Éxodo

El Éxodo es el segundo libro de la Biblia. Se trata de un texto tradicional que narra la esclavitud de los hebreos en el antiguo Egipto y su liberación a través de Moisés, quien los condujo hacia la Tierra prometida.

En el judaísmo, el libro del Éxodo forma parte del canon, encontrándose contenido en la Torá y formando uno de los cinco libros del Pentateuco, que forman la primera parte de la Biblia hebrea.[2]​ En el cristianismo, el libro del Éxodo también forma parte del canon y se encuentra en el Antiguo Testamento.

Éxodo
de Moisés
David Roberts-IsraelitesLeavingEgypt 1828

Los israelitas yéndose de Egipto, óleo de David Roberts, 1828. Museo de Arte, Birmingham.[1]
Género Libro sagrado
Ambientada en Antiguo Egipto, mar de juncos, Refidim, Elim, desierto de Sin y monte Sinaí
Idioma Hebreo
Título original שׁמות (en hebreo)
Sh'mot (“Nombres”)
Texto en español Éxodo en Wikisource
Contenido
  • Éxodo 10
  • Éxodo 13
  • Éxodo 14
  • Éxodo 11
  • Éxodo 12
  • Éxodo 20
  • Éxodo 2
  • Éxodo 17
  • Éxodo 19
  • Éxodo 23
  • Éxodo 24
  • Éxodo 21
  • Éxodo 22
  • Éxodo 28
  • Éxodo 31
  • Éxodo 26
  • Éxodo 27
  • Éxodo 34
  • Éxodo 35
  • Éxodo 33
  • Éxodo 32
  • Éxodo 4
  • Éxodo 40
  • Éxodo 38
  • Éxodo 39
  • Éxodo 5
  • Éxodo 8
  • Exodus 1
  • Éxodo 16
  • Éxodo 18
  • Éxodo 25
  • Éxodo 29
  • Éxodo 30
  • Éxodo 36
  • Éxodo 37
  • Éxodo 7
  • Éxodo 9
  • Éxodo 6
  • Éxodo 15
  • Éxodo 3
Torá
Éxodo

Origen y empleo del término “Éxodo”

Éxodo proviene del latín exŏdus, y éste del griego ἔξοδος, éxodos, que significa ‘salida’.[3]

En el judaísmo, el texto tradicional es conocido en hebreo como Shemot (שׁמות), término cuyo significado literal es ‘nombres’.[4]

Es en la Septuaginta donde se lo titula Éxodos. Al realizarse la traducción al latín, se adoptó dicho nombre, que fue entonces expresado como exŏdus.[5]​ Las diferentes transformaciones en la grafía, necesarias según cada idioma, dieron lugar al término “Éxodo”.

Naturaleza y propósito del libro

El principal propósito del Éxodo es mantener vivo en la memoria del pueblo hebreo el relato fundacional de dicho grupo como nación, a partir de la salida de Egipto, una vez libre y dirigiéndose hacia la Tierra Prometida, el pueblo israelita adquirió por primera vez conciencia de su unidad étnica, filosófica, religiosa y nacional, dado que el Libro del Éxodo se refiere a la esclavitud de los hebreos en Egipto y la epopeya que condujo a liberarlos de tal condición, haciendo de ellos un grupo libre, con identidad nacional propia y a su vez provisto de Ley.[6]​ Significativas, en este contexto fue aquello que Moisés dijo al pueblo israelita:

« Tened memoria de este día, en el cual habéis salido de Egipto, de la casa de servidumbre, pues Yahvé os ha sacado de aquí con mano fuerte; por tanto, no comeréis leudado. Vosotros salís hoy en el mes de Abib.[7]​ [...] Harás esta celebración en este mes. Siete días comerás pan sin leudar, y el séptimo día será fiesta para Yahvé. Por los siete días se comerán los panes sin levadura, y no se verá contigo nada leudado, ni levadura [...]. Y lo contarás en aquel día a tu hijo, diciendo: Se hace esto con motivo de lo que Yahvé hizo conmigo cuando me sacó de Egipto. Y te será como una señal sobre tu mano, y como un memorial delante de tus ojos, para que la ley de Yahvé esté en tu boca; por cuanto con mano fuerte te sacó Yahvé de Egipto. Por tanto, tú guardarás este rito en su tiempo de año en año ». Éxodo 13:3-10.[8]

A partir del citado pasaje bíblico que el pueblo de Israel ha considerado —y aún considera— su obligación el narrar el relato del Éxodo a lo largo de cada celebración pascual.[9]​ Ello tiene lugar cada Séder de Pésaj, cuando el pueblo de Israel lee y rememora los contenidos que se encuentran expresados en la Hagadá pascual.

El Libro del Éxodo establece también las bases de la liturgia y del culto del pueblo Israel; el libro en cuestión está a su vez dominado en toda su extensión por la figura del patriarca Moisés, quien se desempeñó como líder, conductor y legislador del pueblo de Israel.

El Libro del Éxodo no es exclusivamente narrativo, sino que contiene también leyes, himnos y oraciones.[10]

Contenidos del relato tradicional

"La historia comienza con un pueblo esclavizado en medio de la idolatría egipcia y termina con un pueblo redimido morando en la presencia de Dios".[11]
1. Opresión en Egipto 1,1-11,10

  • Esclavitud en Egipto 1,1-22
  • Preparación del Libertador 2,1-4,31
  • Lucha contra el opresor 5,1-11,10

2. Liberador de Egipto 12,1-14,31

  • Redención por sangre 12,1-51
  • Institución de la pascua 12,1-28
  • La décima plaga, muerte de los primogénitos 12,29-51
  • Redención mediante la poderosa ayuda divina 13,1-14,31
  • Consagración de los primogénitos 13,1-16
  • Cruce del mar Rojo 13,17- 14,31

3. Educación de los redimidos en el desierto 15,1-18,27

  • Canto triunfal de los redimidos 15,1-21
  • Los redimidos puestos a prueba 15,22-17,16
  • Prueba amarga 15,22-27
  • Hambre 16,1-36
  • Sed 17,1-7
  • El conflicto 17,8-16
  • Gobierno de los redimidos 18,1-27

4. “Consagración de Los Redimidos en el Sinaí” 19,1-34-35

  • Aceptación de la Ley 19,1-31,18
  • Directivas dadas a Moisés 19,1-25
  • Los mandamientos de carácter moral 20,1-26
  • Las ordenadas de carácter social 21,1-24,11
  • Reglamentos de carácter religioso 24,12-31-18
  • Infracción de la Ley 32,1-14
  • El becerro de oro 32,1-14
  • Rompimiento de las tablas 32,15-35
  • Restauración de la Ley 33,1-34,35
  • Visión renovada 33,1-34,35
  • Las segundas tablas 34,1-35

5. La adoración de los redimidos en el tabernáculo, sacerdocio y ritual 38,1-40,38

  • Ofrendas y obreros para el tabernáculo 35,1-40,38
  • Construcción del tabernáculo y nombramiento de quienes participaron 36,1-39,43
  • Se erige el tabernáculo y desciende la gloria divina 40,1-38

Temática

Capítulo Temas
1-2 Esclavitud
14 Persecución
8-9-10-11 “Los juicios de Dios”
4- Fe
6-16-17-23(v20)-33-34 “Promesas de Dios”
12-20 a 25-35 “Mandatos de Dios”
34(v27). “Comunión con Dios”
3(v5) y 36(v8) Lugar Santo

Simbología

Capítulo Símbolo
1(v14). Barro
14 Azul
9(v32). Trigo
30(v17)- Bronce
12(v7). Sangre
16(v13). Maná
34(v27). Oro
25(v10). Arca
26(v32). Madera de Acacia
36(v8). Tabernáculo
34(v1). Tablas de Piedra

Autoría

Moses041
Moisés con las Tablas de la Ley, óleo barroco de José de Ribera, 1638. Museo Nazionale di San Martino, Nápoles.
V06p143001 Haggadah
Arte sefardí. Hagadá Rylands, Dayenú, manuscrito hebreo miniado, Cataluña o Valencia, 1350.[13]​ Versificación, "Ilu... ve lo... dayenú". Canción pascual que podría traducirse como "Si [tal cosa hubiese ocurrido] pero no [hubiera ocurrido tal otra], [aun así eso] nos habría bastado [para continuar creyendo siempre en Dios] (Manchester, Biblioteca de la Universidad John Rylands, Ms. Hebreo 6, fol. 29v).

Tradicionalmente, tanto judíos como cristianos atribuyen el libro del Éxodo, así como también todos los demás libros del Pentateuco, a Moisés.[14]

Hipótesis documentaria. Según la así denominada hipótesis documentaria, los principales autores de este trabajo habrían sido los grupos de la tradición yavista, elohísta, sacerdotal y deuteronomista. La hipótesis documentaria estima que la poética Canción del mar y el Código del pacto (escrito en prosa) son trabajos originalmente independientes de autores pero de algún modo asociados a los grupos ya indicados. En esta hipótesis, los elohístas son identificados como únicos responsables del episodio del becerro de oro, y la tradición sacerdotal es autora de las instrucciones para crear el tabernáculo, las vestimentas y objetos rituales, así como de la descripción de la creación de los mismos. Tres autores o equipos de escritores tradicionales son a su vez también autores de cada una de las partes del código de la ley, la tradición elohísta, del Pacto; la sacerdotal, del decálogo ético; y la yavista, del decálogo de rituales. La hipótesis documentaria sostiene que las demás partes del libro del Éxodo emergieron a partir de versiones entremezcladas de la tradición yavista, elohísta y sacerdotal. La reconstrucción de las historias en esas fuentes, aplicando esta hipótesis, tiende a identificar diferencias y variaciones entre segmentos narrativos diversos.[15]

Leyenda e historicidad

El tradicional relato que presenta el libro del Éxodo es conocido por los judíos hasta hoy en términos de leyenda pascual, durante la celebración de la pascua judía se lee la Hagadá (הגדה "relato") de Pésaj. Para muchos es un hecho histórico que conmemoran.

Los investigadores y científicos prácticamente no disponen de evidencia para corroborar o sustentar lo narrado, por eso, desde un punto de vista historiográfico crítico, el libro del Éxodo constituye antes que nada una narración de carácter religioso y cultural, un legendario mito fundacional, en el que los eventos relatados no deben ser interpretados como hechos reales, sino como una semblanza poética y una epopeya nacional identitaria de considerable valor simbólico.

Aun así, la posible historicidad del evento ha dado lugar a diferentes teorías especulativas. Una de ellas, por ejemplo, sostiene que los hebreos no habrían sido dejados en libertad sino que habrían sido expulsados de Egipto. Según esta teoría, el tema en cuestión se encontraría ligado a la expulsión de los hicsos, evento descrito en la literatura egipcia.[16]

La situación se complica además debido a que la tradición hebrea ha sido inicialmente y durante varios siglos una tradición de corte oral, de la que por el momento sólo se conocen documentos escritos que datan del siglo VIII a. C.

Existe también la así denominada “hipótesis de los dos éxodos”. Ante la ausencia de pruebas arqueológicas sobre el éxodo de los israelitas, algunos investigadores suponen que la tradición hebrea podría estar basada en fragmentos o restos de hechos reales y plantean la posibilidad de que haya ocurrido más de una salida de grupos semíticos desde Egipto en dirección a Canaán.[17]

Hay quienes a su vez suponen que el éxodo pudo haber tenido lugar en tiempos de Amenhotep IV, a quien se conoce también como “Akenatón”. Entre ellos se destaca Sigmund Freud, quien expresa tal convicción en su obra Moisés y el monoteísmo (1934-1939).[18]​ Freud sostiene que la conexión monoteísta entre Akenatón y Moisés es sugerente y bien podría constituir una solución para el enigma que emana del libro del Éxodo.

Existen por otra parte otras tantas hipótesis acerca del tema, algunas contemplan olas migratorias que pudieron haber dado lugar no solo a uno sino a varios éxodos. Sea como fuere, la “hipótesis de los dos éxodos” acaso responda mejor que otras a lo ocurrido en términos históricos al sugerir diferentes restos recogidos por la tradición oral hebrea que, con el paso del tiempo, fueron entremezclándose y por último se fusionaron, dando lugar a la narración del libro del Éxodo.

Éxodo entendido como leyenda literaria

En La Biblia desenterrada, Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman plantean la inexistencia del éxodo hebreo.[19]​ En 2006, Finkelstein afirmó, «El éxodo no existió», sosteniendo que bajo la lupa de las indagaciones arqueológicas no hay prueba ninguna del éxodo; que décadas de búsquedas en Kadesh (Barnea) no arrojaron ningún resultado absoluto, a lo que se suma la completa inexistencia de evidencias egipcias —quienes, según él, eran fabricadas por “excelentes cronistas”—, y sobre todo —sostiene Finkelstein— porque la arqueología contradice sistemáticamente a la Biblia en este tema, hay evidencias de que en Canaán, (la Tierra Prometida), existían ya asentamientos protoisraelíes desde mucho antes que las posible fechas del Éxodo desde Egipto. En otras palabras, Finkelstein propone que no existió ninguna conquista comandada por el guerrero israelita Josué, sino que Canaán fue invadido pacíficamente varios siglos antes de Josué por parte de nómadas extranjeros protohebreos cuando el declive de las ciudades-estado cananeas.[19]

Éxodo como hecho histórico

Se han planteado diferentes puntos de vista respecto a la historicidad del Éxodo considerándose la falta de registros, evidencia arqueológica y otros tantos factores. Se originaron también distintas críticas y teorías especulativas que difieren del relato bíblico original. Una de las teorías que se plantearon tenía que ver con la tremenda presencia militar egipcia que seguía la ruta costera del Mediterráneo hasta Canaán.[20]​ Esta teoría quedó descartada debido a que no guardaba concordancia a lo relatado en la Biblia, ya que en el texto se indica que los hebreos no siguieron la ruta del Mediterráneo, no fuera que se echaran atrás cuando vieran el ejército (Éxodo 13,17-18).

Otra crítica que se suele hacer es la falta de registros egipcios sobre el hecho, aunque es posible que los egipcios hayan tenido un documento escrito sobre ello, el egiptólogo británico Kenneth Kitchen manifestó ante este hecho que los enormes archivos de papiro que estuvieron almacenados en el antiguo Egipto se encuentran desaparecidos:

"En el fango del delta del Nilo, embebido de agua, no hay papiro que sobreviva (mencione o no a los hebreos fugitivos)... En otras palabras, dado que los archivos oficiales del s. XIII a.C. procedentes de ciudades situadas en la parte este del delta del Nilo se han perdido al cien por ciento, no podemos esperar que contengan menciones de los hebreos o de cualquier otro pueblo".

Kenneth Kitchen, On the Reliability of the Old Testament

Datación y cronología

Datos aportados por el relato bíblico

Según el libro bíblico del Génesis la familia del patriarca Jacob salió desde el valle de Beerseba en Canaán (Gen 46,5) y bajo el amparo de José, hijo del patriarca hebreo Jacob y primer ministro en Egipto,[21]​ los hebreos se establecieron en el valle de Gosén, en la región llamada Ramesés (Gen 47,6), y allí se multiplicaron.[22]​ José murió a la edad de ciento diez años (Gén,50,26), la esclavitud de los hebreos en el Antiguo Egipto comenzó tiempo después, más en un período aún indeterminado.

La ciudad egipcia de la cual salen los israelitas en el Éxodo también es llamada Ramesés, y según la tradición bíblica, se trató de unos 600.000 varones (sin contar a las mujeres, niños y ancianos, ni tampoco a las personas no hebreas que los acompañaron). Ramesés podría ser la actual Qantir en el Bajo Egipto, en la tierra de Gosén, donde vino a morar la familia de Jacob bajo el amparo de José y donde se multiplicaron los hebreos en aquellos tiempos (Gén, 47,1). Desde Sucot, los hebreos y quienes les acompañaban salieron a Etam, a la entrada del desierto (Éxodo, 13,20) y fueron a acampar a Pi-hahirot, "entre Migdol y el Mar de cañas (Yam Zuf, Mar Rojo) hacía Baal-Zefón".

En Génesis 15,13 aparece un relato en el que Dios le indica a Abraham que su descendencia morará en tierra ajena, y que una nación extranjera les afligiría, esto por un período de 400 años. Según la redacción de este pasaje tales 400 años pueden referirse tanto a la experiencia de ser forasteros como al período de esclavitud que empezó mucho después de la muerte de José en Egipto. En Éxodo 12,40 se indica que se cumplieron 430 años exactos de la "morada de los hijos de Israel en Egipto" el mismo día en que se liberó al pueblo hebreo mediante Moisés.

En Gálatas 3,17 el autor de la epístola señala que la Ley llegó a existir 430 años después de que Dios hiciera un pacto con Abraham y su descendencia, lo que parece dar a entender un punto de vista en que los 430 años incluyen la morada de Abraham en Canan. Esta opinión existía en el siglo I d.C, la Septuaginta tradujo este pasaje, “Pero la morada de los hijos de Israel que ellos (el códice Alejandrino, s. V d.C, añade "y sus padres moraron") en la tierra de Egipto y en la tierra de Canaán fue de cuatrocientos treinta años de duración”. El pentateuco samaritano también dice, “en la tierra de Canaán y en la tierra de Egipto”. De igual manera, Josefo escribió en Antigüedades judías, Libro II, capítulo 15, párr. 2, “Salieron de Egipto en el mes de xánticus (el mes macedonio que Josefo equiparó al mes de Nisán),... cuatrocientos treinta años después de la llegada de nuestro antepasado Abram a Canaán”. (Obras completas de Flavio Josefo, por L. Farré, 1961, tomo 1, p. 168.) Así, según esta opinión presente en el siglo I los 430 años se cuentan desde el tiempo en que Abrahán cruzó el Éufrates camino de Canaán hasta el tiempo en que los israelitas salieron de Egipto.

Posteriormente en la Biblia se explica que el Templo de Salomón se construyó alrededor de 480 años después de la salida de Egipto (1Reyes 6:1).

Hipótesis basadas en la historia egipcia

La datación de la composición cronológica del libro del Éxodo es dificultosa y, para alcanzar una certeza razonable, es necesario relacionar los eventos en él narrados con la historia del Antiguo Egipto.

Ha habido muchos intentos por ajustar las fechas de los eventos acontecidos en este libro para precisarlos de acuerdo al calendario gregoriano. Estas tentativas raramente toman en cuenta las siguientes consideraciones,

  • la intrincadas relaciones cronológicas correspondientes para con el calendario hebreo, que es luni-solar y posee sus propios criterios, que de hecho no son ni necesariamente coincidentes ni fácilmente adaptables a aquellos solares que rigen tanto al egipcio como al gregoriano;
  • el nombre o identidad del faraón de esa época, dado que en el Libro del Éxodo se lo denomina meramente "faraón";
  • las fechas de descripciones no bíblicas de los diferentes pueblos semitas que pudieron haber abandonado Egipto;
  • o la fecha que los arqueólogos e historiadores establecen para la destrucción de Jericó.

Pero, en general, se tiende a suponer que una correcta identificación del Faraón mencionado en el Éxodo sería la clave para establecer la cronología apropiada para el Éxodo. Algunos, sin embargo, cuestionan las evidencias arqueológicas que sostienen la fecha del Éxodo y la fecha de la conquista de Canaán, pero los asentamientos conocidos más antiguos de israelitas no aparecen hasta el 1230 a. C., mucho después que los muros de Jericó fueran destruidos, además de la falta de evidencia de un Éxodo de tamaña magnitud, y la ausencia de evidencia de un asentamiento en el desierto del Sinaí o Arabia. Tampoco hay evidencia de la conquista militar de Canaán.

Aun así han sido propuestos varios faraones y dinastías para el Éxodo, cubriendo tales posibilidades hasta dos siglos de diferencia,

  • Amosis I (1550-1525 a.C.), que cae en el siglo XVI a. C. y tiene el soporte de los semíticos en tiempos de los hicsos coincidiendo con el período de la expulsión de los Hicsos, aunque esto contradice algunos aspectos clave narrados en la Biblia. Este vínculo entre los israelitas y los Hicsos ya fue propuesto por Flavio Josefo en el siglo I d.C.
  • Tutmosis I (muerto sin descendencia masculina el año 1492 a. C.), Tutmosis III o Amenhotep II de la Dinastía XVIIIsiglo XV a. C.. También se ha considerado ese siglo por parte de autores como Hans Goedicke, egiptólogo de la Universidad Johns Hopkins, que cree que las plagas de Egipto pudieron haber coincidido con la erupción de la isla de Tera (Santorini) en 1477 a.C.
  • Ramsés II o Merenptah de la Dinastía XIX1279-1213 a.C.―. Hay quienes creen que esta hipótesis concuerda con los recientes descubrimientos arqueológicos en Tell el-Daba y Jericó. Esta hipótesis se sustenta principalmente en el nombre de la ciudad de almacenamiento que los israelitas fueron obligados a construir, una de las cuales se denominó Ramsés, y junto a Pitom son ubicables en los tiempos de Ramsés II. La ciudad o localidad en que vivían los israelitas en el delta del Nilo es llamada también Ramesés, (Éxodo 12,37, “Partieron los hijos de Israel de Ramesés a Sucot, como seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños...” Números 33,3, “De Ramesés salieron en el mes primero, a los 15 días del mes primero...” Números 33,5, “Salieron pues, los hijos de Israel de Ramesés y acamparon en Sucot”.

Si se acepta esta última hipótesis, el faraón opresor inicial habría sido Seti I, cuyo gobierno tuvo lugar entre 1294 y 1279 a.C., y el Éxodo se habría desarrollado durante el reinado de Ramsés II (quien gobernó Egipto entre 1279 y 1213 a.C), considerándose en términos de investigación el año 1250 a.C.[23]

Cálculo de la fecha del comienzo del Éxodo

La Biblia no menciona por su nombre al faraón del Éxodo, ni da fecha exacta al Éxodo. En 1Reyes 6:1 se lee que el rey Salomón comenzó a construir el templo de Jerusalén en el cuarto año de su reinado, «480 años después que los hijos de Israel salieron de Egipto». La caída de Jerusalén ante el rey babilonio Nabucodonosor II sucedió aproximadamente en el año 586 a. C. El período de los reyes de Israel y Judá es difícil de determinar, pero a partir del relato paralelo del Primero y el Segundo libro de los reyes transcurren aparentemente 390 años hasta la muerte del rey Salomón; y otros 37 años adicionales abarcados por el gobierno de Salomón (incluyendo el cuarto año de su gobierno), daría la fecha de 1013 a. C. para la edificación del primer Templo de Jerusalén, de lo que puede deducirse que 480 años antes implicaría que la fecha del Éxodo habría sido en año 1493 a. C. (o 1513 a. C., si se data la caída de Jerusalén en el año 607 a.C., tomando al pie de la letra la duración de 70 años del exilio en Babilonia y la desolación del país mencionados en 2 Crónicas 36,21; Jeremías 25,11; 29,10; Zacarías 7,5 y Daniel 9,2).

Sin embargo, considerando la complicada cronología de los reyes de Judá e Israel, Enciclopedia judaica castellana expresa que,

Para la fijación absoluta de las fechas se dispone del eclipse solar del epónimo Isid-Seti-Igbi, ocurrido el 13 de junio del 809 a.C., o sea 91 años después de la batalla de Cancor, en vida de Ajab, y 78 años después del envío, por Yehu, de tributos a Salmanasar III de Nínive. Las tablillas epónimas y la crónica babilonia sitúan la caída de Samaria en enero del 721 a.C. Los dos eclipses del año 7 de Cambises (523-522 a.C.) establecen la fecha del advenimiento de Nabucodonosor en mayo o junio del 605 a.C., y la de la liberación de Joaquín por Evilmerodac, hijo de aquel, en el 25 o 27 de adar, o sea el domingo 29 de febrero o el martes 2 de marzo del 561 a.C..[24]

De ello resulta que el cuarto año del reinado de Salomón debería haber sido el año 967 a. C. Por lo tanto, la fecha de Éxodo fue el 1447 a. C. (967 + 480), cuando gobernaba Tutmosis III o Amenofis II, si bien por el momento se desconoce cualquier tipo de documento o resto arqueológico que confirme tal acontecimiento.[25]

Desde el plano de la creencia, el judaísmo ortodoxo, por su parte, ubica el inicio del Éxodo del pueblo de Israel el 15 de Nisán de 2448, fecha que se corresponde en el calendario gregoriano con el año 1313 a.C.[26]

Dado que la Biblia indica que los hebreos partieron de la ciudad llamada Ramesés y a hacia Sucot,[27]​ ciudades que son datadas en el siglo XIII a.C., durante el período en que Ramsés II gobernaba Egipto, en el campo de la investigación se considera el año 1250 a.C.[28]​ H.W.F. Saggs observa en sus escritos académicos que,

La mención de la ciudad de Ramesés en Éxodo 1:11 en tanto que localidad de almacenaje, construida en parte por los esclavos israelitas, ofrece de hecho un indicio cronológico, dado que [hoy] es sabido que Ramsés II construyó una ciudad, Per-Ramsés [i.e., Pi-Ramsés], la cual se corresponde con el nombre proporcionado por la Biblia. Ello tiende a posicionar la esclavitud [de los hebreos] en Egipto y su salida de ese país en el siglo XIII a.C.[29]

Ruta emprendida, según el relato bíblico

En el relato bíblico se expone que, después de atravesar el Mar Rojo, los hebreos se adentraron en el desierto de Shur o Etam, y tres días después llegaron a Mara. En este lugar, la unidad del pueblo hebreo empezó a resentirse y hubo quienes murmuraron y, a pesar de los hechos que habían visto de Dios, se opusieron a Moisés (Éxodo, 15,24).

Desde Mara se trasladaron a Elim, un oasis de doce fuentes de agua, desde este lugar se adentraron el desierto de Sin en dirección al monte Sinaí orillando el mar Rojo; ya habían transcurrido dos meses desde la partida de Egipto. Aquí se verifica el evento del maná proporcionado por Dios.

Ya en el desierto de Sin, la congregación se trasladó desde locaciones como Dofca y Alús. En Refidim ―cerca del monte Horeb, en el desierto de Parán, un lugar sin agua― combatieron por primera vez como pueblo contra los amalequitas, venciéndoles (Éxodo, 17,13). En este lugar, Moisés golpeó una roca con su vara e hizo brotar agua potable.

Desde Refidim, el pueblo hebreo entró al desierto del Sinaí y acamparon en las postrimerías del monte Sinaí o del monte Horeb a los 90 días de haber salido de Egipto. En este lugar, Moisés pudo ver a Yahvé, quien le entregó los Diez Mandamientos. Además constituyó el sacerdocio de Aarón (o sacerdocio levítico), las primeras leyes civiles y religiosas en el pueblo judío, adicionalmente se construyó el primer Tabernáculo, el Arca de la Alianza. (Éxodo, 25,10). En este lugar permanecieron dos años y dos meses. Al salir del Sinaí, el pueblo de Israel estaba regido en todo aspecto legal, civil, moral y religioso (Éxodo, 10,11).

Desde el Sinaí partieron al desierto de Parán y habitaron en Kibrot-hataava (Éxodo, 11,35) para trasladarse a Hazerot, en pleno desierto. Desde este lugar, Moisés asignó a doce espías para que reconocieran la tierra de Canaán (Éxodo, 13) desde el monte Neguev (en el desierto del mismo nombre). Mientras tanto, la congregación avanzó a Ritma y de allí a Rimón-Peres.

La tierra de Canaán reconocida estaba habitada por jebuseos, anacitas, amalequitas, amorreos y cananeos.

La información conseguida en cuarenta días, fue mal recibida por la congregación, dado que diez de los doce espías incitaron a murmuraciones en contra de sus líderes, lo que provocó una funesta rebelión en el pueblo en contra de Yahvé debido a que pensaban que Dios los estaba llevando a la muerte ante gente aparentemente más poderosa que los mismos israelitas (Números 14) y muchos pugnaron por volver a Egipto.

Yahvé maldijo a los diez espías, quienes fallecieron de plaga (Números, 14,36) y además condenó al pueblo de Israel a perderse durante cuarenta años en el desierto del Neguev. Solo Caleb y Josué fueron autorizados a salir del desierto y adentrarse en Canaán (Números 14,30). Israel intenta rebelarse ante la condena en el desierto pero son derrotados por los amorreos liderados por el rey de Edom y los obligan a permanecer entre Cades, el desierto de Moab y el Neguev y allí permanecen casi 40 años. Aarón fallece en el monte Hor (Números, 20,22-29).

Cuando se cumplieron los 40 años, y hubo fallecido toda la generación adulta, la generación precedente pudo por fin entrar a Canaán teniendo como líder a Josué (Deuteronomio, 2,14 -24). Yahvé no autorizó a Moisés a entrar a Canaán y solo le permitió observar la tierra de la herencia desde el monte Pisga o Nebo (Deuteronomio, 3,27 y Deuteronomio, 32, 48-52) para fallecer en este mismo lugar y ser enterrado en Moab.

Sentido religioso

Judaísmo

La salida de Egipto y la revelación del monte Sinaí son dos hechos fundacionales en la historia del pueblo Israel. Significativamente, ambos son narrados en el libro bíblico del Éxodo. Según el judaísmo, el milagro de la liberación del pueblo hebreo demuestra y confirma al pueblo de Israel como el pueblo elegido por Yahveh y dicha liberación es a su vez determinante en el establecimiento de la liturgia yahvista.

Cristianismo

Para los cristianos, la celebración de la primera Pascua prepara el camino para la resurrección cristiana. La formación del Pueblo de Dios es el antecedente de la Iglesia como asamblea y reunión de fieles a través de la liturgia.

El Nuevo Testamento reinterpreta muchos de los acontecimientos del Éxodo, Pablo de Tarso insiste en esto de manera especial (1.ª Corintios, 10,2-4), y luego compara el pasaje del mar Rojo con el bautismo y la eucaristía (1.ª corintios, 79,8). En el Evangelio de Juan se compara al mesías Jesucristo con Moisés, y Cristo opone el maná al “pan de la vida”. En más de una ocasión se ha hecho notar el paralelismo de la estructura del Éxodo con este evangelio, especialmente en los primeros capítulos.

Por último, en la Epístola a los hebreos se concibe la muerte como el éxodo de la vida hacia la Tierra Prometida del Cielo, el sacerdocio cristiano como el hebreo, el sacrificio de Cristo como el del Sinaí y la antigua alianza como la nueva, es sacramentada con la sangre de Jesús.

El libro del Éxodo en el imaginario colectivo

Barcelona Haggadah 30v

Hebreos en esclavitud en Egipto. Hagadá Barcelona, arte sefardí, 1350, fol. 30v. Inscripción en hebreo: "Esclavos fuimos de Faraón en Egipto."[30]

Foster Bible Pictures 0059-1 Moses Floating on the Water

Moisés flotando sobre las aguas del Nilo. Ilustración de 1897

Tissot The Signs on the Door

Signos sobre puertas de viviendas hebreas. Gouache de James Tissot, c. 1896-1902. Jewish Museum, Nueva York

Foster Bible Pictures 0062-1 The Angel of Death and the First Passover

El paso del ángel de la muerte, con los hebreos celebrando Pésaj, la Pascua judía. Grabado, 1897

Illustration-haggadah-pesach

Pésaj. Hagadá Kauffmann, siglo XIV

Marror artichoke

Los hebreos comen hierba amarga. Hagadá de Sarajevo, siglo XIV

BH Exodus

El Éxodo. Hagadá de los Pajaritos, arte asquenazí, c. 1300. Museo de Israel, Jerusalén

David Roberts-IsraelitesLeavingEgypt 1828

Éxodo hebreo. David Roberts, Los israelitas yéndose de Egipto, óleo sobre lienzo, 1828

Illustration-haggadah-exodus

Los hebreos pasan ante un asentamiento egipcio (con las puertas cerradas), posiblemente Baal Tzafón. Hagadá Kauffmann, siglo XIV

Hortus Deliciarum, Moses führt das Volk Israel durch das Rote Meer

Moisés abre las aguas del Mar Rojo, Hortus Deliciarum, c. 1118

Hans Jordaens (III) - Le passage de la Mer Rouge

El cruce del Mar Rojo. Óleo por Hans Jordaens III.

Sarajevo Haggadah 1

Miriam y las hebreas festejan haber cruzado el Mar Rojo. Hagadá de Sarajevo, Barcelona, siglo XIV

Giovanni Battista Tiepolo - Los hebreos recogiendo el maná en el desierto (boceto) - Google Art Project

Los hebreos recogiendo el maná en el desierto. Boceto de Tiépolo, 1740.[31]

Birdhea5

Los hebreos recolectan el maná y reciben la Ley. Hagadá de los Pajaritos: Dayenú, arte asquenazí, c. 1300. Museo de Israel, Jerusalén

Moses dore

Moisés con las Tablas de la Ley. Grabado de Doré, siglo XIX

Karolingischer Buchmaler um 840 002

Moisés recibe la Ley en Sinaí y la transmite a los hebreos. Biblia de Grandval, manuscrito carolingio, c. 840 E.C. Museo Británico, Londres

Decalogue parchment by Jekuthiel Sofer 1768

El Decálogo o Ley Mosaica. Jekuthiel Sofer, 1768. Bibliotheca Rosenthaliana, Ámsterdam

Moses speaks to the children of Israel

Moisés enseña los preceptos éticos al pueblo de Israel. Ilustración de Hartwell James, 1905-16

Figures The erection of the Tabernacle and the Sacred vessels

Moisés, Aarón y la erección del Tabernáculo (Éxodo 40:17-19). Figures de la Bible, 1728

Véase también

Notas

  1. El título original de la obra de Roberts fue concebido en inglés: The Israelites leaving Egypt. En la lengua anglosajona, to leave significa ‘irse’ (Arturo Cuyás, Nuevo Diccionario Cuyás de Appleton, Englewood Cliffs: Prentice-Hall, 1972, p. 333, III: leave).
  2. Dentro del marco del judaísmo, a la versión hebrea de la Biblia se la conoce como Tanaj.
  3. «Éxodo», Diccionario de la lengua española (vigésima segunda edición), Real Academia Española, 2001.
  4. Los israelitas conocen además al libro en función de dos palabras hebreas: ואלה שׁמות (we-'eleh shemoth—“y-estos [son los] nombres”).
  5. Éxodo
  6. Para un debate acerca de estos aspectos, explórense las numerosísimas explicaciones y exégesis, tanto judías como cristianas, que fueron desarrolladas a partir del relato bíblico. Para un debate acerca del tema, consúltese el artículo titulado "People of Israel" ('pueblo de Israel', entendido como sinónimo tanto de 'israelita' como de 'pueblo judío'), considérese no obstante que se trata de un texto no editado de 1906, por lo que el mismo presenta ciertas inexactitudes incluyendo aquellas propias de la época en que fue redactado; en particular: « "Israel" is the national name of the people who are known racially as "Hebrews." », donde "racialmente" responde a una noción decimonónica totalmente especulativa y propia de esos tiempos. Considerando el contexto en que la citada oración se manifiesta, queda claro que su sentido se refiere a la idea de que '"Israel" es el nombre nacional de quienes [ya desde antes] son conocidos como los "hebreos"'. Es decir, el Am Israel (עם ישראל—Pueblo de Israel), término que para el judaísmo designa a los israelitas, entendiéndose por ellos a todos los descendientes de Jacob, ya sean del tiempo de antaño o de cualquiera de los tiempos subsiguientes, de modo tal de llegar a comprender también a todo el pueblo judío actual (עם ישראל חי).
  7. "Mes de Abib" se refiere al tiempo de la primavera (en hebreo 'Aviv'—אביב) que en el calendario hebreo corresponde al mes de Nisán. Es decir, la liberación del pueblo de Israel tiene lugar en Nisán y tiene así su simbolismo correspondiente en la primavera, que no es otra cosa que un período de fertilidad y regeneración. Es típico de los hispanohablantes el pronunciar los dos sonidos de la letra hebrea "bet" (ב) como si fuesen idénticos; de ahí el "Abib" que figura en la versión bíblica Reina Valera.
  8. Éxodo 13: Consagración de los primogénitos (versión Reina Valera, 1960; accedida 6 de junio de 2014).
  9. "Haggadah shel Pesah", Jewish Encyclopedia, 1901-6 (accedido 6 de junio de 2014).
  10. Luego del capítulo 20, donde Yahvé establece y otorga los Diez Mandamientos, varios capítulos son dedicados a leyes e instrucciones acerca de la vida diaria y la liturgia; célebres son los cánticos de Moisés y Miriam en el capítulo 15; la composición también incluye alabanzas a Jehová por la victoria sobre el faraón (Ana Fermin, "Éxodo", About.com, accedido 3 de junio de 2014).
  11. Luis E. Llanez, "Libro del Éxodo", Estudios en el Pentateuco, 3 de mayo de 2009; accedido 3 de junio de 2014.
  12. En este manuscrito, las figuras con cabeza de ave también bendicen el vino, se lavan las manos antes de comer vegetales y recitan poemas litúrgicos llamados en hebreo paytanim (Elie Kedourie, Le monde du judaïsme, Londres y París: Thames & Hudson, 2003, pp. 117-118, 259). Para una posible interpretación de la relación entre texto e imagen en este manuscrito, véase Marc Michael Epstein, The Medieval Haggadah: Art, Narrative & Religious Imagination, New Haven and London: Yale University Press, 2011; y Richard McBee, "Bird’s Head Haggadah Revealed", The Jewish Press, 29 de marzo de 2012 (consultado 21 de noviembre de 2014).
  13. Este manuscrito hebreo es conocido entre los anglosajones como Hagadá Rylands; imágenes digitales del manuscrito
  14. Ana Fermin, "Éxodo", About.com Cristianos; "Libro de Éxodo", GotQuestions?com; Llanes, "Libro del Éxodo", Estudios en el Pentateuco, 2009; accedidos 3 de junio de 2014.
  15. De haberse dado el Éxodo en términos de dos acontecimientos que pudieron haber sucedido en épocas distintas pero posteriormente resultaros fundirse en uno solo, una primera narración podría ser yavista y presentar correspondencias con la expulsión de los hicsos por Amosis I, mientras que el episodio del paso del mar Rojo podría tener su precedente literario en el Papiro Westcar, documento escrito en tiempos de los hicsos (1650-1540 a. C.) en el que un mago egipcio “separaba” las aguas de un lago (Josep Padró, Historia del Egipto faraónico, p. 226).
  16. Según esta teoría, el tema en cuestión se encontraría ligado a la expulsión de los hicsos, evento descrito en la literatura egipcia. Pero ya sea egipcia o hebrea, la literatura no es más que eso: literatura y no necesariamente una evidencia históricamente contundente.
  17. Se remiten a la expulsión de los hicsos, pero esta hipótesis no alcanza por sí misma para explicar una posible conexión religiosa entre el politeísmo de (los hicsos) y el monoteísmo de los hebreos.
  18. Similares son los puntos de vista de escritores latinoamericanos, tales como el boliviano Ariel Villazón (en ¿Dioses o impostores?) y el argentino Patricio Colombo Murúa (en Tras las huellas de Moisés).
  19. a b Luisa Corradini, «“El Éxodo no existió”, afirma el arqueólogo Israel Finkelstein», La Nación, Buenos Aires, 25 de enero de 2006.
  20. Kitchen, "On the Reliability of the Old Testament", 467.
  21. En Egipto, José ocupó un cargo de mayor importancia, siendo el suyo sólo superado por la autoridad del faraón; fue una especie de vice-faraón. A veces dicho cargo puede ser referido como el equivalente al de un visir, si bien José se desempeñó como primer ministro del faraón egipcio.
  22. Anteriormente, estas tierras estaban habitadas por los hicsos hasta el 1500 a. C. y eran destinadas al pastoreo.
  23. Gabrielle Sed-Rajna, Abecedaire du Judaïsme, París: Flammarion, 2000, p. 116. En el plano de la creencia religiosa, el judaísmo ultraortodoxo considera el inicio del Éxodo en el año 2448 del calendario hebreo, fecha que se corresponde con el año 1313 a.C. en el calendario gregoriano (Jabad.com; Yehuda Ribco, "Éxodo", SerJudío.com, Uruguay, 2003; consultados 25 de julio de 2014).
  24. Eduardo Weinfeld y otros, Enciclopedia Judaica Castellana, México: Enciclopedia Judaica, 1950, vol. III, p. 242: “Cronología”.
  25. En Egipto de haber existido referencia cualquiera al respecto por razones obvias pudo haber sido censurada y subsecuentemente destruida. Pero el que no se haya encontrado tal material o incluso el que nunca llegue a descubrirse no necesariamente es prueba contundente alguna de que el Éxodo no haya tenido lugar. Por convención, suele además considerarse que el Libro del Éxodo fue escrito por Moisés entre aproximadamente los años 1440 y 1400 antes de Cristo (About.com y GotQuestions?com; accedidos 25 de julio de 2014).
  26. Jabad.com, El Éxodo: "Al filo de la medianoche del 15 de Nisan del año 2448 desde la creación (1313 A.C), 210 años después de Jacob [y los suyos] se establecieron en Egipto y después de 430 años del "Pacto Entre las Partes", [...] 600.000 hombres adultos, además de las mujeres y los niños, y una gran multitud mixta de no judíos que se unió a ellos, salieron [todos] de Egipto"; también Yehuda Ribco, "Éxodo", SerJudío.com, Uruguay, 2003 (consultados 25 de julio de 2014).
  27. Éxodo 12:37: "Partieron los hijos de Israel de Ramesés hacia Sucot. Eran unos seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños."
  28. Simón Dubnow, Manual de la Historia Judía, Buenos Aires: Sigal, 1977, pp. 34 y 673; Gabrielle Sed-Rajna, Abecedaire du Judaïsme, París: Flammarion, 2000, p. 116; Philip Wilkinson, Religiões (Religions, 2008), Río de Janeiro: Zahar, 2011, p. 62.
  29. H.W.F. Saggs, "Le monde juif avant l'Exil", en: Le monde du Judaïsme (The Jewish World, 1979), ed. Elie Kedourie, Londres y París: Thames & Hudson, 2003, p. 42. Análoga es la posición de Kenneth A. Kitchen (Rehabilitación del Antiguo Testamento, Michigan: William B. Eerdmans, 2003). El texto bíblico narra que "los hijos de Israel [...] edificaron para el faraón las ciudades de almacenaje, Pitón y Ramesés" (Éxodo 1:6, 11).
  30. « ... עבדים היינו לפרעה במצרים ». La inscripción hebrea da también lugar a ser traducida como "Esclavos fuimos del faraón en Egipto". Tradicionalmente se considera la posibilidad de que Ramsés II sea "Faraón" (Pharaoh, Jewish Encyclopedia, 1906, §3), el poderoso monarca egipcio mencionado en la Biblia en relación al Éxodo hebreo. Ello tiene su base en el bíblico Libro del Éxodo y la tradicional Hagadá del pueblo judío. La Torá (Biblia hebrea) contiene además once referencias en relación a los faraones, mas ninguna de ellas los denomina de modo específico sino que se remite a emplear solo el título "Faraón", término que el contexto bíblico tiene el sentido de "rey egipcio". Fuera de las escrituras sagradas para el judaísmo y su exégesis en el marco del monoteísmo hebreo, no se conoce evidencia arqueológica u otro documento que corrobore el que "Faraón" haya sido necesariamente Ramsés II. La Hagadá Barcelona es un manuscrito miniado hebreo-catalán, presevado y exhibido en la British Library de Londres (BL Add MS 14761).
  31. Éxodo 16. Trabajo preservado y exhibido en el Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires.
  32. Parte considerable del pueblo israelita celebra el quadrúpedo ídolo, mientras a la distancia, Moisés desciende del monte con las Tablas de la Ley. Pintura preservada y exhibida en la National Gallery de Londres: The Adoration of the Golden Calf.

Bibliografía

  • Dubnow, Simón. Manual de la Historia Judía, Buenos Aires, Sigal, 1977
  • Sed-Rajna, Gabrielle. Abecedaire du Judaïsme, París, Flammarion, 2000
  • Wilkinson, Philip. Religiões (Religions, 2008), Río de Janeiro, Zahar, 2011
  • Colin J. Humphreys, The Miracles of Exodus, A Scientist’s Discovery of the Extraordinary Natural Causes of the Biblical Stories 2003, HarperSanFrancisco
  • W. F. Albright From the Stone Age to Christianity (segunda edición) Doubleday/Anchor
  • W. F. Albright Archaeology and the Religion of Israel (5th edition) 1969, Doubleday/Anchor
  • Encyclopedia Judaica, Keter Publishing, entrada en Population, volumen 13, columna 866.
  • Fuster, S., El Éxodo bíblico en los textos egipcios, En Revista de Egiptología-Isis N 10 pp.55-62, Málaga, 2002.
  • Y. Shiloh, The Population of Iron Age Palestine in the Light of a Sample Analysis of Urban Plans, Areas and Population Density. Bulletin of the American Schools of Oriental Research (BASOR), 1980, 239,25-35
  • Exploring Exodus, The Origins of Biblical Israel (1986), Nahum Sarna, Shocken Books, 1996 (edición reimpresa), capítulo 5, Six hundred thousand men on foot.
  • Those Amazing Biblical Numbers, Taking Stock of the Armies of Ancient Israel William Sierichs, Jr.
  • The Rise of Ancient Israel , Symposium at the Smithsonian Institution October 26, 1991 by Hershel Shanks, William G. Dever, Baruch Halpern and P. Kyle McCarter, Biblical Archaeological Society, 1992.
  • The Biblical Exodus in the Light of Recent Research, Is There Any Archaeological or Extra-Biblical Evidence?, Hershel Shanks, Editor, Biblical Archaeological Society, 1997

Enlaces externos

Traducciones judías del Éxodo

Traducciones cristianas del Éxodo

Libro anterior,
Génesis

Éxodo
Libro siguiente,
Levítico
Aarón

Aarón (אַהֲרֹן en hebreo "maestro" o "excelso", y éste acaso ligado al antiguo egipcio Aha Rw, "león guerrero") (n. Antiguo Egipto, finales del siglo XIV a. C.) fue el hermano mayor de Moisés y el hermano menor de Míriam, miembro y sacerdote levita, y primer Sumo sacerdote de Israel​ que vivió durante el siglo XIII a.C.​

Diez Mandamientos

Los Diez Mandamientos, también conocidos como el Decálogo, de las palabras griegas δέκα (diez) y λόγος (palabras), son un conjunto de principios éticos y de adoración, que juegan un papel importante en el judaísmo y el cristianismo. Incluyen instrucciones como adorar solo a Dios y guardar el día de reposo, así como también prohibiciones en contra de la idolatría, asesinato, robo, deshonestidad y adulterio. Diferentes grupos religiosos siguen distintas tradiciones en cuanto a la manera de interpretarlos y enumerarlos.

Los Diez Mandamientos aparecen dos veces en la Biblia hebrea: en los libros de Éxodo y Deuteronomio. De acuerdo a la historia narrada en el libro de Éxodo, Dios escribió estos mandatos en dos tablas de piedra, las que dio a Moisés en el Monte Sinaí; según el relato, cuando bajaba del monte, vio al pueblo que estaba adorando un becerro de oro y enfurecido las rompió. Posteriormente, pidió a Dios que perdonase al pueblo y sellase con él un «convenio» (pacto o alianza); entonces, el Señor ordenó a Moisés que tomara dos lajas de piedra y en ellas quedaron escritos los Diez Mandamientos del pacto, reconviniéndole que «no deben tolerar la desobediencia».

Diez plagas de Egipto

Las 10 plagas de Egipto (מכות מצרים o Makot Mitzrayim), también conocidas simplemente como las diez plagas, son una serie de calamidades sobrenaturales que, según el Antiguo Testamento y la Torá, Dios infligió a los egipcios para que el soberano dejara partir a los hebreos de Egipto.

La narración aparece en el segundo libro del Pentateuco, el Éxodo (en hebreo Shemot). Este libro describe cómo Moisés y Aarón aperciben al faraón que, de no liberar a su pueblo, Dios les castigaría de manera sucesiva con diez grandes males que caerían sobre Egipto. Conforme al relato, sólo después de la última plaga el rey de Egipto libraría al pueblo hebreo de la esclavitud.

Levítico

El Levítico (en griego: Λευιτικός, Leyitikós, ‘acerca de los Levitas’; en hebreo: ויקרא , ‘y Él llamó’) es uno de los libros bíblicos del Antiguo Testamento y del Tanaj. Aunque tenga fragmentos más antiguos, hay consenso entre los estudiosos de la Biblia en que adquirió su actual forma durante el período persa, entre los siglos VI y IV A.C. Forma parte del Pentateuco, y de la Torá judía (“La Ley”). Se lo cuenta entre los libros históricos y en ambas versiones es el tercero, ubicado entre Éxodo y Números.

Medio rural

Medio rural o paisaje rural son conceptos que identifican al espacio geográfico calificado como rural, es decir, como opuesto a lo urbano (al pueblo por oposición a la ciudad). Es estudiado por la geografía rural.

Una comunidad es rural cuando por su oferta de recursos naturales, sus habitantes logran desarrollar un sentido de pertenencia al territorio tal que se disponen a construir una sociedad sobre la base de dichos recursos.

Es equivalente a los usos habituales de los términos "campo" y "agro". No debe confundirse lo agrario con lo agrícola, pues mientras lo primero incluye la totalidad de lo rural, lo segundo se limita a la agricultura (sin incluir la ganadería u otras actividades rurales). A veces se utiliza el término "agropecuario".

El concepto de lo rural se aplica, en distintas escalas, al territorio de una región o de una localidad cuyos usos económicos son las actividades agropecuarias, agroindustriales, extractivas, de silvicultura y de conservación ambiental. Dependiendo de cada legislación, hay figuras jurídicas que lo protegen o delimitan (como área no urbanizada o no urbanizable, diferenciada de las áreas urbanas o de expansión urbana), especialmente para la limitación del crecimiento urbano.

El paisaje rural incluye también las zonas dedicadas a otros usos (residenciales, industriales, de transporte o de servicios) en los municipios clasificados previamente como rurales (atendiendo a criterios numéricos de población —en España núcleos de menos de 10 000 habitantes, en otros países más o menos— o funcionales —que el sector económico predominante sea el primario—). Suele entonces distinguirse, frente al de paisaje rural (más inclusivo) el concepto de paisaje agrario (limitado a los usos propiamente agropecuarios, agroindustriales, extractivos, de silvicultura y de conservación ambiental), aunque también se suele incluir como elemento del paisaje agrario el hábitat rural tradicional, sobre todo cuando es disperso. El paisaje rural presenta una gran diversidad, que parte de sus muy diferentes aspectos físicas (geomorfología, clima) y de su ocupación humana (factores históricos, jurídicos, económicos, etc.) Elementos característicos del paisaje rural son el ganado y los cultivos, así como las distintas instalaciones y equipamientos utilizados en cada forma de cultivo (secano o regadío, ganadería y agricultura intensiva o extensiva, de subsistencia o de mercado, monocultivo o policultivo); y especialmente las parcelas, que se clasifican por su tamaño (no necesariamente coincidente con los términos latifundio y minifundio, indicadores de la concentración de la propiedad), forma y características (campos abiertos -openfield, rang,​ township- y campos cerrados -bocage-, etc.)

La definición de "espacio" o "medio rural" es necesariamente tan ambigua como la del espacio urbano, dado que los criterios de determinación de qué sea un núcleo de población rural frente a uno urbano no son uniformes: los criterios cuantitativos (número de habitantes) son distintos en cada país o región, mientras que los criterios cualitativos (funciones o indicadores socioeconómicos) están afectados por distintas distorsiones, especialmente las producidas por la globalización, que ha homogeneizado y terciarizado las formas de vida en todo el mundo, afectando también al espacio rural; en cuyas actividades propias se han centrado especialmente muchos de los más recientes avances científicos, genéticos y técnicos. Además, frente al éxodo rural tradicional (emigración del campo a la ciudad); el denominado "éxodo urbano" o "neo-ruralización" propio de las sociedades postindustriales ha llevado de la ciudad al campo a un significativo número de personas, bien transitoriamente o bien de modo definitivo, por distintas razones (ocio y descanso, iniciativas de repoblación rural, teletrabajo, turismo rural, etc.)

■ Amarillo: ganadería nómada -Sáhara, Gobi, zonas árticas-

■ Rosa suave y marrón suave: ganadería extensiva de mercado y ranchos estabulados -zonas de bajas precipitaciones del oeste de América del Norte, América del Sur (Venezuela, Argentina, gran parte de Brasil), África meridional, Asia Central o Australia-

■ Marrón intenso: agricultura de rozas o tala y quema -en zonas tropicales como Amazonia, Centro de África, Indonesia-

■ Morado: agricultura sedentaria tradicional de zonas tropicales -Etiopía, Grandes Lagos de África, Senegal, zonas de los Andes y Mesoamérica, zonas de Birmania, de Filipinas, interior de Nueva Guinea-

■ Verde intenso: agricultura intensiva de subsistencia con ricicultura dominante -en el Sureste asiático-

■ Verde suave: agricultura intensiva de subsistencia sin ricicultura dominante -en zonas de menor pluviosidad de Asia (China septentrional, India occidental, Mesopotamia), Valle del Nilo y zonas de África meridional-

■ Rojo: agricultura de plantación -monocultivos comerciales tropicales como el café, la caña de azúcar, el cacao, el caucho-

■ Naranja: agricultura mediterránea -sur de Europa, Magreb, Levante mediterráneo, zonas de California, Chile y Sudáfrica-

■ Verde intermedio 1: agricultura extensiva cerealista de mercado -en los grain belt y corn belt de Estados Unidos, la condición extensiva o intensiva de la explotación es muy variable, pero en todo caso se orientan al mercado; la propia división regional de belts o "cinturones" es un concepto discutido-​

■ Verde intermedio 2: ganadería y agricultura cerealista intensivas de mercado -gran llanura europea-

■ Verde intermedio 3: ganadería y agricultura de subsistencia en latitudes medias, sometida a fuertes transformaciones recientes que las orientan a producir para el mercado -interior de Turquía y otras zonas del Oriente próximo, zonas de la antigua Unión Soviética, zonas de México-

■ Azul: ganadería lechera -zonas del norte de Europa, zonas entre Canadá y Estados Unidos denominadas dairy belt-

■ Rosa intenso: horticultura especializada -zonas del sur y este de Estados Unidos, al sur denominadas cotton belt por la dominancia del algodón-

■ Gris: zonas improductivas

Véase​ otras versiones simplificadas y actualizadas basadas en la división: agricultura de subsistencia (itinerante - intensiva - extensiva - ricicultura) / agricultura de mercado (de plantación - mediterránea - cerealista extensiva mecanizada - policultivo y pastos intensivos - ganadería extensiva).

Moisés

Moisés es una figura importante para las religiones abrahámicas, donde se le venera como profeta, legislador y líder espiritual. Fue un hebreo que creció como un príncipe egipcio. En hebreo su nombre es Moshé (מֹשֶׁה).​ También llamado Moshe Rabbenu en hebreo (מֹשֶׁה רַבֵּנוּ, lit. «Moisés nuestro maestro»), es el profeta más importante en el judaísmo. También es un profeta importante en el cristianismo, el islam y el bahaísmo y otras religiones abrahámicas.

Las referencias fundamentales acerca de Moisés se hallan en las Sagradas Escrituras del monoteísmo (Torá, Antiguo Testamento, Corán). Para el judaísmo, Moisés es el hombre encomendado por Dios para liberar al pueblo hebreo de la esclavitud en Egipto y conducir el Éxodo hacia la Tierra prometida, siendo por ello el primer profeta y legislador de Israel.

Según la tradición bíblica, Moisés era descendiente de Leví, transmitió la Ley al pueblo hebreo y sentó las bases para el sacerdocio y el culto israelita. La tradición judeocristiana atribuye a Moisés la autoría de los cinco primeros libros bíblicos (Pentateuco).​ En cuanto a evidencia material extra-bíblica acerca de Moisés, los arqueólogos carecen de ella. Fuera del marco de la creencia, la falta de objetos que permitirían corroborar o incluso evaluar la validez de los textos bíblicos, genera hipótesis y conjeturas diversas.

Monte Sinaí

El monte Sinaí o monte Horeb es una montaña situada al sur de la península del Sinaí, al nordeste de Egipto, entre Africa y Asia, y es el lugar donde, según el Antiguo Testamento, Dios entregó a Moisés los Diez Mandamientos. La altura del monte Sinaí es de 2.285 metros y a pesar de lo que se piensa popularmente, no es la máxima elevación, ni de la península del Sinaí, ni de Egipto, ya que este honor lo ostenta el monte Catalina de 2.407 metros, situado cerca del monte Sinaí.

Desde la época de Santa Helena, el monte Sinaí ha sido identificado con Jabal Musa, o Gebel Musa, nombre árabe que significa monte de Moisés, nombre que comparte con otros montes como el monte Musa, en las proximidades de Ceuta.

Nakba

Nakba es un término árabe (النكبة) que significa "catástrofe" o "desastre", utilizado para designar al éxodo palestino (en árabe الهجرة الفلسطينية, al-Hijra al-Filasteeniya). Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) son refugiados palestinos las "personas cuyo lugar de residencia habitual era el Mandato Británico de Palestina entre junio de 1946 y mayo de 1948 y que perdieron sus casas y medios de vida como consecuencia de la Guerra árabe-israelí de 1948".​

La expulsión por la fuerza o "desplazamiento obligatorio" de la población autóctona palestina ha visto también otros episodios, como el de 1967 con la Guerra de los Seis Días, tras la cual muchos palestinos se vieron obligados al exilio, muchos de ellos por segunda vez.​ Israel niega toda responsabilidad respecto a los refugiados y la atribuye a los países árabes. La posición mayoritaria en el Estado de Israel respecto al retorno de los refugiados árabes y sus descendientes es que, de concretarse, la existencia de Israel como Estado judío y democrático, pilares fundamentales del sionismo, se vería seriamente comprometida desde el punto de vista demográfico, dado que la población árabe se convertiría en mayoritaria en Israel.​

El día de la Nakba (en árabe: يوم النكبة yawm al-nakba) es el día en el que los palestinos conmemoran el inicio del éxodo (la creación del estado de Israel). Se celebra el 15 de mayo y es la fecha conmemorativa más importante del calendario palestino, siendo conmemorado con protestas y celebraciones también en otros lugares fuera de Palestina.

Pentateuco

El Pentateuco (del griego πέντε , ‘cinco’, y τεύχος , ‘rollo’, ‘estuche’; es decir, «cinco rollos», por los estuches cilíndricos donde se guardaban enrollados los textos hebreos) es el conjunto formado por los cinco primeros libros de la Biblia, que la tradición atribuye al patriarca hebreo Moisés.

El Pentateuco es considerado canónico por todas las confesiones cristianas y forma parte de todas las Biblias.

Se corresponde con los que en la tradición hebrea forman la Torá —La Ley—, núcleo de la religión judía. Los cinco libros que lo componen son:

Génesis (Bereshit )

Éxodo (Shemot )

Levítico (Vayikrá )

Números (Bemidbar )

Deuteronomio (Devarim )Está contenido a su vez en el Tanaj, el cual es considerado sagrado por todas las religiones abrahámicas (judaísmo, cristianismo e islam). No obstante lo anterior y que es uno de sus tres textos sagrados, los musulmanes creen que el texto sufrió corrupción (tahrif) por los escribas judíos y cristianos por lo que no confían del todo en él.​ Mientras que los hebreos los nombran por la primera palabra significativa de cada uno, los cristianos han seguido tradicionalmente la nomenclatura de la versión griega de los LXX.

Salto (Uruguay)

Salto, antiguamente denominada Salto Oriental, es la ciudad capital del departamento de Salto, Uruguay. Se ubica a 498 km de la ciudad de Montevideo (por rutas 1 y 3) sobre la margen oriental del río Uruguay, frente a la ciudad argentina de Concordia, con la cual tiene un fuerte vínculo histórico, existiendo conexión carretera y ferroviaria a través de la represa Salto Grande. Esta ciudad se llama Salto porque, antes de construirse la represa de Salto Grande, el río Uruguay formaba un extendido salto (llamado Ytú, en guaraní) producto del afloramiento de rocas en su lecho.

El centro de la ciudad se encuentra a unos 18 km (por ruta) al sur de la represa de Salto Grande y el embalse que forma ésta. La ruta nacional 3 es la principal vía de comunicación de Salto con el resto del país. El aeropuerto Internacional de Salto, se encuentra a 3 km al sur de la ciudad.

Tabernáculo

El Tabernáculo o Santuario, (en hebreo, מִשְׁכָּן‎, Mishkán, literalmente «morada»), según el Tanaj, fue el santuario móvil construido por los israelitas bajo las instrucciones dadas por Dios a Moisés en el Monte Sinaí.​ No debe ser confundido con el Templo de Jerusalén, construido en el siglo X a.C.​

El Tabernáculo es también conocido como Tienda del Encuentro y fue un santuario itinerante dedicado a Yahveh.​ Constituye el primer ejemplo de articulación de espacios sacros en la cultura hebrea, involucrando a su vez a las primeras creaciones simbólicas del arte judío con un carácter litúrgico monoteísta.​

Se lo ha denominado el "Santuario Terrenal" (Éxodo 25:8) y, según interpretación del cristianismo, se lo compara y contrasta con el "Santuario Celestial" de la Biblia cristiana.​

Tragedia

La tragedia es una forma literaria teatral o dramática del lenguaje solemne, cuyos personajes protagónicos son ilustres y se ven enfrentados de manera misteriosa, invencible e inevitable, a causa de un error fatal o condición de carácter (la llamada hamartia) contra un destino fatal (fatum, hado o sino) o los dioses, generando un conflicto cuyo final es irremediablemente triste: la destrucción del héroe protagonista, quien muere o enloquece.

Urbanización

Urbanización es la acción y efecto de urbanizar un terreno que antes era rural o no estaba construido y organizado. El término suele utilizarse para nombrar al conjunto de construcciones levantadas en un antiguo medio rural.

En demografía la urbanización o proceso de urbanización se refiere al proceso por el que se produce una migración de la población desde el medio rural (éxodo rural) al medio urbano (ciudades). La urbanización puede producir la despoblación del medio rural.​

En arquitectura la urbanización se refiere a la planificación y posterior construcción de vías de comunicación, calles, plazas, edificios -ya sean viviendas, edificios públicos o polígonos industraies- que convierten un espacio rural y deshabitado en un espacio construido y habitado o intesamente utilizado.

Éxodo (Lost)

"Éxodo" (título original: "Exodus") es un episodio doble de la primera temporada de la serie Lost, de la cadena de televisión American Broadcasting Company.​ Los episodios están escrito por el co-creador de la serie, Damon Lindelof, y por el productor ejecutivo Carlton Cuse, y dirigidos por Jack Bender. Se emitieron originalmente en Estados Unidos y Canadá el 18 de mayo y el 25 de mayo de 2005. La primera parte tiene la duración de un episodio normal, pero la segunda dura lo mismo que dos; por ello, en las versiones dobladas a español, este último episodio fue dividido en dos, formando así un total de tres.

Danielle Rousseau advierte a los supervivientes del Vuelo 815 de Oceanic Airlines acerca de la inminente llegada de "los Otros", llevando al grupo a creer que la escotilla es el lugar más seguro para quedarse. Por otro lado, la balsa está lista para zarpar. Los flashbacks están centrados en numerosos personajes: Walt Lloyd, Jack Shephard, James "Sawyer" Ford, Kate Austen, Sun Hwa-Kwon, Shannon Rutherford, Jin-Soo Kwon, Charlie Pace y Sayid Jarrah.

Éxodo (película)

Éxodo (Exodus) es una película estadounidense de 1960 basada en la novela homónima de 1958, escrita por Leon Uris, que trata de la fundación del Estado de Israel en 1948.

La película fue producida y dirigida por Otto Preminger, con la actuación de Paul Newman, Eva Marie Saint, Ralph Richardson, Peter Lawford, Lee J. Cobb, Sal Mineo, John Derek, Hugh Griffith, Gregory Ratoff, Felix Aylmer, David Opatoshu, Jill Haworth y Marius Goring.

Éxodo Jujeño

El Éxodo Jujeño fue la retirada hacia Tucumán que, cumpliendo parcialmente la orden de evacuación hasta Córdoba impartida por el Primer Triunvirato de las Provincias Unidas del Río de la Plata, emprendió —el 23 de agosto de 1812— el Ejército del Norte, comandado por el general Manuel Belgrano, y la población de San Salvador de Jujuy —que abandonó completamente la ciudad y sus campos— como respuesta estratégica ante el avance del Ejército Realista proveniente desde el Alto Perú y cuya retaguardia fue protegida por el mayor general Eustoquio Díaz Vélez, resistiendo el acoso enemigo.​​ El rigor de la medida debió respaldarse con la amenaza de fusilar a quienes no cumplieran la orden.

Éxodo Oriental

Se denomina Éxodo Oriental o Éxodo del Pueblo Oriental a la emigración colectiva de habitantes de la Banda Oriental que siguieron a José Gervasio Artigas hasta el Salto Chico del río Uruguay, —en donde hoy se halla la ciudad argentina de Concordia— después del levantamiento del Sitio de Montevideo a causa del armisticio de octubre de 1811 entre el virrey Elío y el Triunvirato de Buenos Aires. La caravana recorrió 522 km en 64 días.

Los protagonistas denominaron "la redota" a la marcha, palabra que era de uso vulgar en el español rioplatense​ de la época y que se originó por deformación del vocablo "derrota".​ El término "éxodo" se difundió a partir de su utilización por el historiador Clemente L. Fregeiro en 1883, mientras que otros historiadores lo refieren como "la emigración", por ser la forma que empleó Artigas.

Se lo considera como uno de los hechos centrales y primogénitos en la formación del sentimiento nacionalista uruguayo, denominado “orientalidad”.

Éxodo judío de países musulmanes

El éxodo judío de países musulmanes se refiere a las emigraciones masivas o expulsiones de judíos, sobre todo sefardíes y mizrajíes, procedentes de países árabes y musulmanes, y que tuvieron lugar en los años posteriores a la guerra árabe-israelí de 1948. El fenómeno tuvo características diferentes según los países, aunque en general redujo muchas de las comunidades judías hasta su práctica desaparición. En muchos de dichos países se puede rastrear la presencia de estas comunidades hasta épocas previas a la islamización o arabización de esas tierras.​ En algunos casos la emigración se debió a pogromos y otras expresiones de antisemitismo, mientras que otros obedecieron a un proceso de emigración mucho más largo y debido a una multiplicidad de factores, entre los cuales siguen estando los ecos del conflicto árabe-israelí, a los que se añaden económicos, culturales y otros. Típicamente, la emigración fue la etapa final de la previa discriminación, hostigamiento, persecución e incautación de bienes llevada a cabo por la población árabe o bien por las propias agencias gubernamentales árabes.​ Aproximadamente dos tercios de los judíos afectados emigraron al Estado de Israel; otros destinos habituales fueron Estados Unidos, Canadá y Francia.

Éxodo rural

El éxodo rural o éxodo campesino se refiere a la emigración, generalmente de gente joven (adolescentes y adultos jóvenes) del campo a la ciudad. Este proceso es muy antiguo y se aceleró con la Revolución Industrial y, sobre todo, a partir de la segunda mitad del siglo XX. Se suele considerar como un tipo especial de migración porque en ella, no solo se cambia de lugar de residencia, sino también de profesión, por motivos más que evidentes, dadas las diferencias geográficas tan grandes que existen entre las oportunidades, número y características de los diferentes tipos de empleo que existen en el campo, con relación a la ciudad, además de los cambios en los aspectos sociales, culturales y medioambientales de la vida urbana.

En otros idiomas

This page is based on a Wikipedia article written by authors (here).
Text is available under the CC BY-SA 3.0 license; additional terms may apply.
Images, videos and audio are available under their respective licenses.