén.

Fue creado, primero como señorío, por el rey Enrique II de Castilla, en 1371, luego como condado por el rey Enrique IV de Castilla, en 1473, le concedida la Grandeza de España por el rey Carlos II y posteriormente en 1738, fue elevado a ducado por el rey Felipe V de España.

Desde mediados del siglo XIX este título fue empleado junto con el marquesado de Cogolludo (que tradicionalmente se venía utilizando) por los primogénitos de la Casa de Medinaceli.

Juan I de Castilla

Juan I de Castilla (Épila o Tamarite de Litera,​​​ 1358-Alcalá de Henares, 1390) fue rey de Castilla desde el 29 de mayo de 1379 hasta el 9 de octubre de 1390. Fue hijo de Enrique II de Castilla y de Juana Manuel de Villena, hija de Don Juan Manuel.

Juan I de Castilla nació en Aragón durante el destierro de su padre, que aún no era rey. Fue el último rey castellano coronado solemnemente.​ Después de él, los monarcas asumían la dignidad real por proclamación y aclamación. La titulación completa era: rey de Castilla, de León, de Portugal (desde 1383), de Toledo, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba, de Murcia, de Jaén, del Algarve, de Algeciras y señor de Lara (hasta 1387), de Vizcaya y de Molina (hasta 1387).

Juana Manuel de Villena

Juana Manuel de Villena (1339-27 de marzo de 1381) fue reina consorte de Castilla por su matrimonio con Enrique de Trastámara, más tarde Enrique II de Castilla. Era hija Don Juan Manuel y de Blanca Núñez de Lara.

Leonor de Guzmán

Leonor de Guzmán (Sevilla, 1310 – Talavera de la Reina, 1351) fue una noble castellana, amante del rey Alfonso XI de Castilla. Fruto de la relación entre ambos nació, entre otros vástagos, Enrique II de Castilla, primer monarca de la Casa de Trastámara. La relación entre Leonor de Guzmán y el rey de Castilla serviría de inspiración para la ópera La Favorita, de Gaetano Donizetti.

Merced

Merced es el nombre que recibía, en la Castilla bajomedieval, la concesión de un premio como reconocimiento de los méritos de alguna clase contraídos por un vasallo, aunque el mismo nombre indica que no se hace como un pago debido en ningún contrato, sino como donativo por la voluntad del rey.

Aunque podría revestir cualquier forma, incluso una cantidad monetaria, la mayor parte de las veces consistía en un señorío jurisdiccional que salía de las tierras llamadas de realengo (jurisdicción real). Los más famosos y numerosos fueron las llamadas mercedes enriqueñas, por las que concedió Enrique II de Castilla, llamado el de las Mercedes, que fue elevado al trono desde su origen bastardo por la alta nobleza sublevada contra su hermanastro Pedro I de Castilla, llamado el cruel, a quien mató con sus propias manos en un célebre episodio de la Primera Guerra Civil Castellana. De tal manera dispersó el patrimonio regio y elevó la condición de algunas familias, que desde entonces pueden considerarse nueva aristocracia, bien diferenciada de la baja nobleza, e incluso de algunas casas nobles de antiguos solares, debilitadas ambas por la crisis del siglo XIV.

Las nuevas estrategias de relación entre los siguientes reyes de la dinastía Trastámara (que intentan recuperar el poder real), la nobleza, el clero y ciudades a partir de entonces, superan la dinámica anterior, propia de las monarquías feudales, y entran dentro de lo que empieza a construirse como monarquía autoritaria, que se proyecta, al igual que la sociedad estamental y la economía tardofeudal, hacia el periodo conocido como Antiguo Régimen, que traspasa la frontera de la Edad Moderna.

Merino

El merino era un cargo administrativo existente en las Coronas de Castilla y de Aragón y en el reino de Navarra durante las edades Media y Moderna.

Según las Siete Partidas, "es nombre antiguo de España, que quiere tanto decir como home que ha la mayoría para facer justicia sobre algún logar señalado".​ El merino era la figura encargada de resolver conflictos en sus territorios, cumpliendo funciones que en la actualidad son asignadas a los jueces. Además administraba el patrimonio real y tenía alguna función militar. Se encargaba de las cosechas, arrendamientos del suelo y caloñas (multas que se imponían por ciertos delitos o faltas).

Los merinos podían ser nombrados directamente por el rey (merino mayor, con amplia jurisdicción en su territorio), o por otro merino (merino menor, con jurisdicción limitada a territorios más pequeños). El poeta y clérigo riojano Gonzalo de Berceo no les tenía simpatía, quizá a causa de sus desafueros o corrupción, y así escribió: "Por ende subió al cielo, donde no entra merino".​ Los merinos mayores eran reclutados entre la alta nobleza.

El nombramiento de merinos mayores fue muy habitual entre los diferentes reyes españoles a partir del siglo XIV. Este cargo también se conoce con el nombre de adelantado mayor, usándose más corrientemente el de merino mayor para los territorios del norte (Castilla, León y Galicia), mientras que en los del sur (Andalucía y Murcia) se empleaba el de adelantado. Desde el reinado de Enrique II de Castilla, los territorios con personalidad histórica propia fueron desgajados de los adelantamientos en los que estaban incluidos para pasar a ser gestionados por merinos mayores como fue el caso de Asturias, Álava y Guipúzcoa.​

Primera Guerra Civil Castellana

La Primera Guerra Civil Castellana fue un conflicto que se produjo entre los partidarios del rey Pedro I de Castilla, el Cruel para la nobleza o el Justiciero para el pueblo llano, y los partidarios de Enrique II de Castilla.

Real Audiencia

Con el antecedente de la justicia de la Curia regia, formalmente, la primera Audiencia, como órgano supremo de justicia, fue creada por Enrique II de Castilla en las Cortes de Toro de 1371. Originalmente acompañaba al rey en sus viajes y estaba integrada por 7 oidores, aunque en tiempos de Juan II, llegaron a 10. En 1442 se decidió establecer su sede en Valladolid, y sería denominada entonces como Chancillería.​

Isabel la Católica dividió en 1494 dicha Audiencia en dos: la Real Audiencia de Valladolid, con competencia al norte del río Tajo; y la de Ciudad Real, con competencia al sur del mismo río. En 1500 se decidió trasladar esta última a Granada, lo que se verificó en 1505.​

Carlos I instala en 1528 la Audiencia de Aragón en Zaragoza. Su hijo Felipe II creó numerosas audiencias en España: la de Los Grados de Sevilla en 1525, la de Canarias (1526), la de Las Palmas en 1568 y la de Mallorca en 1571, así como en otros lugares de Europa –entre otras, la de Cerdeña en 1564 y la de Sicilia en 1569–. En América, se instala por primera vez una audiencia en Santo Domingo (en la isla La Española) en 1511, durante la gobernación de Diego Colón, pero al poco tiempo fue suprimida (siendo restablecida en 1526). Bajo Carlos I y Felipe II, entre 1526 y 1583, se extendieron las audiencias por América y las Filipinas. En 1717 se establece la audiencia de Asturias; en 1790, la de Extremadura y en 1834, la de Albacete.

Real Audiencia y Chancillería de Valladolid

La Real Audiencia y Chancillería de Valladolid fue un órgano judicial establecido por Enrique II de Castilla en 1371, con competencias sobre todo el territorio de la Corona de Castilla, a excepción de las propias de la Sala de Justicia (también llamada de las Mil y Quinientas) del Consejo de Castilla.​

Tuvo sede en la ciudad de Valladolid, funcionó durante buena parte de la Edad Media y durante toda la Edad Moderna como el más alto tribunal de justicia del reino, y fue suprimido en 1834 como consecuencia de la implantación definitiva del Liberalismo.

A finales del siglo XV perdió parte de su jurisdicción al ser creada la Real Audiencia y Chancillería de Ciudad Real, que fue trasladada finalmente a Granada, con la creación de la Real Chancillería de Granada en 1505.

Sitio de León (1368)

El Sitio de León de 1368 fue un exitoso asedio de esta localidad española por parte del pretendiente Enrique II de Castilla, en el transcurso de la Primera Guerra Civil Castellana.

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.