Caldo de castañas

El caldo de castañas (se denomina también caldo de maias o también como sopa de castañas aunque también calduda[1]​) se trata de un caldo típico de la cocina gallega elaborado con castañas hervidas en una especie de potaje. Es una preparación culinaria muy habitual en las zonas montañosas del interior de Galicia.[2]​ Es un plato muy típico de los días fríos de invierno.

Características

Las castañas se mondan y se cuecen con ajo, tras ello se suele elaborar un sofrito con abundante cebolla, pimentón y un poco de vinagre. No lleva ni verduras, ni judías.[3]​ Se menciona que este plato suele prepararse en los días de nieve cuando resulta difícil salir a buscar verduras y se puede preparar con las castañas almacenadas del otoño. A veces se acompaña el caldo con carne de cerdo fría.

Variantes

En algunas zonas de Francia se suelen preparar los caldos de castañas y se suelen acompañar de leche (Castañas con leche).

Véase también

Referencias

  1. Xosé María Gómez Clemente, Pedro Benavente Jareño, (1997), Diccionario de sinónimos da lingua galega, Editorial Galaxia, pag 161
  2. Álvaro Cunqueiro, (2004), La cocina gallega, Ed. Galaxia, ISBN 84-8288-706-8, pag. 28
  3. Eladio Rodríguez González, (1967), Diccionario enciclopédico gallego-castellano,
Caldo gallego

El caldo gallego es una sopa o caldo típico de Galicia, España, siendo además uno de los platos más conocidos de la gastronomía de esta comunidad autónoma.​ Se trata de un potaje resultado de cocer verduras, alubias y patatas en una olla, a veces con algo de carne. Es habitual que se sirva en los meses invernales y suele presentarse caliente generalmente en un tazón (cunca), o plato hondo. Es un alimento típico tanto en aldeas como en las ciudades, ya a finales del siglo XX se encuentra muy extendido por todo el territorio gallego.

Gastronomía de España

La cultura de España es una variada forma de preparar platos, que se ve enriquecida por las aportaciones de las diversas regiones que componen el país. Cocina de origen que oscila entre el estilo rural y el costero, representa una diversidad fruto de muchas culturas, así como de paisajes y climas.​ La cocina española está fuertemente influida a lo largo de su historia por los pueblos que conquistan su territorio, así como de los pueblos que posteriormente conquista y coloniza. Esta situación le ha proporcionado una gran variedad de técnicas culinarias e ingredientes.

Fue durante muchos siglos desconocida en Europa, y es entre finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX cuando cobra una identidad nacional, fundamentada en los diferentes platos y técnicas culinarias propias. Todo este conocimiento culinario sale a la luz gracias a la aparición a comienzos del siglo XX de escritores especializados en gastronomía capaces de ensalzar y alabar sus platos, de investigar en su historia y su origen.​ A este grupo de escritores se le ha venido a denominar como la «generación gastronómica del 27». A partir de este instante la cocina española evolucionó hasta lo que en la actualidad conocemos como la nueva cocina española.

El concepto tan variado de la cocina hace que algunos autores la denominen en plural, como las «cocinas de España».​ En la cocina española actual conviven dos realidades: la cocina clásica y popular fundamentada en la tradición, y la cocina actual que emplea las más novedosas e ingeniosas técnicas de cocina de autor, con cocineros que han alcanzado fama internacional reconocida.​ A pesar de ello la cocina clásica posee unas raíces religiosas muy profundas.​ Algunas formas de comer típicas de las regiones españolas se han internacionalizado, tal y como pueden ser las tapas.​​ Entre los ingredientes españoles caben destacar los quesos, que son de una gran variedad, fruto de una actividad ganadera milenaria. También destaca en la gastronomía española la gran variedad de vinos que posee, habiendo alcanzado algunas de sus regiones vitivinícolas fama y reconocimiento internacional. Si bien el vino es la bebida nacional, en algunas regiones del norte son muy populares otras bebidas, como en el caso de la sidra.

Gastronomía de la provincia de Orense

La Gastronomía de la provincia de Orense es el conjunto de platos, preparaciones y costumbres culinarias de la provincia de Orense (Galicia). Es la única provincia gallega de interior, es decir que no posee costa. Orense es tierra de producción de vino.​ Su cocina es más labriega que marinera, aparecen platos como el pote gallego.​ La cocina de Orense posee intercambios con la provincia de Zamora, siendo ambas similares en las fronteras de ambas provincias. ​

Gastronomía de la provincia de Pontevedra

La Gastronomía de la provincia de Pontevedra es el conjunto de platos, preparaciones y costumbres culinarias de la provincia de Pontevedra (Galicia).​ Una de sus especialidades extendida por toda la cocina gallega es el lacón con grelos. Al poseer zona costera (bordeada por tres rías) posee una cocina abundante de pescado y marisco (siendo muy populares las mariscadas).​ Es típica la empanada gallega que en cada provincia se elabora con el relleno característico del ingrediente más popular de cada provincia gallega.​

Palacios del Sil

Palacios del Sil es un municipio y localidad de la provincia de León, comunidad autónoma de Castilla y León, España. Su territorio coincide en gran parte con la comarca tradicional de Rivas del Sil, pero desde 2005 se encuentra igualmente integrado en el Consejo Comarcal del Bierzo.

Es uno de los municipios leoneses que son bilingües, hablándose leonés en el mismo.​

Póvoa de Varzim

Póvoa de Varzim (pron. AFI , pron. local ; muchas veces llamada incorrectamente Póvoa "do" Varzim) es una ciudad portuguesa del distrito de Oporto, Región estadística del Norte (NUTS II) y comunidad intermunicipal del Gran Área Metropolitana de Oporto (NUTS III). Es el área urbana más al norte en integrar la Gran Área Metropolitana de Oporto (distando 27 kilómetros de esa ciudad).

El municipio posee una superficie de 82,30 km², repartidos entre doce freguesias (parroquias), cuyo total de habitantes se eleva a 63.470. De éstos, 38.848 se sitúan en la ciudad, lo que le da una densidad demográfica municipal de 771,2 hab./km² de acuerdo con el censo de 2001.​​

Fue mencionada por primera vez como villa portuguesa en 953, perteneciendo al primer condado de Portugal. Recibió una carta foral de Dionisio I en 1308 y, más tarde, otra nueva con Manuel I en 1514.​ Su mayor desarrollo se debió al hecho de haberse convertido en el principal puerto de pesca del norte del país en el siglo XVIII​ y a la conexión ferroviaria a Oporto, inaugurada a finales del siglo XIX,​ que potenció a la ciudad como el mayor centro turístico de la región Norte debido a sus extensos arenales propicios a los baños de mar y, también, porque es una de las pocas zonas donde el juego está autorizado en Portugal.​ Es también un centro de la industria alimentaria y textil.​

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.