Cerámica de Boquique

Cerámica de Boquique o de punto y raya, se denomina al conjunto de obras de alfarería prehistórica halladas en la Península Ibérica, las Islas Baleares y algunos yacimientos de Europa Central. El dibujo superficial de "punto y raya" que caracteriza a esta técnica decorativa alfarera doble o mixta, se conseguía punteando con un punzón o algún tipo de sierra dentada, trazos pequeños y sucesivos a lo largo de una línea incisa continua, «dando el aspecto de un cosido».[1]

La cerámica de Boquique se asocia en especial a la producida por la cultura de Cogotas I, que da nombre al conjunto de comunidades asentadas en la meseta durante el Bronce Final. No obstante, como han estudiado Bosch Gimpera, García Faria,[2]María Dolores Fernández-Posse y Caro Bellido, se encuentra en etapas muy dispares desde el Neolítico, pasando por la Edad de Bronce hasta alcanzar la Edad de Hierro. Esta cerámica suele caracterizar de hecho los primeros yacimientos neolíticos de la zona centro-occidental de la Península Ibérica, tanto en el Alentejo como en Extremadura.

Debe su nombre al lugar en que se encontraron los primeros restos arqueológicos, en la llamada Cueva de Boquique, a 2 km al noroeste de la ciudad de Plasencia. Los primeros hallazgos los publicó en 1873, Vicente Paredes Guillén en su obra Historia de los tramontanos celtíberos, si bien la cerámica de dicha cueva no se popularizaría hasta 1915 gracias a una publicación de Pere Bosch i Gimpera.

Cerámica de boquique Cogotas-I
Vasija de la Cueva de Boquique en Plasencia, representativa de cerámica de Cogotas, con decoración rellena de pasta blanca procedente de la inhumación de San Román de Hornija, provincia de Valladolid (Bronce final, Cultura de Cogotas-I, 1100-800 adC).

Referencias

  1. Caro Bellido, Antonio (2008). Diccionario de términos cerámicos y de alfarería. Cádiz: Agrija Ediciones. p. 53. ISBN 84-96191-07-9.
  2. Bosch Gimpera, Pedro (1920). «Cerámica incisa...«Anuari del Instituí d'Estudis Catalans», 1915-1920». bibliotecadigital.jcyl.es (en español). Consultado el 3 de diciembre de 2018.

Bibliografía

Alfarería en la provincia de Ávila

La alfarería en la provincia de Ávila (España), con precedentes arqueológicos datados con anterioridad a la romanización, ha conservado una personalidad aislada,​ a pesar de las influencias de los alfares de provincias limítrofes como Toledo, Salamanca y el norte extremeño.

Más allá del importante capítulo arqueológico representado por el yacimiento de Las Cogotas (siglos vi al ii a. C.) y la curiosa cerámica de Boquique, puede rastrearse la actividad alfarera desde el siglo xiii como una primitiva industria de tipo familiar en la producción de piezas de tosca factura, para uso doméstico y funcional, y escasa o nula tecnología. Los antiguos barrios alfareros, como tal artesanía desaparecieron casi por completo a mediados del siglo xx,​ iniciándose una moderada recuperación a partir de 1980, aunque ya con equipamiento y técnicas cerámicas avanzadas, como tornos y hornos eléctricos, y más orientada a las artes decorativas y el turismo, a través de las ferias anuales organizadas por Avialfar.​​

Pueden destacarse los trabajos de campo realizados en la zona entre 1960 y 1978 por etnólogos alemanes y Natacha Seseña,​ además de las colecciones del Equipo Adobe o las reunidas en el Museo de Ávila y el Museo de Artes y Tradiciones Populares por Guadalupe González-Hontoria.​

Cerámica prehistórica

El cuadro general de estudio descriptivo de la cerámica prehistórica descrito en este artículo abarca la obra en barro con espíritu utilitario y creativo realizada en nuestro planeta y trasada entre 10000 a. C. y 3300 a. C.​ Asimismo se ha escogido un planteamiento expositivo por continentes en función de los yacimientos arqueológicos estudiados hasta el inicio del siglo XXI.

Científicamente, el trabajo del barro ha servido a los arqueólogos para datar los yacimientos y dar nombre a muchas culturas prehistóricas.

Cueva de Boquique

La Cueva de Boquique está situada a 580 metros sobre el nivel del mar, entre berrocales de los montes de Traslasierra que a su vez pertenecen a la Sierra de Gredos. Se encuentra en la umbría de la dehesa de Valcorchero, en el paraje conocido como Era de la Guijosa sito en las proximidades de la ciudad de Plasencia. Más que de una cueva se trata de un abrigo granítico, compuesto de una estancia más o menos amplia en el acceso principal y de un amplio corredor que conduce a otra entrada.

En los alrededores de la cueva hay numerosos restos prehistóricos que han sido sistemáticamente expoliados, y tal vez una necrópolis. Además, en sus proximidades se ha encontrado un tipo de cerámica catalogada bien como neolítica por algunos o bien como perteneciente a la edad de bronce por otros- Esta cerámica tiene una decoración característica a la que ha dado nombre, siendo conocida como cerámica de boquique.

La cueva debe su denominación al insurgente carlista Mariano Ceferino del Pozo apodado Boquique, que se refugió en ella en varias ocasiones, la primera durante el trienio liberal y la segunda en 1834, durante la Primera Guerra Carlista. En la noche del 5 al 6 de marzo de este año fue apresado en la cueva con otros miembros de su partido, entre los que se encontraba su propia esposa.

Numerosas publicaciones se han centrado en la cueva desde que en 1873 Vicente Paredes Guillén la diera a conocer. A comienzos del siglo XX, Pedro García Faria, un ingeniero, excava la cueva y envía parte de las cerámicas a Pere Bosch i Gimpera, quien las estudia, publicando los resultados. Posteriores trabajos de Cleofé Rivero de la Higuera dieron a conocer un lote de cerámicas recuperadas en prospección, y recientemente es Martín Almagro-Gorbea quien excava en su interior en 1970. Desde entonces se han publicado algunas revisiones sobre el yacimiento, llegando a la conclusión de que la cueva fue ocupada en dos momentos distintos del Neolítico Antiguo y el Bronce Final.

Los hallazgos se encuentran repartidos entre el Museo de Cáceres, el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid, y Museu de Arqueologia de Catalunya en Barcelona, aunque solo se encuentran expuestos al público en el Museo Arqueológico Nacional.

Historia de Plasencia

La historia de Plasencia, un municipio de España en la provincia de Cáceres, comunidad autónoma de Extremadura, empezó en 1186, cuando el rey Alfonso VIII de Castilla fundó la ciudad luego de conquistar el lugar a los almohades, mas hay diversos indicios de ocupación del área desde la Prehistoria.​ Diversos pueblos frecuentaron y habitaron la región hasta la llegada de los romanos, cuyas legiones instalaron allí un campamento militar. En tiempos de la Conquista musulmana de la península ibérica, habría existido una alcazaba en el lugar donde se encuentra hoy la ciudad.​

La ciudad prosperó entre los siglos XII y XVII, teniendo su apogeo en el XVI, como atestigua su centro histórico y sus diversos edificios civiles, militares y religiosos. A partir del final del siglo XVII, la ciudad entró en declive, del cual se recuperaría en la segunda mitad del siglo XX.

Neolítico en Cáceres

La provincia de Cáceres concentra la mayoría de los yacimientos del neolítico antiguo en Extremadura. Los yacimientos se concentran en la penillanura cacereña y en el norte de la región. En dicha región se han documentado 23 estaciones con restos neolíticos, de las cuales siete son en cuevas y el resto, poblados al aire libre. La forma de ocupación del espacio más frecuente es en espacios abiertos principalmente en berrocales graníticos. No hay muchas cuevas, y los abrigos rocosos no ofrecen mucho espacio, por lo que estos tendrían un papel secundario (Cerrillo Cuenca, 2011)​.

Hacia los años 80, existía una falta de datos arqueológicos acerca del poblamiento del interior de la península en el neolítico; esta falta de datos llevo a algunos autores a pensar que el centro de la península no estaba poblado. A partir de los años 90 esta situación empezó a cambiar, con el descubrimiento de distintos yacimientos neolíticos. A día de hoy, las dataciones más antiguas sobre poblamiento en Extremadura proceden de la cueva del conejar, VIII milenio B.C cal (Canals, 2010)​

Plasencia

Plasencia es una ciudad y municipio español de la provincia de Cáceres, situada en el norte de la comunidad autónoma de Extremadura. El municipio, que no forma mancomunidad con los pueblos que le rodean, geográficamente limita con poblaciones de seis mancomunidades: Valle del Jerte, La Vera, Monfragüe y su entorno, Valle del Alagón, Valle del Ambroz y Trasierra - Tierras de Granadilla.​​ Físicamente, la ciudad se halla en la puerta de entrada al Valle del Jerte, a pesar de que oficialmente no pertenece al mismo ya que los cuatro grandes núcleos de población en Extremadura (Badajoz, Cáceres, Mérida y Plasencia) son independientes, es decir, no se encuentran adscritos a ninguna comarca ni mancomunidad.​

El término municipal de Plasencia tiene una extensión de 217,94 km² y en el mismo se ubican tanto la ciudad de Plasencia como las entidades locales menores de San Gil y Pradochano.​ Según los datos oficiales del INE de 2017, el municipio tiene 40 360 habitantes, de forma que es el segundo más poblado de la provincia y el cuarto de la comunidad autónoma.​ La ciudad es sede episcopal de su propia diócesis​ y capital del partido judicial nº4 de la provincia.​ Al ser la ciudad más poblada del norte de Extremadura, acoge diversos servicios del Estado y de la Junta tanto para la población que alberga como para la de un gran número de municipios vecinos.​​​

Fue fundada como ciudad por el rey Alfonso VIII de Castilla en 1186. Su establecimiento en el lugar se debía a razones de estrategia militar propias de la Reconquista, pues a escasos kilómetros de la ciudad se hallaban las fronteras castellanas con el reino de León al oeste y con los musulmanes al sur. La frontera con los leoneses estaba marcada en esta zona por la vía de la Plata, una importante calzada romana que hoy se usa como ruta de senderismo.​​​ Hasta el siglo XIX, fue la capital del sexmo de Plasencia, comunidad que llegó a abarcar la cuarta parte del territorio de la actual provincia.​ Pese a no haber tenido más de veinte mil habitantes hasta el censo de 1960,​ en la ciudad han ocurrido acontecimientos importantes como la boda de Juana la Beltraneja en la Guerra de Sucesión Castellana​ y la iniciativa de compra del voto en Cortes que dio lugar a la creación de la provincia de Extremadura en 1653.​

La economía del municipio se basa principalmente en el sector servicios, pues en la ciudad hay más de mil establecimientos comerciales.​ Es importante el turismo, pues su conjunto histórico está declarado bien de interés cultural​ y la ciudad cuenta con dos festividades declaradas de interés turístico: el Martes Mayor y la Semana Santa.​​ La ciudad posee un centro universitario dependiente de la Universidad de Extremadura en el que se estudian cuatro titulaciones de grado,​ y a primeros del siglo XX el municipio llegó a tener su propia caja de ahorros,​ que luego sería el germen de Caja de Extremadura (actual Liberbank).

San Román de Hornija

San Román de Hornija es una localidad y también un municipio de la provincia de Valladolid,

partido judicial de Valladolid, Comunidad Autónoma de Castilla y León, España. Pueblo de la comarca de Tierra del Vino. El 1 de enero de 2012, según el INE, tenía 391 habitantes y el 1 de enero de 2017 tenía 327. En 2016, según el Plan Estadístico de Castilla y León, la población desciende a 331 habitantes.

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.