Britanos

Los britanos o britones fueron los pueblos nativos que habitaron la isla de Gran Bretaña (Albión), los cuales podían ser descritos como celtas insulares antes de que su lengua y cultura fueran reemplazadas por las de los invasores anglosajones.

Estos pueblos hablaban lenguas britónicas y compartían tradiciones culturales comunes. En términos de lengua y cultura, gran parte de todo el oeste de Europa fue principalmente céltica durante este periodo, aunque la isla de Gran Bretaña y la Bretaña continental estuvieron habitadas por celtas britanos. Los habitantes de Irlanda, la Isla de Man y Dalriada eran escotos o celtas gaélicos, hablantes de lenguas goidélicas.

Parte de los eruditos en la materia argumentan que el desconocido idioma picto era de origen britano, si bien en la Britania prerromana los pictos se distinguían como un grupo separado, del mismo modo que los escotos de Dalriada. En cualquier caso, el término britano se refiere tradicionalmente a los habitantes de la antigua Britania excluyendo a los pictos, ya que muchos de los rasgos culturales pictos (como por ejemplo, su escultura, alfarería y monumentos) diferían de los de los britanos.

La invasión romana de Britania (efímera con Julio César y definitiva con Claudio) y la consiguiente romanización a partir del siglo I supuso la adopción del latín y la civilización romana por los britanos del sur de la isla de Gran Bretaña, incluido el cristianismo a partir del siglo IV. La anarquía propia del final del Imperio romano de Occidente tuvo graves consecuencias para estas comunidades, que fueron expulsadas de la isla en el siglo V y sustituidas por los paganos del norte (pictos y escotos) y por los también paganos invasores germánicos (anglos, sajones y jutos). Los britanos emigraron por vía marítima a la península de Bretaña y algunos pocos hasta lugares tan lejanos como Asturias y Galicia, donde fundaron la diócesis de Britonia.

Map Gaels Brythons Picts GB
Gran Bretaña en la segunda mitad del siglo V d.C., entre el final de la ocupación romana y la invasión de los anglosajones.      Áreas de las lenguas goidélicas.      Áreas del idioma picto.      Áreas de las lenguas britónicas.

Etimología

La primera referencia conocida sobre los britanos procede del geógrafo griego Piteas, quien realizó un viaje de exploración al noroeste de Europa entre los años 330-320 a. C. Aunque no se conserva ninguno de sus escritos, diferentes escritores del periodo imperial romano ofrecen muchas referencias a los mismos. Piteas llamó a los britanos Pritani o Pretani,[1][2]​ y se refirió a los territorios donde habitaban como las Islas Pretánicas. Esta terminología pudo haber llegado a Piteas a través de los galos, quienes podrían haberla usado para referirse a los habitantes de las islas.

Idioma

Manor 014
Relieve de una mujer romano-britana.

Los britanos hablaban lenguas britónicas, una rama insular de las lenguas celtas. La otra rama de lenguas celtas insulares que coexistían con las britónicas eran las goidélicas (de la que procede el idioma gaélico). Se cree que las lenguas britónicas eran habladas en toda la isla de Gran Bretaña, incluso tan al norte como en el Fiordo de Forth. Más allá se encontraba el territorio de los pictos y de los escotos. Sin embargo, los britanos emigraron posteriormente a la Bretaña continental, donde se desarrolló el idioma bretón.

Se cree que las lenguas británicas evolucionaron a partir del protocéltico, tras haber sido éste introducido en las islas británicas desde el Continente. La primera forma de lengua británica fue posiblemente la britana. Después de la conquista romana de Britania, la lengua britana adoptó algunas palabras del latín; de ahí que la lengua se denomine britano-romano en este periodo.

La lengua britana se dividió entonces en tres dialectos: Oriental, Occidental y Suroccidental. El dialecto oriental fue reemplazado de forma más acusada durante las invasiones anglosajonas por el lenguaje de estos. La occidental y suroccidental derivaron en el cúmbrico, galés, córnico y bretón. Mientras el galés, córnico y bretón aún sobreviven como lenguas vivas, el cúmbrico se extinguió en el siglo XII, aunque se están desarrollando intentos por reconstruir este idioma.

Historia

Britonia6hcentury
Migraciones de los britanos durante la invasión de los anglosajones en Britania.

A lo largo de su existencia, el territorio habitado por los britanos se compuso de numerosas áreas, siempre cambiantes, controladas por tribus. La extensión de su territorio antes y durante el periodo romano no está clara, pero generalmente se cree que incluía la totalidad de la isla de Gran Bretaña hasta el istmo de Clyde Forth, al norte del cual habitaban los pictos. Parte de este territorio picto fue absorbido por el reino gaélico de Dalriata. La isla de Man estuvo originalmente habitada por britanos, aunque también pasó a ser territorio gaélico. Así mismo, se cree que la isla de Irlanda fue totalmente gaélica durante este periodo.

El Imperio romano invadió Britania en el año 43. Las tribus britanas se opusieron continuamente a las legiones romanas, aunque para el año 84 los romanos habían conquistado todo el territorio hasta el istmo Clyde-Forth. En el año 115, los nativos se sublevaron contra sus conquistadores y aniquilaron a las guarniciones romanas de Eburacum (York). Como resultado, el emperador romano Adriano visitó Britania en 122 y comenzó la construcción de una muralla de 117 km conocida como muralla de Adriano a la altura del golfo de Solway, como límite norte del dominio de Roma. Años más tarde, su sucesor, Antonio Pío, mandó levantar otra 50 km al norte. Sin embargo, estas nuevas posiciones defensivas fueron abandonadas tras su muerte en 161, pasando a ser de nuevo la muralla de Adriano la frontera romana durante los siguientes doscientos años, un periodo de paz relativa. Aunque las tribus nativas britanas permanecieron mayoritariamente en sus tierras, quedaron sujetas al mandato de los gobernadores romanos. El Imperio romano retuvo el control de Britania hasta su retirada alrededor del año 400, cuando se iniciaron las invasiones bárbaras de Europa.

En los tiempos de la retirada romana, los pueblos germánicos anglosajones iniciaron sus migraciones hacia la costa oriental de Gran Bretaña, donde establecieron reinos. De esta forma, las lenguas y culturas britanas fueron reemplazadas por las de los anglosajones. Al mismo tiempo, algunas tribus britanas migraron a través del canal de la Mancha a lo que hoy se conoce como Bretaña, así como a tierras yermas como Cornualles y el noroeste de Inglaterra, donde se establecieron reinos como Rheged o Dumnonia. En estos reinos se desarrolló el idioma bretón. A finales del primer milenio, los anglosajones habían conquistado la mayor parte del territorio de Gran Bretaña, extinguiendo el idioma y la cultura de los nativos britanos, que permaneció sólo de forma residual en la península suroccidental, en las regiones montañosas de los Peninos y Gales.

Britanos famosos

Véase también

Referencias

  1. Snyder, Christopher A. (2003). The Britons. Blackwell Publishing. ISBN 0-631-22260-X.
  2. Foster (editor), R F; O Corrain, Donnchadh (1 de noviembre de 2001). The Oxford History of Ireland. Oxford University Press. ISBN 0-19-280202-X.

Enlaces externos

Batalla de Argoed Llwyfain

La Batalla de Argoed Llwyfain enfrentó a las fuerzas del Reino de Rheged dirigidas por Urien y Owain mab Urien con un ejército del Reino de Bernicia mandado por Fflamddwyn (Portador de la llama).​

La mayoría de lo que sabemos acerca de la batalla proviene del poema galés Gwaith Argoed Llwyfain, escrito por el poeta y bardo Taliesin.​ Presuntamente un sábado, el Fflamddwyn había rodeado la sede de Rheged, exigiendo que el rey Urien se sometiera y le entregara rehenes. El hijo de Urien Owain y su amigo Cenau rechazaron esta propuesta. Urien entonces se lanzó a la lucha. Fflamddwyn murió en el combate y Rheged quedó temporalmente libre de la amenaza Angla.​​

Batalla de Aylesford

La Batalla de Aylesford o Epsford (anglosajón: Æȝelesford) fue una batalla entre los britanos y los anglosajones registrada en la Crónica anglosajona y la Historia Brittonum. Ambas fuentes coinciden en que involucró a los caudillos Hengest y Horsa por una parte y a la familia de Vortigern por la otra, pero ninguna menciona quién ganó la batalla. Ésta ocurrió cerca de Aylesford en Kent.

Batalla de Beran Byrig

En la batalla de Beran Byrig o Beranburh los sajones occidentales derrotaron a los britanos en Barbury Castle, cerca de Swindon en el año 556.

La entrada de la Crónica anglosajona para este año dice: Her Cynric 7 Ceawlin fuhton wiþ Brettas æt Beranbyrg (Este año Cynric y Ceawlin lucharon con los britananos en Barbury Castle).

Es probable que el control de Barbury Castle fuera importante, ya que se sitúa sobre The Ridgeway, una ruta de comunicaciones estratégica, descrita como la vía más antigua de Gran Bretaña.

Batalla de Catraeth

La batalla de Catraeth se libró entorno al año 600 entre una fuerza reclutada por los gododdin, un pueblo britano del Hen Ogledd, el 'Viejo Norte' de Britania, y los anglos de los reinos de Bernicia y Deira. Gododdin intentó tomar la fortaleza angla de Catraeth, probablemente la actual Catterick, en Yorkshire del Norte con una fuerza compuesta por hombres de todo el Hen Ogledd, incluso de lugares tan lejanos como Gwynedd, en el norte de Gales, o Pictavia. La batalla fue desastrosa para los britanos, casi todos murieron y la derrota se conmemora en el famoso poema Y Gododdin, atribuido a Aneirin.

Batalla de Chester

La Batalla de Chester (Viejo galés: Guaith Caer Legión; galés: Brwydr Caer) fue una gran victoria obtenida por los anglosajones sobre los nativos Britanos cerca de Chester, Inglaterra a comienzos del siglo VII. Etelfrido de Northumbria aniquiló una fuerza combinada de los reinos galeses de Powys, Rhos (un cantref del Reino de Gwynedd) y posiblemente Mercia. Como consecuencia, los dirigentes galeses Selyf Sarffgadau de Powys y Cadwal Crysban de Rhôs fallecieron. La evidencia sugiere que Iago de Gwynedd también pudo haber fallecido.

Según Bede, un gran número de monjes del monasterio en Bangor on Dee que había ido a presenciar la lucha fueron asesinados por orden de Æthelfrith antes de la batalla. Ordenó masacrar a los clérigos porque, aunque no portaban armas, rezaban por una derrota de Northumbria.​

La importancia estratégica de la batalla no queda clara, ya que Æthelfrith murió en batalla poco después de la victoria.​ Ha sido sugerido que Cearl de Mercia, pudo estar implicado y haber compartido la suerte de los britanos ya que su hegemonía sobre el este de Gales y Mercia finalizó efectivamente hasta la llegada de su sucesor, Penda por 633.​

Batalla de Deorham

La batalla de Deorham (o Dyrham) fue un encuentro militar decisivo entre los sajones occidentales y los britanos occidentales en 577. La batalla, que se saldó con una gran victoria para las fuerzas de Wessex dirigidas por Ceawlin y su hijo, Cuthwine, llevó a la captura de las ciudades britanas de Glevum (Gloucester), Corinium Dobunnorum (Cirencester) y Aquae Sulis (Bath). También provocó a la separación cultura y étnica permanente entre Dumnonia (Devon y Cornwall) y Gales.

La Crónica anglosajona es la fuente única que menciona la batalla. A pesar de que da pocos detalles, la describe como un enfrentamiento importante. La ubicación de Deorham es Hinton Hill cerca de Dyrham en South Gloucestershire.

Batalla de Hatfield Chase

La Batalla de Hatfield Chase (O.E. Haethfelth) tuvo lugar el 12 de octubre de 633​en Hatfield Chase cerca de Doncaster, Yorkshire, en la Inglaterra anglosajona entre los northumbrianos dirigidos por su rey Edwin y una coalición de tropas galesas y mercianas dirigidas respectivamente por Cadwallon ap Cadfan y Penda. El lugar era una zona pantanosa a unos 13 kilómetros al nordeste de Doncaster, en la orilla sur del río Don. Fue una victoria decisiva para Galeses y los Mercianos; Edwin murió en la batalla y su ejército fue derrotado, lo que provocó un colapso del pujante reino del norte..

Batalla de Hehil

La Batalla de Hehil tuvo lugar entre Britanos, y probablemente anglosajones de Wessex alrededor del año 720. La ubicación es desconocida, excepto que fue apud Cornuenses ("entre los córnicos").

Batalla de Hereford

La Batalla de Hereford se luchó en 760 en Hereford (Herefordshire, Inglaterra). El conflicto continuó décadas de hostilidad entre los reinos galeses de Brycheiniog, Gwent y Powys con Ethelbaldo de Mercia y Coenred de Wessex, e implicó a los ejércitos de Mercia y galeses.​ Los galeses derrotaron al ejército de Mercia y quedaron libre del control anglosajón.​

Qué reino galés dirigió la ofensiva es incierto. Ambos reyes Now I Hen de Brycheiniog y Eliseg de Powys han sido señalados como candidatos.​

Batalla de Mercredesburne

La Batalla de Mercredesburne fue una batalla entre el ejército del líder sajón Aelle y los britanos, en el año 485.​

Batalla de Peonnum

La Batalla de Peonnum tuvo lugar en torno a 660 entre los Sajones Occidentales bajo Cenwalh y los Britanos en lo que hoy es Somerset en Inglaterra.​ Fue una victoria decisiva para los sajones, que lograron el control de Somerset hasta el Parrett. La ubicación de la batalla es incierta.

Britania (provincia romana)

Britania (en latín: Britannia) es el nombre que daban los romanos a la provincia que ocupaba el centro y sur de la actual isla de Gran Bretaña. Existió entre los siglos I y V, y abarcaba dos tercios de la isla de Gran Bretaña. Procopio de Cesárea la menciona también como Brita o Bretón. Los nombres serían derivados del pueblo de los britanos. Ya antes las islas se mencionaban como islas Brites formadas por las principales Albión e Hibernia (Irlanda). Britania sería un nombre aplicado a la parte romana en oposición a Caledonia (Escocia), no dominada.

Los nombres Ostrimnides y Casitérides, probablemente de origen fenicio, no se sabe bien a donde pertenecen. Casitérides parece más bien Cornualles que las islas Sorlingas pero otros dicen que fueron las Azores. Para Festo Avieno las Ostrimnides eran las islas británicas mientras que para otros son las islas Sorlingas.

Las primeras noticias históricas de Britania dicen que el rey Divitiaco de los suesiones (una tribu belga) ejercía la soberanía sobre parte de la isla de Gran Bretaña. Más tarde fueron los vénetos (de la región de Vannes) los que pidieron ayuda a Julio César contra los britanos.

Celta

Celta es el término utilizado por lingüistas e historiadores para referirse, en un sentido amplio, al pueblo o conjunto de pueblos de la Edad de Hierro que hablaban lenguas celtas, una de las ramas de las lenguas indoeuropeas.​ En este sentido, el término no es por lo tanto étnico ni arqueológico, pues muchos de los pueblos que hablaron lenguas célticas, caso de los Goidelos de Irlanda, nunca llegaron a participar de las corrientes culturales materiales de Hallstatt o La Tène.​

Existe sin embargo un concepto más restringido del término, referido en este caso a los llamados celtas históricos, entendidos estos tradicionalmente como el grupo de sociedades tribales de Europa, que compartieron una cultura material iniciada en la primera Edad de Hierro (1200-400 a. C.) en torno a los Alpes (periodo Hallstatt) y más tarde en el hierro tardío (periodo La Tène), y que fueron así llamados por los geógrafos griegos y latinos. En este grupo se adscriben los celtas continentales de la Galia, norte de Italia, Alemania y Bohemia, los celtíberos de Iberia, los gálatas de Anatolia, este y centro de Rumanía y, ya con mayores reticencias por parte de los historiadores británicos e irlandeses, los celtas insulares.

En tiempos antiguos los celtas que llegaron a lo largo del primer milenio, hacia el 1200 a. C. a Europa y según el punto de vista tradicional, hacia el 900 a. C. en la península ibérica, eran un cierto número de pueblos interrelacionados entre ellos que habitaban en Europa Central; todos estos pueblos hablaban lenguas indoeuropeas, indicativo de un origen común. Hoy, el término "celta" se utiliza a menudo para describir a la gente, las culturas y lenguas de muchos grupos étnicos de las islas británicas, Francia, en la región de Bretaña; España, en Galicia, Asturias y Cantabria; y Portugal, en la región de Minho. Sin embargo, tribus o naciones, como los atrébates, Menapii, y Parisii, desde regiones celtas de tierra firme, incluyendo la Galia y Bélgica, se sabe que se movieron hacia Gran Bretaña e Irlanda y contribuyeron al crecimiento de aquellas poblaciones. El uso del término celta para referirse a gente de Irlanda y Gran Bretaña surge en el siglo XVIII. Vivían en pueblos amurallados llamados castros.

Los griegos los llamaron keltoi o gente oculta, que proviene del griego Hecateo de Mileto del 517 a. C.

No se puede hablar de un Estado propiamente celta, ya que cada zona tenía su líder y, siendo los celtas un pueblo guerrero como eran, siempre había rivalidades entre ellos.

Conquista romana de Britania

Este artículo se refiere a la conquista iniciada en el año 43. Para otras invasiones romanas, véase Invasiones de César de Britania y Revuelta carausiana.

La invasión romana de Britania fue un esfuerzo militar y político para proyectar el poder romano en el Atlántico nororiental. Tras unas invasiones preliminares de pequeña escala en tiempos de César,​​ los romanos invadieron Britania a la fuerza en 43 d. C.,​ forzando su avance hacia el interior mediante diversas batallas contra las tribus británicas, incluyendo la batalla de Medway,​ la batalla del Támesis, la batalla de Caer Caradoc y la batalla de Mona.​ Tras un levantamiento generalizado ​​ en el que los británicos saquearon Camulodunum,​ Verulamium​ y Londinium,​​ los romanos aplastaron la rebelión en la batalla de Watling Street​​ y continuaron su ofensiva hacia al norte llegando a alcanzar el centro de Caledonia en la batalla del monte Graupius.​​ Las tribus que había en la Escocia y el norte de Inglaterra actuales se sublevaron repetidamente contra el gobierno de Roma y se establecieron dos bases militares en Britania para protegerse de las sublevaciones y las incursiones desde el norte, donde las tropas romanas construyeron el muro de Adriano.​

Historia Brittonum

La Historia Brittonum o La Historia de los Britanos es un libro histórico que fue escrito en algún momento poco después del año 833 d. C., del cual existen varias versiones con ciertas distinciones. Pretende relatar la historia de los habitantes britanos de Gran Bretaña desde los tiempos más tempranos, por lo que este texto ha sido usado para escribir una historia tanto de Gales como de Inglaterra. Tradicionalmente, se señala a Nennius como el autor de este texto, aunque esta interpretación es cuestionada.

Inglaterra anglosajona

La historia de la Inglaterra anglosajona cubre el periodo de la Inglaterra medieval temprana, desde el fin de la Britania romana y el establecimiento de los reinos anglosajones en el siglo V hasta la conquista normanda en 1066. Los siglos V y VI son conocidos arqueológicamente como la Britania posromana, o en historia popular como la «Edad Oscura»; desde el siglo VI, se desarrollan reinos distintivos más extensos, conocidos como la heptarquía. La llegada de los vikingos a finales del siglo VIII trajo consigo cambios a Britania, y las relaciones con el continente eran importantes justo al término de la Inglaterra anglosajona, tradicionalmente asociado con el comienzo de la conquista normanda.

Invasiones de Britania por César

Este artículo se refiere a la invasión a Britania comandada por César. Para otras invasiones romanas, véase Conquista romana de Britania y Revuelta carausiana.Las invasiones de Britania por César son dos campañas bélicas dirigidas por el general de la República Romana Julio César contra el sur de la isla de Gran Bretaña conocida como Britania por los romanos. Durante la guerra de las Galias, César invadió la isla en dos ocasiones: en 55 y 54 a. C.​ La primera invasión tuvo lugar en verano y se desconoce si fue planeada como una invasión a gran escala (si fuera así, fue un fracaso, ya que Roma sólo pudo conquistar la playa de Kent y poco más), o como una misión de reconocimiento. La segunda tuvo más éxito, y César logró restaurar en el trono de los trinovantes a su aliado Mandubracio, deponiendo a su rival Casivellauno. Aunque César no logró conquistar territorios para la república, el éxito de la campaña radica en que Roma contó con sus primeros aliados en la isla e impuso los primeros tributos entre las tribus de Britania.

Pueblo escocés

El pueblo escocés (escocés: Scots Fawk, gaélico escocés: Albannaich), pueblo de los escoceses, es una nación y etnia nativa de Escocia. Históricamente los escoceses se originaron de la amalgamación de dos pueblos celtas —los pictos y los gaélicos— que fundaron el Reino de Escocia (o Alba) en el siglo IX. Después, otros pueblos como los celtas britanos y los germanos anglosajones y nórdicos contribuyeron también en la formación de la nación escocesa. Entonces se puede decir que el pueblo escocés tiene principalmente raíces celtas y germanas, ambos de origen indoeuropeo.

El término escocés o pueblo escocés es usado actualmente para designar a las personas cuyo origen genético, cultural, familiar y lingüístico proviene de Escocia. En latín, la palabra Scotti se refería originalmente a los galos, pero después ha servido para describir a los habitantes de Escocia.​

Las personas de ascendencia escocesa viven en muchos países, aparte de Escocia. La emigración, influenciada por factores como el desplazamiento forzado de escoceses de las Tierras Altas y de las Tierras Bajas en el siglo XVIII, la participación escocesa en el Imperio Británico, y últimamente la desindustrialización y el desempleo, ha causado que millones de escoceses se encuentren desperdigados en muchas partes del mundo. Estos emigrantes escoceses se llevaron consigo inicialmente sus lenguas y cultura. Muchos se asentaron en tierras vírgenes de Norteamérica, Sudamérica, Australia y Nueva Zelanda. Canadá tiene la tasa más alta de escoceses per cápita del mundo y la segunda población más numerosa, después de Estados Unidos.​

Diferentes pueblos europeos migraron y se asentaron en Escocia a lo largo de su historia. Gaélicos, pictos y britanos tenían sus respectivos mitos de origen, como la mayoría de pueblos medievales europeos. Beda el Venerable hablaba de que los escotos habían venido desde España a través de Irlanda y los pictos de Escitia.​ Los pueblos germánicos como los anglosajones empezaron a llegar en el siglo VII, mientras que los nórdicos invadieron y colonizaron partes de Escocia desde el siglo VIII. En la Alta Media, desde el reinado de David I de Escocia, llegaron inmigrantes desde Francia, Inglaterra y los Países Bajos. Algunas familias escocesas famosas, como los futuros Bruce, Balliol, Murray y Stewart, llegaron a Escocia en esos tiempos. Hoy en día, Escocia es uno de los países que conforman el Reino Unido.

Reino de Strathclyde

El Reino de Strathclyde (del gaélico escocés Srath Chluaidh, 'valle del Clyde'; originalmente en cúmbrico Alt Clut o Alt Clud, la 'roca del Clyde', y también Ystrad Clud, calco tardío britónico del nombre gaélico) fue uno de los reinos britanos situados en Yr Hen Ogledd (el Viejo Norte), en la zona britanohablante de Inglaterra septentrional y sur de Escocia durante la época posromana y la Edad Media. Alt Clut era el término britónico para Dumbarton Rock, la capital medieval de la región. Puede haber tenido su origen en la tribu de los Damnonii descrita por Ptolomeo en su Geographia.

La lengua de Strathclyde, y la de los pueblos britanos vecinos, gobernados por no nativos se conoce como cúmbrico, una lengua celta emparentada con el galés antiguo. Las evidencias arqueológicas y toponímicas apuntan a algunos asentamientos nórdicos o nórdico-gaélicos durante la era vikinga, aunque en menor grado que en la vecina Galloway. Un pequeño número de topónimos en anglosajón indica la posible llegada de inmigrantes northumbrianos antes de los asentamientos nórdicos. Debido a esta mezcla y a la continua alternancia de idiomas en la zona, no es posible decir si hubo algún asentamiento gaélico anterior a la introducción de la lengua gaélica en la Alta Edad Media.

Tras el saqueo de Dumbarton Rock por vikingos de Dublín en 870, el nombre de Strathclyde comienza a aparecer en las fuentes, tal vez indicando el desplazamiento del centro del reino a Govan, junto a la actual Glasgow. En el mismo período, el territorio también es llamado Cumbria, y sus habitantes cumbrios. Durante la Alta Edad Media, Strathclyde fue conquistado por el Reino de Alba, pasando a formar parte del nuevo Reino de Escocia, aunque manteniendo una personalidad propia hasta el XII.

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.