Diócesis

Este artículo se refiere a la diócesis eclesiástica. Acerca de la unidad administrativa del Imperio romano véase Diócesis romana.
Si desea una lista de las diócesis católicas, consulte el Anexo Diócesis católicas

Una diócesis es el distrito o territorio cristiano en el que tiene y ejerce jurisdicción eclesiástica un prelado: arzobispo, obispo, etcétera. El nombre proviene de tiempos de la Antigua Roma, ya que ese nombre se daba a las divisiones administrativas posteriores al siglo III. Un templo pertenece a una parroquia. Varias parroquias agrupadas suelen pertenecer a un decanato o arciprestazgo, los cuales, agrupados, pertenecen a una diócesis. Las diócesis se pueden agrupar, a su vez, en provincias eclesiásticas, a la cabeza de las cuales se halla una archidiócesis o arquidiócesis.

Cuando una diócesis carece de pastor (el obispo), se dice que está vacante o impedida.

El término diócesis es utilizado por distintas iglesias cristianas, siendo la más extendida la Iglesia católica, cuyo Código de Derecho Canónico la define en el canon 369 como:

La diócesis es una porción del pueblo de Dios, cuyo cuidado pastoral se encomienda al obispo con la cooperación del presbiterio, de manera que, unida a su pastor y congregada por él en el Espíritu Santo mediante el Evangelio y la Eucaristía, constituya una Iglesia particular, en la cual verdaderamente está presente y actúa la Iglesia de Cristo una santa, católica y apostólica.[1]

Una diócesis titular en la Iglesia católica es un obispado o arzobispado del que hoy existe únicamente su título y es conservado su recuerdo. Se la concede a un obispo o arzobispo, quien no es un ordinario diocesano, sino que es un dignatario de la Curia Romana, un obispo auxiliar o el jefe de una jurisdicción misional como, por ejemplo, un vicariato apostólico.

Otras iglesias

En la Iglesia metodista unida, un obispo recibe bajo su autoridad una área denominada "Área Episcopal". El clero bajo su supervisión con sus iglesias son denominadas Conferencia Anual.

El Seminario

La diócesis debe proveer la formación de jóvenes para el clero local, y para ello es necesario la fundación de los seminarios en donde jóvenes candidatos siguen un itinerario de estudios filosóficos y teológicos que los conducen a la ordenación. Varias diócesis pueden crear también un "seminario interdiocesano", el cual es formulado por la Conferencia Episcopal de un país o una región.

La universidad católica

Existen muchas diócesis en el mundo que poseen centros de educación superior. En principio la universidad católica nace en relación con el seminario diocesano como un apoyo a la formación de nuevas generaciones de clero. Pero la universidad católica es también un servicio para una nación o continente, y muchas universidades católicas del mundo se destacan por su aporte cultural y científico.

Véase también

Referencias

  1. Código de Derecho Canónico

Bibliografía

P. J. A. Romero, S. J. (1953). Directorio de la Iglesia en México. Segunda parte: Religiosos y Religiosas. México, D. F.: Buena Prensa (ejemplar 197, 200 pp.).

Enlaces externos

Archidiócesis de Burgos

La archidiócesis de Burgos (en latín: Archidioecesis Burgensis) es una sede metropolitana de la Iglesia católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Burgos, con cuatro diócesis sufragáneas: Bilbao, Osma-Soria, Palencia y Vitoria.

La diócesis fue establecida por el rey Alfonso VI de León en 1075 y elevada a archidiócesis por Gregorio XIII el 22 de octubre de 1574.

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

La archidiócesis de Mérida-Badajoz (en latín: Archidioecesis Emeritensis-Pacensis) es una jurisdicción eclesiástica de la Iglesia católica en España. Es la archidiócesis metropolitana de la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz con dos diócesis sufragáneas: Coria-Cáceres y Plasencia.

La jurisdicción de la archidiócesis comprende municipios de la provincia de Badajoz.

La sede episcopal de Mérida-Badajoz fue establecida el 12 de octubre de 1994 con el nombre de «Archidiócesis de Mérida-Badajoz». De esta manera se restituía la antiquísima sede arzobispal de Emerita Augusta (Mérida), a la que se le sumaba el rico legado del obispado de Badajoz.

El actual arzobispo metropolitano, monseñor Celso Morga Iruzubieta, fue nombrado el 8 de octubre de 2014 como arzobispo coadjutor con derecho a sucesión, tomando posesión de la archidiócesis el 21 de mayo de 2015 en Badajoz. La sede titular del arzobispo se encuentra en la S. I. Catedral Metropolitana de San Juan Bautista de Badajoz y en la S. I. Concatedral Metropolitana de Santa María la Mayor de Mérida.

El patrono de la Archidiócesis es san Juan Bautista.​

Archidiócesis de Oviedo

La archidiócesis de Oviedo (Arquidiócesis de Oviedo) es una de las 70 diócesis de España. Fue diócesis hasta que en 1954 fue elevada al rango de archidiócesis. Es la diócesis metropolitana de la provincia eclesiástica de Oviedo, que incluye, además a las diócesis de Astorga, León y Santander.

Su arzobispo es Jesús Sanz Montes y es arzobispo emérito Gabino Díaz Merchán.

La Santa Sede otorgó a la diócesis de Oviedo la celebración de un año santo en 2008 con ocasión de cumplirse mil doscientos años de la Cruz de la Victoria y mil cien de la Cruz de los Ángeles.

Archidiócesis de Sevilla

La archidiócesis de Sevilla (en latín: Archidioecesis Hispalensis) es una sede metropolitana de la Iglesia católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas. Su Patrona es la Virgen de los Reyes, también patrona de la ciudad.

Arquidiócesis

Una archidiócesis o arquidiócesis​ es, en la Iglesia latina, una diócesis con un rango superior a las convencionales. El título es un nombre honorífico y de él se deduce que su obispo sea denominado arzobispo. En las Iglesias orientales católicas, las arquidiócesis se denominan archieparquías.

Arzobispo

El arzobispo (del griego αρχιεπίσκοπος, archiepiskopos: arche > primero, y epi-skopos > supervisor) es un miembro perteneciente al orden episcopal cristiano, pero que goza de un estatus superior al de los "simples" obispos; generalmente están al frente de una diócesis particularmente importante, ya sea por su tamaño, su relevancia histórica o por ambas, llamada archidiócesis. Cuando un obispo se convierte en arzobispo no está siendo, de ningún modo, ordenado ni está recibiendo ningún sacramento; en contraste (en los ritos copto, anglicano, católico y ortodoxo) alguien que es ordenado obispo está siendo consagrado.

Un arzobispo no tiene, por fuerza, mayor poder que un obispo; sin embargo, están a cargo de diócesis más prestigiosas. De cualquier modo, muchos arzobispos son también los metropolitanos de la provincia eclesiástica en la que se localiza su archidiócesis. En las Iglesias occidentales (p. ej. la católica o la anglicana), este es casi siempre el caso. Sin embargo, en la Iglesia católica, los arzobispos que no son también los metropolitanos son llamados Arzobispo ad personam, y no tienen derecho a usar el palio.

En algunos casos, cuando son designados Obispos de Diócesis y más aún cuando no han sido elevadas a Archidiócesis, se les denomina Obispo con Dignidad de Arzobispos o Arzobispo Obispo, tal como ocurrió en los años 90 con Francisco de Borja Valenzuela, quien anteriormente fue Arzobispo de Antofagasta y luego fue destinado primero a San Felipe como Arzobispo Obispo de dicha Diócesis y posteriormente a Valparaíso, pasando a ser Arzobispo Obispo de Valparaíso. En el caso del Cardenal Francisco Javier Errázuriz Ossa, él fue nombrado Obispo Arzobispo de Valparaíso, teniendo esa misma dignidad, cuando trabajaba como Pro Prefecto de la Congregación de Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica entre 1991 y 1996, pero ratificándola cuando fue trasladado a Santiago de Chile. En los noticieros, estos casos en lugar de decir "El Obispo de Valparaíso" decía "El Arzobispo de Valparaíso", al referirse por ejemplo al Obispo de la Capital de la Región de Valparaíso.

Cardenal

La dignidad de cardenal, eclesiástico de alto rango de la Iglesia católica, es el más alto título honorífico que puede conceder el papa. Quienes lo reciben se convierten en miembros del Colegio cardenalicio y son "creados" en una ceremonia especial llamada "Consistorio público".

La principal misión del Colegio de cardenales es elegir al Sumo Pontífice en caso de fallecimiento o renuncia del anterior. En circunstancias habituales, el deber fundamental del Colegio cardenalicio es aconsejar al papa. Muchos cardenales gobiernan diócesis o archidiócesis importantes, presiden los organismos de la Curia Romana y participan activamente en la administración de la Santa Sede.

Dado que en sus orígenes los cardenales eran clérigos al servicio de la diócesis de Roma, es costumbre que a cada cardenal designado por el papa se le asigne un titulus, que puede ser: bien un obispado sufragáneo (llamado "suburbicario", etimológicamente "inferior en la ciudad"), o un título presbiterial o la diaconía de un templo de la archidiócesis de Roma.

El término "cardenal" deriva del latín cardo o bisagra, lo cual sugiere el papel de fulcro (punto de apoyo, gozne) que desempeñan: Ellos son las “bisagras” alrededor de las cuales gira todo el edificio de la Iglesia, en torno a su máximo dirigente: el papa.

Catedral

Una catedral es un templo cristiano, donde tiene sede o cátedra el obispo, siendo así la iglesia principal de cada diócesis o Iglesia particular. La sede o cátedra episcopal es el lugar desde donde cada obispo preside la comunidad cristiana, enseñando la vida de fe y la doctrina de la Iglesia.

La iglesia cristiana ortodoxa se refiere a sus catedrales como gran iglesia, aunque suele traducirse como catedral.

Diócesis de Osma-Soria

La diócesis de Osma-Soria es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Burgos, en Castilla y León, España. Sus sedes son las catedrales del Burgo de Osma y de Soria.

Diócesis de Plasencia

La diócesis de Plasencia es una sede episcopal de la Iglesia católica en España situada en la ciudad de Plasencia. Pertenece, junto a la diócesis de Coria-Cáceres a la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz. Es sufragánea de la archidiócesis de Mérida-Badajoz.

El actual obispo diocesano, desde el 24 de junio de 2017, es José Luis Retana Gozalo.

Diócesis de San Cristóbal de La Laguna

La diócesis de San Cristóbal de La Laguna, también conocida como diócesis Nivariense o diócesis de Tenerife (en latín: Dioecesis Sancti Christophori de Laguna o Dioecesis Nivariensis) es una jurisdicción eclesiástica de la Iglesia católica en España. Pertenece a la provincia eclesiástica de Sevilla, con sede en la archidiócesis de Sevilla.

La jurisdicción de la diócesis comprende las islas canarias de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, en la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

La sede episcopal de San Cristóbal de La Laguna fue establecida el 1 de febrero de 1819.

El actual obispo diocesano, monseñor Bernardo Álvarez Afonso, fue nombrado el 29 de junio de 2005 y tomó posesión de la diócesis el 4 de septiembre siguiente. La sede titular del obispo es la catedral de Nuestra Señora de Los Remedios, más conocida popularmente como la «Catedral de San Cristóbal de La Laguna».

La diócesis cuenta con 312 parroquias, abarca unos 3.381 km² en los que habitan unas 1 014 829 personas, de las cuales 892 000 son católicas, o sea el 87,9% de la población,​ que son atendidas por 255 sacerdotes.​

Para formar a los seminaristas, el obispado cuenta con un seminario diocesano. La patrona de la diócesis es la Virgen de Los Remedios.​​ Los compatrones de la diócesis son: San Fernando Rey​ y Santa Isabel de Portugal.​ La Patrona de las Islas Canarias es la Virgen de Candelaria cuyo santuario también se encuentra en esta diócesis.​ La ciudad de San Cristóbal de La Laguna fue sede de la Capitanía General de Canarias​ y actualmente Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Diócesis de Urgel

Urgel (en latín: Dioecesis Urgellensis; en catalán: Bisbat d'Urgell) es una diócesis de la Iglesia católica, sufragánea de la archidiócesis de Tarragona.

Diócesis sufragánea

En la organización territorial de la Iglesia católica, la diócesis sufragánea (entendiendo sufragánea como dependiente) es una diócesis (o raramente una archidiócesis) dirigida un obispo cuya diócesis es, a su vez, sufragánea de una sede metropolitana, que dirige un arzobispo metropolitano.

La etimología del término es incierta: según algunos este deriva del hecho que,

en el consejo provincial que preside el metropolitano, la que pertenecía al obispo ius suffragii, mientras que según otra interpretación del suffragium fue la participación en lugar común en las oraciones .

El obispo de una sede episcopal sufragánea inicialmente no tenía territorio diocesano y dependía del arzobispo metropolitano.

Antiguamente, este vínculo comportaba también de las obligaciones de carácter canónico. Ahora, después el Concilio Vaticano II, la relación entre diócesis sufragánea y metropolitana es principalmente formal, testimonial, más del legado histórico.

El Código de derecho canónico asigna en cambio al metropolitano algunas limitadas funciones:​

vigilar sobre la fe y la disciplina eclesiástica, e informar al Romano Pontífice de abusos.

efectuar, con el consenso de la Sede Apostólica, la visita canónica si el obispo sufragáneo de la diócesis se descuida.

nombrar el administrador de la cátedra episcopal vacante, si no se ha nombrado a un nuevo obispo en 8 días.El Canon 463 excluye expresamente que el metropolitano tenga otras facultades en las diócesis sufragáneas.

Obispo

En el cristianismo, un obispo (del latín episcopus; en griego ἐπίσκοπος, 'vigilante', 'inspector', 'supervisor' o 'superintendente') es un fiel que recibe el liderazgo de supervisar a los pastores o sacerdotes, según el caso, de un territorio determinado.

La Iglesia católica, la Iglesia ortodoxa, la Comunión anglicana y algunas iglesias luteranas afirman que la sucesión apostólica se mantiene mediante la ordenación de obispos de forma personal e ininterrumpida desde los tiempos de los apóstoles. Esto es, los apóstoles ordenaron a obispos, los cuales de forma ininterrumpida han seguido ordenando nuevos obispos hasta hoy.

En la Iglesia católica es un bautizado, aunque en la práctica suele ser un sacerdote, que recibe el sacramento del orden sacerdotal en su máximo grado, que es el episcopado. Considera al obispo como el miembro de la Iglesia que ha recibido la plenitud del sacerdocio ministerial por el sacramento del orden, sucesor de los apóstoles y pastor encargado del gobierno de una diócesis; en virtud de la colegialidad, comparte con el papa y con los demás obispos la responsabilidad sobre toda la Iglesia católica.

Desde un punto de vista etimológico, el obispo es aquella dignidad eclesiástica encargada del control y vigilancia del cumplimento de las leyes de la Iglesia católica o Derecho canónico en el territorio de su jurisdicción o diócesis. Los obispos poseen símbolos distintivos que muestran su dignidad. En el catolicismo, usan vestiduras de color púrpura, un anillo y una cruz. En las ceremonias solemnes, llevan la mitra y el báculo pastoral. El papa, cabeza de la Iglesia católica y del Colegio Episcopal, es al mismo tiempo el obispo de Roma.

Obispo auxiliar

El obispo auxiliar, al igual que el obispo diocesano, es el sacerdote que recibe por el sacramento del orden el grado del episcopado (del griego επισκοπος epískopos, 'vigilante'). La diferencia radica en que el obispo auxiliar colabora con el obispo diocesano de alguna diócesis existente.

Cuando se ordena a un Obispo sin darle el gobierno de una diócesis, la Santa Sede en una ficción del derecho le otorga la titularidad de alguna diócesis ya extinta. En el caso del Obispo auxiliar de una diócesis existente es al mismo tiempo Obispo titular de otra diócesis inexistente.

Esta tradición se originó cuando las ciudades sedes de diócesis católicas eran atacadas, luego de lo cual el obispo diocesano emigraba a una ciudad donde podía estar seguro. Al llegar a aquella diócesis, se presentaba al obispo diocesano y lo auxiliaba en todo lo que este necesitase, mientras no pudiese volver a su diócesis original.

Las Diócesis que tienen más obispos auxiliares en el mundo son la Arquidiócesis de México, la Diócesis de Roma, la Arquidiócesis de Milán, la Arquidiócesis de Chicago, la Arquidiócesis de Buenos Aires, la Arquidiócesis de Río de Janeiro, la Arquidiócesis de Sao Paulo y la Arquidiócesis de los Ángeles. Por el número de Obispos Auxiliares, sus similares Diocesanos, pueden nombrarlos Vicario General, de Pastoral, Episcopal o Ambiental, aunque los primeros podrán especializarse en temas como Movimientos Apostólicos u otros, si así correspondiere y al que le corresponda el primer cargo, podrán asumir el Gobierno Eclesiástico, siempre y cuando se ausente, esté impedido, renuncie, fallezca o sea trasladado de Diócesis. En el caso del Papa Francisco, en 1992 fue Obispo Auxiliar y en 1998 Arzobispo Coadjutor y posteriormente Diocesano de Buenos Aires y de Juan Pablo II, fue Obispo Auxiliar y Arzobispo de Cracovia, 2 casos emblemáticos de Obispos Auxiliares que llegaron a ser Cardenales y posteriormente Papas.

Provincia eclesiástica

Una provincia eclesiástica es una agrupación de diócesis que existe en ciertas iglesias cristianas. Tradicionalmente, consta de una arquidiócesis metropolitana y de cierto número de diócesis, conocidas como sedes sufragantes. El arzobispo de la metrópoli es el metropolitano de la provincia. Sin embargo, en algunas partes de la Comunión anglicana el metropolitano es elegido de entre todos los obispos de la provincia.

Santa Sede

La Santa Sede​ (en latín, Sancta Sedes) es la sede del obispo de Roma, el papa, que ocupa un lugar preeminente entre las demás sedes episcopales de la Iglesia católica; constituye el gobierno central de la Iglesia,​ por quien actúa y habla, y es reconocida internacionalmente como una entidad soberana.​ La Santa Sede es a su vez la expresión con la que se alude a la posición del papa como cabeza suprema de la Iglesia católica,​ cuyos orígenes se remontan a los primeros tiempos del cristianismo.

La Santa Sede se encuentra formada por el papa y los distintos organismos de la Curia Romana.​ El papa se sirve de la Curia y tramita por medio de ella los asuntos eclesiales, por lo que esta realiza su labor en nombre y bajo la autoridad del sumo pontífice, para el correcto funcionamiento de la Iglesia y el logro de sus objetivos.​ La Curia Romana está compuesta por un grupo de instituciones, denominadas genéricamente dicasterios,​ entre los que se encuentran la Secretaría de Estado, las Congregaciones, los Tribunales y los Consejos pontificios.

La Curia Romana tiene la función de ayudar al papa en su gobierno de la Iglesia universal y de las iglesias particulares; no tiene, sin embargo, una misión pastoral específica para la diócesis de Roma, por lo que para las necesidades espirituales de la diócesis existe el vicariato de Roma, frente al que se sitúa el cardenal vicario, que gobierna el territorio italiano de dicha diócesis con potestad vicaria del sumo pontífice. Para el territorio concreto de la Ciudad del Vaticano, dentro de la misma diócesis, existe otro vicariato a cuyo frente se encuentra otro vicario general.​

La personalidad jurídica de la Santa Sede le permite mantener relaciones diplomáticas con otros Estados, firmar tratados y enviar y recibir representantes diplomáticos, algo que se remonta a varios siglos atrás. Ya desde finales del siglo XV comenzó a recibir con cierta estabilidad enviados diplomáticos, y en el siglo XVI empezaron a constituirse representaciones permanentes.​ En la actualidad, además, participa en organismos internacionales como las Naciones Unidas.​

La Santa Sede posee plena propiedad y soberanía exclusiva sobre la Ciudad del Vaticano,​ un Estado establecido en 1929, tras la firma de los Pactos de Letrán, con el objeto de ser instrumento de la independencia de la Santa Sede y de la Iglesia católica respecto a cualquier otro poder externo.​ De forma abstracta, además de ser la Santa Sede el supremo gobierno y representación de la Iglesia, también lo es de la Ciudad del Vaticano.​ Otros territorios fuera de la Ciudad del Vaticano también cuentan con estatus de extraterritorialidad en favor de la Santa Sede.

Sede titular

Una sede titular en la Iglesia católica es una diócesis o archidiócesis que ha cesado de tener un territorio definido bajo el gobierno de un obispo y que hoy existe únicamente en su título. Continúa siendo asignada a un obispo o a un arzobispo, quien no es un obispo diocesano ordinario, pues no tiene ninguna jurisdicción sobre el territorio de la diócesis, sino que es un oficial de la Santa Sede, un obispo auxiliar, o la cabeza de una jurisdicción que es equivalente a una diócesis bajo el derecho canónico.​

Las sedes episcopales que tienen un obispo con jurisdicción sobre un territorio definido son llamadas sedes residenciales para distinguirlas de las sedes titulares.​​​

Seminario

El seminario es una casa de formación para jóvenes y adultos, que de manera voluntaria y aceptados por las autoridades eclesiásticas de las que depende, inician un itinerario de formación que los conduce al ministerio sacerdotal.

Los seminarios existen tanto en la Iglesia católica como en otras Iglesias cristianas y en el judaísmo.

En la Iglesia católica suelen pertenecer jurídicamente a la diócesis bajo la autoridad del obispo. En adición a esto, algunas iglesias particulares que poseen este sistema de formación sacerdotal, cuentan también con la forma de “seminario menor” que no es otra cosa que un colegio que puede ir desde la educación básica a la secundaria para menores de edad, bajo la tutela de la diócesis con proyección sacerdotal.

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.