Cultura de los túmulos

La cultura de los túmulos fue una cultura arqueológica que se desarrolló en Europa central durante el Bronce Medio, entre 1600 a. C. y 1200 a. C. Este complejo cultural se extendió por las áreas que ocupó anteriormente la cultura de Unetice: República Checa, centro y sur de Alemania y oeste de Polonia.

Huegelgrab3-unteralting-grafrath16
Túmulo en medio de un bosque situado al sudeste de Grafrath (Baviera, Alemania); datado entre 1600-300 a. C.

Se denomina así por la presencia mayoritaria de sepulturas de inhumación (o incineración) individuales bajo túmulos. Esta práctica y el abandono de las necrópolis del período anterior han sido considerados siempre como elementos de ruptura, pero últimamente se ha comprobado que las estructuras tumulares ya aparecían en la época de Unetice. La mayoría de los túmulos se localizan lejos de las tierras más fértiles, en áreas de montaña y boscosas, lo que ha llevado a identificar a sus constructores como unas comunidades ganaderas.[1]​ Pero recientemente se han descubierto en Baviera, Breisgau o Bohemia restos de asentamientos en llano, tanto de poblados grandes como de viviendas aisladas, identificados gracias a fosas o silos, ya que las construcciones no se han conservado. Se han hallado cerámicas decoradas, recipientes de almacenamiento y unos pocos objetos de bronce.[2]

Los túmulos tenían planta redonda u ovalada, y estaban rodeados exteriormente por un círculo de piedras. El rito predominante inicialmente fue el de la inhumación (excepto en Bohemia), pero la cremación fue en auge hasta dominar el panorama funerario a partir del 1300 a. C. Se ha constatado una clara diferenciación por sexos en los ajuares, que son bastante homogéneos: mientras que los masculinos se componen de puñales, hachas, algún adorno de metal (como agujas y broches), a veces espadas y siempre vasos cerámicos, los femeninos carecen de armas e incorporan adornos y complementos también en bronce (agujas, brazaletes, colgantes, etc.). Los túmulos aparecen a veces aislados y otras formando extensas necrópolis de hasta 500 estructuras (Dysina en Bohemia o el bosque de Haguenau en Alsacia, siendo especialmente rico en objetos de bronce este último). Estas necrópolis están separadas por amplias áreas sin restos de ningún tipo, lo que se ha interpretado como posibles fronteras entre grupos.[3]

Es frecuente el depósito de restos óseos de animales en los enterramientos, al igual que la existencia de enterramientos dobles. La producción de elementos de bronce se realizaba con moldes de piedra, lo cual permitió la proliferación de los adornos en metal.

Los lugares de habitación situados en zonas altas no son muy grandes y solían contar con defensas naturales, aunque a veces estaban rodeados de murallas de madera y tierra, con uno o más fosos. Las viviendas eran de planta rectangular o trapezoidal, construidas con madera y materiales perecederos, lo cual sugiere una cierta movilidad.

Hacia el 1300 a. C. comenzó a diluirse la homogeneidad de los grupos de los túmulos en Centroeuropa, siendo abandonados los poblados de altura para concentrarse en lugares aislados y bien defendidos. En Bohemia, Moravia y Silesia el cambio fue menos radical, compartiendo el territorio poblados que ya existían de antes con núcleos fortificados de nueva construcción.[4]​ Así, empezaba a producirse una lenta transición que desembocó en la aparición de los primeros campos de urnas.

Véase también

Referencias

  1. González Marcén, Paloma; Lull, Vicente; Risch, Robert (1992). «Arqueología de Europa, 2250-1200 A.C. Una introducción a la "Edad del Bronce"». Madrid (primera edición) (Editorial Síntesis). p. 196. ISBN 84-7738-128-3.
  2. González Marcén, Paloma; Lull, Vicente; Risch, Robert. Arqueología de Europa, 2250-1200 A.C. Una introducción a la "Edad del Bronce". pp. 216-218.
  3. González Marcén, Paloma; Lull, Vicente; Risch, Robert. Arqueología de Europa, 2250-1200 A.C. Una introducción a la "Edad del Bronce". pp. 196-198,238-239.
  4. González Marcén, Paloma; Lull, Vicente; Risch, Robert. Arqueología de Europa, 2250-1200 A.C. Una introducción a la "Edad del Bronce". pp. 238-239.
Predecesor:
Cultura de Unetice
Culturas de Europa Central
Edad del Bronce
1600 a. C.-1300 a. C.
Sucesor:
Cultura de los campos de urnas
Cultura Wankarani

La cultura Wankarani es una cultura arqueológica que se desarrolló en el norte del Lago Poopó, en el actual Departamento de Oruro, Bolivia, en una meseta a más de 4.000 msnm. Tuvo su apogeo durante el periodo Formativo entre el 2500 a.C. y el 400 d.C., se caracterizó por la construcción de aldeas en montículos artificiales con sus características viviendas de planta circular, también es conocida por su sistema económico basado principalmente en las tareas de pastoreo de camélidos, situación que los llevó probablemente a considerar a la llama como una deidad, creencia que fue plasmada en la esculturas líticas de camélidos y creen en dios.​

Cultura de Unetice

La cultura de Únětice o de Aunjetitz (en alemán) es una cultura prehistórica correspondiente al Bronce antiguo en Europa central. Se extendió entre los ríos Rin y Dnieper, desde el mar Báltico hasta el Bajo Danubio.

Cultura de Wessex

La cultura de Wessex fue una cultura prehistórica localizada geográficamente en el sur de la isla de Gran Bretaña y que se desarrolló cronológicamente entre el 1800 y el 1300 a. C., durante el Bronce antiguo. Se denomina así por que su ámbito coincide en general con el antiguo reino de Wessex,​ los actuales condados de Wiltshire, Dorset, Hampshire y Berkshire.​

Cultura de los campos de urnas

La cultura de los campos de urnas es un extenso horizonte arqueológico que se difundió durante el final de la Edad del Bronce y el principio de la Edad del Hierro por buena parte de Europa, llegando en su momento de apogeo a abarcar desde el Danubio y el Báltico hasta el mar del Norte y el nordeste de la península ibérica. Se caracterizó por un nuevo rito funerario: la incineración del cadáver y la deposición de sus cenizas en urnas de cerámica, las cuales se enterraban en un hoyo practicado en la tierra, formando extensas necrópolis. Al principio se levantaban pequeños túmulos sobre las fosas, luego quizás alguna estela o nada que las indicara. La expansión de este modelo se produjo entre los siglos XIII y VIII a. C.​

Cultura de los montículos

La cultura de los montículos es una cultura arqueológica precolombina que se desarrolló en el centro sur y sudeste de los actuales Estados Unidos. Se llama constructores de montículos (mound builder) a los portadores de esta cultura, que probablemente pertenecieron a diferentes grupos étnicos y lingüísticos. Las mayores concentraciones de túmulos se dan en el estado de Ohio, donde se han localizado más de diez mil montículos. Uno de los sitios más representativos de las culturas de los montículos es Cahokia, en el valle del Misisipi.

Cultura de los túmulos armoricanos

La cultura de los túmulos armoricanos es una cultura prehistórica geográficamente delimitada a Bretaña y Normandía (Francia). Se desarrolló cronológicamente durante el Bronce antiguo y medio (1900-1350 a. C), en paralelo a la cultura de Wessex, de la cual algunos autores la consideran derivada. Pero otros, sobre todo franceses, valoran más el sustrato autóctono megalítico previo. Su característica principal son los túmulos funerarios de inhumación de hasta cuarenta metros de diámetro y cercanos al litoral que cubren cistas de piedra o mampostería. En muchos de ellos se enterraron a guerreros de alto rango social con valiosos ajuares consistentes en espadas, puñales, puntas de flecha, cerámica campaniforme y elementos de adorno en oro, plata y ámbar, entre los que destacan las lúnulas irlandesas. Hacia 1400 a. C los grandes túmulos costeros comenzaron a ser reemplazados por otros más pequeños y situados en el interior, que derivaron a su vez en tumbas sin apenas diferenciación social. Peor se conocen los asentamientos, que debían consistir en pequeñas aldeas formadas por cabañas rodeadas en ocasiones por una empalizada y dedicadas al cultivo de cereales y a la ganadería. Sus intercambios comerciales se extendieron por todo el litoral atlántico, desde la península ibérica hasta el mar Báltico.​

El utillaje doméstico es de sílex y piedra pulimentada. Son característicos los vasos de Rillaton, de oro, con asa y forma globular. Están realizados con chapas de oro martilleadas y el asa está sujeta con una serie de roblones. Este objeto es una pieza de estatus alto y símbolo de una jefatura, en la que una aristocracia guerrera dominaba al resto de personas. Sus asentamientos se fueron desplazando desde la costa hacia el interior.

Cultura lusaciana

La cultura lusaciana pertenece a la Edad del Bronce tardía y principios de la Edad del Hierro (1300-500 a. C.). Se extiende por el este de Alemania, la mayor parte de Polonia, partes de la República Checa, Eslovaquia y partes de Ucrania. Abarca los períodos Montelius III (cultura lusaciana temprana) al V de la cronología norte europea.

La cultura lusaciana es heredera de la cultura Trzciniec junto con algunas influencias de la cultura de los túmulos de la Edad del Bronce. Es contemporánea con la cultura de los campos de urnas y con la Edad del Bronce nórdica.​ En el este la sucede la cultura Billendorf a principios de la Edad de Hierro. En Polonia permanece durante parte de la Edad de Hierro y la sucede la cultura pomerania en el norte alrededor de la desembocadurá del río Vístula.

Estuvo en contacto con las culturas de la Edad del Bronce nórdica. La influencia escandinava en el norte de Polonia y Pomerania durante este período es considerable, por este motivo se incluye en ocasiones en la Edad del Bronce nórdica.

El rito funerario más común es la cremación, las inhumaciones son escasas. La urna se encuentra acompañada de numerosas vasijas, hasta 40. Son escasas las tumbas con objetos de metal, pero se han encontrado tumbas con grandes tesoros de bronce y oro como en Kopaniewo (Pomerania) o Eberswalde (Brandeburgo). Se han encontrado tumbas como la de Bataune en Sajonia con moldes que atestiguan la producción herramientas y armas de bronce en el poblado.

La tumba 'real' de Seddin (Brandeburgo), cubierta por un gran túmulo contiene numerosas vasijas de bronce y cuentas de cristal importadas del Mediterráneo. Los cementerios pueden ser bastante grandes y tener miles de tumbas.

Biskupin en Polonia y Buch en las cercanías de Berlín son famosos poblados pertenecientes a esta cultura. Ambos son poblados fortificados construidos en cimas o en zonas pantanosas. Los muros están fabricados con cajas de madera rellenas de tierra o piedras.

La economía esta principalmente basada en la agricultura, como lo atestiguan los numerosos fosos encontrados. El trigo y la cebada son los cultivos principales, además se cultiva mijo, centeno, avena, guisantes, alubias, lentejas y Camelina sativa. También se han encontrado restos de lino, manzanas cultivadas, peras y ciruelas. Los animales domésticos más importantes lo forman el ganado vacuno y porcino, seguidos de las ovejas, gansos, caballos y perros. Dibujos encontrados en urnas de Silesia pertenecientes de la Edad del Hierro indican la monta de caballos, también eran usados para tirar de carros.

Practican la caza, pero esta no aporta una gran cantidad de la carne consumida. Se encuentran huesos de ciervo, jabalí, bisonte, alce, liebre, zorro y lobo. En Biskupin el consumo de ancas de rana puede haber sido habitual, pues se han hallado grandes cantidades de huesos de rana.

Algunos arqueológos consideran que los tesoros encontrados en algunas zonas pantanosas son ofrendas a los dioses. Se han encontrado huesos humanos en fosos de 5 m de profundidad en Lossow (Brandeburgo), puede indicar la existencia de sacrificios humanos y posible canibalismo.

Edad del Bronce

La Edad del Bronce es el período de la prehistoria en el que se desarrolló la metalurgia de este metal, resultado de la aleación de cobre con estaño.

El término, que acuñó en 1820 el arqueólogo danés Christian Jürgensen Thomsen para clasificar en tres edades las colecciones de la Comisión Real para la Conservación de las Antigüedades de Copenhague, sólo tiene valor cronológico en el Próximo Oriente y Europa, puesto que a la metalurgia se llegó a través de procesos distintos en las diferentes regiones del mundo. Su estudio se divide en Bronce Antiguo, Bronce Medio y Bronce Final. Aunque, generalmente, al bronce suele precederle una Edad del Cobre y seguirle una Edad del Hierro, esto no siempre fue así: en el África subsahariana, por ejemplo, se desarrolló la metalurgia del hierro sin pasar por las del cobre y bronce.​

La tecnología relacionada con el bronce fue desarrollada en el Próximo Oriente a finales del IV milenio a. C.,​ fechándose en Asia Menor antes del 3000 a. C.; en la antigua Grecia se comenzó a utilizar a mediados del III milenio a. C.; en Asia Central el bronce se conocía alrededor del 2000 a. C., en Afganistán, Turkmenistán e Irán, aunque en China no comenzó a usarse hasta 1800 a. C., adoptándolo la dinastía Shang.

Nueva (Llanes)

Para otros usos de este término, véanse Todas las páginas que comienzan por «Nueva».

Nueva es una parroquia asturiana del concejo de Llanes, España, y un lugar de dicha parroquia. En el lugar de Nueva se encuentra el templo de la parroquia eclesiástica correspondiente, bajo la advocación de san Jorge.

Prehistoria

La prehistoria (del latín præ-, «antes de», y de historia, «historia, investigación, noticia», este último un préstamo del griego ιστορία) es, según la definición clásica, el período de tiempo transcurrido desde la aparición de los primeros homininos, antecesores del Homo sapiens, hasta que tenemos constancia de la existencia de documentos escritos,​ algo que ocurrió en primer lugar en el Oriente Próximo hacia el 3300 a. C., y posteriormente en el resto del planeta.​

Según otros autores, la prehistoria terminaría en algunas regiones del mundo antes, con la aparición de las sociedades complejas que dieron lugar a los primeros estados y civilizaciones.

Según las nuevas interpretaciones de la ciencia histórica, la prehistoria es un término carente de significado real en el sentido que fue entendido durante generaciones. Si se considera a la Historia, tomando la definición de Marc Bloch, como el «acontecer humano en el tiempo», todo es Historia existiendo el ser humano, y la prehistoria podría, forzadamente, solo entenderse como el estudio de la vida antes de la aparición del primer homínido en la tierra. Desde el punto de vista cronológico, sus límites están lejos de ser claros, pues ni la llegada del ser humano ni la invención de la escritura tienen lugar al mismo tiempo en todas las zonas del planeta.

Por otra parte, hay quienes defienden una definición de esta fase o, al menos, su separación de la Historia Antigua, en virtud de criterios económicos y sociales en lugar de cronológicos, pues estos son más particularizadores (es decir, más ideográficos) y aquellos, más generalizadores y por tanto, más susceptibles de proporcionar una visión científica.

En ese sentido, el fin de la prehistoria y el inicio de la historia lo marcaría una estructuración creciente de la sociedad que provocaría una modificación sustancial del hábitat, su aglomeración en ciudades, una socialización avanzada, su jerarquización, la aparición de estructuras administrativas, de la moneda y el incremento de los intercambios comerciales de larga distancia. Así, no sería muy correcto estudiar dentro del ámbito de la prehistoria sociedades de carácter totalmente urbano como los incas y mexicas en América, el Imperio de Ghana y el Gran Zimbabue en África o los jeméres en el sudeste asiático, que solamente son identificados con este período por la ausencia de textos escritos que de ellos tenemos​ (los mayas han entrado hace muy poco plenamente en la Historia al haberse descifrado sus glifos, que tienen valor fonético, por lo que forman un sistema completo de escritura).​

Se considera un campo académico o especialidad muy ligada a la Arqueología y la Paleontología.

Siglo XVI a. C.

El siglo XVI a. C. comenzó el 1 de enero de 1600 a. C. y terminó el 1 de enero de 1501 a. C.

Túmulo

Un túmulo, palabra proveniente del Latín tumulus (elevación),​ es el nombre que recibe el montón de tierra y piedras levantado sobre una tumba o varias,​ y que se remonta a la época de las edades de Piedra, del Bronce y del Hierro.

Originariamente consistía en una pila de rocas que recubrían directamente el cuerpo, pero su estructura fue modificada y estos enterramientos fueron cubiertos por tierra hasta formar verdaderas colinas artificiales, a lo largo de los siglos, y creciendo de tamaño hasta llegar a convertirse en cámaras funerarias en las que reposaban tanto el guerrero muerto como sus armas y sus principales pertenencias. En ocasiones albergaban el enterramiento de numerosos individuos. La aparición de los túmulos está habitualmente relacionada con una forma de reivindicación de derechos sobre las tierras en las que se ubicaban. Cuanto menos visibles desde lo lejos eran los asentamientos, más visibles se hacían los túmulos, a modo de indicadores de que el territorio estaba ocupado.

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.