Arzawa

Arzawa (forma antigua Arzawiya) era un reino y una región de Anatolia occidental del II milenio  a. C.

Es un término hitita para referirse a una región no muy bien definida de Anatolia occidental, y, a veces, por extensión, se usa también para referirse a la alianza de los reinos de la región (el mayor de los cuales se suele llamar Arzawa Menor). De la cultura de Arzawa poco se sabe, excepto que la lengua de la corte era el luvita, emparentado con el hitita.

Anatolie hittite-es
Localización de los principales lugares de la Anatolia hitita.

Historia

Su historia es conocida únicamente por fuentes foráneas, provenientes esencialmente del reino vecino de los hititas, que combatieron muchas veces en esta región. La localización exacta de Arzawa aún es debatida. Se la sitúa al suroeste de Anatolia, entre las posteriores Licia y Lidia. Podría haberse extendido hasta el mar Egeo.

Era un reino de cultura luvita, como lo atestiguan los nombres de personajes originarios de este país, y el hecho de que se veneraba a dioses luvitas, como Tarhu (el dios de las tormentas).

Las confederaciones de reinos de Arzawa fueron un problema constante para los hititas, que tuvieron que intervenir en numerosas ocasiones para repeler invasiones de su propio territorio o para asegurar que sus vasallos no eran expulsados de la región.

El primer testimonio histórico del reino de Arzawa data del reinado de Hattusili I, hacia 1650 a. C. Un conflicto le enfrentó a su vecino occidental, que era ya una gran potencia. Aprovechando el debilitamiento del reino hitita durante el reinado de Zidanta I (hacia 1550 a. C.), los reyes de Arzawa extendieron su territorio. Cuando el reino hitita volvió a ser una gran potencia a partir del reinado de Tudhaliya I/II, Arzawa fue una fuente de grandes problemas para él, igual que toda la región de Anatolia occidental, en la que los ahhiyawa (¿los aqueos?), comenzaron a poner el pie. Madduwatta, un monarca local vasallo de los hititas provocó a Kupanta-Kurunta, rey de Arzawa que le había vencido. Los dos terminaron por firmar la paz, para disgusto de Tudhaliya que veía con mal ojo a su vasallo aliarse con su enemigo. Tudhaliya I/II combatió a su vez contra Arzawa, sin mucho éxito. Este reino estaba en su apogeo, mientras que Hatti se enfrascaba en disputas dinásticas.

El momento álgido de Arzawa llegó durante el reinado de Tarhundaradu (primera mitad del siglo XIV a. C.), contemporáneo de los reyes hititas Arnuwanda I y Tudhaliya III: la debilidad hitita durante el final del gobierno de Arnuwanda colocó a Tarhundaradu en una posición que quizá le permitía reclamar la hegemonía sobre Anatolia, hasta el punto de que Amenofis III, faraón de la dinastía XVIII de Egipto, firmó un pacto con él. El soberano de Arzawa aprovechó para conquistar las tierras bajas hititas. Después contactó con Akenatón, en las que le refirió la situación mediante dos cartas que le remitió en hitita, y le solicitó una alianza matrimonial. Sin embargo, Tudhaliya III logró recuperar el poderío hitita. Su sucesor, Suppiluliuma I, obtuvo una victoria sobre Arzawa. Pero no fue suficiente: Uhha-Ziti, el nuevo rey de Arzawa, logró formar una coalición contra Hatti con ayuda de los ahhiyawa. El rey hitita Mursili II, hijo de Suppiluliuma, emprendió una gran expedición, con la que tardó dos años en vencer a Arzawa. Tomó su capital, Apasa (¿Éfeso?) y sometió todas los territorios aledaños. Según las declaraciones de Mursili, 65000 habitantes de Arzawa fueron deportados al país hitita. Arzawa fue dividida entre los antiguos vasallos de Uhha-Ziti, los reinos de Hapalla, Mira-Kuwaliya y el país del río Seha, que pasaron a la órbita hitita con la firma de tratados de vasallaje con Mursili. No se sabe exactamente lo que sucedió a Arzawa, el reino de Mira podría haber recuperado las regiones que constituían el corazón.

Se produjeron revueltas en Arzawa, sobre todo durante el reinado de Muwatalli II, quien hizo frente a las ambiciones de los ahhiyawa, y durante el de Tudhaliya IV, que reprimió la revuelta del país del río Seha. En la región se establecieron algunos de los Pueblos del Mar que asolaron el Oriente Próximo, como los lucca (licios).

A pesar de estas continuas rebeliones, Arzawa permaneció bajo el dominio del Imperio hitita hasta la desaparición de este último (hacia 1200 a. C.), momento en el cual surgen distintas monarquías de cultura hitita en Arzawa, que posteriormente darán lugar al reino de Lidia.

La última mención a Arzawa es de Ramsés III, que refiere la destrucción del reino por los Pueblos del Mar.

NejdetDuzen KarabelHittiteLuwianMonumentCarvedinRockKemalpasaTurkey
Karabel, príncipe guerrero esculpido en la roca en el monte Nif cerca de Kemalpaşa, İzmir, Turquía, donde hay una inscripción que le atribuye a "Tarkasnawa, Rey de Mira", una parta del antiguo reino de Arzawa.

Cronología

Los principales hechos en la región fueron:[1]

  • 1450 a. C.: Arzawa controla toda la región interior de la Anatolia occidental, desde el río Kizil Irmak, excepto la zona sur de Lucca.
  • 1430 a. C.: El Reino de Zippasla, aliado de los hititas, conquista Arzawa.
  • Década de 1370 a. C.: Arzawa conquista el suroeste de Anatolia y lo mantiene durante 20 años, perdiéndolo finalmente frente a los hititas.
  • 1350 a. C.: Fragmentación del reino en cuatro regiones independientes: Mira, Marsa, Hapalla y el país del río Seha.
  • 1335-1325 a. C.: La mayor parte del reino logra reunificarse bajo el mandato de Uhha-Ziti. Los hititas lo invaden y reconocen los reinos en los que se había subdividido como sus vasallos.

Véase también

Referencias

  1. «History of Arzawa».

Bibliografía

  • C. Melchert (dir.), The Luwians, Leyde, 2003
  • G. Beckman, Hittite Diplomatic Texts, Atlanta, 1996
  • J. D. Hawkins, «Tarkasnawa King of Mira 'Tarkondemos', Boğazköy Sealings and Karabel», en Anatolian Studies 48, 1998, pp. 1-31.
  • Bryce, Trevor (2001). El reino de los hititas. Ediciones Cátedra. ISBN 84-376-1918-1.
  • Collins, Billie Jean (2007). The hittites and their world (en inglés). Society of Biblical Literature Atlanta. ISBN 978-1-58983-296-1.
  • Bryce, Trevor (2009). The Routledge handbook of the peoples and places of Ancient Western Asia (en inglés). Routledge. ISBN 978-0-415-39485-7.
  • González Salazar, Juan Manuel (2010). El Imperio Hitita. Suppiluliuma. Editorial Alderabán. ISBN 978-84-95414-75-5.

Enlaces externos

Anatolia

Anatolia (del griego Aνατολή Anatolḗ, 'oriente, levante'; Anadolu en turco), llamada también Asia Menor, es una península de Asia, bañada al norte por las aguas del mar Negro y al sur y al oeste por el Mediterráneo. Se separa de Europa por los estrechos del Bósforo y de los Dardanelos. Hoy día pertenece a Turquía.

Por ser Anatolia una región montañosa, ha sido históricamente reducto militar de varios pueblos. Entre otros, del Imperio hitita, Arzawa, la Liga Assuwa, Troya, Éfeso, Pérgamo, Frigia, Lidia, Licia, Bitinia, Paflagonia, el Ponto, Galacia, Capadocia y Comagene, la provincia romana de Asia, el Reino Armenio de Cilicia, el Imperio bizantino, Imperio selyúcida y el Imperio otomano; además de los pueblos griego, armenio, turco, asirio, árabe y judío, entre otros.

Apasa

Apasa fue una ciudad del oeste de Anatolia, la última capital del reino de Arzawa, en la época de Uhha-Ziti, un vasallo del Imperio hitita de Mursili II, derrotado por el monarca hitita tras una guerra difícil en el año 1322 a. C.

Ha sido comúnmente identificada con Éfeso, debido a una gran proximidad fonética entre los dos topónimos que podría explicarse por un nexo etimológico: Ἔφεσος (/'Ephesos/) sería la forma helenizada de Apasa. En la colina de Ayasuluk hay algunos vestigios —sobre todo una tumba— y material cerámico datados del siglo XIV a. C., que confirman la existencia de un asentamiento anterior a la ciudad griega arcaica. El hecho de que la inscripción de Karabel, redactada por un rey de Mira-Kuwaliya, uno de los reinos sucesores del de Arzawa en el siglo XIII a. C., se encuentre en el interior de Éfeso, indica que es probable que el reino de Arzawa se hubiera extendido hasta el Mar Egeo, y que, por lo tanto, hubiera incluido el territorio circundante de Éfeso.

Hapalla

Hapalla fue un antiguo reino de la parte occidental de Anatolia, cuya existencia se fija hacia el siglo XIV a. C. Corresponde a la griega Pisidia.

Tudhaliya I/II (1385 a. C. - ¿1360 a. C.?) , el rey hitita, ordenó al rey de Arzawa y Zippasla, Madduwatta, sofocar la revuelta de Hapalla. Madduwatta derrotó al rey rebelde, al que obligó a vasallaje tanto a él mismo como al rey hitita (c. 1390 a. C.).

Hapalla volvió a rebelarse hacia el 1340 a. C., cuando Suppiluliuma I (¿?-1322 a. C.), envió a un gobernador de nombre Hanutti a reconquistar el país, misión en la que tuvo éxito.

A mediados del siglo XIV Hapalla se había apoderado de la mitad del reino de Mira y de Kuwaliya (Mashuiluwa mantener el control de la otra mitad). Suppiluliuma I no consiguió ayudar a Maswiluya a recuperar el territorio perdido

Después de la victoria de Mursili II (1321 a. C.-1295 a. C.) sobre Arzawa, Hapalla fue concedida a un tal Targasnalli. Los reyes de Mira y Kuwaliya, Hapalla y del país del río Seha firmaron un tratado reconociendo al reino hitita como soberano pero al mismo tiempo se respetaba su libertad. Pocos años después, bajo Muwatalli II (1295-1272 a. C.), apareció un rey llamado Ura-Hattusa que probablemente fue rey de Hapalla.

Urhi-Tesub (1272-1265 a. C.),subió al trono hitita con el nombre de Mursili III, e inmediatamente depuso a algunos de los dinastas de los antiguos estados de Arzawa y estableció el gobierno directo y marchó hasta allí para consolidar su poder. En su ausencia se produjo una rebelión y el centro y base del poder de Mursili III fue la región de Arzawa. Entonces gobernaba en el país del río Seha, Masturi (probable hijo y sucesor de Manapa-Tarhunta I), Walmu en Wilusa, y Piyamaradu en Lazba (Lesbos) y en zonas de Arzawa.

La región fue un firme baluarte hitita hasta el ataque de los Pueblos del Mar, hacia el 1200 a. C. La región quedó despoblada y fue abandonada por los hititas. Probablemente el reino existió como vasallo del Imperio Hitita hasta aproximadamente el año 1185 a. C.

Hattusili III

Hattusili III fue un rey hitita (1265 a. C.-1237 a. C.; cronología corta),​ que destacó por su habilidad militar durante su juventud y posteriormente, por sus tratados de paz.

Hattusili era el cuarto hijo de Mursili II,​ y hermano menor de Muwatalli II.​ Cuando este último ascendió al trono y trasladó la capital a Tarhuntassa, Hattusili quedó encargado de la defensa de la frontera norte del reino contra las tribus kaskas, cargo en el que demostró habilidad como militar y como líder. Confirmado en el cargo durante el reinado del hijo de Muwatalli, Urhi-Tesub, reconquistó la ciudad sagrada de Nerik, lo que le otorgó aún más prestigio. Temeroso de su influencia y liderazgo, Urhi-Tesub intentó despojarle de su cargo, lo que provocó una breve guerra civil que Hattusili ganó.

Alcanzó el trono, por tanto, con bastante experiencia de gobierno, y la aplicó en intentar lograr un reinado pacífico, para lo cual, nombró al hermano menor de Urhi-Tesub, su sobrino Kurunta, gobernador de Tarhuntassa, que había dejado de ser la capital en el reinado de Urhi-Tesub. En el exterior cultivó buenas relaciones con Babilonia, con Egipto —con él que firmó un tratado de paz para acabar con las hostilidades mantenidas desde tiempos de Muwatalli— y con Asiria, reino al que reconoció el dominio sobre Mitanni al negarse a apoyar al rebelde mitanno Sattuara II.

A pesar de sus intenciones pacíficas, tuvo que lidiar con los gasgas en el norte, y con un levantamiento en Arzawa, encabezada por el rebelde Piyamaradu (ya activo en tiempos de Muwatalli), siendo incapaz de obtener éxitos significativos.

A su muerte, fue sucedido por su hijo Tudhaliya IV, designado heredero en lugar del primogénito Nerikkaili, por razones que no están del todo claras.

Idioma luvita

El idioma luvita o luvio forma parte de la extinta rama anatolia de la familia lingüística indoeuropea. El luvita está estrechamente relacionado con el hitita, y estaba entre los idiomas hablados en Arzawa, al oeste o suroeste del área central hitita. Los textos más antiguos, por ejemplo el Código Hitita, se referían a las zonas de habla luvita, incluidas Arzawa y Kizzuwatna, como Luvia. Mucho más tarde, esta misma área llegó a ser conocida como Lidia (o Ludia), la Luddu asiria o la Λυδία griega. Es o bien el directo antecesor del licio o un pariente próximo del antecesor del licio. El luvio es el candidato más probable para el idioma hablado por los troyanos, junto a un posible idioma tirsénico relacionados con el lemnio.

Kupanta-Kurunta

Kupanta-Kurunta es el nombre de dos reyes de territorios de la antigua Anatolia.

Madduwatta

Madduwatta (la forma griega del nombre, probablemente sea Madiates) fue rey de Zippasla y después de Arzawa (después del 1400 a. C. hasta cerca del 1350 a. C.).

Era un dinasta, —un gobernador local— que resistió en Lukka (Licia) la invasión de un hombre llegado con su pueblo desde el reino de Ahhiyawa, cuyo nombre era Attarsiya,​ pero resultó siendo derrotado y se refugió en territorio hitita. Le fue devuelto el territorio de Zippasla por los hititas con el título de rey, pero con la condición de usar el país como base contra la rebelde Arzawa, y a cambio le defenderían de sus enemigos. Madduwatta cumplió la imposición hitita, pero al atacar por propia iniciativa al reino de Arzawa, fue derrotado por Kupanta-Kurunta, quien ocupó Zippasla, y Maduwata se vio obligado a huir de nuevo al reino hitita.

El rey hitita tuvo que socorrer a su vasallo, derrotó a Arzawa y restauró a Madduwatta.

Attarsiya volvió a atacar Zippasla, y Madduwatta, por tercera vez tuvo que huir y refugiarse en territorio hitita. Los hititas enviaron un ejército que expulsó a Attarsiya, y las tropas hititas permanecieron acantonadas para defender Zippasla de futuras incursiones de los ahhiyawa.

Más tarde Dalawa (la licia Tlawa, la griega Tlos) y Hunduwa se rebelaron;​ Madduwatta sugirió que el ejército hitita, dirigido por Kisnapili, atacara Hunduwa y él atacaría Dalawa. En realidad Madduwatta acabó aliándose con el reino de Dalawa y con su ayuda tendió una trampa a Kisnapili y exterminó al ejército hitita.

Luego independizó de los hititas a Zippasla, se casó con una hija del rey de Arzawa y no tardó en apoderarse de este reino, y comenzó a desplegar una política de apariencia de lealtad a los reyes hititas.

Tudhaliya, el rey hitita, le ordenó sofocar la revuelta del reino de Hapalla, y Madduwatta así lo hizo, pero obligó a este reino a ofrecerle lealtad a él mismo. Después incorporó Pitassa a su reino. Pitassa se hallaba próximo a los dominios hititas.

Un tiempo después, durante el reinado (1400-1385 a. C.), del monarca hitita Arnuwanda I (yerno de Tudhaliya I/II), Madduwatta se alió con su antiguo enemigo Attarsiya e invadió Alasiya (Chipre), y de esta forma consiguió dominar toda el Asia Menor occidental.

Hacia 1350 a. C., le sucedió Tarhunta-Radu. En aquel entonces las fronteras del reino eran Tuwanuwa (la posterior ciudad de Tiana, a unos 170 km al sur de Hattusa, y Uda (no identificada). Dicho rey estableció contactos diplomáticos con Amenofis III, faraón de Egipto, al cual pidió una hija en matrimonio, pero probablemente no le fue concedida. Zippasla desapareció de la historia de Arzawa, y parece que el centro del poder se desplazó hacia Apasa, la capital tradicional del reino.​

Mira (reino)

Mira fue un reino de Anatolia occidental, que fue tributario del reino de Arzawa y después de los hititas. Surgió hacia el 1430 a. C. Estaba situado al nor-noroeste de Pisidia (Hapalla).

El rey Mašḫuiluwas (también Maskhuiluwas) fue asediado por sus hermanos y obligado a huir a Hattusa; el nuevo rey proclamado se llamaba Kupanta-Kurunta, nombre que parece tener un connotación anti-hitita. Suppiluliuma I (que reinó en el segundo cuarto del siglo XIV a. C.), vio esta revuelta peligrosa y para atajarla dio a su hija en matrimonio a Mašḫuiluwas, al que después estableció en Kuwaliya, (Hapalla se hizo finalmente con el control del reino de Mira) y utilizó el título de rey de Mira y Kuwaliya. El título de rey de Mira fue usado por el rey de Hapalla.

Piyama-Kurunta de Arzawa, en guerra con el rey hitita Mursili II, atacó a Mašḫuiluwas de Mira, y posiblemente destruyó la ciudad de Impa, pero Mašḫuiluwas le rechazó en una batalla y volvió a su capital, Hapanuwa, donde continuó siendo leal a los hititas, a los que debía el trono.

Mursili II, habiendo triunfado sobre el rey de Arzawa, fue a Kuwaliya, donde estableció guarniciones (entre ellas en Impa) aparentemente para agradecer a Mašḫuiluwas su ayuda contra Arzawa. También estableció una guarnición e Hapanuwa y confirmó a Mašḫuiluwas los territorios de Kuwaliya y de Mira. Hapalla fue concedida a un tal Targasnallis. Los reyes de Mira-Kuwaliya, Hapalla y el río Seha firmaron un tratado reconociendo al reino hitita como soberano, al mismo tiempo que se reconoció su libertad.

Mašḫuiluwas y su esposa Muwatti (hermana de Mursili) no tuvieron hijos y solicitaron a Mursili que reconociera como sucesor a nieto (adoptado como a hijo) a Kupanta-Kurunta.

Un rey que las tablillas mencionan como E.gal.pap (los dos puntos sustituyen a las dos letras que faltan) se rebeló al oeste de Hatti durante dos años. Mašḫuiluwas cumplió en principio su palabra y estuvo en el lado del rey hitita, pero más tarde, cansado ya de su tutela, se unió al rebelde e incitó a la rebelión de Pitasa o Pitassa.

Mursili regresó a Sallapa y cuando amenazó a Mašḫuiluwas, éste huyó al reino de Masa, mientras que su reino de Mira y Kuwaliya se rindieron. Mursili invadió Masa, causando muchos daños, y el rey rebelde fue obligado a rendirse y fue tratado con clemencia (era tío del rey) y enviado a Hattusa; en su lugar Mursili instaló a Kupanta-Kurunta. Se supone que E.gal.pap fue derrotado algún tiempo después. Mašḫuiluwas fue enviado a gobernar una ciudad sagrada de la región del río Siyanta, como sumo sacerdote.

Kupanta-Kurunta de Mira era considerado miembro de la familia real, ya que su madre adoptiva era princesa (hermana de Mursili). Kupanta-Kurunta aportó contingentes militares del país al ejército hitita, contingentes que participaron en la Batalla de Qadesh, en el río Orontes, hacia el 1293 a. C. En el reinado de Muwatalli II murió Kupanta-Kurunta y le sucedió Kupanta-Lamna, hijo de Kupanta-Kurunta de Mira-Kuwaliya, descendiente de los reyes de Arzawa por su padre, y de los reyes hititas por su madre, que era hija de Suppiluliuma I.

Urhi-Tesub llegó al trono hitita bajo el nombre de Mursili III, e inmediatamente quiso deponer a algunos de los gobernadores de los antiguos estados de Arzawa y estableció el gobierno directo y marchó a la zona para consolidar su poder. En la guerra civil entre Mursili III y Hattusili III no es mencionada. Bajo Hattusili III era rey Kupanta-Kurunta II, según algunos el mismo rey que había subido al trono hacia el 1280 a. C., ya que Kupanta-Lamna o Lamma era la sumerización del nombre.

Mursili II

Mursili II, rey hitita, hijo menor de Suppiluliuma I, sucedió a su hermano Arnuwanda II, gobernando desde 1321 a. C. hasta 1295 a. C.

Siendo el menor de los hijos de Suppiluliuma, parece que se tuvo que conformar con un puesto de jefe de la guardia real, al copar sus hermanos los grandes cargos hititas de la época. Sin embargo, al ser asesinado su hermano Zannanza en un viaje a Egipto, y fallecer, posteriormente, tanto Suppiluliuma I como Arnuwanda II víctimas de una peste traída por captivos egipcios, se convirtió en rey, con el apoyo de sus hermanos Sarri-Kusuh y Telepinu, virreyes de Karkemish y Alepo.​

La ascensión al trono de un rey tan joven y tan poco experimentado provocó reacciones hostiles entre los kaskas, que ya habían iniciado una invasión en tiempos de Arnuwanda II, los reinos vasallos de Siria y los reinos de Arzawa en Anatolia occidental.

Los kaskas eran, probablemente, la amenaza más peligrosa, por su cercanía a la capital, Hattusa, por lo que Mursili se volvió primero contra ellos, y, al cabo de dos años, logró rechazarlos. Con los kaskas temporalmente calmados, se volvió contra Arzawa, castigando a los instigadores de la coalición anti-hitita, los reinos de Arzawa menor y del país del Río Seha. Tras estas campañas en el oeste, Mursili tuvo que volver al norte, ya que los kaskas tenían un nuevo caudillo, Pihhuniya, de considerable habilidad política. Mursil logró derrotar a Pihhuniya y capturar algunos territorios al nordeste de Hattusa.

Calmado el norte y el oeste del país, Mursili, en el séptimo año de su reinado, pudo prestar toda la atención necesaria a los levantamientos en Siria, donde, con la ayuda de sus hermanos, los virreyes de Karkemish y Alepo, Mursili logró sofocar a los vasallos que no se habían mostrado leales y derrotar a una expedición egipcia en apoyo de los rebeldes. No obstante, la muerte del virrey de Karkemish, Sarri-Kusuh, poco tiempo después, provocó más revueltas e incluso una invasión asiria, obligando a Mursili de nuevo a someter a todos los vasallos y expulsar a los asirios de Carkemish​

.

Tras lograr por fin la paz en Siria, Mursili hubo de enfrentarse a los frutos de haber dedicado su atención a la zona oriental del reino: más rebeliones en Arzawa, que sofocó con efectividad, hasta el punto de que probablemente sometió a todos los reinos de Arzawa, y nuevas invasiones kaskas, que también pudo repeler, aunque a un coste mayor. Para evitar nuevas rebeliones y repoblar el núcleo del imperio hitita, gravemente afectado por la enfermedad que comenzó con su padre Suppiluliuma, Mursili instauró la práctica del traslado forzoso de población, que se convirtió en una práctica habitual de sus sucesores.

Mursili destacó entre los reyes hititas por su religiosidad -creía que la epidemia que asoló el imperio hitita, era un castigo de los dioses por el asesinato de su tío Tudhaliya III a manos de su padre, Suppiluliuma-​

, y pidió perdón en numerosas ocasiones por ello. Además, parece que sufrió un ataque en los últimos años de su reinado, que le afectó al habla y que él también interpretó como una muestra del disgusto de los dioses.

El reinado de Mursili es muy importante desde el punto de vista historiográfico, ya que durante su reinado se compusieron tanto los Anales de Suppiluliuma I, como dos anales sobre los primeros años de reinado de Mursili. Además, en el décimo año de su gobierno, hubo un eclipse solar (1312 a. C.) que ayuda considerablemente a datar toda la cronología hitita.

Mursili fue sucedido por su hijo Muwatalli II.

País del río Seha

El país del río Seha fue un reino de Anatolia oriental, perteneciente a las tierras de Arzawa y tributario de los hititas, que está documentado en fuentes hititas durante los siglos XIV y XIII a. C.​

Pitassa

Pitassa fue una ciudad estado fronteriza, aún no descubierta, situada en la parte occidental de Anatolia, al norte de la antigua Pisidia y próxima a los territorios hititas. Algunos estudiosos han convenido en situarla al norte de la llanura Konya. Los turcos consideran que el nombre es un antecedente de Pisidia.

Es mencionada en los archivos de la Edad del Bronce en Hattusa. Su nombre parece luvita, y constituyó, ocasionalmente, la frontera entre Hatti y los sucesivos territorios de Arzawa.

Madduwatta, rey de Arzawa, arrancó Pitassa de manos del rey hitita Arnuwanda I (1400-1385 a. C.), a finales del siglo XV a. C. o primera mitad del XIV. Décadas después Suppiluliuma I la reconquistó (h. 1330 a. C.). Después de la conquista hitita de Arzawa, Mashuiluwa, rey de Mira, incitó a una revuelta c. (1310 a. C.) contra el poder hitita, a la que se unieron el reino de Masa, el de Kuwaliya y Pitassa. Antes de que finalizara el siglo, Mursili II (1321-1295 a. C., hijo de Suppiluliuma, marchó contra Pitassas y la subyugó.

Durante el reinado de Hattusili III es mencionada como tierras de frontera con el reino de Tarhuntassa.

Se ha especulado con que quizás fuese la ciudad de Abidos, sita en el Helesponto.

Piyama-Kurunta

Piyama Kurunta fue regente y príncipe del reino de Arzawa, que vivió en tiempos del rey de los hititas Mursili II.

Su padre, el rey de Arzawa, Uhha-Ziti, al no recuperarse de una enfermedad, tuvo que dejar el gobierno a su hijo. El padre había concertado una alianza con el rey de Ahhiyawa y envió a Piyama-Kurunta, con fuerzas conjuntas, a atacar a Mashuiluwa de Mira, aliado del rey hitita Mursili II.

Piyama-Kurunta posiblemente destruyó la ciudad de Impa, pero Mashuiluwa le rechazó en una batalla. Mashuiluwa regresó a la ciudad de Hapanuwa, la capital de Mira, y permaneció fiel aliado hitita, y Mursili III envió a los generales Gullas y Malazitis a saquear la ciudad de Milawata (Mileto) aliada del reino de Ahhiyawa.

Piyama-Kurunta presentó batalla en Walma, en la región del río Astarpa, y fue derrotado. Uhha-Ziti huyó a una isla. Los habitantes antihititas de Hursanassa, Suruda, y Attarimma huyeron a los territorios del monte Arinnanda y de la ciudad de Puranda. Mursili y su hermano Sarri-Kusu de Karkemish asediaron el monte Arinnanda donde pronto los refugiados, a causa del hambre, se rindieron; pero la ciudad de Puranda resistió el asedio y no quiso entregar a los refugiados. Mursili estaba acampado en el río Astarpa cuando se enteró de que Uhha-Ziti había muerto. La sucesión recayó en el hijo de Uhha-Ziri, Tapalazunawali, que pronto fue derrotado por Mursili en Puranda. Mursili capturó a gran parte de sus soldados aunque Tapalazunawali pudo escapar.

Piyama-Kurunta, que debía estar en una isla, tras la rendición de la ciudad de Puranda, vio su causa perdida, y pidió la paz. Mursili deportó a Piyama-Kurunta a Hattusas donde seguramente murió.

Puranda

Puranda fue una ciudad de la Edad del Bronce situada en Arzawa, oeste de Anatolia, cerca del río Astarpa.

La ciudad fue atacada por el rey hitita Mursili II durante su invasión del país en el año 1322 a. C.. Los refugiados que habían huido de las ciudades vecinas Hursanassa, Suruda y Attarimma se trasladaron a Puranda. El príncipe de Arzawa Tapalazunawali, que había combatido en las islas durante la invasión, entró en Puranda para liderar la resistencia contra los hititas.

Mursili II tomó finalmente la metrópolis y la familia de Tapalazunawali fue capturada pero él logró escapar.

Suppiluliuma I

Suppiluliuma I, (en hitita: «el originario del manatial puro»)​ fue uno de los reyes hititas más famosos y exitosos, que gobernó desde el 1375 a. C., momento en que su hermano Tudhaliya murió a manos de una conspiración de oficiales hititas (probablemente instigada por el propio Suppiluliuma) hasta el año 1322 a. C.

Suppiluliuma destacó pronto por sus habilidades militares, cobrando importancia ya durante el reinado de su padre, Tudhaliya III, en las campañas contra los kaskas que habían capturado la capital, Hattusa, así como en las diversas expediciones de Tudhaliya III contra los reinos de Arzawa y las potencias vasallas de la frontera oriental.​

A pesar de su valía como militar, no fue el heredero de Tudhaliya III, lo que probablemente, le llevó a participar en la conspiración antes mencionada contra Tudhaliya, momento a partir del cual comenzó su reinado.

Al subir al trono, Suppiluliuma se encontró con invasiones de su frontera oriental por parte de aliados de Mitanni, como Isuwa; aunque logró rechazar esas invasiones, sus fuerzas no fueron capaces de causar daños considerables a Mitanni. Dadas las circunstancias, Suppiluliuma aplicó todas las medidas diplomáticas a su alcance, firmando una alianza con los casitas de Babilonia y fomentando una guerra civil interna entre los distintos pretendientes al trono de Mitanni, para debilitar el reino enemigo.

Precisamente, cuando el rey de Mitanni, Tushratta lanzó una expedición contra el reino de Nuhasse, vasallo de los hititas, como castigo contra el apoyo que este reino, junto al imperio hitita, daba a su hermano y rival por el trono, Artatama II, Suppiluliuma declaró la guerra a Mitanni. Esta guerra, llamada la "Primera Guerra Siria" de Suppiluliuma, fue un éxito rotundo, ya que los hititas conquistaron una buena parte del territorio occidental de Mitanni, y establecieron gobernantes vasallos en reinos tan importantes como Nuhasse, Ugarit y Qadesh. Sin embargo, Mitanni no estaba aún completamente derrotado, lo que hizo que Suppiluliuma lanzara la "Segunda Guerra Siria" algunos años después,​ en la que logró conquistar la importante fortaleza de Karkemish y reducir a Mitanni a la condición de estado tributario bajo el mando de Shattiwaza, hijo de Tushratta.

Para organizar todas las conquistas hititas, Suppiluliuma creó dos "virreinatos", uno en Karkemish para su hijo Piyassili (posteriormente conocido como Sarri-Kusuh), y otro en Alepo para su hijo Telepinu. Estos dos virreinatos se mantuvieron durante los sucesores de Suppiluliuma y se convirtieron en una importante institución hitita que permitía controlar la nueva frontera oriental del imperio. Gracias a ellos, Suppiluliuma pudo dedicar sus energías a mantener a raya a los kaskas y a los reinos de Arzawa.

La gran expansión hitita durante el reinado de Suppiluliuma provocó la hostilidad de sus vecinos, Asiria y Egipto. Asiria, en particular, intentó aprovecharse de la desaparición de Mitanni, conquistando a antiguos vasallos orientales de este reino, e intentando apoyar a miembros antihititas de la familia real de Mitanni, como Suttarna III, aunque la fuerza de la presencia hitita en la zona impidió a Asiria hacer grandes avances.

Egipto, por otro lado, consideraba el dominio hitita sobre su antiguo protectorado, Qadesh, como una afrenta, y parece que comenzó a preparar esfuerzos militares para su reconquista. Sin embargo, la muerte del faraón Tutankamón provocó que su viuda, Anjesenamón, solicitara a Suppiluliuma que enviara a uno de sus hijos para convertirse en el nuevo gobernante egipcio. Suppiluliuma, viendo una inmensa oportunidad para colocar a su familia al frente de uno de los reinos más importantes de su época, envió a su hijo Zannanza, pero este fue asesinado durante su viaje,​ y Ay se convirtió en faraón, por lo que Suppiluliuma declaró la guerra a Egipto, capturando varias ciudades y muchos prisioneros. Esta rivalidad con Egipto se convirtió en recurrente durante la historia hitita, dando lugar, entre otros hechos, a la famosa Batalla de Qadesh.

Suppiluliuma murió a causa de una epidemia de viruela traída por los prisioneros de guerra egipcios, y fue sucedido por su hijo mayor, Arnuwanda II, mientras que sus hijos Sarri-Kusuh y Telepinu conservaron sus virreinatos en Karkemish y Alepo.

Tudhaliya I/II

Tudhaliya I/II ​ fue un rey hitita del siglo XIV a. C., fundador del Reino Nuevo, que sucedió a Muwatalli I tras un golpe de Estado.

Tudhaliya III

Tudhaliya III, fue un rey hitita, hijo de Arnuwanda I.

Durante su reinado se produce una grave crisis en las fronteras, que ponen al imperio al borde del colapso: los kaskas destruyen Hattusa;​ Arzawa invade por el oeste y Azzi-Hayasa por el nordeste. Sin embargo, el rey hitita pudo rechazar a los invasores, contratacando desde Samuha.

Uhha-Ziti

Uhha-Ziti fue el último rey independiente de Arzawa h. 1330-1320/1319 a. C.

Uhha-Ziti tuvo dos hijos, Piyama-Kurunta y Tapalazunawali, quienes tuvieron edad de luchar hacia el 1322 a. C.

El rey hitita Mursili II inició su reinado combatiendo a los kaskas del noreste de Anatolia, cerca de la Cólquida, y al reino de Palhuissa que quedaron pacificados en el segundo año de su reinado.

En la primavera de 1322 a. C. marchó desde Ankuwa hasta Attarimma, Hursanassa y Suruda, cuyos reyes huyeron a Arzawa. Mursili pidió a Uhha-Ziti que se los entregara, pero este se negó y le ofendió llamándole "niño". También se las arregló para enrolar a Manapa-Tarhunta del país del río Seha, pero no a Mashuiluwa de Mira.

Mursili se trasladó a Palhuissa para reunir un ejército.

La campaña está bien documentada en los anales (año dos): acabó con la rebelión kaska e invadió Arzawa y el monte Lawasa, y poco antes de llegar al río Sehiriya, vio una luz (un meteorito probablemente), que iba en dirección norte hacia Apasa. En Sallapa, Mursili unió sus fuerzas con las de su hermano Sarri-Kusuh, al que su padre había puesto en el trono de Kargamis (Karkemish), en Siria. En aquel tiempo Uhha-Ziti tenía su base en Apasa.

En Aura, Mashuiluwas, rey de Mira, le informó de que la luz había herido a Uhha-Ziti en la rodilla y le había dejado incapacitado. El rey de Arzawa no se recuperó del todo, pero aliado con el rey de Ahhiuwa (la primera vez que los "Ahhiya" aparecen en los registros históricos con un monarca), envió a su hijo, Piyama-Kurunta, a tomar los campos de Walma del río Astarpa, y atacar a Mashuiluwa de Mira; posiblemente destruyó Impa, pero Mashuiluwa le rechazó.

Mashuiluwa regresó a Hapanuwa, y permaneció fiel aliado de los hititas. Mursili envió a Gullas y Malazitis a saquear la ciudad de Milawata (Mileto), aliada de Ahhiyawa. Con el padrea aún incapacitado para caminar, Piyama-Kurunta presentó batalla en Walma, en la región del río Astarpa, y fue derrotado. Uhha-Ziti y su hijo huyeron a unas islas y murió poco después mientras Mursili estaba asediando a la población de Attarimma, Hursanassa, y Suruda en Puranda.

Wilusa

Wilusa (también en las formas Wilussa o Wilusija) es un topónimo que aparece en algunos documentos hititas encontrados en el archivo de Hattusa, la capital hitita. Varios historiadores identificaron este término con uno de los nombres con que la ciudad de Troya aparece mencionada en la Ilíada: Ilios. La forma original del nombre Ilios tenía una digamma inicial, lo que da Wilios, de gran semejanza con Wilusa.

Zippasla

Zippasla fue un antiguo reino del Asia Menor situado al sur de la antigua Frigia, que recibió su nombre de la montaña homónima.

Por las fuentes hititas se conoce a uno de sus reyes Madduwatta, que se enfrentó con Attarsiya, dinasta del reino de Ahhiyawa, pero que fue derrotado y expulsado de sus territorios junto con su familia. Perseguido por los ahhiyawa y falto de recursos, Madduwatta solicitó ayuda al rey hitita Tudhaliya I/II, que aceptó auxiliarle y le ofreció carros de guerra, víveres y otros suministros, e incluso le ofreció el gobierno de la región del monte Hariyati, más cercana al territorio hitita que Zippasla, pero Madduwatta no estaba interesado en estas tierras, sino que quería recuperar las suyas. Un ejército hitita ayudó a Madduwatta y expulsó a los ahhiyawa de Zippasla y le restableció en el trono, pero como reino vasallo del Imperio hitita y con la obligación de ser enemigo de Kupanta-Kurunta, rey de Arzawa contra el que Tudhaliya planeaba hacer la guerra. Maduwata tenía prohibido además establecer ningún contacto con Attarsiya de Ahhiyawa.

Maduwata atacó a Kupanta-Kurunta por propia iniciativa y fue derrotado; las fuerzas de Arzawa ocuparon Zippasla e hicieron muchos prisioneros, incluyendo a la familia real, y únicamente Maduwata y unos pocos seguidores pudieron escapar y tuvo que volver a solicitar ayuda a los hititas. Tudhaliya envió a dos oficiales, Pišeni y Puškurunuwa, con infantería y carros de combate en auxilio de su vasallo. La batalla se libró cerca de la ciudad de Sallawassi, situada probablemente en Misia. Los hititas atacaron y vencieron a las tropas del reino de Arzawa, rescataron a los prisioneros y a la familia de Madduwatta. Sólo escapó Kupanta-Kurunta, aunque con dificultad. Madduwatta se instaló en su palacio de Zippasla.

Más tarde Madduwatta se convirtió en rey de Arzawa mediante su enlace matrimonial con la hija del rey, y Arzawa y Zippasla se unieron.

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.