Basilio II

Basilio II Bulgaróctono, el asesino de búlgaros (en griego: Βασίλειος Β΄ Βουλγαροκτόνος, Basileios II Boulgaroktonos), (9581025), fue emperador bizantino desde el 10 de enero de 976 hasta su muerte. Condujo al Imperio bizantino al máximo de su poder en cinco siglos, pero no dejó herederos de su talla y muchos de sus logros se perderían a causa de toda una serie de débiles y desafortunados sucesores.

Basilio II
Emperador del Imperio bizantino
Basilios II

Icono restaurado de Вasilio II del siglo XI donde se le representa coronado por ángeles enviados por Dios y adorado por sus súbditos
Información personal
Reinado 10 de enero de 976 - 15 de diciembre de 1025
Nacimiento 958
Fallecimiento 15 de diciembre de 1025
Predecesor Juan I Tzimisces
Sucesor Constantino VIII
Familia
Dinastía Macedónica
Padre Romano II
Madre Teófano Anastaso

Nacimiento e infancia

Basilio era el hijo del emperador Romano II quien lo asoció al trono en 960 y murió cuando Basilio sólo tenía 5 años de edad. Como él y su hermano, el futuro emperador Constantino VIII (1025-1028), eran demasiado jóvenes para reinar por sí mismos, la madre de Basilio, Teófano, se casó con uno de los principales generales de Romano, que ascendió al trono con el nombre de Nicéforo II Focas en 963. Nicéforo fue asesinado en 969, y le sucedió en el trono otro general, Juan I Tzimisces, que reinó durante 7 años. Por fin, cuando Juan I murió el 10 de enero de 976, Basilio pudo ascender al trono.

Comienzos del reinado y alianza rusa

Basilio fue un valiente soldado y un excelente jinete; deseaba demostrarse a sí mismo que era un gobernante fuerte y un poderoso general. En los primeros años de su reinado, la administración quedó en manos del eunuco Basilio Lecapeno (un hijo ilegítimo del emperador Romano I), un astuto y competente funcionario, que aspiraba a que los jóvenes emperadores fuesen títeres en sus manos. Basilio II esperaba y observaba sin interferir, dedicándose al aprendizaje de los entresijos de la administración e instruirse en la ciencia militar.

BasileIIConstantinVIIIHoldingCross
Basilio II y Constantino VIII, sosteniendo entre ambos una cruz en un Nomisma Histamenon.

Aunque Nicéforo II Focas se había señalado como un brillante general durante su reinado, tanto él como Juan I Tzimisces resultaron ser administradores mediocres. Aunque Juan había intentado frenar el poder de los propietarios de tierras en el final de su reinado había fracasado y circulaban rumores de que había sido envenenado por Basilio Lecapeno, quien había adquirido vastas propiedades ilegalmente y temía una investigación y castigo consecuente. En consecuencia, Basilio se encontró con serios problemas al comienzo de su reinado. Los grandes terratenientes de Asia Menor Bardas Skleros y Bardas Focas; que proporcionaban muchos de los soldados del Imperio y de gran parte de los impuestos, se encontraban en revuelta abierta contra su poder.

Basilio, haciendo gala de la severidad que le caracterizaría durante todo su reinado, les hizo frente y reprimió sus rebeliones en 979 y 989, respectivamente. Con este fin, se alió con Vladímir I de Kiev en 988, quien le ofreció 6000 hombres de su ejército como refuerzo para las tropas imperiales y la retirada de la base bizantina de Quersoneso en Crimea a cambio de la mano de la hermana menor del emperador, Ana (963-1011). Al principio, Basilio dudó porque los bizantinos consideraban bárbaros a los rusos, y la propia Ana se opuso al matrimonio con un bárbaro.

Sin embargo, cuando Vladímir se comprometió a bautizarse y convertir a su pueblo al cristianismo, Basilio aceptó finalmente. El matrimonio se celebró en 989. Los refuerzos rusos serían fundamentales para acabar con la rebelión, y se convirtieron en el punto de partida de la posterior guardia varega. La caída de Basilio Lecapeno siguió a la rebelión. Fue acusado de conspirar con los rebeldes y fue condenado al exilio y a la confiscación de sus enormes propiedades. Tratando de proteger a la pequeña propiedad campesina, Basilio II hizo una despiadada reforma en el sistema tributario gravando con mayor dureza a las inmensas fincas que se habían expandido en Asia Menor.

Campañas contra los árabes

Tras acabar con las revueltas internas, Basilio dirigió su atención a los demás enemigos del Imperio. Las guerras civiles que había padecido Bizancio habían debilitado su posición en el Este y las conquistas de Nicéforo II Focas y Juan I Tzimisces peligraron, siendo Antioquía y Alepo sitiadas. En el 995, Basilio lanzó una campaña contra los árabes con un Ejército de 40 000 hombres. Derrota a los árabes en varias batallas en Siria, libera Alepo, asegura el estratégico valle del Orontes y conquista todas las ciudades desde Emesa hasta Trípoli. Aunque no contaba con fuerzas suficientes para penetrar en Palestina y tomar Jerusalén, sus victorias le permitieron recuperar gran parte de Siria para el Imperio. Ningún emperador, desde los tiempos de Heraclio había conseguido controlar este territorio durante un cierto tiempo, y ahora se mantendría en manos de los bizantinos durante los siguientes 75 años.

Histamenon nomisma-Nicephorus II and Basil II-sb1776
Basilio II y su padrastro, el emperador Nicéforo II

Campañas contra búlgaros y jázaros

Pero Basilio no había acabado con sus acciones, su intención era recuperar los territorios que el Imperio bizantino había ido perdiendo a lo largo del tiempo. A comienzos del siglo XI, inició las hostilidades contra quien sería su gran adversario, el zar Samuel de Bulgaria.

Bulgaria había sido parcialmente conquistada por Juan I Tzimisces, pero partes del país habían logrado mantener su independencia, bajo la dirección de Samuel y sus hermanos. Los búlgaros realizaban incursiones en tierras bizantinas desde el 976 y el gobierno bizantino trató de provocar sin éxito disensiones permitiendo la fuga del emperador cautivo Boris II de Bulgaria.

Fue la invasión de Tesalia y la toma de Larisa a fines de 985 por parte de Samuel lo que decidió a Basilio II a pasar a la ofensiva. Aprovechando un respiro de su conflicto con la nobleza, Basilio guio un Ejército de 30 000 hombres a Bulgaria decidido a tomar por sorpresa Sredets (Sofía) en 986 pero no pudo penetrar en la ciudad. Falto ya de víveres decidió regresar, cuando todavía no había sufrido demasiadas bajas; pero al retirarse el Ejército búlgaro lo alcanzó y le infligió una grave derrota en la batalla de las Puertas Trajanas en agosto de 986, lo que puso en jaque su poder y prestigio dentro del imperio.

Cuando se desató la guerra abierta en 1002, Samuel había extendido el reino búlgaro desde el Danubio, al norte, hasta Atenas. Sus dominios se extendían desde el Adriático al mar Negro, y todos estos territorios habían sido conquistados durante los 300 años anteriores a expensas de los bizantinos. Basilio estaba ahora decidido a invertir el destino del Imperio.

Map Byzantine Empire 1025-es
Mapa del Imperio durante el reinado de Basilio II.

La guerra asoló los Balcanes los siguientes doce años, durante los cuales tanto Basilio como Samuel lograron victorias sorprendentes. Las fuerzas de Samuel eran considerablemente menores, pero fue capaz de evitar un enfrentamiento total mientras realizaba ataques menores sobre el ejército de Basilio en su avance por el territorio búlgaro. Samuel esperaba desgastar así a las tropas bizantinas, forzándolas a la rendición o al menos a la firma de una paz.

Finalmente, después de que la fortaleza Baba Vida en la frontera con el Danubio hubiera soportado un asedio bizantino que se prolongó ocho meses, el 29 de julio de 1014 Basilio arrinconó al ejército búlgaro y le obligó a luchar en la Batalla de Kleidion, mientras Samuel se encontraba a varios kilómetros de allí. Basilio aplastó a los búlgaros e hizo 14 000 prisioneros: mandó cegar a 99 de cada 100 de éstos, dejando tuerto al restante para que pudiese guiar a los demás de vuelta. Aunque probablemente se trate de una exageración, este hecho le proporcionó a Basilio su sobrenombre «Bulgaróctonos» («matador de búlgaros»).

Cuando Samuel vio volver a sus tropas cegadas, sufrió una apoplejía en el acto y falleció unos días después. Bulgaria siguió luchando durante otros cuatro años más, pero terminó sometiéndose en 1018. La victoria sobre los búlgaros y el posterior sometimiento de Serbia supuso la consecución de uno de los objetivos de Basilio: la recuperación para el Imperio de la antigua frontera del Danubio por primera vez en 400 años.

Mientras, en 1016, el Ejército bizantino, aliado con el príncipe de Kiev, atacó Crimea, gran parte de la cual había caído bajo la égida del reino de Georgius Tzul, Estado sucesor del reino jázaro centrado en Kerch. Según el historiador Cedreno, Georgius Tzul fue hecho prisionero y su reino destruido.

Últimos años

Basilio volvió triunfante a Constantinopla, para salir de nuevo, esta vez hacia el Este, y atacar Armenia. Este reino se había convertido en un Estado tributario de Bizancio cuando murió su rey en el año 1000. También aquí se sucedieron las victorias, y Armenia se reincorporó al Imperio bizantino.

Al mismo tiempo, otras fuerzas bizantinas recuperaron gran parte de Italia meridional cuyo dominio había perdido el Imperio a manos de los lombardos y los árabes a lo largo de los 150 años anteriores. Reorganizó las provincias o temas italianas, uniendo tanto la de Longobardia como la de Calabria bajo un mando común, el Catapán de Italia, con capital en Bari, para formar el Catapanato de Italia. En el año 1024 derrotó a una flota rusa que penetró a la isla de Lemnos, donde fue aniquilada por una mucho más fuerte armada bizantina, es la batalla de Lemnos. Cuando el 15 de diciembre de 1025 murió Basilio, estaba planeando una expedición militar para recuperar la isla de Sicilia a manos de los árabes.

En su última voluntad pidió ser enterrado junto al campo de entrenamiento de su caballería, en lugar de en el espacio reservado a los emperadores de su familia. Las fuentes de la época sostienen que así podría escuchar a sus tropas prepararse para el combate por el Imperio. Durante el asalto y saqueo de Constantinopla en la Cuarta Cruzada (1204), la tumba de Basilio II fue saqueada por los cruzados.

Valoración

Basilio era un hombre bajo de complexión fuerte, que se desentendía de la pompa y ceremonia de la corte imperial, y que muy a menudo se presentaba ante la corte vestido como un militar. Pero además fue un administrador eficiente, que, caso único entre los emperadores-soldado, dejó repletas las arcas del tesoro. Era realmente adorado por sus tropas, pues pasó gran parte de su reinado en campaña con ellas, en lugar de dando órdenes desde los alejados palacios de la capital, como habían hecho muchos de sus predecesores. Llevó la vida de un soldado hasta el punto de comer el mismo rancho que cualquier otro miembro de su Ejército. También se hacía cargo de los huérfanos de sus oficiales, dándoles hogar, alimento y educación. Muchos de esos niños serían luego sus soldados y oficiales, pues lo veían a él como a su padre.

Además de ser llamado "padre del Ejército", también era muy apreciado por los agricultores. Estos producían la mayor parte de los suministros para su ejército y además eran la fuente principal de reclutamiento de sus tropas. Para asegurarse la continuidad de suministros y hombres, las leyes de Basilio protegían a la pequeña propiedad agraria, reduciendo sus impuestos. Su reinado fue una época de relativa prosperidad para esta clase, a pesar del estado casi constante de guerra. Por otra parte, Basilio aumentó los impuestos de la nobleza y el clero, pretendiendo reducir su poder y riqueza. Y aunque lógicamente resultó impopular entre estos grupos, ninguno de ellos contaba con el poder suficiente para hacer frente al Emperador y sus fuertes apoyos militares.

BasilII
Frontispicio del Salterio de Basilio II, probablemente pintado en Constantinopla c. 1000.

Basilio nunca se casó ni tuvo hijos conocidos –aunque fue muy mujeriego siendo joven, se dedicó después de lleno a sus obligaciones de Estado, una vez nombrado emperador. Desgraciadamente, esto supuso que fue sucedido por su hermano y su familia, que carecían de las cualidades necesarias para el gobierno. Medio siglo después de la muerte de Basilio, el Imperio había vuelto al estatus de potencia de segundo orden, y había perdido casi todo lo que Basilio había reconquistado.

Basilio en la literatura

En Grecia a lo largo del siglo XX el interés por el Emperador Basilio II se hizo evidente en el número de biografías y novelas históricas que se escribieron sobre el personaje. Quizá la más famosa fuese Basil Bulgaroktonus (1964) elaborada por el escritor de ficción histórica Kostas Kyriazis (1920-): como secuela de su obra anterior Theophano (1963), que se centraba en la madre de Basilio, su novela trataba la vida de Basilio desde su niñez hasta su muerte a través de los ojos de 3 distintos narradores, todos ellos ficticios. El primero es "Areti Skylitzi", una niña de familia noble que Juan I dispuso que fuese la compañera de juegos del joven Basilio; así, la niña se convierte en su confidente y de mayor en la única mujer que verdaderamente lo amó, aunque Basilio nunca pudo casarse con ella, debido a que Basilio sufrió un grave trauma infantil al presenciar siendo muy niño el asesinato de su padre Romano II y de su padrastro Nicéforo II por orden de Teófano, la esposa de ambos, y su propia madre. De este modo, asociaba el matrimonio con la muerte. Areti se mantendrá a su lado, como consorte no-oficial, hasta su muerte. El segundo narrador es "Nicolaus", uno de los generales de Basilio, que le acompañó en todas sus campañas. Para éste el emperador es su líder, su señor, "padre" de su Ejército. El tercero y último es un búlgaro, uno de los generales de Samuel, que había pasado casi toda su vida luchando contra Basilio, y cuenta su versión de los hechos: para él Basilio es el enemigo, el que había matado a su gente y a su propio soberano. La descripción de los hechos históricos es precisa, y se completa con añadidos ficticios: ha sido considerada una de las mejores introducciones al personaje y su época.

Bibliografía

  • Miguel Psellos, Cronografía (ed. esp.: Miguel Pselo, Vidas de los emperadores de Bizancio, Madrid: Ed. Gredos, 2005).

Enlaces externos

. Gregorio Mª Callejo Hernanz "Lecturas de verano desde Majadahonda (Historia de la crueldad): “el viaje de los ciegos”, (reflexión sobre la batalla de Kleideon y la actuación de Basilio II con los presos búlgaros) en https://majadahondamagazin.es/lecturas-de-verano-desde-majadahonda-el-viaje-de-los-ciegos-84111

Predecesor:
Juan I Tzimiscés
Emperador del Imperio bizantino
9761025
Sucesor:
Constantino VIII
Basilio II de Moscú

Basilio II Vasílievich o Basilio II "el Oscuro" (Vasili II Vasílievich Tiomny, Васи́лий II Васи́льевич Тёмный en ruso) (10 de marzo de 1415 - 27 de marzo de 1462, Moscú) fue Gran Príncipe de Moscovia, cuyo largo reinado (1425 - 1462) fue azotado por la mayor guerra civil (en:Muscovite Civil War) de la historia del Principado de Moscú.

Batalla de Bitola (1015)

La batalla de Bitola (en búlgaro: Битка Битоля при) tuvo lugar cerca de la ciudad de Bitola,​ en territorio búlgaro, entre un ejército búlgaro bajo el mando del vaivoda Ivats y un ejército bizantino dirigido por el estratego Jorge Gonitsiates. Fue una de las últimas batallas abiertas entre el Primer Imperio búlgaro y el Imperio bizantino. Los búlgaros salieron victoriosos y el emperador bizantino Basilio II tuvo que retirarse de la capital búlgara de Ohrid, cuyos muros exteriores fueron para esa época ya vulnerables para los bizantinos. Sin embargo, la victoria búlgara sólo aplazo la caída de Bulgaria bajo la dominación bizantina en 1018.

Batalla de Dirraquio (1018)

La batalla de Dirraquio se libró en febrero de 1018 como parte de las guerras búlgaro-bizantinas. Sucedió que el zar búlgaro Iván Vladislav trató de establecer su poder en la costa sudeste del mar Adriático. Al frente de un ejército avanzó contra Dirraquio (la actual Durres, en Albania), sitiándola, pero fue asesinado durante un contraataque por los defensores de la ciudad.

Esta fue la batalla final de los siglos de larga lucha entre el Primer Imperio búlgaro y Bizancio. A los pocos meses de la muerte de Vladislav, la mayor parte de su reino fue subyugado por el emperador bizantino Basilio II, con la última región independiente (Sirmio) sojuzgada en 1019.​

Batalla de Kleidion

La batalla de Kleidion (o Clidio, el nombre medieval del pueblo de Klyuch, «(el) clave»; también conocida como la batalla de Belasica) tuvo lugar el 29 de julio de 1014 entre el Imperio búlgaro y el Imperio bizantino. Esta fue la culminación del conflicto de casi medio siglo entre el emperador búlgaro Samuel y el emperador bizantino Basilio II a finales del siglo X y principios del XI. El resultado fue una decisiva victoria bizantina.

La batalla tuvo lugar en el valle entre las montañas de Belasica y Ograzhden cerca del actual pueblo búlgaro de Klyuch. El decisivo encuentro ocurrió el 29 de julio con un ataque en la retaguardia por una fuerza bajo el general bizantino Nicéforo Xifias, que se había infiltrado en las posiciones búlgaras. La batalla fue una derrota importante para los búlgaros. Los soldados búlgaros fueron capturados y cegados por orden de Basilio II, que posteriormente sería conocido como el «asesino de búlgaros». Samuel sobrevivió a la batalla, pero murió dos meses después de un ataque cardíaco, al parecer provocado al ver a sus soldados ciegos.

Aunque el encuentro no acabó con el Primer Imperio búlgaro, la batalla de Kleidion redujo su capacidad de resistir los avances bizantinos y puede ser considerado el encuentro decisivo de la guerra contra Bizancio. Los herederos de Samuel posteriormente no pudieron contener el avance bizantino, y en 1018 el Imperio búlgaro fue destruido finalmente por Basilio II.

Batalla de Kreta

La batalla de Kreta (en búlgaro: Битка при Крета) ocurrió en 1009 cerca del pueblo de Kreta al este de Salónica. Desde la caída de la capital búlgara Preslav bajo el gobierno bizantino en 971, hubo un constante estado de guerra entre los dos imperios. Desde 976, el noble y más tarde emperador búlgaro Samuil luchó con éxito contra los bizantinos, pero desde el principio del siglo XI la fortuna volvió a Bizancio, que se recuperó de las severas pérdidas. Desde 1002 Basilio II puso en marcha campañas anuales contra Bulgaria y se apoderó de muchas ciudades. En 1009 los bizantinos se enfrentaban al ejército búlgaro, al este de Salónica. Poco se sabe de la batalla en sí, sólo que el resultado fue una victoria bizantina. Cinco años más tarde, los bizantinos derrotaron decisivamente al ejército búlgaro en Klyuch y en 1018 el país fue conquistado completamente por Basilio.​

Batalla de Skopie

La batalla de Skopie (en búlgaro: битка при Скопие) se produjo en las cercanías de Skopie en 1004.

Batalla de Tesalónica (1004)

La batalla de Salónica en 1004 fue uno de los muchos ataques del emperador búlgaro Samuel contra la segunda ciudad bizantina más importante. Ocho años antes, Samuel había derrotado al gobernador de Salónica Gregorio Taronites. El ataque en 1004 se llevó a cabo inmediatamente después del final de una de las campañas regulares del emperador bizantino Basilio II en Bulgaria. A pesar de la derrota búlgara en la batalla de Skopie, después de la retirada de Basilio II Samuel respondió invadiendo los dominios bizantinos a su vez. Él le tendió una emboscada al gobernador de Salónica Ioannes Chaldus cerca de su ciudad y lo capturó.​

Esta cronología de eventos fue presentada por el historiador Vasil Zlatarski. Otros investigadores como Srdjan Pirivatrich​ y Plamen Pavlov​ asumen que la victoria de Samuel sobre Gregorio Taronites fue en 995, mientras que la derrota de Ioannes Chaldus tuvo lugar en 996.

Batalla de la Puerta de Trajano

La batalla de la Puerta de Trajano (en búlgaro: Битката при Траянови Врата, griego: Μάχη στις Πύλες του Τραϊανού) fue un enfrentamiento entre los ejércitos bizantinos y búlgaros en el año 986. Tuvo lugar en el paso del mismo nombre, en la moderna Vrata Trayanovi, en la Provincia de Sofía, Bulgaria. Fue la mayor derrota de los bizantinos, dirigidos por el emperador Basilio II. Después del infructuoso asedio de Sofía tuvo que retirarse a Tracia, pero el ejército búlgaro bajo el mando de Samuel rodeó a los bizantinos en las montañas de Sredna Gora. El ejército bizantino fue aniquilado y Basilio II escapó a duras penas.

Quince años después de la caída de la capital búlgara Preslav, la victoria en la Puerta de Trajano fortaleció los éxitos búlgaros logrados desde 976. En la guerra constante con el Imperio bizantino, el Primer Imperio búlgaro sobrevivió durante varias décadas y su capital fue trasladada de Preslav en el noreste a Ohrid en el suroeste. La memoria de la gran victoria sobre Basilio II fue preservado treinta años después en la inscripción de Bitola de Iván Vladislav (1015-1018), el hijo de Aarón.

Batalla del Esperqueo

La batalla del Esperqueo (en búlgaro: битка Сперхей при, griego: Μάχη Σπερχειού του) tuvo lugar en el año 997, a orillas del río del mismo nombre en el centro de Grecia actual. Fue un enfrentamiento entre un ejército búlgaro dirigido por el zar Samuel, que en el año anterior había penetrado muy al sur hacia Grecia, y un ejército bizantino, bajo el mando de Nicéforo Urano.​ La victoria bizantina prácticamente destruyó el ejército búlgaro, y derivó sus incursiones en Macedonia y el sur de Grecia, que anuncia una inversión de fortunas bizantino en el prolongado conflicto. La principal fuente histórica de la batalla viene del griego Juan Escilitzes cuya sinopsis de Historias (Σύνοψις Ἱστοριῶν) contiene una biografía del entonces emperador romano de Oriente, Basilio II.

Conquista bizantina de Bulgaria

La conquista bizantina de Bulgaria se prolongó de 968 a 1018, y fue un conflicto militar que marcó el inicio del segundo apogeo del Imperio bizantino, que logró incorporar la mayor parte de la península balcánica, controlada por el Primer Imperio búlgaro, deshaciéndose así de uno de sus vecinos más amenazadores.

Como la relación búlgaro-bizantina se deterioró a finales de la década de 960, los bizantinos pagaron al príncipe kievano Sviatoslav para atacar a Bulgaria. El inesperado colapso de Bulgaria y las ambiciones de Siatoslav para apoderarse de Constantinopla cogiendo a los bizantinos por sorpresa, pero ellos lograron hacer retroceder a los ejércitos kievanos y ocuparon el este Bulgaria, incluida la capital Preslav en 971. El emperador Boris II fue capturado y llevado a Constantinopla donde abdicó y el emperador bizantino Juan I Tzimisces anunció la anexión de Bulgaria.

El control bizantino se limitaba solamente a la parte oriental del Imperio búlgaro, mientras que las tierras al occidente permanecieron bajo control búlgaro. Los cuatro hermanos David, Moisés, Aarón y Samuel de la dinastía Cometopuli gobernaron en los territorios libres y en 976 pusieron en marcha una gran ofensiva contra los bizantinos para recuperar las tierras perdidas. Pronto, el hermano menor Samuel tomó toda la autoridad tras la muerte de sus tres hermanos mayores.

Samuel demostró ser un general exitoso causando una gran derrota en el ejército bizantino comandado por Basilio II en la Puerta de Trajano y retomando el noreste de Bulgaria. Sus campañas exitosas expandieron las fronteras de Bulgaria en Tesalia y Epiro y en 998 conquistó el principado de Duklja. En 997 Samuel fue proclamado emperador de Bulgaria después de la muerte del gobernante legítimo, Romano.

A finales del milenio la suerte de la guerra cambio a favor de los bizantinos. Los bizantinos bajo Basilio II, un general exitoso y soldado con experiencia, lentamente consiguió la ventaja y desde 1001 comenzó a apoderarse de un número de áreas y poblaciones importantes. Los búlgaros fueron incapaces de detener las campañas anuales bizantinas que devastaron el país. En 1014 los bizantinos ganaron la decisiva batalla de Kleidion y Samuel murió unas semanas después. La resistencia continuó durante los reinados de su hijo Gabriel Radomir y su sobrino Iván Vladislav, pero después de la muerte de este último en 1018 la mayor parte de la nobleza búlgara se rindió ante Basilio II. Bulgaria permanecería bajo dominio bizantino hasta 1185 cuando el país recuperó su independencia.

Constantino VIII

Constantino VIII (en griego Κωνσταντίνος Η΄, Kōnstantinos VIII) (960 – 15 de noviembre de 1028), emperador bizantino (15 de diciembre de 1025 – 15 de noviembre de 1028) era hijo del emperador Romano II y hermano menor de Basilio II, que murió sin hijos, dejando el gobierno del Imperio bizantino en manos de Constantino.

Guardia varega

La Guardia varega (en griego: Τάγμα των Βαράγγων, Tágma tōn Varángōn) fue una unidad de élite del Imperio bizantino entre los siglos X y XIV, cuyos miembros servían como la guardia personal de los emperadores bizantinos.

De procedencia nórdica, la guardia fue formada por primera vez durante el reinado del emperador Basilio II en 988, tras la cristianización de la Rus de Kiev por el príncipe Vladímir I de Kiev, tras los acuerdos alcanzados entre el príncipe Vladímir I de Kiev y Basilio II de Bizancio.​ Vladímir, que había usurpado recientemente el poder en Kiev con un ejército formado por soldados varegos, envió 6000 hombres a Basilio como parte de un acuerdo de asistencia militar.​​​

La desconfianza de Basilio en los guardias nativos bizantinos, cuyas lealtades a menudo cambiaban a otros pretendientes al trono, y la probada lealtad de los varegos, muchos de los cuales habían servido en el ejército bizantino con anterioridad, llevaron al emperador a tomar la decisión de emplearlos como guardia personal. A lo largo de los años, reclutas procedentes de Suecia, Dinamarca, Noruega o Islandia mantendrían el carácter predominantemente nórdico de la guardia hasta finales del siglo XI.

De hecho, hubo una emigración tan grande de escandinavos para unirse a la guardia que una ley medieval sueca de Västergötland dispuso la prohibición de que un ciudadano pudiese heredar ningún bien mientras se encontrara en "Grecia" (término escandinavo utilizado para hacer referencia al Imperio bizantino).​ En el siglo XI había también otras dos cortes europeas reclutando soldados escandinavos:​ la Rus de Kiev c. 980-1060 y Londres 1018-1066.​

Compuesta principalmente de nórdicos durante los primeros 100 años, la guardia fue gradualmente incluyendo reclutas anglosajones que emigraban de las islas británicas tras la invasión y conquista de los normandos. En la época de Alejo I Comneno, a finales del siglo XI, la guardia estaba principalmente compuesta por estos reclutas y por "otros que habían sufrido a manos de los vikingos y de sus primos los normandos". Los anglosajones y otros pueblos germánicos compartían la tradición vikinga de extrema fidelidad (hasta la muerte si fuera necesario), y tras la conquista normanda muchos de ellos habían perdido sus tierras y habían tenido que buscar su subsistencia como mercenarios.

La guardia varega no solo proporcionaba seguridad al emperador, sino que también participó en muchas de las guerras bizantinas, jugando en muchos casos un papel crucial en las batallas, al ser utilizados normalmente en los momentos críticos. A finales del siglo XIII, la guardia varega había sido étnicamente asimilada por los bizantinos, aunque continuó operando hasta mediados del siglo XIV. En 1400 todavía aparecen escritos de personas que se identifican a sí mismas como "varegos" en Constantinopla.

Isaac I Comneno

Isaac I Comneno (c. 1005 - 1061) fue emperador bizantino de 1057 a 1059. Fue el primer emperador de la dinastía Comneno.

Isaac era hijo de Manuel Comneno, un oficial del emperador Basilio II que en su lecho de muerte había encomendado a sus dos hijos, Isaac y Juan, al emperador. Éste se había encargado de que los dos recibiesen una esmerada educación en el monasterio de Studion; más adelante, les dio importantes cargos en el ejército. En 1057 era el comandante en jefe del ejército bizantino, y encabezó una rebelión contra el emperador Miguel VI. El 8 de junio de ese año fue proclamado emperador por sus tropas y elevado sobre un escudo, según la antigua tradición militar. El 20 de agosto de ese mismo año derrotó a las tropas de Miguel VI, y el 1 de septiembre entró triunfante en Constantinopla.

Se propuso reformar el ejército para recuperar para el Imperio la grandeza de la época de Basilio II. Para recaudar fondos, comenzó a confiscar propiedades a la aristocracia latifundista, que se había enriquecido enormemente en los años de crisis que siguieron a la muerte de Basilio II, en 1025. Intentó también confiscar propiedades de la Iglesia, lo que produjo su enfrentamiento con el patriarca de Constantinopla Miguel Cerulario, que había sido antes partidario suyo y había trabajado activamente para su entronización. Como el patriarca amenazase a Isaac con destituirlo, el emperador lo hizo detener y lo envió al exilio el 8 de noviembre de 1058. Como Cerulario se negase a renunciar a su cargo, Isaac hizo que se convocase formalmente un sínodo para destituirlo. El patriarca murió antes de que el sínodo pudiera dictar sentencia, pero el pueblo de Constantinopla lo consideró un mártir. Poco más de un año después de comenzar su reinado, Isaac se encontraba con la oposición frontal de la aristocracia, de la Iglesia y del pueblo de Constantinopla; sólo el ejército continuaba siéndole leal.

Realizó una única expedición militar durante su breve reinado, en 1059, contra el Reino de Hungría y los pechenegos, que amenazaban tanto las fronteras húngaras como las septentrionales del Imperio. A finales de 1059, cuando se encontraba cazando, enfermó repentinamente, y nombró como sucesor, apremiado por Miguel Psellos, a Constantino Ducas. Murió en 1061, tras haber tomado el hábito de monje en Studion, donde se dedicó a los estudios literarios.

Iván Vladislav

Iván Vladislav o Juan Vladislav​ (en búlgaro: Иван Владислав) gobernó como emperador (zar) de Bulgaria desde agosto o septiembre de 1015 hasta febrero de 1018. Se desconoce el año de su nacimiento; probablemente nació en la década de 970-980.

Salvado de la muerte por su primo Gabriel Radomir, Iván lo asesinó en octubre de 1015 y se apoderó del trono búlgaro. Debido a la situación desesperada del país después de una década de guerras con el Imperio bizantino y en un esfuerzo por consolidar su posición, intentó negociar una tregua con el emperador bizantino Basilio II. Después del fracaso de las negociaciones continuó la resistencia para expulsar a los bizantinos de su territorio, si bien no tuvo éxito. Durante su período de gobierno, trató de fortalecer al ejército búlgaro reconstruyendo muchas fortalezas e incluso llevó a cabo una contraofensiva pero murió en la batalla de Dirraquio en 1018. Después de su muerte su viuda, la emperatriz María, el patriarca y la mayor parte de la nobleza finalmente se rindieron ante Basilio II, que suprimió rápidamente los últimos vestigios de la resistencia y provocó el final del Primer Imperio búlgaro.

Iván Vladislav dejó una herencia mixta variando desde la reputación de un despiadado asesino a un héroe que defendió su país lo mejor que pudo. Sus descendientes entraron en la nobleza bizantina y ascendieron a los más altos rangos de la jerarquía. Dos mujeres de su familia se convirtieron en emperatrices del Imperio bizantino y otros se convirtieron en comandantes militares o funcionarios de alto rango. Iván fue el antepasado del emperador bizantino Juan II Comneno.

Juan I Tzimisces

Juan I Curcuas, llamado Tzimisces (en griego: Iōannēs "Tzimiskes" Kourkouas, escrito Ἰωάννης «Τζιμισκής» Κουρκούας, 925-976) fue emperador bizantino desde el 11 de diciembre de 969 hasta su muerte el 10 de enero de 976.

Nació en torno a 925; su padre era de la familia Curcuas y su madre de la familia Focas. Ambas eran distinguidas familias de Capadocia, de origen posiblemente armenio,​ y se contaban entre las más destacadas de la emergente aristocracia militar de Asia Menor. Varios de sus miembros habían servido en altos cargos militares, entre ellos el hermano de su madre, Nicéforo Focas.

Las fuentes contemporáneas describen a Juan como una persona de poca estatura física pero fuerte, con los cabellos rubios-rojizos, barba y ojos azules, resultando ser muy atractivo.​ Parece que entró en el ejército siendo muy joven, primero bajo el mando de su tío materno Nicéforo, el cual es considerado también como su instructor en el arte de la guerra. En parte debido a sus conexiones familiares y en parte gracias a sus habilidades personales, Juan ascendió rápidamente en el ejército. Obtuvo el mando político y militar de la provincia de Armenia antes de cumplir los 21 años.

En la época en que el Imperio bizantino estaba en guerra con su vecino oriental, el califato Abasí, Armenia era la frontera entre ambas potencias, y Juan logró defender con éxito esta provincia. Él con sus tropas se unió al cuerpo principal del Ejército bizantino en la región que luchaba contra los árabes bajo el mando de Nicéforo Focas, quien obtuvo una serie de victorias que le permitieron extender la frontera hacia el Este con la toma de unas 60 ciudades fronterizas, entre ellas Alepo. Hacia 962, los Abasíes pidieron un tratado de paz favorable a los bizantinos, que aseguraba sus fronteras durante varios años.

Juan se distinguió durante la guerra tanto en acciones junto a su tío como en el mando de sus cuerpos de ejército, cuando ocupaba el cargo de Doméstico de las escolas. Era bastante popular entre sus tropas, y se ganó la reputación de tomar la iniciativa en el campo de batalla, logrando cambiar el curso de algunas batallas. Por todo ello, se le consideraba una especie de héroe militar. El 15 de marzo de 963, el emperador Romano II murió inesperadamente a la edad de 26 años. La causa de su muerte resulta dudosa: tanto las fuentes contemporáneas como los historiadores posteriores opinan que el joven emperador agotó su salud con los excesos de la bebida y de su vida sexual, mientras que otros sospechan que su esposa, la emperatriz Teófano (h. 941 – después de 976), le envenenó.

Teófano ya entonces se había ganado una reputación como mujer inteligente y ambiciosa, posteriormente la extendería a su falta de escrúpulos para conseguir sus fines. Antes de su muerte, Romano había coronado como coemperadores a sus dos hijos: los futuros emperadores Basilio II y Constantino VIII. Pero entonces, Basilio sólo tenía cinco años y Constantino tres, y por ello no podían asumir los deberes anejos a sus títulos. Teófano, por tanto, fue nombrada regente.

Pero no se le permitió gobernar sola. José Bringas, un eunuco y alto funcionario de palacio, que había llegado a ser consejero principal de Romano II, se mantuvo en su puesto. Según las fuentes contemporáneas, Bringas pretendió conservar en sus manos el poder de decisión para los asuntos de importancia, en lugar de que este recayese en la joven emperatriz. También trató de hacerse con parte del poder que había estado en manos de Nicéforo Focas: el victorioso general había sido designado como general en jefe del ejército y mantenía intensas conexiones con la aristocracia. Bringas temía que Nicéforo pudiese reclamar el trono con el doble apoyo del ejército y de la aristocracia. Las intrigas de Bringas durante los meses que siguieron hicieron que Teófano y Nicéforo se aliasen en su contra: sin que aquél lo supiese, la emperatriz madre y el general habían comenzado a negociar entre ellos.

Tras apoyar a su tío materno para que este ascendiese al trono como Nicéforo II y para recuperar las provincias orientales del Imperio, Juan perdió su poder a causa de una intriga, por lo cual se alió con Teófano, la esposa de Nicéforo, para asesinarle. Tras apoderarse del trono en su lugar, para justificar su usurpación Juan I concentró todas sus fuerzas en la lucha contra los invasores extranjeros del Imperio. En una serie de campañas contra la Rus de Kiev (970-973), expulsó a los rusos de Tracia, atravesó el monte Hemo y asedió la fortaleza de Dorystolon en el Danubio. Tras varias batallas derrotó a los rusos de tal modo que le consideraron señor de los búlgaros orientales.

Además reforzó su frontera septentrional llevando a Tracia algunas colonias de bogomilos deportados desde Capadocia, sospechosos de proximidad a los sarracenos del Este. En 974 se volvió contra el Imperio Abásida y recuperó con facilidad algunos territorios del interior de Siria y un tramo medio del Éufrates. Murió repentinamente en 976, retornando de su segunda campaña contra los sarracenos. Su sobrenombre parece derivarse del armenio tshemshkik, que significa "bota roja". Fue sucedido por Basilio II, que sería conocido como el Bulgaróctonos, "matador de búlgaros", por su sangrienta conquista de Bulgaria.

Samuel de Bulgaria

Samuel​ (también Samuil, transliterado en búlgaro: Самуил) fue emperador (zar) del Primer Imperio búlgaro de 997 al 6 de octubre de 1014. De 980 a 997 fue general bajo las órdenes de Román de Bulgaria, el segundo hijo del emperador Pedro I de Bulgaria, y cogobernante con él. Román le confirió el mando del ejército y la total autoridad real. ​ Samuel luchó para preservar la independencia de su país del Imperio bizantino por lo que su gobierno se caracterizó por la constante guerra contra los bizantinos y su emperador, el igualmente ambicioso Basilio II.

En los primeros años Samuel había logrado infligir varias derrotas importantes a los bizantinos y poner en marcha campañas ofensivas en su territorio.​ A finales del siglo X, los ejércitos de búlgaros conquistaron el principado serbio de Duklja​ y dirigieron campañas contra los reinos de Croacia y Hungría. Pero a partir de 1001, se vio obligado mayormente a defender el imperio contra los superiores ejércitos bizantinos. Samuel murió de un ataque cardíaco el 6 de octubre de 1014, dos meses después de la catastrófica batalla de Kleidion, y Bulgaria fue subyugada totalmente por Basilio cuatro años después, poniendo fin a un conflicto búlgaro-bizantino que duró cinco décadas.​

Samuel era considerado «invencible en poder e insuperable en fuerza».​​ Comentarios similares se hicieron incluso en Constantinopla, Juan el Geómetra escribió un poema que ofrece una comparación entre el emperador búlgaro y un cometa que apareció en 989.​​

Durante el reinado de Samuel, Bulgaria obtuvo el control de la mayor parte de los Balcanes (con la notable excepción de Tracia), hasta el sur de Grecia. Trasladó la capital de Skopie a Ohrid,​​que había sido el centro cultural y militar en el suroeste de Bulgaria desde el gobierno de Boris I, e hizo de la ciudad la sede del Patriarcado de Bulgaria. Aunque el reinado de Samuel supuso el final del Primer Imperio búlgaro, es considerado en Bulgaria y Macedonia del Norte como un heroico gobernante.​​

Siglo XI

El siglo XI d. C. (siglo undécimo después de Cristo) o siglo XI EC (siglo decimoprimero de la era común) comenzó el 1 de enero de 1001 y terminó el 31 de diciembre de 1100. Es llamado el «Siglo de las Cruzadas».

Suda

La Suda (Σοῦδα, Souda o Suidas) es una gran enciclopedia bizantina, de carácter histórico, acerca del mundo mediterráneo antiguo, escrita en griego en el siglo X por eruditos bizantinos.

La palabra «Suda» procede del griego, y puede significar ‘fosa’, ‘empalizada’, ‘fortín’, ‘trinchera’, ‘guía’, o tal vez hace referencia al pueblo de Souda. Es una enciclopedia alfabética, con más de 30 000 entradas, muchas de ellas procedentes de fuentes antiguas que se han perdido desde entonces.

No se sabe con seguridad si el origen del término está en la palabra η Σοῦδα o en o Σουιδας.​ Es común verlo escrito Suda, aunque sigue siendo lícito hablar de Suidas, como hace L'Année Philologique ante la inseguridad de la primera opción.​

Poco se sabe de la compilación de este trabajo, excepto que debe haberse escrito antes de Eustacio de Tesalónica (siglo XII-XIII), quien lo cita frecuentemente. Bajo la entrada «Adán» el autor del libro (una nota introductoria afirma que es obra de «Suidas», lexicógrafo-historiador-compilador que trató de recoger todo el saber de la época en esta enciclopedia y que vivió entre 976 y 1028) escribe una breve cronología del mundo, que finaliza con la muerte del emperador Juan I Tzimisces (975); y bajo la entrada «Constantinopla» el autor menciona a sus sucesores (Basilio II y Constantino VIII). Parece, pues, que la Suda fue compilada en la última parte del siglo X. Los pasajes en que se habla de Miguel Psellos el Joven (final del siglo XI) son considerados interpolaciones tardías.

El libro está ordenado alfabéticamente con algunas irregularidades: las letras y combinaciones de letras que tienen el mismo sonido son dispuestas juntas. Comparte así la naturaleza tanto del diccionario como de la enciclopedia.

Incluye numerosas citas de escritores antiguos; también se usaron mucho los escoliastas de Aristófanes, Homero, Sófocles y Tucídides. El autor afirma que los datos biográficos son resúmenes del Onomatologion de Hesiquio de Mileto. Otras fuentes fueron los resúmenes de Constantino VII, la crónica de Jorge Sincelo, las biografías de Diógenes Laercio, y los trabajos de Ateneo de Naucratis y Filóstrato.

La Suda trata tanto temas bíblicos como paganos, de lo que se deduce que el escritor debe haber sido cristiano. Una nota introductoria da una lista de diccionarios desde los cuales se compiló la parte léxica, junto con los nombres de sus autores. Aunque el trabajo carece de sentido crítico y probablemente tiene muchas interpolaciones, y aunque el valor de sus artículos es dispar, la Suda contiene mucha información sobre la historia y la vida antiguas.

La mayor parte de la Suda se perdió durante el saqueo de Constantinopla a manos de los cruzados, y durante el pillaje de los turcos en 1453.

El diccionario de la Suda se encuentra a medio camino entre un diccionario gramatical y una enciclopedia en el sentido moderno. Explica el origen, la derivación y el significado de las palabras de acuerdo con los conocimientos filológicos de la época, haciendo uso de autoridades tan antiguas como Harpocración y Helladios. No hay nada especialmente importante en esta parte de la obra. Los artículos más valiosos son los referidos a la historia de la literatura. En estos el autor proporciona datos y cita pasajes procedentes de autores cuyas obras se han perdido. Usa antiguos escolios de los clásicos (Homero, Tucídides, Sófocles, etc.), y de autores más recientes: Polibio, Flavio Josefo, el Chronicon Pascual, Jorge Sincelo, Jorge el Monje, y similares.

La erudita danesa Ada Adler publicó una edición crítica de la Suda en 5 volúmenes (Leipzig, 1928-1938).

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.